Secciones

Medicina y Salud

Enfermedades

Anatomía

Biología

Nutrición

Ingeniería

Química

Física

Tecnología

Astronomía

Lógica y Matemática

Más Publicaciones

Publicar Artículos

Eventos

Enlaces

Importancia de la Actividad Fisica en la Tercera Edad


Enviado por Dra Mayra Carrasco G. y Otros Autores
Código ISPN de la Publicación: EEEAEpuEZEgkImzKUy


Resumen: En nuestra sociedad se admite que la vejez, la mal nombrada tercera edad, corresponde en el hombre a la recesion de sus diversas funciones fisiologicas, un deterioro de la capacidad articular y muscular, la limitacion corporal a la actividad y todo ello acompanado por un gran numero de factores psicosocioambientales que inciden sobre nuestras actividades de la vida diaria (a.v.d.). Las Naciones Unidas prefieren el termino “persona de edad” para referirse a un amplio colectivo que se encuentra en una etapa de la vida en la que se da una clara disminucion de sus facultades generales (Conte. 1995).


   

  

En nuestra sociedad se admite que la vejez, la mal nombrada tercera edad, corresponde en el hombre a la recesión de sus diversas funciones fisiológicas, un deterioro de la capacidad articular y muscular, la limitación corporal a la actividad y todo ello acompañado por un gran numero de factores psicosocioambientales que inciden sobre nuestras actividades de la vida diaria (a.v.d.). Las Naciones Unidas prefieren el término “persona de edad” para referirse a un amplio colectivo que se encuentra en una etapa de la vida en la que se da una clara disminución de sus facultades generales (Conte. 1995).

Además, la llegada a la vejez no significa aceptar la pérdida de salud. Es una edad en la que se puede mantener una buena calidad de vida si se aprende a cuidar el propio cuerpo, a comprender y a integrarse con todo lo que entraña el hecho de envejecer.

El envejecimiento es el conjunto de modificaciones anatómicas y fisiopatológicas debidas al paso del tiempo. Desde la antigüedad sabemos que la capacidad física frente al esfuerzo decrece con la edad, pero la mayoría tiene mucha más de la que utiliza. (1)

Se recomienda comenzar la actividad física a estas edades cuanto antes, y no esperar a que se manifiesten totalmente los síntomas del envejecimiento.

Son conocidas las ventajas del ejercicio en ancianos, y que podemos resumir en la mejora de la convivencia sociofamiliar (mayor optimismo y autoconfianza); el apetito, concentración, y sueño; el equilibrio y la coordinación; el aspecto físico (menor riesgo de obesidad y sobrepeso); la capacidad cardiorrespiratoria, y la respuesta sensorial. (2)

Además disminuye el riesgo de sufrir depresiones y ansiedad al llenar el tiempo libre; y evita el avance de la osteoporosis. Los deportes que implican cargar pesos son los que producen mayor remineralización ósea (natación, al vencer la resistencia que ofrece el agua; tenis, al mantener el peso de la raqueta, etc...). Para remineralizar el hueso son necesarias cargas intensas de ejercicio durante unos 30 minutos, 3-7 días a la semana. (2)

Antes de hablar de cualquier tipo de actividad física aplicada a un anciano, conviene especificar que no todos los ancianos pueden someterse al mismo tipo de actividad, ni siquiera a un programa de acondicionamiento físico. La validez cognitiva y funcional del anciano ha de ser medida previamente para saber cual es el programa más adecuado para su salud integral: es por ello que primero hemos de hablar del concepto y tipos de evaluación geriátrica como primer paso antes de someter a un anciano a una actividad física más o menos intensa. La evaluación geriátrica es un proceso diagnóstico multidimensional e interdisciplinario que pretender cuantificar las capacidades y problemas médicos, psicológicos, sociales y funcionales del anciano, con la intención de elaborar un plan exhaustivo para el tratamiento y seguimiento a largo plazo. (3)

Los enfermos ancianos tienen a menudo numerosos problemas de salud complejos, imbricados entre sí. La evaluación médica tradicional permite detectar alguno de ellos, pero es frecuente que omita algunos otros, impidiendo su tratamiento y limitando el éxito de las actuaciones terapéuticas iniciadas. La evaluación geriátrica exhaustiva (comprehensive geriatric assessment) es un conjunto de técnicas que permiten encontrar la mayoría de los problemas de salud, funcionales, mentales y sociales en un individuo dado, y como consecuencia permiten iniciar una serie de medidas terapéuticas globales para manejar dichos problemas.(3, 4)

En la actualidad existe gran número de baterías de test cuyo objetivo es evaluar la condición física de la población. La mayoría de estas baterías están diseñadas para grupos poblacionales concreto, por lo que no sería fiable y recomendable aplicar indistintamente una batería a cualquiera de los grupos  de edad por el riesgo que podría suponer. Con el fin de solucionar esta problemática metodológica, están surgiendo diferentes baterías de test y adaptaciones de las ya existen para concretizar un grupo de edad al cual va dirigido.

Con el objetivo de evaluar la condición física de los ancianos Camiña et al (2000) desarrollo los diferentes protocolos de tests físicos que constituyen la batería ECFA (Evaluación de la Condición Física en Ancianos). Dicha batería esta estructurada atendiendo a seis capacidades e índices físicos a partir de los cuales surgen las ocho pruebas físicas que constituyen la batería. Con estas ocho pruebas se evalúa por una parte aquellas  capacidades físicas que determina el estado de salud física de cualquier sujeto, y por otro lado capacidades perceptivo-motrices como son el equilibrio estático monopodal con visión y la agilidad manual (golpeo de placas), capacidades que se ven gravemente alterados por el paso del tiempo. (5)

La batería ECFA, ha sido utilizada para tratar de determinar la condición física de los ancianos evaluando las siguientes capacidades e índices:

  • Composición corporal: Se refiere sobre todo al peso corporal y a la integridad de la masa ósea. En el Simposium de Congreso Internacional sobre actividad física, Condición física y Salud, celebrado en Toronto en (1992), se llegó a la conclusión que la definición más operativa de la composición corporal era el I.M.C = Peso (Kg) / talla2 (m). (I.M.C. = índice de masa corporal)
  • Equilibrio: Capacidad de mantener al verticalidad del cuerpo en situaciones estáticas.
  • Coordinación óculo-manual (agilidad manual): Capacidad de utilizar los sentidos (especialmente la visión y la audición) conjuntamente con los sistemas de control nervioso del movimiento y las diferentes partes del cuerpo, de manera que puedan desarrollarse tareas motrices con precisión y suavidad.
  • Flexibilidad: Se define como la capacidad funcional de las articulaciones para moverse en todo su rango de movimiento. Depende de las características funcionales de las estructuras articulares y extraarticulares (cartílago, cápsula, liquido sinovial, músculos, ligamentos, tendones) y de los sistemas de control neuromuscular.
  • Fuerza y resistencia muscular: Puede definirse como la capacidad de los músculos para generar tensión y mantenerla durante un periodo prolongado.
  • Resistencia aeróbica: Capacidad de realizar tareas vigorosas que impliquen la participación de grandes masas musculares durante periodos de tiempo prolongados. Se basa en la capacidad funcional de los aparatos circulatorio y respiratorio de ajustarse y recuperarse de los efectos del ejercicio muscular.

Que funciones mejoran la salud y la actividad física

Informamos los cuatro tipos de ejercicios que son importantes para ayudar a las personas mayores de edad a obtener beneficios de salud: (6)

·        Los ejercicios de resistencia aumentan su respiración y el ritmo de los latidos de su corazón. Estos ejercicios mejoran la condición del corazón, los pulmones, y el sistema circulatorio. Teniendo más resistencia no sólo lo hace más sano, sino que también mejora su energía, para hacer cosas por usted mismo —subir escaleras, o ir de compras, por ejemplo. Los ejercicios de resistencia también son capaces de retrasar o prevenir muchas enfermedades asociadas con el envejecimiento, como la diabetes, el cáncer del colon, las enfermedades cardíacas, el derrame cerebral, entre otras.

·        Los ejercicios de fortalecimiento incrementan los músculos, poniéndolos más fuertes, dándoles más fuerza para que usted pueda realizar sus cosas por sí mismo. Incrementos muy pequeños en sus músculos pueden hacer una gran diferencia en la capacidad física, especialmente en la gente débil. Los ejercicios de fortalecimiento también aumentan el metabolismo, ayudan a conservar el peso y a controlar el nivel de azúcar en la sangre. Eso es muy importante, porque la obesidad y la diabetes son serios problemas de salud para los adultos mayores. Los estudios sugieren que los ejercicios de fortalecimiento, también pueden ayudar a prevenir la osteoporosis.

·        Los  ejercicios de equilibrio ayudan a prevenir un grave problema en las personas mayores: las caídas. En la gente mayor, las caídas son una causa permanente de fractura de caderas y otras lesiones que a menudo lo dejan incapacitado. Algunos ejercicios de equilibrio fortifican los músculos de las piernas; otros mejoran el equilibrio requiriendo que se hagan actividades simples como pararse brevemente en una pierna. (7)

·        Los ejercicios de flexibilidad son ejercicios de estiramiento, que ayudan a conservar la flexibilidad del cuerpo; estirando los músculos y los tejidos que sujetan las estructuras del cuerpo. La flexibilidad también puede jugar un papel importante en la prevención de caídas. Tanto terapeutas físicos, como otros profesionales de la salud, recomiendan ciertos ejercicios de estiramiento para ayudar a sus pacientes a recuperarse de lesiones.

Cuanto tiempo se debe realizar una actividad física

Todos estos beneficios son esenciales para la buena salud, y todos deberíamos intentar incorporar una rutina de ejercicio a nuestra vida diaria. Nadie es lo bastante joven o lo bastante viejo como para no hacer ejercicio. El ejercicio extenuante, sin embargo, tiene sus riesgos, y la gente los debe discutir con el médico. (8)

La mitad de las personas que comienzan un programa de entrenamiento intenso lo abandonan al cabo de un año, por lo que la clave para conseguir y mantener una forma física, es encontrar actividades que sean interesantes, retadoras, y que creen satisfacción.

La Asociación Americana de Cardiología (American Association of Cardiology, Veterans Hospital) recomienda que las personas mayores hagan ejercicio al menos 30 minutos tres o cuatro veces por semana, y 10-24 minutos más de 5 veces por semana, y se consigue estar más cerca del nivel óptimo con cada sesión. (9)

 

Involución de órganos y sistemas

Durante el envejecimiento, la disminución del rendimiento motor es de magnitud significativa. Las características de esa involución motora serían: (10)

  • Disminución de la necesidad de movimientos del hombre en las edades avanzadas
  • Realización de movimientos de una forma medida, lenta y contenida.
  • Movimientos estereotipados y inflexibles, asi como la pérdida de la capacidad para realizar combinaciones de movimientos simultaneos
  • Pérdida de fluidez en los movimientos cotidianos.

Sistema Nervioso:

  • Disminución de la función cognitiva y la capacidad de concentración y atención
  • Disminución de la velocidad de conducción nerviosa
  • Disminución del umbral de percepción sensorial
  • Aumento de los tiempos de reacción

Sistema Respiratorio:

  • Disminución de la movilidad de la caja torácica
  • Aumento en un 30 a 50% del volumen residual (VR)
  • Aumento de la frecuencia respiratoria
  • Disminución en un 50% de la capacidad vital (CV)

Sistema Cardiovascular:

  • Disminución de la frecuencia cardiaca máxima en esfuerzo
  • Disminuye el gasto cardiaco  en reposo y esfuerzo
  • Disminuye en un 30% el volumen sistólico en reposo
  • Aumenta la hipertrofia del miocardio
  • Disminuye la elasticidad de los vasos sanguíneos

Sistema Músculo-esquelético:

  • Aumento de la rarefacción(destrucción de la masa ósea)
  • Disminución de la masa muscular, tanto en tamaño como en número de fibras
  • Disminución de la fuerza y velocidad de contracción
  • Disminución de la capacidad de contracción
  • Disminuye la flexibilidad y movilidad articular

Metabolismo:

  • Disminución del metabolismo basal y de la captación máxima de oxígeno
  • Aumento de los niveles de colesterol total
  • Disminución de la tolerancia a la glucosa
  • Inversión de los tiempos relativos de masa musculares y masas grasas

 

¿Cuánto esfuerzo se debe aplicar en los ejercicios?

Teniendo en cuenta que cuanto más alto es el número, mayor es el esfuerzo. Para los ejercicios de resistencia, deberá progresar gradualmente su esfuerzo hasta alcanzar el nivel 13 — un nivel más o menos difícil. Algunos pueden sentirse en el nivel 13 cuando caminan; otros lo sentirán cuando trotan en las cuestas. Los dos están correctos. Sólo usted sabe cómo el ejercicio se siente en su cuerpo. (11)

Los ejercicios de fortalecimiento están más arriba en la escala de Borg (Ver Tabla. 1) y necesitan un esfuerzo mayor. Gradualmente, eleve su esfuerzo al nivel 15 a 17 —de difícil a más difícil— para edificar los músculos. Puede calcular cuánto esfuerzo está  haciendo comparándolo con el máximo esfuerzo que usted es capaz de realizar. Notará que su fuerza comienza a aumentar rápidamente cuando comience a esforzarse más allá de lo moderado en sus ejercicios de fortalecimiento. (12)

Usted puede gradualmente seguir aumentando sus actividades mientras el cuerpo se adapta y se pone en buena forma física. Se dará cuenta que, por ejemplo, cuando camina sentirá que estaba a un nivel 13 en la escala de Borg, pero ahora tiene que subir una montaña para sentir el mismo agotamiento. Más adelante, descubrirá que necesita subir una montaña más alta para sentir lo mismo.

                                    Tabla. 1 Escala de Borg  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TRABAJO DE ACONDICIONAMIENTO MUSCULAR ADECUADO EN LA TERCERA EDAD

Cuando consideramos el hecho de atender programas de actividades físicas  que incidan de modo claro en el acondicionamiento muscular debemos entender dicho trabajo como una forma de mantener el tono y el trofismo muscular, como base principal para conseguir una respuesta adecuada en las actividades que se demandan en la vida cotidiana.

En ningún momento se han de emplear altas cargas, ya que no es nuestro objetivo conseguir aumentar los niveles de fuerza de los ancianos, sino mantener el tono y evitar el deterioro paulatino del tejido muscular activo.

Por otro lado, el empleo de altas cargas podría suponer un alto sufrimiento para la estructura de sostén del anciano, que por su edad avanzada, se ve sometida a una pérdida paulatina de hidratación, flexibilidad ósea. Los ejercicios han de ser efectuados siguiendo estrategias de práctica globalizadas, empleando grandes grupos musculares en las realizaciones, efectuándose sobre todo tareas tales como desplazamientos, transportes con pesos ligeros, lanzamientos de objetos ligeros, empujes y trepas a escasa altura; así mismo evitaremos la realización de saltos como elemento de acondicionamiento del tren inferior, ya que se podrían producir serias lesiones óseas por fracturas. El único trabajo de incidencia analítica será efectuado cuando se pretenda abordar tareas de trabajo postural y respiratorio.  (13)

Del mismo modo hemos de evitar en todo momento la ejecución de contracciones isométricas, ya que se produce un aumento de la presión arterial diastólica con el consecuente riesgo de alcanzarse una lesión cardíaca.

Debemos tener en cuenta que la musculatura erectora del tronco va perdiendo su capacidad de mantener el cuerpo erecto, circunstancia que supone el advenimiento de múltiples alteraciones posturales en el anciano. En este sentido, procuraremos un trabajo de incidencia sobre dicha musculatura, junto a correspondientes ejercicios de estiramiento (asociaremos en todo momento el trabajo de acondicionamiento muscular con ejercicios de movilidad articular y estiramiento de los grupos musculares sometidos a esfuerzo). Lo que sí hemos de evitar en todo momento es la realización de esfuerzos excesivos sobre el eje vertical, que castigarían seriamente las articulaciones vertebrales.

 

IMPORTANCIA DE TRABAJO DE MOVILIDAD ARTICULAR EN LA TERCERA EDAD

Debemos considerar seriamente este aspecto, ya que cualquier situación de pasividad y  abandono acrecentará el deterioro funcional del sujeto, creándose un círculo vicioso en el cual, a la pérdida de movilidad articular se une una pérdida de muscular, que repercute sobre una mayor inactividad, y dicha inactividad genera un aumento de la rigidez articular. La inactividad y la inmovilidad van a generar éxtasis a nivel venoso y linfático, circunstancia que va a producir un acúmulo importante de liquido serofibrinoso que constituye la rigidez articular. (14)

Para el desarrollo del trabajo de movilidad articular es fundamental buscar ejercicios que en todo momento reproduzcan modelos de actuación utilitarios para la vida cotidiana, sobre todo en acciones tales como recogida o alcance de objetos y colocación de prendas de vestir. Del mismo modo, dichos movimientos se han de establecer en ausencia absoluta de dolor, ya que de no ser así estaremos ante el riesgo de producir graves lesiones en los tejidos blandos.

Los núcleos que hemos de ejercitar han de ser todos aquellos que aseguren una movilidad general en el sujeto; sobre todo los centros de trabajo principales son:

• Columna vertebral.

• Articulación coxo-femoral.

• Articulación escápulo-humeral

No hemos de trabajar en ningún momento la movilidad articular siguiendo patrones de actuación o técnicas de tipo balístico (rebotes, presiones, lanzamientos a inercia, etc.), siendo más recomendables en este caso los ejercicios de tipo activo-estáticos, pasivo-estáticos o activo-asistidos.

En toda sesión de trabajo que planteemos, independientemente de los objetivos o el factor de rendimiento que queramos desarrollar, hemos de plantear la presencia de ejercicios de movilidad articular.

Otro aspecto importante que influye decisivamente en la movilidad articular es la relajación del sujeto, que facilitará de forma clara las mejoras en esta línea, e incluso mejorará el estado general físico y mental de nuestros ancianos. En muchas ocasiones hemos de plantear sesiones específicas de relajación, ya que sus efectos son tremendamente positivos para la tercera edad. (15)

 

Equilibrio en la tercera edad

Somos de la opinión de que un adecuado trabajo de equilibrio contribuirá a disminuir estos accidentes tan desgraciados en los ancianos, ya que de esta forma se optimizarán los procesos de ajuste de la postura cuando se producen variaciones en la misma.

Es importante que informemos al anciano en todo momento de todas aquellas situaciones que entrañan riesgo desde el punto de vista de las caídas, así como enseñarle ante el caso de una caída a recepcionar en el suelo de la forma menos perjudicial. (16)

Las tareas a proponer en una situación de práctica deben ir dirigidas a este proceso de enseñanza, asegurándonos en todo momento de las protecciones que los ancianos han de tener para la realización de las situaciones de equilibración.

Plantearemos las siguientes tareas a realizar:

• Planteamiento de situaciones de equilibrio estáticas.

• Equilibrio con objetos en situaciones jugadas.

• Situaciones sencillas de equilibrio dinámico con protecciones.

Como hemos podido comprobar, existe la posibilidad de llevar a la práctica una gran cantidad de ejercicios para la mejora de las cualidades del anciano, que contribuirá al mantenimiento y mejora orgánica en la tercera edad.

Destacamos, por otro lado, la importancia de la investigación en este campo de trabajo, que pueda ir abriendo frentes para optimizar el diseño de programas de actividades físicas con la tercera edad.

 

Contraindicaciones del Ejercicio Físico en la Tercera Edad

La edad, por sí sola, no es contraindicación de ningún ejercicio físico, aunque hay situaciones que se debe tomar en cuenta. (17)

Contraindicaciones absolutas permanentes

Enfermedades incurables: neoplasias, insuficiencia cardíaca descompensada, aneurisma ventricular, bloqueo auriculoventricular completo. Arritmias malignas. Insuficiencia renal crónica, insuficiencia respiratoria, hipertensión pulmonar, insuficiencia suprarrenal, hernias grandes no operables, epilepsia no controlada. Angina de pecho o de Prinzmetal

Contraindicaciones absolutas temporales

Infecciones: tuberculosis en fase activa, hepatitis viral, fiebre reumática aguda.

Cardíacas: infarto agudo de miocardio en los tres primeros meses, angina de pecho inestable, miocarditis, miocardiopatías, endocarditis infecciosa.

Otras: litiasis biliar y urinaria, hernias no operadas.

Traumáticas: toda lesión que exija inmovilización y una posterior rehabilitación.

Contraindicaciones relativas permanentes

Diabetes, hiperlipidemias, obesidad: reducir su actividad deportiva moderando la actividad.

Se aconseja actividad física pero de intensidad menor.

Hipertensión arterial : Contraindicados solo los ejercicios isométricos.

Contraindicaciones relativas temporales

Procesos infecciosos banales: Catarro, gripe, proceso viral, etc.

Enfermedades inflamatorias en actividad: Úlcera péptica, artritis, osteoartrosis, gota, etc.

 

¿Es importante la nutrición en un anciano que realiza ejercicios?

Frecuentemente, la gente se decide a hacer ejercicio y a comer una dieta balanceada porque quieren controlar su peso. Para mucha gente, estos hábitos saludables resultan en la pérdida de peso, pero esto es sólo una parte de vivir con buena salud. El ejercicio y una dieta saludable no necesariamente lo harán delgado, pero aunque no lo hagan más delgado, pueden ayudar a ponerlo más saludable. (18)

El ejercicio y una dieta saludable son solo una parte para ponerse físicamente en forma.  Conjuntamente, los hábitos como el ejercicio, una dieta balanceada, y dejar de fumar le ayudarán a lograr lo que deseamos para usted: Envejecer con buena salud.

Los suplementos son ayuda para algunas personas de edad avanzada que no  pueden comer todos los nutrientes que les hace falta —como vitaminas y minerales.

Recientemente, algunos nuevos tipos de suplementos han estado apareciendo en las tiendas aunque no se haya demostrado que mejoran la salud o que sean seguros para el organismo.

Una dieta balanceada es la mejor forma para la mayoría de las personas activas en la tercera edad para obtener los nutrientes que necesitan. Pero la industria del mercadeo y la publicidad hacen un buen trabajo en convencer a la gente que ellos necesitan suplementos nutritivos caros, sin demostrar que son útiles, necesarios, o libres de riesgos. Algunos de estos reclamos dan la impresión que ciertos  suplementos pueden restaurar la energía y la fuerza juvenil.

La mejor forma de obtener los nutrientes que necesita es a través de una dieta saludable, no a través de suplementos caros que quizás no necesite. Los alimentos enteros proveen muchos nutrientes conocidos, y aún otros todavía por descubrir.

 

Valoración del ejercicio en la Tercera Edad

En el anciano debemos ser más rigurosos al realizar el examen médico, teniendo en cuenta sus limitaciones, y que necesitan más tiempo de recuperación tras el ejercicio que el adulto. Además, el gasto energético es mayor que en el adulto y joven, por lo que hay que hacer más hincapié en su dieta en función del grado de ejercicio que realicen.

No olvidemos tomar los datos de filiación ya que nos proporcionan la localización del anciano por si fuera necesario (nombre, domicilio y teléfono), y nos aportan dos variables indispensables estadística y epidemiológicamente: edad y sexo.

 

Anamnesis y exploración física

La historia clínica matizará los aspectos que tengan que ver con la actividad a realizar. (19)

Preguntar si realizó antes algún deporte, y sus preferencias.

Hábitos: fumador o no, bebedor o no, horas de sueño.

Antecedentes familiares de enfermedades.

Antecedentes personales patológicos: si padece alguna patología que pueda contraindicar temporal o permanentemente a la práctica deportiva.

Si ha recibido vacunas y cuáles. Es importante saber si toma alguna medicación. Inspección general: estado general, coloración de piel y mucosas, adenopatías.

Valoración cineantropométrica

La cineantropometría relaciona la estructura del cuerpo y la función a realizar. Valoramos talla y peso (disminuye en el envejecimiento), grasa corporal y somatotipo. (20)

Talla y peso

Calcular el índice de Quetelet (IQ = Kg / m_) o de masa  corporal (Body Mass Index - BMI - ). Para evaluar el BMI usamos los criterios de Garrow. (Ver Tabla. 2)

            Tabla. 2 Criterios de Garrow

 

 

 

 

 

 

 

 


Porcentaje de grasa corporal

Pliegues cutáneos en tríceps braquial, región subescapular, suprailíaca y abdominal. Según estos datos podemos hallar el peso ideal, de competición, y el peso mínimo.

Somatotipo

Para saber si es endomórfico (obeso), mesomórfico (predominio musculoesquelético), o ectomórfico (predomina la longitud).

 

Valoración funcional

La valoración funcional sirve para objetivar las modificaciones fisiológicas sufridas en el esfuerzo; conocer la adaptación del organismo envejecido al ejercicio; determinar la aptitud para practicar deporte en aquellos que nunca lo han hecho; detectar contraindicaciones del ejercicio en la tercera edad, y evitar complicaciones del mismo. (21)

Tests típicos

·        Ergometría

Las pruebas ergométricas en ancianos no han de durar más de 7 a 9 minutos. Se utiliza para ello bicicleta estática o cicloergómetro, tapiz o cinta rodante, “step test” (subir y bajar dos escalones de altura estándar), silla de ruedas ergométrica, piscina ergométrica, “kayac” ergométrico, “ergo-jump”...

·        Test de campo

La diferencia entre un test de laboratorio y un test de campo es que en el primero se lleva a cabo una evaluación dentro de un ambiente controlado y usando una instrumentación que simula la actividad deportiva. En los tests de campo la evaluación es en el ambiente concreto de la prueba, incluyendo factores como la meteorología del lugar y las instalaciones que se vayan a utilizar3. Se utilizan para controlar la intensidad del entrenamiento.

Hay que tener en cuenta:

Especifidad: Los tests de laboratorio son cada vez más específicos.

Los tests de campo cada vez son más complejos y se les incorpora más aparataje y parámetros.

Climatología: Tipos o clases de tests

·        De estado estable o contínuo. Ej: natación.

·        De rampas: incrementos muy pequeños en el tiempo.

·        Discontinúo pero sin parar: incrementos grandes en el tiempo. Ej: la bicicleta.

Métodos directos

Medición de la fuerza a través del test de campo: se realiza en un gimnasio y se usa un ergo-jump o plataforma de Busco. Se salta y nos mide el tiempo de vuelo, que está en relación directa con la fuerza. Se usa mucho en baloncesto.

Hay 2 tipos de tests, uno parte de 90° de flexión, y el otro de la posición erecta. Se necesita un goniómetro para medir el ángulo de las rodillas para estandarizar la prueba.

Medición del metabolismo aeróbico-anaeróbico a través del test de campo: medimos el ácido láctico teniendo en cuenta que el umbral anaeróbico es 4 milimoles (mM) de  ácido láctico. Podemos realizar los siguientes test:

·        NORMOPESO <27 <25

·        SOBREPESO 27-30 25-30

·        OBESIDAD >30 >30

·        OBESIDAD MÓRBIDA >40 >40

Valoración del aparato locomotor

Las principales características del aparato locomotor en la vejez son: (13)

·        Alteraciones raquídeas: aumenta la cifosis torácica y disminuye la talla.

·        Pérdida de calcio óseo: aparece la osteoporosis y sus complicaciones (fracturas).

·        Atrofia muscular: se pierde un 30% de masa muscular desde los 30 a los 80 años.

La evaluación consiste en:

1.      Estudio de la marcha viendo caminar desnudo al anciano.

2.      Evaluar la fuerza muscular. Existen grados para ello:

§         Normal (- 5): 100% de fuerza. Se compara un miembro con otro.

§         Buena (-4): 75% de fuerza. Vence una resistencia o peso.

§         Regular (-3): 50% de fuerza.Vence la gravedad.

§         Mala (-3): 25% de fuerza. Puede efectuar algún movimiento pero sin vencer la gravedad. Hay movilidad si suprimimos la fuerza de gravedad. Se mide con el hombro apoyado en una mesa y moviendo el brazo.

§         Vestigios (-1): 10% de fuerza. No hay movimiento pero sí contracción muscular.

§         Completamente paralizado (0): 0% de fuerza. Hay atrofia de miofibrillas.

Se puede valorar los músculos por separado:

Hombro: Elevación del hombro y rotación del brazo, de forma que el pulgar mire al techo, oponiéndose a este movimiento la mano del explorador.

Flexores del codo: Brazo apoyado a lo largo de la mesa, oponiéndose el explorador a la flexión del codo.

Muñeca: Hay dos modalidades, una es la flexión dorsal o palmar contrarresistencia, y otra consiste en la pronosupinación contrarresistencia.

Cuádriceps femoral: sentada la persona en una mesa, haciendo coincidir el hueco poplíteo con el borde de la mesa, y los brazos apoyados sobre la misma, se sube la pierna contrarresistencia.

Glúteo mayor: al elevar la pelvis observar las contracciones glúteas.

Tríceps sural: poner al sujeto de puntillas.

Exploración. Con el individuo desnudo explorar:

Ø      En bipedestación, estudiar la estática del aparato locomotor:

o       Estática del pie. Ver si hay pie plano, cavo, talo, etc.

o       Estática de la rodilla. Observar si existe genu valgo, varo, flexus o recurvatum.

o       Estática del raquis. La línea de las apófisis espinosas ha de ser recta; ver si hay escoliosis, curvas compensadoras...

o       Sentado, explorar la movilidad cervical, dorsal y lumbosacra.

Evaluación de los movimientos articulares Se usa el concepto de balance articular o medición de los movimientos realizados por dos o más palancas óseas de una articulación. Emplearemos para ello un goniómetro o una cinta métrica.

En resumen, para que el ejercicio físico no acabe siendo peligroso, es importante abordarlo conociendo los problemas propios de la salud de cada individuo, y más en la tercera edad. "Es imprescindible un examen médico que indique las contraindicaciones absolutas de estas personas. Saber con qué se debe trabajar y lo que hay que evitar según las patologías de cada individuo, para evitar riesgos.

Como hemos podido comprobar, existe la posibilidad de llevar a la práctica una gran cantidad de ejercicios para la mejora de las cualidades del anciano, que contribuirá al mantenimiento y mejora orgánica en la tercera edad.

Destacamos, por otro lado, la importancia de la investigación en este campo de trabajo, que pueda ir abriendo frentes para optimizar el diseño de programas de actividades físicas con la tercera edad.

El beneficio de la actividad física tanto de resistencia como de fuerza, ayuda a prevenir en el primer caso, posibles patologías respiratorias y cardiovasculares, y en el segundo se mejora la calidad de vida mediante terapias combinadas de patologías osteoporóticas y musculares.

 

BIBLIOGRAFIA

1.      Casimiro Andújar, A.J. (1995). La actividad física como mejora de la salud de nuestros ancianos. En Rodríguez y Moreno. Perspectivas de actuación en Educación Física. Murcia: Universidad de Murcia. Conte Marín, L. (1995).Situación y perspectivas de la tercera edad en la sociedad actual. En Rodríguez y Moreno. Perspectivas de actuación en Educación Física. Murcia: Universidad de Murcia.

2.      Tico, J. (1995).La actividad física en la ancianidad: Actualidad, perspectivas y ventajas. En Rodríguez y Moreno. Perspectivas de actuación en Educación Física. Murcia: Universidad de Murcia.

3.      Arquer Porcell, P. Pujol Amat. Evaluación del ejercicio físico en la tercera edad (efecto de un suplemento dietético sobre la movilidad articular). Selección, Revista Española de Medicina de la Educación Física y el Deporte; 1996, vol 5, 3: 13-20.

4.      ACSM. American College of Sports Medicine. Position stand. The recommended quantity and quality of exercise for developing and maintaining cardiorepiratory and muscular fitness, and flexibility in healthy adults. Medicine and Science in Sports Exercise 1998;30(6):975-991.

5.      Boletín FEMEDE (Federación Española de MEdicina del DEporte). Camiña.Te sentirás mejor.; 1994, 21:1.

6.      Curfman GD. The health benefits of exercise: a critical reappraisal. N Engl J Med 1993; 328: 574-76.

7.      Astrand PO. Exercise physiology and its role in disease prevention and in rehabilitation. Arch Physiol Med Rehabil 1987; 68: 305-09.

8.      Ortega R. El ejercicio físico en el envejecimiento. En:Medicina del Ejercicio Físico y el Deporte para la Atención a la Salud.Madrid: Díaz de Santos, 1992; 557-780.

9.      Williford, H.N., Blessing, D.L., Olson, M.S., Smith, F.H. Is low impact aerobic dance an effective cardiovascular workout? The Physician and Sportsmedicine 1989:95-109.

10. Darby, L.A., Browder, D., Reeves, B.D. The effects of cadence, impact, and step on physiological responses to aerobic dance exercise. Research Quarterly for Exercise and Sport 1995;66(3):231-238.

11. Mc Dougall J.D. Los tests del rendimiento del deportista. Sport y Medicina 1993; 24: 24-32.

12. José Antonio Huelga. Departamento de Educación Física Inder. Folleto de pruebas funcionales. Uso de escala de Borg para ejercicios de fortalecimiento. La Habana; Unidad Impresora, 1989. Pp. 1-54

13.  Ruiz Pérez, L.M. (1995). Competencia motriz en la tercera edad. En Rodríguez y Moreno Perspectivas de actuación en Educación Física. Murcia: Universidad de Murcia.

14. Armstrong RB. Skeletal muscle physiology. In Sports medicine and physiology. Strauss, RH (ed.). Philadelphia; WB Saunders, 1977. P. 29.

15. Borg, G.AV. Relaxation and mobility articulate, their benefits. Medicine and Science in Sports and Exercise 1982;14:377-381.

16. Marcos Becerro, J.F. Eudema. Rodríguez García, P.L., Moreno Murcia, J.A. (1995c). Principios metodológicos de las actividades físicas en la tercera edad para prevenir las caídas. En II Congreso de las Ciencias del Deporte, la Educación Física y la Recreación. I.N.E.F. de Lleida.

17.  Nelson, M.D., Rojas F.M., Risk factors of the exercise in the third age. Research Quarterly For Exercise and Sport 1988;59(3):229-233.

18. McCardle WD, Katch FI, Katch VL. Fisiologia do exercicio; energia, nutrição e desempenho humano. Rio de Janeiro; Editora Guanabara, 1985. Pp. 1-470.

19. Bencomo Lazaro. Importancia de la valoración clínica en el anciano activo. Ed. Librerias. La Habana. 2000: 25 (1). P. 345-8.

20.  Miguel Villamediana, S. Fernández Zubizarreta, J. M. González gonzález, J. M. Suárez Fernández, J. M. Rodríguez García. Estudio cineantropométrico en atletas asturianos. Medicina y deporte, 1989, 5: 19-21.

21. Castellon N.E. Valoración functional del anciano. Doyma 2000; 76: 2-4. *

 

Autores:

Drs. Roberto W. Ramallo Rojas, Mayra R. Carrasco G. MFC. Lazaro Bencomo.Dr. Guillermo Hernández Mojena, Dr. Francisco Rosell Conde, Dr. Francisco Dueñas Barbadillo, Dra. Miguela Gómez Hernández


Enviado por Dra Mayra Carrasco G. y Otros Autores
Contactar mailto:mayra.carrasco@infomed.sld.cu


Código ISPN de la Publicación: EEEAEpuEZEgkImzKUy
Publicado Saturday 18 de June de 2005