Secciones

Medicina y Salud

Enfermedades

Anatomía

Biología

Nutrición

Ingeniería

Química

Física

Tecnología

Astronomía

Lógica y Matemática

Más Publicaciones

Publicar Artículos

Eventos

Enlaces

Sacrolumbalgia de origen vertebral. Factores de riesgo laboral y tratamiento


Enviado por Dra. Maria de los Ángeles Díaz Castellón y Otros Autores
Código ISPN de la Publicación: EEEAykluEAZFufyvnt


Resumen: La palabra dolor es muy dificil de definir, pues todas las personas alguna vez han experimentado algun tipo de dolor, siendo un rasgo comun en nuestras vidas. Esto determina que los medicos tengan un constante reto a la hora de atender pacientes que refieren dolor en algun sitio de su organismo. Si se revisa el Diccionario Terminologico de Ciencias Medicas, vemos que en este se define el dolor como: “impresion penosa experimentada por un organo o parte de este y trasmitida al cerebro por los nervios sensitivos”.


   

  

INTRODUCCION

La palabra dolor es muy difícil de definir, pues todas las personas alguna vez han experimentado algún tipo de dolor, siendo un rasgo común en nuestras vidas. Esto determina que los médicos tengan un constante reto a la hora de atender pacientes que refieren dolor en algún sitio de su organismo.

Si se revisa el Diccionario Terminológico de Ciencias Médicas, vemos que en este se define el dolor como: “impresión penosa experimentada por un órgano o parte de este y trasmitida al cerebro por los nervios sensitivos”. (1)

El dolor puede exteriorizarse mediante manifestaciones musculares (mímica facial, gestos, gritos, actitudes); manifestaciones secretorias y circulatorias como lágrimas, sudor, palidez, rubor, palpitaciones; y por manifestaciones de tipo nervioso como temblores, fiebre y convulsiones. (2)

El síntoma dolor es una señal de que existe alguna anomalía. Su localización, irradiación, síntomas acompañantes, entre otras valoraciones, permiten el diagnóstico adecuado, una conducta protectora para preservar la vida y facilitar la recuperación de la salud. (3)

El dolor tiene la función biológica de alertar acerca de una enfermedad o lesión, sin embargo, cuando  se hace persistente no tiene la misma significación, porque puede ser la manifestación de un proceso más severo, capaz de destruir física y psíquicamente al individuo. (4)

El dolor incapacita a un gran número de personas en todo el mundo y en la actualidad a pesar de existir un alto desarrollo científico técnico, no se ofrece un tratamiento adecuado a este sufrimiento. (5) (6).  Uno de los mayores retos de la medicina moderna radica en la selección de tratamientos eficaces para el dolor (4) (7).

Por su compleja naturaleza, el tratamiento del dolor, requiere de una visión multidimensional que ha obligado a un cambio en la filosofía de la superespecialización hacia concepciones integradoras e interdisciplinarias (8) (9).

La acupuntura, del latín acus que significa aguja y puntura o punzar es un método antiguo y eficaz que ha demostrado ser un arma terapéutica potente en el alivio del dolor.

Esta técnica constituye uno de los pilares fundamentales de la Medicina Tradicional Asiática, y no es más que el nombre dado al proceder terapéutico asiático que consiste en aplicar agujas muy finas en determinados puntos del cuerpo denominados puntos de acupuntura (10) (11) (12) (13).

La acupuntura se remonta a los tiempos en que el hombre poseía una mentalidad mágica. Se pensaba  que el cuerpo estaba habitado por genios bienhechores y malignos. Como las enfermedades y los dolores los provocaban estos últimos, se ideó punzarlos con espinas y punzones de piedra pulida para librarse de ellos y expulsarlos del cuerpo del paciente. Probablemente su principal objeto fue liberarse del dolor, pero con el paso de los años, se observó que habían ciertos lugares donde estos genios se ocultaban preferentemente y así surgieron los primeros puntos para hacer punciones (14).

Todo parece indicar que la acupuntura nace en Corea,  en China se comienza a practicar en la Edad de Piedra. En su historia se manifiesta  que se usaba tempranamente en el trabajo de asistencia y prevención, conjuntamente con las reglas dietéticas, la gimnasia, el masaje, la hidroterapia y otras técnicas (10).

El canon de la acupuntura es el Nei King , atribuido a Huang Ti, emperador que vivió alrededor del año 2610 a.n.e. Los pasajes más antiguos se remontan al V y III siglos a.n.e, en ese momento el libro se componía de 18 capítulos (14). Bajo la dinastía de los Jim (316-265 a.n.e.) se divide en dos partes: el Suwen o libro de los diálogos que trata de semiología y clínica y el Ling Shu o libro de las agujas, referente al tratamiento con agujas (14) (15).

Además de Corea y China, existen otros países de Asia que aplican la acupuntura tales como Viet-Nam y Mongolia. Con posterioridad esta técnica fue difundida a países de Europa y del continente americano (10).

En América, el primer país que conoció la acupuntura fue Argentina, introducida en 1948 por el Dr. José A. Revuelta (10).

En Cuba se inicia su utilización de forma larvada en 1960, introducida por el Dr. Floreal Carballo, pero no logro sobrepasar estos primeros pasos y se mantuvo prácticamente ignorada hasta los años 1974-1975 (16).

La primera consulta de acupuntura en nuestro país se establece en 1970 por el profesor Francisco Pérez Carballás en el Policlínico Asclepios de la Habana. Rápidamente demostró una favorable respuesta de los pacientes, por la ausencia de complicaciones y la economía de recursos de este método (17).

El ser humano, desde su nacimiento, sufre cambios importantes en las curvaturas de la columna vertebral debiendo pasar de una gran cifosis  a dos grandes curvas lordóticas, una cervical  y una lumbar, y una cifosis torácica, lo cual se define en los momentos en que toma la postura erecta. De esta manera la columna lumbar se constituye en zona de choque a grandes esfuerzos, lo cual aumenta la susceptibilidad a la presencia de dolores (18).

La unidad funcional vertebral se encuentra constituida por la unión de dos vértebras entre sí, más los elementos de unión como: discos, ligamentos, cápsulas, etc. Todas estas estructuras poseen  inervación sensitiva al dolor; por lo que cualquiera de ellas puede ser  sitio de localización del dolor (18).

La articulación lumbosacra es semejante a las que unen el resto de las vertebras, sin embargo, presenta dos particularidades importantes:

1.      La superficie articular del cuerpo de la primera vértebra sacra esta inclinada, formando con la horizontal un ángulo de 45 grados y mira hacia delante.

2.      Las superficies de las apófisis articulares superiores del sacro, miran un poco hacia adentro y hacia atrás (19).

De esta disposición particular resulta que la quinta vértebra lumbar  cabalga sobre  la primera sacra. Además, a causa de la inclinación de la superficie articular de la primera sacra, la columna vertebral presenta tendencia a deslizarse hacia delante sino estuviera sostenida por los ligamentos de la articulación, y sobre todo, por las apófisis articulares inferiores de la quinta lumbar que se enganchan en las apófisis articulares superiores de la primera sacra (19).

La lumbalgia es un dolor localizado en la región lumbar (zona baja de la espalda) de origen multifactorial (20). Para la Medicina Tradicional Asiática las sacrolumbalgia esta relacionada con el síndrome vacío de Qi de riñón (10) (21). En el pasado llegó a adquirir la importancia de entidad nosológica. A medida que se fueron individualizándose del gran grupo de trastornos desconocidos que solo tenían como denominador común el síntoma dolor a nivel de la región lumbosacra. En  nuestros días  se considera solo como un síntoma, o en algunos casos, como un síndrome (22).

Se describen un gran número de trastornos que originan este tipo de dolor (19) y abundan las clasificaciones clínicas.

Debido a la gran variedad de causas el médico adquiere una responsabilidad importante en el diagnóstico anatómico, funcional y etiológico  de la lumbalgia, siendo una de las dolencias de más difícil tratamiento en el ser humano, después de las cefaleas (23). En la práctica, muchas veces, se observan dificultades al definir un enfoque terapéutico. La realización de una anamnesis y un examen físico exhaustivo a los pacientes que  refirieran cuadros de dolor en región lumbar, resulta trascendental para poder establecer un diagnóstico lo más adecuado posible sobre la causa del dolor. Deben considerarse además las dificultades actuales en el sistema de atención primaria para indicar investigaciones complementarias imagenológicas.

En la actualidad el tratamiento de la lumbalgia ha experimentado una tendencia hacia la utilización de métodos conservadores. Los medicamentos utilizados para el alivio de este dolor son variados. Se utilizan analgésicos potentes, esteroides, antinflamatorios, vitaminas, y otros, con gran variedad de reacciones secundarias y complicaciones, no lográndose en muchos casos los resultados esperados (11) (24) (25) (26).

El abordaje de este síndrome por medio de la Medicina Natural y Tradicional cobra cada día más seguidores en todo el mundo, en especial, la acupuntura constituye un proceder que con el decursar de los años ha demostrado su gran efectividad en el tratamiento de este cuadro doloroso (27) (28). Esta es una indicación en  pacientes que por diferentes causas no pueden ser sometidos a otros tipos de tratamientos convencionales con analgésicos, antinflamatorios o esteroides. La acupuntura constituye un proceder prácticamente inocuo y con escasas o muy pocas complicaciones  o reacciones secundarias, aunque pudieran existir complicaciones severas como heridas punzantes de órganos internos, sino se cumplen correctamente las normas de aplicación (29),  superando con creces a los tratamientos  occidentales de alivio del dolor.

Además del dolor en estos pacientes se presenta la  pérdida de la capacidad de trabajo o el retiro temprano trayendo consecuencias importantes para la sociedad y la economía (30). Los dolores de espalda constituyen un problema sanitario y socioeconómico de primer orden en la población trabajadora, estimándose que el 80 % de los trabajadores tendrán algún tipo de lumbalgia (31) (32) (33) (34) (35), considerándose además como una de las causas mas frecuentes de absentismo laboral y causando perdidas económicas considerables entre los trabajadores  (36) (37) (38) (39).

En las últimas décadas, la acupuntura se ha abierto paso en muchos países, como tratamiento de ciertas enfermedades resistentes a la terapéutica convencional de la ciencia médica ofreciendo resultados sorprendentes (40).

En el Seminario Interregional de la Organización Mundial de la Salud, efectuado en Beijing en 1979 se recomendó el uso de la Acupuntura en mas de 40 afecciones o enfermedades, basándose en la experiencia clínica y no necesariamente en investigaciones controladas (35), otros autores indican que puede resultar útil en el tratamiento de cefaleas, dolor de espalda baja, dependencias alcohólicas y parálisis (41).

Creemos necesario realizar una breve reseña de las principales teorías orientales antiguas que son el reflejo de las concepciones filosóficas de la época, y que y que constituyen la base  de la Medicina Tradicional:

Ø      Teoría Ying Yan: Plantea que el ying y el yan son las denominaciones que se les da a los dos principios fundamentales o fuerzas universales, siempre opuestas, pero, complementándose mutuamente, considerando que el hombre esta sano siempre que se mantenga el equilibrio entre estas dos categorías; apareciendo la enfermedad si dicho equilibrio se altera (10).

Ø      Teoría de los Cinco Elementos: Mediante esta teoría se trata de explicar las relaciones entre los hechos, las cosas, las materias y los seres del universo; sosteniendo que la madera, el fuego, la tierra, el metal y el aguaron los elementos que constituyen el mundo material.

Ø      Teoría Zang-Fu: Se refiere a los órganos internos, así como sus funciones generales y fisiopatología, clasificando a estos órganos en órganos Zang u órganos sólidos; y vísceras Fu, llamadas también órganos huecos.

Ø      Teoría de los meridianos: Plantea que los meridianos principales y secundarios son los conductores de la energía a través de todo el cuerpo, manteniendo en constante relación las funciones de los órganos y vísceras, con las actividades de músculos, huesos, piel, etc; permitiendo así una correlación  entre el exterior y el interior del cuerpo humano.

Ø      Teoría Qi-Xue y Jin-Ye: Plantea que estas son las sustancias fundamentales del cuerpo humano para mantener las actividades corporales normales. Qi es la energía, Xue la sangre y Jin-Ye los líquidos corporales (10).

La pregunta actual sería: ¿Cómo y por qué funciona la acupuntura? , trataremos en lo adelante de dar respuesta a esta interrogante.

Las antiguas teorías basadas en la simple acción refleja, son hoy insuficientes por la complejidad de las vías neurológicas. Esta situación se hizo más compleja al observar que también existen factores humorales involucrados en el proceso acupuntural (40).

 

Acción de la acupuntura en la Medicina Moderna.

1. En el tratamiento clínico del dolor, el efecto de la acupuntura es considerado categóricamente como bueno, este efecto ha permitido aplicar la analgesia acupuntural en operaciones quirúrgicas.

Acerca de esta analgesia se han obtenido los datos científicos siguientes

Ø      Al estimular el punto TC 8 aumenta la tasa de endorfinas en el líquido cefalorraquídeo y sangre.

Ø      La serotonina y la acetilcolina muestran un alza durante la remisión del dolor por acupuntura (10).

2. Influye en las funciones respiratorias. Si se aplica en los puntos VG 25 y VG 26 se refuerzan los movimientos respiratorios (10).

3. Influye en las funciones cardiacas. Regula el ritmo cardiaco siempre que este alterado. Tiene cierta influencia sobre las ondas P y el complejo QRS del electrocardiograma, en la onda T produce pocos cambios.

Estudios en animales a los que se les ha provocado infarto del miocardio y aplicado acupuntura en PC 6 la necrosis es considerablemente mas leve que en otros animales a los que no se les aplicó (10).

4. Influye en la excreción de orina. El punto R6 acelera la función de excreción de los riñones, en pacientes con enfermedades renales V23 acelera la excreción de orina (10).

5. Influye en la sangre. En pacientes con enfermedades inflamatorias influye en los leucocitos disminuyendo la cantidad aumentada, disminuyendo en uno o dos días descienden a los valores normales. Si la cifra de leucocitos es normal la acupuntura no cambia significativamente el número de estos.

Disminuye la tasa de colesterol en suero sanguíneo (10).

6. Influye en las glándulas endocrinas. En estudios realizados en animales la función de excreción de las glándulas sudoríparas después de aplicar acupuntura en E 36 aumentaba.

Regula las funciones de excreción de hormonas en el lóbulo posterior de la hipófisis y en los genitales.

Aumenta la producción y excreción de oxitocina (10).

Teoría neuroendocrina o endorfinergica.

Observaciones realizadas en el hombre y animales de experimentación han demostrado la presencia de respuestas humorales al aplicar la acupuntura. Estas sustancias, similares a la morfina, se conocen como endorfinas y encefalínas. Su efecto principal es la elevación del umbral del dolor de las estructuras o zonas en relación a los puntos de acupuntura estimulados.

El cerebro normalmente libera pequeñas cantidades de endorfinas, pero en circunstancias patológicas particulares esta secreción fisiológica es insuficiente para erradicar el dolor.

Se considera que la acupuntura actuando por intermedio de estas sustancias morfinomimeticas provoca una estimulación y facilitación de la liberación de endorfinas y

encefalínas reforzando su acción analgésica por la liberación conjunta de neurotransmisores agonistas  como la serotonina y la acetilcolina (43) (44).

 

 Teoría de Melzack y Wall.

Las teorías sobre la transmisión del dolor son numerosas. La más aceptada en la actualidad es la propuesta en 1965 por Melzack y Wall (45).  Ellos  sugirieron que existe una barrera o mecanismo de control que modula, ampliando o atenuando, los impulsos provenientes de la periferia hacia el sistema nervioso central. Cuando se estimula la piel se provocan impulsos nerviosos que son trasmitidos a tres regiones de la médula espinal:

1.      Células de la sustancia gelatinosa en el asta posterior.

2.      Fibras de la columna dorsal que proyectan al encéfalo.

3.      Primera célula de transmisión central (T) en el asta posterior.

La teoría propone:

Ø  La sustancia gelatinosa funciona como un sistema de puerta de control que modula los patrones aferentes antes de que ellos influyan en las células T.

Ø  Los patrones aferentes en el sistema de la columna dorsal actúan, en parte,  como un desencadenante del control central, el cual activa procesos selectivos que influyen sobre las propiedades moduladoras del sistema de puerta de control.

Ø  Las células T activan mecanismos neurales que incluyen el sistema de acción responsable de la percepción y respuesta.

Según la teoría cuando las fibras que trasmiten dolor (AB, delta y C) son estimuladas, los impulsos son conducidos a la sustancia gelatinosa y trasmitidos al encéfalo. De esta manera   pueden ser percibidos como dolor, mientras persista el mismo.

El alivio del dolor depende de la estimulación de las fibras gruesas mielinizadas (AB), las cuales normalmente trasmiten la percepción del tacto y la presión. La estimulación de las fibras gruesas mielinizadas resulta un  campo potencial negativo de efecto inicial inhibitorio para la transmisión nerviosa en la misma área de la sustancia gelatinosa donde las fibras del dolor hacen sinapsis, provocando una disminución de la transmisión o un cierre de la puerta del dolor.

Los estímulos nociceptivos que se trasmiten por las fibras delta y C ejercen una acción contraria, provocando un campo potencial positivo  a nivel de la sustancia gelatinosa de Rolando de efecto exitatorio, facilitando así la transmisión del impulso nervioso.

Esta teoría provee una explicación al fenómeno de estimulación con acupuntura, es decir, a través de la acupuntura se produce un estímulo de las fibras propioceptivas de alta velocidad (AB), el campo de potencial inhibitorio produce cierre de la compuerta que  bloquea a nivel de la neuroglia del asta posterior los impulsos ascendentes dolorosos(46). 

 

Teoría de Síndrome de adaptación general.

Hans Selye descubre la relación de diversos estímulos aplicados y la producción de síntomas. Los estímulos más diversos  provocan por igual la misma sintomatología dividida en tres etapas:

Ø      Reacción de alarma.

Ø      Reacción de resistencia.

Ø      Fase de agotamiento.

Estas fases constituyen el síndrome de adaptación general. El mérito de esta teoría es haber establecido el ciclo neurohormonal que interviene en la sucesión cronológica de estas etapas. Se conoce que el stress estimula, siguiendo diferentes vías a la hipófisis, esta estructura segrega ACTH, que estimula la corteza suprarrenal y establecer los mecanismos defensivos o inmunológicos. La aguja constituye  un estimulo de stress  capaz de poner en función el circuito hipotálamo-hipófisis-suprarrenal (45).

 

Teoría del reflejo víscerocutaneo

Los dolores de afecciones internas son siempre referidos a una zona cutánea, situada en un sector correspondiente que se llama “metámera”.  Un ejemplo conocido es la ulcera péptica gastroduodenal que puede producir dolor en el epigastrio o en la parte baja de la espalda. Esta situación puede explicarse en varias etapas:

Ø      Reflejo de axón: No requiere intervención de la médula espinal y determina vasodilatación producida alrededor de la aguja implantada en la piel.

Ø      Reflejo medular: la información entra por los cuernos posteriores y la respuesta sale por los anteriores en forma de reacción motora secretoria y vasomotriz.

Ø      Subcortical: El reflejo llega a estos centros  provocando una respuesta más elaborada.

Estos tres reflejos coexisten casi siempre en toda estimulación por acupuntura (43) (47).

En las enfermedades del Sistema Osteomioarticular, la aplicación de la acupuntura ha tenido un impacto extraordinario, por la  posibilidad que representa para el médico actuar de forma activa y eficaz contra el dolor, síntoma muy frecuente en las patologías de este sistema (48).

En la actualidad los trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo continúan siendo extremadamente comunes, representando un reto importante para los clínicos (49).

Dentro de todas las patologías del Sistema Osteomioarticular, las sacrolumbalgias o lumbalgias ocupan el primer lugar en demandas de consultas médicas, constituyendo la queja más frecuente dada por los pacientes a los médicos (50).

En el primer informe médico sobre el dolor lumbar (Hult. Suecia 1954) se menciona que este ocurre en el 64 % de los trabajadores de diferentes industrias, ocurriendo en una amplia variedad de ocupaciones sin que sea regla absoluta que esté relacionado con la industria pesada (18). El trabajo en posición sentada por varias horas, las malas posiciones, el mobiliario inadecuado, el levantamiento de objetos pesados, el empujes de cargas, la posición de trabajo de rodillas y las vibraciones generales, se pueden considerar como factores agravantes para padecer problemas lumbares (36) (51) (52) (53) (54) (55) (56).

Algunos datos epidemiológicos sobre el tema indican que los costos por lumbalgias en  Estados Unidos de América alcanzan entre 75 y 100 billones de dólares por año, con pérdidas laborales de 10 millones de días anuales. El 29 % de la población laboral suspende  sus  actividades debido a las lumbalgias, sin distinción de edad ni sexo (18).

Se estima que el 80 % de las personas tendrá algún episodio de lumbalgia durante su vida laboral (57) (58). De estos el 30 % tendrá episodios recurrentes (36); 8 de cada 10 personas ha padecido  dolor lumbar alguna vez en su vida. Una tercera parte de todas las afecciones musculoesqueléticas  y reumáticas están relacionadas con el dolor de espalda (18). 

En los años l998 y 1999, el dolor de espalda por lumbago, ciática o hernia discal ocupó el cuarto lugar (15 % de casos) entre los primeros 40 padecimientos referidos por la población cubana. En el sexo masculino ocupó el cuarto lugar de los casos con el 12.6 % y entre las mujeres cubanas representó el 17,1 % dentro de los primeros 40 padecimientos referidos por la población (59).

En muchas investigaciones sobre el tratamiento del dolor lumbar  por medio de acupuntura y otros métodos de la Medicina Natural y Tradicional se hace omisión, de la posible relación existente entre el síndrome doloroso lumbar y la ocupación o actividad laboral que realizan los sujetos. Existen escasas menciones de la relación entre el comienzo y la evolución de estos pacientes con los factores de riesgos a que están expuestos.

OBJETIVOS

1.      Establecer la relación entre algunos factores de riesgo presentes en la actividad laboral y la aparición del síndrome doloroso lumbar.

2.      Analizar si en la literatura revisada se establece relación entre estos factores de riesgo y la evolución del dolor lumbar en trabajadores tratados por acupuntura

 

 DISCUSIÓN

Las lesiones de la columna figuran entre los problemas de  Salud Publica más importantes de los países industrializados, representando para ellos una gran carga económica.

Si tenemos en cuenta que se trata del proceso que provoca con más frecuencia ausentismo por incapacidad laboral transitoria y que lleva implícito una gran carga psíquica, debemos concluir que tanto desde el punto de vista patológico, laboral y de la vida de relación del ser humano, tiene importancia capital, más aún cuando se presenta en la edad en que el individuo toma el acmé de su capacidad laboral, suponiendo estas lesiones el mayor número de bajas laborales y la lesión que más días bajas produce.

Entre las lesiones de la columna más frecuentes de causas laborales se encuentran la lumbalgia, cervicalgia, dorsalgia, y hernias del disco por este orden.(31)

Los síntomas lumbares han sido vistos en trabajos físicos pesados, especialmente cuando se transportaban materiales o cargas de forma manual (36), es conocido además que las lumbalgias están asociadas con ciertas actividades bien identificadas y por ello, un cierto estilo de vida o una determinada línea de trabajo pueden hacer que aparezcan o se exacerben. (36)

Las lesiones de la columna responden normalmente a multitud de factores, pudiendo ser estos laborales o extralaborales generalmente ambos se presentan conjuntamente. (31) 

Realizaremos ahora un análisis de los factores laborales que con mayor frecuencia se presentan en los trabajadores aquejados de lumbalgias.

En el trabajo de Gutiérrez Rubio y otros (36) plantean como principales factores de riesgo invocados para las lumbalgias: los antecedentes de lumbalgia, aptitud física global insuficiente, hábito tabáquico, poco desarrollo de la musculatura dorsal y resistencia al levantamiento de pesos, espondiloartrosis, espondilolistesis, escoliosis, hiperelasticidad articular y debilidad muscular abdominal, este último como un riesgo moderado, otros factores tienen un riesgo no predictivo, como la edad y un riesgo bajo como, la estatura y el sobrepeso.

En este mismo estudio se plantea que otros autores (Riminaki y Burdorf) concluyeron que los principales factores de riesgo para la lumbalgia son: el trabajo físico pesado, las posturas estáticas de trabajo, los empujones y movimientos violentos, las vibraciones, giros, trabajos repetidos y la carga repentina y asimétrica.

Ramos Palacin JJ, en su artículo Prevención de lesiones en la columna vertebral: Posturas inadecuadas (31) plantea como principales riesgos laborales los siguientes: posturas estáticas de trabajo con flexión del tronco, movimientos de flexión y extensión del tronco (enderezamientos) por manipulación de cargas.

Las lesiones derivadas de posturas o movimientos inadecuados en el lugar de trabajo pueden producir una incapacidad laboral en el trabajador, pero esta incapacidad viene determinada por el dolor que presenta el paciente a la movilización de la columna. (31)

Las posturas estáticas son más lesivas que los movimientos, puesto que la postura estática no permite disfrutar del tiempo de recuperación necesario, encontrándose todas las estructuras anatómicas en tensión constante.(31)

Dentro de la causa postural, el factor de riesgo fundamental será el tiempo de exposición al que se encuentra sometido el trabajador durante su jornada laboral.

En el artículo Factores de riesgo y patología lumbar ocupacional (36) se encontró que la posición de trabajo arrodillada tiene un papel desencadenante en la generación  de lumbalgias, siendo estos resultados estadísticamente significativos, aunque en otros artículos no se señala como posición de trabajo generadora de lumbalgias.

En este estudio, sus autores, encontraron otros factores de riesgos pero sin significación estadística, entre ellos la posición de trabajo en cuclillas, las posturas forzadas, la posición inclinada en el trabajo, la presencia de vibraciones y el transporte de cargas ligeras. (36)

En cuanto a las manipulaciones de cargas, tenemos que estas actúan como factores de riesgos en dependencia de:

Ø        Peso de la carga.

Ø        Frecuencia de manipulaciones.

Ø        Movimientos de flexión, extensión, lateralización y giro de la columna.

Ø        Grados de amplitud o simetría del movimiento

Ø        Desequilibrios que se producen debido a la inestabilidad o irregularidad de la base de sustentación, cambios inesperados del centro de gravedad de la carga.

Ø        Agarre de la carga.

En el estudio de Gutiérrez Rubio (36) se encontró que más de la mitad de los trabajadores que participaron en el mismo, transportaban cargas pesadas también fue significativo como factor de riesgo el empuje de cargas, se encontró significación también cuando el número de levantamientos de cargas oscilaba entre 25 y 50 veces durante la jornada laboral, debido a una utilización en exceso de la  musculatura de la columna dorsolumbar sin permitirle un tiempo de relajación suficiente para su reposo. Este mismo autor no encontró significación cuando el número de levantamientos era superior a 50 veces ó más al día, lo que puede estar determinado porque el número de trabajadores sometidos a esta situación sea muy bajo.

Existe un grupo de factores que están en controversia pues son encontrados por algunos autores como riesgos incrementados de lumbalgias y por otros no, tal es el caso de las posturas sentadas y el trabajo sedentario, en el trabajo de Gutiérrez Rubio no se considera la posición sentada como un factor de riesgo para la lumbalgia, este mismo autor manejó la variable trabajo sedentario en su estudio apareciendo como un factor generador  pero sin significación estadística.

Otros autores (55) tampoco han encontrado asociación entre el trabajo sentado y el dolor de espalda baja.

En nuestra práctica médica diaria hemos encontrado la elevada frecuencia con que son atendidos pacientes que aquejan dolor en la región lumbar y que al interrogar a los mismos podemos detectar que un gran número de ellos puede relacionar la aparición de dicho cuadro con actividades propias de la labor que realizan.

Con frecuencia se presenta este cuadro doloroso entre trabajadores que requieren estar sentados durante largos períodos de tiempo, observando su aparición elevada entre choferes profesionales, aunque en los estudios anteriormente mencionados no se considera como un factor de riesgo entendemos que el mismo debe tenerse en cuenta a la hora de realizar un estudio sobre factores de riesgos laborales de patologías lumbares, si analizamos además que estos choferes durante su labor diaria están sometidos a vibraciones, ambos factores se pueden superponer y actuar combinadamente en el desarrollo de este cuadro doloroso, en  la atención brindada por nosotros a los trabajadores  de la OEE Augusto Cesar Sandino, perteneciente a la asociación ASTRO, hemos podido observar que los choferes de esta unidad presentan con elevada frecuencia dolores en la región lumbar y que no relacionan su aparición con la realización de ningún esfuerzo físico, sino que se presenta sobre todo entre los chóferes de rutas largas que los obligan a permanecer sentados durante largos períodos de tiempo mientras manejan por lo que entendemos que en los mismos influye la posición sentada durante tiempo prolongado y la exposición a vibraciones a que se ven sometidos estos trabajadores.

Existen estudios en chóferes profesionales de camiones (60) que han encontrado hasta un 35 % de padecimientos de síndrome doloroso lumbar lo cual esta relacionado con la postura sentada durante períodos prolongados y la exposición a las vibraciones que presentan estos trabajadores.

Investigaciones previas (36) plantean que las vibraciones no tuvieron significación estadística otros autores como Piazzi A y colaboradores (61) encuentran que el trabajo de un chofer de camión requiere sentarse en una postura fija por largos períodos de tiempo cuando manejan, esta posición lleva en si a una exposición completa del cuerpo a vibraciones, además durante las operaciones de carga y descarga existe un sobrepeso en la columna dorsolumbar, en este estudio se encontró también un riesgo 4 veces mayor de hernia discal que el del control poblacional.

En un articulo revisado (56) sus autores Bovenzi y Hulshof mostraron que la exposición ocupacional a la vibración de todo el cuerpo (WBV) esta asociada con un riesgo incrementado de dolor lumbar.

Hasta aquí hemos visto la relación existente entre la actividad laboral y la sacrolumbalgia, así como la relación entre los diferentes factores de riesgo laboral relacionados con este síndrome, veamos ahora como se han comportado el análisis de estos factores de riesgo al tratar a pacientes aquejados de dolor lumbar que han sido tratados con Acupuntura.

Boch Valdés y colaboradores (62)  así como Álvarez Sintes y otros (63) han encontrado evolución muy favorable entre los pacientes tratados con esta técnica de tratamiento, sin embargo en ambos estudios tampoco se establece relación entre estos factores de riesgo laboral y la aparición y evolución del cuadro doloroso lumbar.

En la Clínica del Dolor del Hospital Clínico Quirúrgico 10 de Octubre se estudiaron 1858 pacientes con el diagnóstico de osteoartrosis de la región lumbar, aplicándosele a los mismos tratamientos con acupuntura y electroacupuntura, se realiza un minucioso estudio de la evolución de los pacientes tratados con ambas modalidades de tratamiento, estableciéndose variables necesarias para el estudio, como edad, sexo, hábitos tóxicos, características del dolor, tiempo de evolución del mismo, escala analgésica del dolor antes y después del tratamiento, pero sin embargo no se incluye en el estudio la relación entre el cuadro de dolor que presentaban estos pacientes y su relación con los diferentes factores de riesgo laboral relacionados con este cuadro, lo que sin lugar a dudas enriquecería mucho mas este estudio.

Vemos así que a pesar de existir una gran relación entre la actividad laboral y la aparición del dolor lumbar, no se ha tomado en cuenta en numerosos trabajos investigativos realizados y en los que se ha estudiado la evolución del dolor lumbar en pacientes tratados con acupuntura, por lo tanto se hace necesario la realización de estudios en los cuales se incluyan los diferentes factores de riesgo laboral relacionados con la aparición del cuadro doloroso lumbar y cómo se comportaría la evolución de este dolor al tratar por acupuntura, a población trabajadora expuesta a estos riesgos.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Diccionario Terminológico de Ciencias Médicas. La Habana. Edit Científico- Técnica.1984: 300.

  2. Lugones Bottel M, Quintana Reverón TY. El dolor, su expresión en artes y letras. Rev Cubana Med Gen Integr 1997; 13 (1): 81-86.

  3. Mendoza Rojo C. Dolor agudo y crónico: significación, diagnóstico, y su tratamiento por neuromodulación acupuntural. Segundo Encuentro Nacional de Acupuntura. Folleto. Hospital Psiquiátrico de la Habana.1993.

  4. Boch Valdés F. Clínica del Dolor: Su desarrollo en Cuba. Avances Médicos de Cuba 1999; Año VI No 17: 34-36.

  5. Pérez Pérez I. Ese síndrome llamado dolor. Avances Medicos de Cuba 1996; 3 (8): 22-23.

  6. Suárez E. El control del dolor: asunto muy serio. http//Hipócrates.tripod.com/artigos/controldeldolor.htm. 21 Enero 2002.

  7. Farreras Rozman. Medicina Interna. Madrid España: Ed Harcourt SA, 2000;6.TI:47-49.

  8. Boch Valdés F, Rabí Martínez MC, Hernández Arteaga M, García Jacomino JC. Resultados obtenidos en pacientes con dolor sometidos a tratamiento. Rev Cubana Med Gen Integr 2001; 17 (2): 149-54

  9. Banderas Vargas TJ. Eficacia de la auriculoterapia y combinación de auriculoterapia y tuina en la bursitis del hombro. Rev Cubana Enfermer 2001; 17 (1): 14-9.

  10. Álvarez Díaz TA. Acupuntura. Medicina Tradicional Asiática. La Habana: Ed. Capitán San Luis, 1992: 1.

  11. Boch Valdés F, Rabí Martínez MC, Hernández Arteaga M, García Jacomino JC. Acupuntura y electroacupuntura en el alivio del dolor de la osteoartrosis de la región lumbar. Rev Cubana Med Gen Integr 2001; 17 (2):143-8.

  12. Wong JY. Acupuncture in the management of pain of musculoskeletal and  neurologic oring. Phys Med Rehabil Clin N Am 1999; 10 (3): 531-45.

  13. Rigol OA. Manual de Acupuntura y Digitopuntura para el Medico de la Familia. La Habana: Ciencias Medicas, 1992: 1-2.

  14. Álvarez Simo E. Tratado de Acupuntura. Madrid: Artes Graficas SA, 1983; T I: 32-50.

  15. Sardiñas Crespo R, Avila Lopez J, Luna Iturralde A, Herrera Peralta HM. Acupuntura y Sacrolumbalgia. Rev Cubana Med Gen Integr 1993; 9 (3): 291-96.

  16. Pérez Carballás F. Manual de Acupuntura. La Habana: MINSAP, 1980.

  17. Boch Valdés F. La Medicina Tradicional y Natural en Cuba. Resumed 1999; 12 (1): 3-6.

  18. Dolor lumbar. http//www.drscope.com/privados/pac/generales/pdl/1/dolor/html/21-1-2002.

  19. Martínez Páez J. Nociones de Ortopedia y Traumatología. La Habana: Ed. Ciencia y Técnica,1971; II: 409

  20. Rebolledo M et al. Factores psicosociales en pacientes con dolor lumbar accidentados del trabajo. Bol. Cient. Asoc.Chil.Segur 1999; 1 (1): 63-65.

  21. Birch S, Sherman K. Zhong Yi acupunture and low back pain: traditional Chinese Medical Acupunture differential diagnose and treatment for chronic lumbar pain. J Alterm Complement Med 1999; 5 (5): 415- 25.

  22. Hernández LA. Texto Básico de Reumatología Clínica. Salvat SA, 1988: 170-72.   

  23. Strong Maria Isabel. Lombalgias cronicas em trabalhadores da saude : a experiencia da Escola de Coluna do Hospital das Clinicas da Faculdade de Medicina de Univertsidade de Sao Paulo. Sao Paulo; sn; 2002. Tesis presentada en la Universidad de Sao Paulo.

  24. Padrón Martinez R, Suárez Martín R, González Martínez G, Pérez Carballas F. Acupuntura su valor en el tratamiento de la Sacrolumbalgia. Rev Cub Med 1989; 28 (5).

  25. Álvarez Cambras R. Ortopedia y Traumatología. Ciudad Habana: Instituto Superior de Ciencias Medicas, 1983; T 2: 32-45.

  26. Malmivaara A. et al. The treatment of acute. Low  back  pain. N Engl J Med 1995; 332 (6):351-55.

  27. Lu AW: The use of warm Acupuncture plus cupping therapy for low back pain. American Journal of Acupuncture 1996; 24(2): 5-10.

  28. Zhang Y, Wang X. 56 cases of disturbance in small articulations of the lumbar vertebral treated by Acupuncture. Journal Chinesse Medicine 1994; 14 (2): 115-20.

  29. Groot M. Acupuncture: complications, contraindications and informad consent. Forsch Komplementarmed Klass Naturheilkd 2001; 8 (5): 256-62.

  30. Felipe Moran A. Criterios científicos actuales en el tratamiento del paciente con hernia discal lumbar. Rev Cub Med Milit 2001; 30 (1): 27-35.

  31. Ramos Palacin JJ. Prevención de lesiones en la columna vertebral. Posturas inadecuadas.

  32. Catala CE et al. Actualización en el tratamiento de la Lumbalgia. Protocolo de la Universidad de terapia del dolor del Hospital Universitario de la Sta Creu I Sant Pau. Barcelona: Ed Forum Syntex; 1995: 31-40.

  33. Papageorgiou Ac, Croft PR, Ferry S, Jayson MI, Silman AJ. Estimating the prevalence of low back pain in the general population. Evidence from the South Manchester Back Pain Sourvey. Spine 1995; 20 (17): 1889-94.

  34. Leboeuf Y de C, Lauritsen JM. The prevalence of low back pain in the literature. A structured review of 26 Nordic studies from 1954 to 1993. Spine 1995; 20 (19): 2112-18.

  35. Álvarez Gómez JA. Tratamiento acupunctural en la sacrolumbalgia. Ciudad Habana. 1997. Tesis para optar por el título de Master en Medicina Natural y Tradicional.

  36. Gutiérrez Rubio A, Del Barrio Mendoza A, Ruiz Frutos C. Factores de riesgo y patología lumbar ocupacional. Mapfre Medicina 2001; 12 (3): 204-13.

  37. Salinas Tovar S, Lozada Montoya ME, López Rojas P, Hernández Leyva B, Lopez Marmolejo A, Martin Cotoñieto A. Esguince lumbar por accidentes de trabajo en trabajadores de la industria química y de otras actividades económicas. Mapfre Medicina 2002; 13 (1): 30-35.

  38. Plaja Masip J et al .Diagnostico y tratamiento conservador de las lumbalgias. Departamento de Marketing Services de Kalifarms SA 1995: 3.

  39. Park H, Sprince NI, Whitten PS, Burmetster LF, Zwerfin GC: Risk factors for back pain among male farmers: analysis of lowa farm family health and Hazard surveillance study. Am J Ind Med 2001; 40 (6): 646-54.    

  40. Jarasuriya A. Acupuntura clínica. Sri Lanka: Medicina Alternativa International, 1990: 20.

  41. Mayer DJ. Acupuncture: an evidence based review of the clinical literature. Annu Rev Med 2000; 51: 49-63.

  42. Lee TL. Acupuncture and chronic pain management. Ann Acad Med Singapore 2000; 29 (1): 17-21.

  43. Beinfield H, Korngold E. Between Heaven and Herat. A Guide to Chinese Medicine. New York: Ballantine Books, 1992: 240.

  44. Escribano I. La Acupuntura se abre camino en la Medicina. http//www 2.la nacion.com.ar/99/03/13 g 17htm.8-1-2003.

  45. Sussman JD. Acupuntura: Teoría y Practica. Buenos Aires: Ed Kier SA; 1984.

  46. Pérez Carballás F. Neurofisiología. Acupuntura. Conferencia Magistral. Clínica del Dolor. Hospital Clínico Quirúrgico 10 de Octubre. 1996.

  47. Paud Chen Niu de Libenthal. Munual de Acupuntura. 4 ta edición. Buenos Aires: Ed. El Ateneo, 1984: 3-6.

  48. Schnitt H,  Zhao JQ,  Brocal DR,  Kaps HP. Acupuncture treatment of low back pain. Schmerz 2001; 15 (1): 33-7.

  49. Yassi A. Work related musculoskeletal disorders. Curr Opin Rheumatol 2000; 12(2):124-30.

  50. Astrand-Rodahl. Fisiología del trabajo físico. Buenos Aires: Ed. Medica Panamericana, 1992; 211-27

  51. Jiménez S. ¡Me duele la espalda¡.http//www.nación/com/viva/2001/nov 19/var 1.htm. 21-1-2002.

  52. Nahitb ES, Macfarlane GJ, Pritchard CM, Cherry MM, Silman AJ: Short term influence of mechanical factor on regional musculoeskeletal pain: a study of new workers from 12 occupational groups. Occup Environ  Med 2001; 58 (6): 374-81.

  53. Johanning E. Evaluation and management of occupational low back disorders. Am J Ind Med 2000; 37 (1): 94-111

  54. Keyserling WM. Workplace risk factors occupational musculoeskeletal disorders, Part 1: A review of biomechanical and psychophysical research on risk factors associated with low back pain. AIHAJ 2000; 61 (1): 39-50.

  55. Hartuigsen J, Leboeufyde C, Lings S, Corder EH. Is sitting-while at work associated with low back pain?. A systematic critical literature review. Scand J Public Health 2000; 28 (3): 230-9.

  56. Bovenzi M, Hulshof CT. An update review of epidemiologic studies on the relatioship between exposure to whole body vibration and low back pain (1986-1997). Int Arch Occup Environ Health 1999; 72 (6): 351-65.

  57. Castro Duno, María Pastora, Louro Gonzalez A. Lumbalgia. Guías Clínicas 2002; 2 (15).http://www.fisterra.com/guias2/lumbalgia.htm#hablamos.17/1/2003.

  58. López Sastre Núñez A, Gonzalo Orden JM, Rodríguez Altonaga JA, Gonzalez del Río V. Fusión lumbar anterior minimamente invasiva. Estudio experimental en cerdos. Mapfre Medicina 2000; 11 (4): 237-245.

  59. MINSAP. Anuario Estadístico de Salud. C. Habana: Ed Artes Graficas.2000. 91-3.

  60.  Mandic V, Ostojic K. Approach to treatment of lumbar pain syndfromes and criteria of evaluating driving capability in professional drivers of large motor vehicles. Reumatizam 1991; 38 (5-6): 69-71-

  61. Piazzi A, Bullino G, Mattioli S. Spinal pathology in self-employed truck drivers. Med-lav 1991, Mar-Apr; 82 (2): 122-30.

  62. Boch Valdés F, Rodríguez Mantecon A, Fernández Suárez L, Méndez García J. Utilidad del método de acupuntura en el tratamiento de la lumbociatalgia. Rev Cub Ort Traumat 1989; 3 (3).

  63. Álvarez Sintes R, Cruz Romero F, Álvarez Sintes R. Valoración terapéutica y económica de la acupuntura en un Consultorio Medico de la Familia. Rev Cubana Med Gen Integ 1994; 10 (4): 407-12.

 

INSTITUTO SUPERIOR DE CIENCIAS MÉDICAS DE LA HABANA

FACULTAD DR.  SALVADOR ALLENDE

AUTORES:
                     Dr. JESÚS PINTOS VALLUERCA

                     ESPECIALISTA EN MEDICINA GENERAL I NTEGRAL.

                     PROFESOR ASISTENTE.FAC. DR. SALVADOR ALLENDE

 

                    Dra. MARIA DE LOS ANGELES DIAZ CASTELLON

                    ESPECIALISTA EN MEDICINA GENERAL I NTEGRAL.

                    PROFESOR ASISTENTE.FAC. DR. SALVADOR ALLENDE

 

                 Dra. IRENE CEPERO ABREU

                ESPECIALISTA EN MEDICINA INTERNA

                PROFESOR INSTRUCTOR. FAC. DR. SALVADOR ALLENDE

ABRIL 2005.


Enviado por Dra. Maria de los Ángeles Díaz Castellón y Otros Autores
Contactar mailto:bib.hgcejm@infomed.sld.cu


Código ISPN de la Publicación: EEEAykluEAZFufyvnt
Publicado Friday 24 de June de 2005