Secciones

Medicina y Salud

Enfermedades

Anatomía

Biología

Nutrición

Ingeniería

Química

Física

Tecnología

Astronomía

Lógica y Matemática

Más Publicaciones

Publicar Artículos

Eventos

Enlaces

El Analisis de la Situacion de Salud y la Dispensarizacion en Manati en el 2002


Enviado por Lic Ernesto Barcaz Hechavarria y otros Autores
Código ISPN de la Publicación: EEEApVpukkFiKwhBPH


Resumen: Se realizo un estudio de corte transversal para evaluar el conocimiento sobre el Analisis de la Situacion de Salud y la Dispensarizacion la Policlinica Docente “Martires de Manati” en noviembre del 2002. El universo estuvo constituido por 62 medicos de familia, 60 enfermeras y 8 profesores del GBT, se selecciono una muestra probabilistica constituida por 30 medicos, 30 enfermeras y 5 profesores. Para la recoleccion de la informacion se elaboro un examen de competencia sobre el analisis de la situacion de salud, proceso de dispensarizacion y actividad de terreno. Se elaboraron cuadros estadisticos de distribucion de frecuencias absolutas y relativas utilizandose el test de diferencia de proporciones con una confiabilidad del 95 % y un valor significativo para una probabilidad inferior a 0.05. (E)


   

  

Resumen
Se realizó un estudio de corte transversal para evaluar el conocimiento sobre el Análisis de la Situación de Salud y la Dispensarización la Policlínica Docente “Mártires de Manatí” en noviembre del 2002. El universo estuvo constituido por 62 médicos de familia, 60 enfermeras y 8 profesores del GBT, se seleccionó una muestra probabilística constituida por 30 médicos, 30 enfermeras y 5 profesores. Para la recolección de la información se elaboró un examen de competencia sobre el análisis de la situación de salud, proceso de dispensarización y actividad de terreno. Se elaboraron cuadros estadísticos de distribución de frecuencias absolutas y relativas utilizándose el test de diferencia de proporciones con una confiabilidad del 95 % y un valor significativo para una probabilidad inferior a 0.05. Se determinó que la competencia del equipo básico de salud y del grupo básico de trabajo sobre la temática estudiada es deficiente. Los conocimientos en relación con el análisis de la situación de salud son insuficientes a nivel del área y existen dificultades en el proceso de dispensarización.


Introducción

La Atención Primaria de Salud (APS) se define como la asistencia ambulatoria basada en métodos y tecnologías prácticas científicamente fundamentadas y socialmente aceptadas puestas al alcance de la comunidad, con énfasis en los individuos, la familia y el ambiente, constituye el primer contacto de la persona con el Sistema Nacional De Salud (SNS) y en el cual se debe resolver entre el 70 y el 80% de los problemas presentados a este sector. En este nivel de atención debe lograrse la participación de la comunidad y de otros sectores económicos y sociales a un costo sostenible y con un sentido de auto responsabilidad y autodeterminación.(1)

En Cuba su estrategia de desarrollo comenzó en agosto de 1961 lo que generó múltiples transformaciones que determinaron desde su surgimiento que este nivel de atención pasara por 4 etapas.

v Medicina General (1960-1970)
v Medicina Comunitaria (1970-1980)
v Medicina Familiar (1980-1990)
v Nueva Estrategia Sanitaria (1990-200)

Esta ultima etapa esta encaminada a dar respuesta a los problemas emergentes y reemergentes, a incrementar la eficiencia, la calidad de los servicios de salud, y a garantizar la sostenibilidad del sistema especialmente en términos financieros(2). Para ello privilegia las acciones de promoción y prevención de salud, en el marco del perfeccionamiento de la APS, la medicina familiar, la descentralización, la Intersectorialidad y la participación social y comunitaria(2,3).

Todo este proceso evolutivo a contribuido a las significativas transformaciones ocurridas en el estado de salud de la población (EPS) y a la modificación de los indicadores para evaluar esta esfera(4). Esto a determinado una redefinición de los objetivos como expresión ineludible de compromiso con la revolución cubana, en esta singular etapa de la historia de consolidar lo alcanzado y continuar el desarrollo hacia los propósitos cada vez mayores, para el mejoramiento de la salud del pueblo.

LA integración de la higiene y la epidemiología a la APS juega un papel relevante pues contribuye a la integración de la información sociodemográfica con la de los eventos de salud y las condiciones asociadas lo que representa un componente estratégico que brinda el estado de salud del área, su tendencia y el impacto de las acciones de la comunidad(5).

El trabajo de integración descansa en tres pilares fundamentales:
1. El análisis de la situación de salud y su plan de acción.
2. La Dispensarización.
3. LA actividad de terreno. 

El análisis de la situación de salud es el proceso continuo de identificación de problemas de salud, priorización y elaboración de un plan de acción que permita mejorar la situación de salud comunitaria(6). Representa un instrumento científico metodológico útil para identificar, priorizar y solucionar problemas comunitarios(6). 

La dispensarización es el proceso continuo, organizado y dinámico de evaluación e intervención planificada e integral con un enfoque clínico, epidemiólogo y social del estado de salud de los individuos y la familia, es un proceso coordinado y liderado por el Equipo Básico de Salud (EBS). La dispensarización constituye una actividad esencial en el trabajo del médico y la enfermera de la familia. Consiste en el registro, agrupamiento y la atención médica periódica a los individuos, familia y comunidades, según los grupos dispensariales. 

Esta actividad constituye una herramienta de vital importancia para el Grupo Básico de Trabajo (GBT). A través de la cual participa en el control y seguimiento de las personas supuestamente sanas, de los individuos y familias con factores de riesgos, de los enfermos y los discapacitados, así como el cumplimiento de las actividades de promoción, prevención y control Higiénico- Epidemiológico que realiza el médico y la enfermera de la familia en la comunidad, instituciones educacionales y centros de trabajo, para lograr la modificación de los riesgos y el control de las enfermedades y daños a la salud(4).

En el trabajo de terreno el GBT controla y participa junto a los médicos y enfermeras de la familia en las acciones necesarias para dar cumplimiento a los planes de acción y así contribuir a la modificación del cuadro de salud de la comunidad.

A tales fines la actividad de terreno debe ser completada con acciones tales como: el conocimiento de los riesgos ambientales y laborales que puedan afectar a su comunidad, la interrelación con los técnicos de Higiene y Epidemiología, las coordinaciones con delegados de circunscripciones, presidentes de consejos populares y entrevistas a actores sociales de la comunidad entre otras actividades(4).

El análisis de la calidad del trabajo de la APS, así como el cumplimiento de la estrategia sanitaria en los Sistemas Locales de Salud (SILOS) del territorio, evidencia debilidades que a juicio de los decisores se vinculan a la falta de conocimiento y actividades para la elaboración e interpretación adecuada del análisis de la situación de salud, por ello se ha identificado como necesidad de aprendizaje no satisfecha mediante proyectos capacitantes que al parecer han sido insuficientes para resolver esta dificultad específica.

En el área de salud se logra la Realización del Análisis de Situación de Salud (ASIS), sin embargo esta actividad no se realiza de manera uniforme, la etapa inicial del análisis adolece de la profundidad requerida, pues no se aplica con profundo enfoque epidemiológico. No es tomado en cuenta con todas las potencialidades, que tiene como base para trazar estrategias que permitan planificar acciones que modifiquen la situación de la salud comunitaria. No se involucra efectivamente a la comunidad en este análisis y por ende la identificación, priorización y elaboración del plan de acción no responde a las necesidades sentidas y reales de la comunidad. La información estadística no siempre es pertinente en contenido, ni en tiempo con los propósitos del mismo.

Por otra parte la dispensarización no se desarrolla como un proceso que comprende, además del registro y la evaluación periódica de la salud de los individuos y la familia, la intervención en el estado de salud de los mismos. Es insuficiente la intervención en la familia, en los individuos supuestamente sanos y en los espacios laboral y escolar. Persisten deficiencias en la evaluación de la situación de salud del individuo fundamentalmente en le aplicación del método clínico.

Teniendo en cuenta esta situación se realizó la presente investigación para conocer como se implementa el Análisis de la Situación de Salud y la Dispensarización en la Policlínica Docente “Mártires de Manatí”, identificando los elementos que dificultan su adecuado desarrollo así como recomendar un proyecto de intervención basado en las dificultades encontradas para lograr la integración adecuada y elevar el estado de salud de la población. 

Métodos

Se realizó un estudio de corte transversal para evaluar los conocimientos sobre el Análisis de la Situación de Salud y la Dispensarización Policlínica Docente “Mártires de Manatí” en noviembre del 2002. 

El universo estuvo constituido por 62 médicos de familia, 60 enfermeras y 8 profesores del grupo básico de trabajo. A través de un muestreo probabilístico por la tabla de números aleatorios se seleccionó una muestra constituida por: 
è 30 médicos de familia
è 30 enfermeras 
è 5 profesores del grupo básico de trabajo.

Criterios de Inclusión.

è Voluntariedad del personal de salud para participar en a investigación.
è Pertenecer al Policlínico objeto de investigación.

Criterios de Exclusión.

è Incapacidad temporal en el momento de efectuada la evaluación.


Inicialmente se procedió a la realización de una cuidadosa revisión bibliográfica en el centro provincial de información de ciencias médicas de las tunas, a través de los sistemas computarizados MEDLINE y LILCS, así como la biblioteca de la Policlínica “Mártires de Manatí” sobre el objetivo de estudio.

Para la recolección de la información se elaboró un examen de competencia dirigido a médicos y enfermeras y dos guías de evaluación para evaluar el desempeño del personal previo consentimiento informado.


Una vez recogida la información se creó una base computarizada en el sistema Dbase III y el procesamiento fue realizado con el paquete de programas estadísticos Epinpho 6.0, se elaboraron cuadros estadísticos de distribución de frecuencias absolutas y relativas.

Las variables seleccionadas para el estudio fueron cualitativas, calculándose la proporción y el porcentaje, utilizándose el Test de diferencia de proporciones con una confiabilidad del 95 % y un valor significativo para una probabilidad inferior a 0.05. Para el procesamiento de la información se utilizó una computadora Pentium IV. 

El análisis y discusión de los resultados se realizó mediante comparaciones con estudios nacionales y extranjeros a la luz de la bibliografía actualizada, realizando un análisis inductivo y deductivo que permitió alcanzar los objetivos trazados llegando a conclusiones y recomendaciones pertinentes.
Resultados y Discusión 
Como parte del esfuerzo que se realiza para mejorar los indicadores de salud en nuestro país, nuestro sistema nacional de salud trabaja sobre el control de los factores precursores y condicionantes susceptibles a modificaciones. Para ello se hace necesario impulsar la integración de la Higiene y le Epidemiología a la atención primaria de salud que tiene como pilares fundamentales: La Dispensarización, el análisis de la situación de salud y la actividad de terreno según documentos normativos del nivel central(4), para lograr la misma es necesario un acercamiento de los servicios de salud a la comunidad.

Para realizar el análisis de la situación de salud la recolección de la información se debe realizar con un criterio multidisciplinario e intersectorial y siguiendo un enfoque más que una guía, este enfoque deberá servir no solo para la descripción de los daños y riesgos, sino que también para facilitar la determinación causal de los mismos.

Las fuentes de información más utilizadas por los médicos de la familia, las enfermeras y los profesores de los grupos básicos de trabajo en la confección del análisis de la situación de salud (Cuadro #1) fueron historias de salud familiar con el 73.3%, el 66% y el 100% respectivamente.

Estas fuentes son de gran importancia porque reúnen elementos higiénicos epidemiológicos que sirven de orientación para la realización del mismo y por otra parte aportan datos que permiten influir y ejercer acciones para modificar los problemas de salud de los individuos, familias y la comunidad.

Se encontraron diferencias estadísticamente significativas en las proporciones de las enfermeras y los profesores que utilizan la historia de salud familiar como fuente de información, llama la atención como los datos aportados por el tarjetero multipropósito (33.3%) y los actores sociales (6.6%) son poco utilizados por el personal médico, siendo estos importantes fuentes de información las que permiten detectar problemas Higiénicos-Epidemiológicos de la comunidad y sobre los cuales se debe actuar para modificar el estado de salud de la población.

Nuestro estudio coincide con las investigaciones realizadas por Vega Martínez en la Policlínica “Máximo Gómez Báez” del municipio Río Cauto en 1999(1), donde la fuente de información mas utilizada por los médicos de la familia fue la historia de salud familiar con un 80.7% de los individuos estudiados.

La incorrecta utilización de las fuentes para obtener la información atenta contra la calidad de este instrumento de trabajo existiendo una subutilización de los datos que pueden aportar los actores sociales y el resto del personal de la salud.

En el estudio realizado (Cuadro #2) se encontró que el 100% de los médicos, enfermeros y profesores de los grupos básicos de trabajo manifestaron que habían participado en la realización del análisis de la situación de salud, sin embargo no se comprobó la participación activa de la comunidad desde el propio proceso de identificación de los problemas, como sujeto de las acciones que se desarrollen, así como de los diferentes sectores relacionados con el proceso de producción social de salud. Solo el (26.6%) de los presidentes de los consejos populares y el (6.6%) de los actores sociales participaron en este proceso.

Según lo referido por los médicos. Se encontraron diferencias de proporciones estadísticamente significativas en la participación de los mismos según lo referido por los profesores del GBT y las enfermeras siendo significativamente superior en el primero de los casos referidos.

La participación en la elaboración del análisis de la situación de salud tanto intra como extrasectorialmente denota la no integración de todos los factores necesarios para realizar una adecuada y oportuna discusión de los problemas de salud en la población lo cual conspira con la toma de decisiones adecuadas y acciones a realizar en función de la población(7,8).

Es necesario realizar acciones de concentración y negociación, involucrar a la comunidad en este análisis, para que participe realmente en la identificación y la priorización de sus problemas de salud y en la elaboración de un plan de acción que de respuesta a las necesidades sentidas y reales de la comunidad(5).

Ruiz Guerreo en su trabajo para optar por el título de Master en atención primaria en la Policlínica “Armando García” de Santiago de Cuba en 1997 encontró una pobre participación de los actores sociales (4,2 %) en la realización del análisis de la situación de salud(2).

El personal de salud debe convertirse en un facilitador, no en el responsable de la realización del análisis de la situación de salud. En la actualidad se considera que la salud es un problema de todos no exclusivo del personal de salud(9).

En el Cuadro #3 se observó que el 53.3% de los médicos de familia participaron como facilitadores y el 33.3% como controladores de la actividad, las enfermeros en su mayoría (60 %), fueron registradoras.

En la VII reunión metodológica del MINSAP se planteó el liderazgo técnico del sector salud, logrando la participación de los diferentes sectores relacionados con la salud (Intersectorialidad) y la negociación de las acciones y los recursos necesarios para darle solución a los problemas con la participación de la comunidad(5).

Vega Martínez en Río Cauto observó que los médicos de familia participaron en la mayoría de los casos (96.1%) como registradores(1) lo cual no se corresponde con lo encontrado en el presente estudio.

El estado de salud de la población constituye el objetivo de estudio de la salud pública. Expresa, en síntesis, en un momento histórico determinado el comportamiento del proceso salud - enfermedad a través del grado de equilibrio que establecen los hombres entre sí y con la naturaleza en el plano de la salud física, mental y social(9) . El estado de salud de la población es una categoría que refleja de manera sintética y para cada momento histórico concreto el nivel alcanzado en la relación entre el hombre con la naturaleza y con los demás hombres, relaciona objetivos que se desarrollan en el marco del proceso ecológico y social(10). 

Al explorar los conocimientos de los médicos de familia, enfermeros y profesores de grupos básicos de trabajo sobre los componentes del estado de salud de la población (Cuadro #4) se pudo apreciar que la mortalidad con 73.3% en médicos de familia y 80% en profesores fue el componente más conocido.

Sin embargo se encontraron grandes dificultades en el personal de enfermería que denotan falta de preparación en estos contenidos. La proporción de médicos y profesores que conocen esta temática fue significativamente superior con relación a los enfermeros.

Estos resultados indican que el análisis de la situación de salud desarrollados por los médicos de la familia representa un enfoque de la situación de salud de la población de los perfiles de mortalidad y morbilidad, sin embargo no se realiza una adecuada interpretación de la situación de salud al desconocerse otros componentes importantes como son: fecundidad, natalidad, crecimiento y desarrollo e invalidez.

Este resultado se corresponde con un estudio realizado en el municipio Urbano Noris por Núñez Carballosa(3) donde el personal identificó inadecuadamente los componentes del estado de salud de la población.

Dever propuso un modelo epidemiológico para el análisis de las políticas de salud, explicando los problemas de salud a partir de cuatro dimensiones: La Biología humana, el medio ambiente, el estilo de vida y el sistema de organización y prestaciones del servicio de salud. El modelo propuesto por Dever coincide con el modelo propuesto por Lalonde de campo de salud y el esquema propuesto por Blum. El propio Dever, calificó estos modelos como integradores, por permitir un mejor abordaje para las políticas públicas, a partir de las necesidades Epidemiológicas(9).

En el Cuadro #5 donde se expresan los conocimientos sobre las determinantes del estado de salud de la población se observó que el estilo de vida fue el factor determinante más conocido tanto en los médicos de familia como en profesores con el 80% y el 100% respectivamente, llama la atención el poco conocimiento de estos elementos por parte del personal de enfermería. Encontrando diferencias estadísticamente significativas en las proporciones del conocimiento del personal médico con respecto al de enfermería. La organización y funcionamiento de los servicios de salud es poco señalado como determinante de salud en los tres grupos estudiados.

Ochoa Alfonso, Selva Suárez y Rodríguez Pupo(10) encontraron que el medio ambiente es el determinante más conocido, lo cual no se corresponde con nuestro estudio.

En la conferencia internacional de Alma Atá se reitera que la salud es el completo bienestar físico, mental y social del individuo y no solamente la ausencia de enfermedad, es un derecho humano fundamental. Es por ello que es muy importante el conocimiento de las necesidades sentidas de la población, pues en ocasiones las necesidades reales no coinciden con las necesidades sentidas(11) .

En el Cuadro #6 vemos como el 80% de los grupos básicos de trabajo recoge las necesidades sentidas de la población y sin embargo el mayor porciento de los médicos y enfermeras de la familia con el 76.6% y el 93.3% respectivamente identifican las necesidades reales. Esto indica que no se tienen en cuenta para la realización del análisis de la situación de salud las necesidades sentidas, que son las más importantes y permita reconocer la verdadera problemática de salud, por lo que en la elaboración del análisis de la situación de salud no existe una adecuada participación social comunitaria. El estudio coincide con los resultados hallados por Sallaz Vinent(11) el cuál encontró que las necesidades sentidas de la población no se manifiestan en el análisis de la situación de salud. 

La participación social y comunitaria no debe verse solo como un proceso político, sino también como un proceso mediante el cual los grupos, la comunidad, las organizaciones, las instituciones y los sectores intervienen en la identificación de los problemas de salud y se unen en una alianza para diseñar, aprobar y poner en práctica soluciones.

Resulta imposible en un plan de acción o proyecto de intervención abordar al mismo tiempo y con igual discusión todos los problemas que afectan a una comunidad por lo que se hace necesario el establecimiento de prioridades.

El método más utilizado que se evidenció en el estudio para establecer prioridades (Cuadro # 7) por el médico y la enfermera de la familia fue la matriz de ranqueo con el 60% y el 83.9% respectivamente, sin embargo los profesores del grupo básico de trabajo prefirieron el método de Hanlon (60%). Ambos métodos en la práctica han sido aceptados por su fácil aplicación y comprensión por la población y resultan de gran importancia para que el médico de la familia pueda elaborar un buen plan de acción y definir las prioridades de salud con la participación de la comunidad.

Estos resultados coinciden con un estudio realizado por Toledo Vila(12) en la Policlínica Docente “26 de Julio” de Ciudad de la Habana en 1996, donde se demostró la eficacia de estos métodos.

Una vez identificadas las prioridades de la situación de salud se determinaron los factores que condicionan o causan los problemas, incluyendo los aspectos organizativos a nivel del consultorio médico, grupo básico de trabajo y el área de salud. Con este conocimiento se analizarán las fuerzas internas del sector salud (Fortaleza y Debilidades) y las fuerzas externas al sector (Oportunidades y Amenazas), para con ello elaborar el plan de acción (13).

Al analizar el Cuadro # 8 se comprobó que la matriz DOFA es la técnica más utilizad por el personal evaluado. Solo un profesor (20%) utiliza la matriz de enfoque lógico la cual es considerada una técnica novedosa y poco explorada en el sector. No se encontraron estudios que permitieran establecer comparaciones con los resultados encontrados. 

Con la finalidad de determinar el porciento del personal de salud capacitado en este contenido se confeccionó el Cuadro # 9, el cual muestra que el 83.3% de los médicos, el 50% de las enfermeras y el 100% de los profesores recibieron capacitación en esta temática. La proporción de enfermeras capacitadas fue significativamente inferior a la proporción de médicos y profesores evaluados lo cual justifica los resultados encontrados en los cuadros anteriores.

La capacitación del personal se ha convertido en una de las directivas generales para el decenio y se encamina a dotar de conocimientos y técnicas que le permitan una gestión altamente eficiente en los diferentes niveles de atención. Dentro de este plan, el análisis de la situación de salud ocupa un lugar cimero, pues representa un instrumento epidemiológico de utilización permanente, que constituye la actividad fundamental que realizan los servicios de atención primaria, desde el consultorio médico, el grupo básico de trabajo, el consejo popular y el área de salud; pues considera los aspectos relacionados con el hombre, el medio físico y social donde se desenvuelve, y es un verdadero punto de partida para la elaboración de un plan de acción en el que participa la comunidad y se le da solución a sus problemas. Estos resultados coinciden con lo reportados por Ochoa Alonso(10).

El objetivo fundamental del análisis de la situación de salud es su contribución a elevar el nivel de salud de la población con una participación de la propia comunidad, a partir de la identificación y solución de problemas. Interpretar las causas y consecuencias de los diferentes problemas de salud en la comunidad. Estimar las necesidades de la población, realizar investigaciones causales a partir de los problemas detectados. Hacer propuestas metodológicas para mejorar su calidad y utilidad y evaluar la atención médica a través de programas de servicio(9). EL mismo debe ser activo exhaustivo, dinámico e individualizado. 
En el Cuadro # 10 el 63.3% de los médicos de la familia y el 100% de los profesores consideran que el mismo constituye una herramienta de trabajo, sin embargo el 60% de las enfermeras lo consideran como un instrumento administrativo. Esto evidencia que existen diferentes valoraciones sobre la conceptualización del mismo, lo que constituye el eje conductor de la nueva estrategia sanitaria cubana. Pudiendo estar relacionado con la insuficiente capacitación en el personal de enfermería sobre el mismo. Estos resultados se corresponden con lo encontrado por Vega Martínez(1) .

La dispensarización es el proceso organizado, continuo y dinámico de evaluación e intervención planificada e integral, con un enfoque clínico, epidemiológico y social, del estado de salud de los individuos y familias. Es un proceso coordinado y liderado por el equipo básico de salud (5). 

La dispensarización es para el médico y la enfermera de la familia el método de trabajo principal que le permite elaborar una planificación de las acciones de salud en las cuales tiene un papel muy importante aquellas encaminadas a preservar y promover la salud de su población(1).

AL evaluar los conocimientos sobre el seguimiento de los diferentes grupos dispensariales según carpeta meteorológica (Cuadro # 11) se encontró que el 93.3% de los médicos y el 100% de los profesores respondieron adecuadamente a la pregunta, sin embargo, solo el 53.3% de las enfermeras fueron evaluadas de bien. La proporción de profesores y médicos evaluados de Bien fue significativamente superior al de las enfermeras lo cual pudiera explicar porque la capacitación en este último personal presenta aún dificultades. González Rodríguez en la Policlínica Docente “Asdrúbal López Vázquez” en Santiago de Cuba en 1999 observó resultados similares(14).

La dispensarización percibe convertir la evaluación en un proceso continuo de aplicación del método clínico epidemiológico y social para la intervención y modificación de los riesgos y daños a la salud de los individuos y familias y para la promoción de estilos de vida saludable. En cada evaluación individual se determinará el impacto de las medidas de intervención anteriormente instauradas y se identificarán nuevas áreas y oportunidades de promoción – prevención y recuperación del estado de salud(15).

El 93.3% de los médicos de familia y el 100% de los profesores evaluados consideran la dispensarización como un proceso flexible (Cuadro # 12). El 40% de las enfermeras señalan el mismo como un proceso estático lo cual pudiera explicarse por la insuficiente capacitación e inadecuada dispensarización de la población en la cual laboran. No se encontraron referencias bibliográficas que aborden estas temáticas.

El mayor porciento de los médicos de familia y las enfermeras (Cuadro # 13) no evalúan la dispensarización de forma constante, solamente el 33.4% de los médicos y el 3.3% de las enfermeras lo realizan de esta forma. El 60% de los profesores realiza este proceso de forma constante. Esto corrobora la falta de sistematicidad y de control en esta actividad, esencial en el trabajo del medico y enfermera de la familia. En una investigación realizada por Rodríguez Jusitc(15) en varias provincias del país, se detectó que solo el 41% de los médicos de familia utiliza la dispensarización como un método para conocer los problemas de salud. Esta actividad debe constituir una herramienta de importancia vital para el grupo básico de trabajo. Desarrollando un proceso de mejora continua del estado de salud de los individuos y familias, elevando la satisfacción de la población con los servicios de salud que brinda el sistema y promoviendo estilos de vida saludable.

En el Cuadro # 14 se observa que existe desconocimiento sobre los controles establecidos para los grupos dispensariales según carpeta metodológica, pues solo el 46.6% de los médicos de la familia y el 40% de los profesores fueron evaluados de bien, mientras que el 43.3% de las enfermeras obtuvieron malos resultados.

Los resultados encontrados demuestran que no existe una adecuada implementación de la carpeta metodológica a nivel del área de salud. Sin embargo en ocasiones el fondo de tiempo del equipo básico de salud no permite realizar el número de evaluaciones que norma la carpeta metodológica según grupo dispensarial. Estos resultados se corresponden con los reportados por autores nacionales (15,16,17).

El proceso de dispensarización percibe identificar, prevenir sobre riesgos, enfermedades y otros daños a la salud individual y familiar, aportar información necesaria para el desarrollo del análisis de la situación de salud y mejorar la eficiencia en el trabajo del sistema de medicina familiar(5).

El 80% de los profesores y el 76.6% de los médicos de familia evaluados (Cuadro # 15) señalaron que el objetivo fundamental de la dispensarización consiste en el registro, agrupamiento y atención médica periódica al individuo, familia y comunidad. La mitad de las enfermeras plantea que es el control de enfermedades y daños a la salud. Estos resultados están relacionados con lo explicado en cuadros anteriores respecto al proceso de capacitación de enfermería, correspondiéndose con lo reportado por Rodríguez Justis(15).

Conclusiones

1. El conocimiento en relación con el análisis de la situación de salud fue insuficiente a nivel del área de salud.

2. Existen dificultades en el proceso de dispensarización. 


Recomendaciones

v Capacitar de forma inmediata mediante una intervención educativa a todo el equipo de salud, miembros de los consejos populares y actores sociales sobre la integración de la higiene y la epidemiología, haciendo énfasis en el análisis de la situación de salud.
v Aplicar métodos de control efectivos a todos los niveles para evaluar la implementación de la integración de la higiene y la epidemiología en la atención primaria de salud.
v Presentar los resultados de esta investigación en el área de salud. 


Referencias Bibliográficas

1. Vega Martínez J C, Sánchez Jacas I, Medina García C . Comportamiento de la Integración de la Higiene y la Epidemiología en el Policlínico “Máximo Gómez Báez”. [ Trabajo para optar por el título de Master en Atención primaria de Salud] Santiago de Cuba 1999
2. Ruiz Guerrero I . Experiencia de la integración de la Higiene y la Epidemiología en el Policlínico “Armando García”. [Trabajo para optar por el título de Master en Atención Primaria de Salud] Santiago de Cuba 1999
3. Núñez Carballoza N. La integración de la Higiene y la Epidemiología en el municipio “Urbano Noris”. [ Trabajo para optar por el título de Master en Atención Primaria de Salud ] . Santiago de Cuba 1998
4. Cuba . Ministerio de Salud Pública . La integración de la Higiene y la Epidemiología a la Atención Primaria de Salud . Ciudad de la Habana: 1995
5. Ministerio de Salud Pública . Carpeta Metodológica de Atención Primaria de Salud y Medicina Familiar. La Habana: MINSAP; 2001
6. Ministerio de Salud Pública . Objetivos, Propósitos y directrices para incrementar la salud de la población cubana en el año 2000 . Rev Cubana Med Gen Integr 1992; 8(3): 271- 87 
7. Sayaz Vinent M, Rodríguez Justis F . Idoneidad de los dirigentes del poder popular para cooperar con la atención primaria de salud . Rev Cubana Med Gen Integr 1997; 13(5): 434 – 8 
8. Martines Calvo S. Análisis de la Situación de Salud. En: Fernández Caballero E . Sistema de capacitación gerencial . Gerencia en Salud . Ciudad de la Habana 1998 ; T2: 118 – 33 
9. Salud Pública 1: Generalidades de la Salud pública y Estados de Salud de la Población . La Habana: Editorial Ciencias Médicas, 1999: 65 –136 
10. Ochoa Alonso A, Selva Suaréz L, Rodríguez Pupo E . El Análisis de la Situación de Salud . Una vía para el perfeccionamiento de la atención primaria . Rev Cubana Med Gen Integr 1996 ; 12(4): 339 – 55 
11. Sayas Vinent M, Rodríguez Justis F. Utilización de los intereses, necesidades y conocimientos de los médicos de la familia como instrumento evaluativo de su práctica social. Rev Cubana Med Gen Integr 1997; 13(6): 532 – 7 
12. Toledo Vila HJ, Borroto Chao R , Libca Flores M , Nuñez Tabares C . Determinación de prioridades en salud con participación social . Rev Cubana Med Gen Integr 1996; 12(3): 222 – 8 
13. Victoria García-Vinega CR, Martínez Canales E . Factores Sico Sociales en Salud . Reflexiones necesarias para su investigación en nuestro país . Rev Cubana Med Gen Integr 1997; 13(6): 572 – 6 
14. González Rodríguez I . Calidad de la Dispensarización en el Policlínico Docente “Asdrúbal López Vázquez” . [Trabajo par optar por el título de master en atención primaria de salud] Santiago de Cuba 1999
15. Rodríguez Justis F, Sayas Vinent M, Estudio para el perfeccionamiento del plan del médico de la familia . Rev Cubana Med Gen Integr 1997; 13(1): 12 – 8 
16. Batista Moliner R, Gandul Salabarría L . La Vigilancia en Salud a nivel de la atención primaria . Rev Cubana Med Gen Integr 1995; 11(2): 109 – 11 
17. Sansó Soberats FJ , Larrinaga Hierrezuelo M , Hernández Pérez A, Barreda Vidal A . Evaluación de la eficiencia de un nuevo sistema de planificación de acciones de salud en la atención primaria . Rev Cubana Med Gen Integr 1999; 15(3): 293 – 7 
18. Fariñas Reinoso AT, Bauza Suárez A . La incorporación del médico de la familia al sistema de vigilancia en salud . Rev Cubana Med Gen Integr 1999; 15(3): 293 – 7 
19. Sansó Soberats FJ, Fernández Pérez A, Larrinaga Hierrezuelo M . La dispensarización: Entre lo normado y lo posible . Rev Cubana Med Gen Integr 1999; 15(6): 105 – 12 
20. Terazón Miclín O, Millar Abreu R, Orozco González I, Álvarez Puig N . Administración estratégica local y su repercusión en la participación social en salud . Rev Cubana Med Gen Integr 1999 ; 15(4): 386 – 90 
21. Guía Metodológica para la Planificación de Salud a Nivel Local 
22. Cuba, Ministerio de Salud Pública . Guía Metodológica para la planificación local de Salud en Cuba . Holguín: Dirección de Planificación y Economía, 1997 

Cuadro 1

Título:  Fuentes de información utilizadas en la confección del análisis de la situación de salud.

Fuentes

Médicos N = 30

Enfermeras N = 30

Profesores N = 5

#

%

#

%

#

%

Hoja de Cargo

12

40

10

33.3

3

60

Historia Clínica Individual

19

63.3

15

50

3

60

Historia Salud Familiar 

22

73.3

20

66

5

100

Tarjetero Multipropósito

10

33.3

18

60

1

20

Técnico de Higiene

4

13.3

2

6.6

1

20

Trabajadora Social

1

3.3

1

3.3

1

20

Actores Sociales

2

6.6

1

3.3

1

20

Fuente Formulario

 

Cuadro 2

Título: Participantes en la realización del análisis de la situación de salud en la muestra evaluada.

Participantes

Médicos

N = 30

Enfermeras

N = 30

Profesores

N = 5

#

%

#

%

#

%

Médicos

30

100

30

100

5

100

Enfermeras

21

70

16

53.3

4

80

Grupo Básico de Trabajo

20

66

18

60

5

100

Presidentes de Consejos Populares

8

26.6

3

10

2

40

Actores Sociales

2

6.6

1

3.3

1

20

Técnico de Higiene y Epidemiología

2

6.6

1

3.3

1

20

Fuente Formulario


Cuadro 3

Título: Forma de participación en el análisis de la situación de salud según el criterio de los evaluados.

 

Forma de Participación

Médicos N = 30

Enfermeras

N = 30

Profesores  N = 5

#

%

#

%

#

%

Registrador

3

10

18

6

1

20

Observador

1

3.3

8

26.6

-

-

Facilitador

16

53.3

1

3.3

2

40

Controlador

10

33.3

3

10

2

40

Total

30

100

30

100

5

100

Fuente: Formulario


Cuadro 4

Título: Conocimiento sobre componentes del estado de salud de la población en el personal evaluado.

Componentes

Médicos N = 30

Enfermeras

N = 30

Profesores  N = 5

#

%

#

%

#

%

Población

9

30

2

6.6

2

40

Fecundidad

12

40

1

3.3

1

20

Natalidad

11

36.6

1

3.3

1

20

Crecimiento y Desarrollo

8

26.6

-

-

1

20

Morbilidad

20

66

5

16.6

4

80

Invalidez

8

26.6

2

6.6

2

20

Mortalidad

22

73.3

4

13.3

4

80

Fuente: Formulario


Cuadro 5

Título: Conocimiento sobre las determinantes del estado de salud de la población en el personal evaluado.   

Determinantes

Médicos

N = 30

Enfermeras

N = 30

Profesores

N = 5

#

%

#

%

#

%

Biología Humana  

22

73.3

9

30

5

100

Medio Físico Social

20

66

6

20

5

100

Estilos de Vidas

24

80

6

20

5

100

Organización y funcionamiento de los servicios de salud

12

40

20

6.6

3

60

   Fuente: Formulario


Cuadro 6

Título: Necesidades que tienen en cuenta los evaluados en la confección del análisis de la situación de salud.

Necesidades

Médicos N = 30

Enfermeras

N = 30

Profesores  N = 5

#

%

#

%

#

%

Reales

23

76.6

28

93.3

1

20

Sentidas

7

23.4

2

6.7

4

80

Total

30

100

30

100

5

100

Fuente: Formulario 


Cuadro 7

Título: Métodos que utilizan los evaluados para establecer prioridades de salud.

Métodos

Médicos N = 30

Enfermeras

N = 30

Profesores  N = 5

#

%

#

%

#

%

Método de Hanlon

12

40

5

16.7

3

60

Matríz de Rangeno

18

60

25

83.3

2

40

Método de Trillaje

-

-

-

-

-

-

Método de la Estrella

-

-

-

-

-

-

Total

30

100

30

100

5

100

Fuente: Formulario


Cuadro 8

Título: Técnicas utilizadas por los evaluados para realizar el análisis de los problemas de salud.

Ténicas

Médicos N = 30

Enfermeras

N = 30

Profesores  N = 5

#

%

#

%

#

%

Matriz  DOFA

30

100

30

100

4

80

Matriz de Enfoque Lógico

-

-

-

-

1

20

Total

30

100

30

100

5

100

Fuente: Formulario 


Cuadro 9

Título: Capacitación de los evaluados en análisis de la situación de salud

Capacitación

Médicos

N = 30

Enfermeras

N = 30

Profesores

 N = 5

#

%

#

%

#

%

Capacitados

25

83.3

15

50

5

100

No Capacitados

5

16.7

15

50

-

-

Total

30

100

30

100

5

100

Fuente: Formulario    


Cuadro 10

Título: Utilidad del análisis de situación de salud según criterios de los evaluados

Utilidad

Médicos

 N = 30

Enfermeras

N = 30

Profesores

 N = 5

#

%

#

%

#

%

Harremienta de Trabajo

19

63.3

12

40

5

100

Instrumento Administrativo

11

36.7

18

60

-

-

Total

30

100

30

100

5

100

Fuente: Formulario    


Cuadro 11

Título: Conocimiento sobre el seguimiento de los grupos dispensariales según carpeta metodológica por el personal evaluado.

Evaluación

Médicos

N = 30

Enfermeras

N = 30

Profesores

 N = 5

#

%

#

%

#

%

Bien

28

93.3

16

53.3

5

100

Regular

2

6.7

12

40

-

-

Mal

-

-

2

6.6

-

-

Total

30

100

30

100

5

100

Fuente: Formulario    


Cuadro 12

Título: Modo de considerar la dispensarización según el personal evaluado.

Modos

Médicos

N = 30

Enfermeras

N = 30

Profesores

  N = 5

#

%

#

#

%

#

Estática

2

6.6

12

40

-

-

Flexible

28

93.3

18

60

5

100

Total

30

100

30

100

5

100

Fuente: Formulario    


Cuadro 13

Título: Frecuencia de evaluación de la dispensarización según personal encuestado.

Frecuencia de

Evaluación

Médicos

N = 30

Enfermeras

N = 30

Profesores

  N = 5

#

%

#

%

#

%

Trimestral

2

6.6

1

3.3

-

-

Semestral

6

20

5

16.6

-

-

Anual

12

40

23

76.6

2

40

Cosntante

10

33.4

1

3.3

3

60

Total

30

100

30

100

5

100

Fuente: Formulario    


Cuadro 14

Título: Conocimientos de los evaluados sobre controles establecidos para los grupos dispensariales según carpeta metodológica.

Evaluación

Médicos

N = 30

Enfermeras

N = 30

Profesores

 N = 5

#

%

#

%

#

%

Bien

14

46.6

5

16.6

2

40

Regular

8

26.6

12

40

2

40

Mal

8

26.6

13

43.3

1

20

Total

30

100

30

100

5

100

Fuente: Formulario    


Cuadro 15

Título: Objetivo fundamental de la dispensarización según personal evaluado.

Objetivo Fundamental

Médicos

 N = 30

Enfermeras

N = 30

Profesores

  N = 5

#

%

#

%

#

%

Registro, agrupamiento  y atención médica periódica al individuo, familia y comunidad. 

23

76.6

12

40

4

80

Control de enfermedades y daños a la salud

7

23.3

15

50

1

20

Control estadístico a toda familia

-

-

3

10

-

-

Total

30

100

30

100

5

100

 

AUTORES:   Dr. Alfredo Omar Abull Ortega.

                     Especialista de Primer Grado en Ginecología y Obstetricia.

                     Profesor Asitente.

                    Master en Atención Primaria de Salud.

                    Dirección: Cristino Naranjo # 37. Manatí. Las Tunas. Cuba.

                    C.I. 64082404569

                     Dra. Gleivis Páez Carmenate.

                    Especialista de Primer Grado en Medicina General Integral

                    Instructora.

                     Dirección: José Galguera # 66 B. Manatí. Las Tunas. Cuba.

              C.I. 690060109774

 

                      Lic Ernesto Barcaz Hechavarria.

 

                      Dirección: calle A  Edif. 18 Apto A  Reparto Médico. Las 

                      Tunas. Cuba.  C / P  75100.

                      Profesor Asistente. Master en Educación Médica Superior

                        barcaz@cucalambe.ltu.sld.cu

 

AUTORES:   Dr. Alfredo Omar Abull Ortega.

                     Especialista de Primer Grado en Ginecología y Obstetricia.

                     Profesor Asitente.

                    Master en Atención Primaria de Salud.

                    Dirección: Cristino Naranjo # 37. Manatí. Las Tunas. Cuba.

                    C.I. 64082404569

                     Dra. Gleivis Páez Carmenate.

                    Especialista de Primer Grado en Medicina General Integral

                    Instructora.

                     Dirección: José Galguera # 66 B. Manatí. Las Tunas. Cuba.

              C.I. 690060109774

 

                      Lic Ernesto Barcaz Hechavarria.

 

                      Dirección: calle A  Edif. 18 Apto A  Reparto Médico. Las 

                      Tunas. Cuba.  C / P  75100.

                      Profesor Asistente. Master en Educación Médica Superior

                        barcaz@cucalambe.ltu.sld.cu


Enviado por Lic Ernesto Barcaz Hechavarria y otros Autores
Contactar mailto:barcaz@cucalambe.ltu.sld.cu


Código ISPN de la Publicación: EEEApVpukkFiKwhBPH
Publicado Friday 17 de June de 2005