Secciones

Medicina y Salud

Enfermedades

Anatomía

Biología

Nutrición

Ingeniería

Química

Física

Tecnología

Astronomía

Lógica y Matemática

Más Publicaciones

Publicar Artículos

Eventos

Enlaces

Acceso venoso epicutaneo en recien nacidos. Colocacion del cateter “Silastic” por via epicutanea en recien nacidos


Enviado por Dr. Carlos Veleda Fernández y Lic. Isabel Olmo Palma
Código ISPN de la Publicación: EEFEyVuEEABMYGjvGe


Resumen: El numero de recien nacidos gravemente enfermos y preterminos de muy bajo peso con una edad gestacional cada vez menor ha ido en aumento en los ultimos anos. Estos neonatos requieren cuidados intensivos para resolver problemas cada vez mas complejos y su supervivencia depende, en muchas ocasiones, de los cuidados relacionados con el acceso venoso que permita mantener los tratamientos durante tiempo.


   

  

                          

El numero de recién nacidos gravemente enfermos y preterminos de muy bajo peso con una edad gestacional cada vez menor ha ido en aumento en los últimos años. Estos neonatos requieren cuidados intensivos para resolver problemas cada vez más complejos y su supervivencia depende, en muchas ocasiones, de los cuidados relacionados con el acceso venoso que permita mantener los tratamientos durante tiempo

Son muchas las dificultades que ocasiona la obtención y mantenimiento de una vía endovenosa adecuada en recién nacidos gravemente enfermos o muy pequeños, razones suficientes para pensar en adecuar técnicas que nos ayuden a lograr los objetivos siguientes:

Ø     -Obtener una vía endovenosa confiable y duradera.

Ø     -Disminuir el número de punciones, reduciendo el riesgo de infección y trauma para el paciente                             .

Ø     -Reducir la incidencia de complicaciones por extravasaciones.

 Ø     -Evitar canalización quirúrgica. (Esta anula el trayecto   canalizado de por vida )  

Canalización Epicutánea

Es un procedimiento que permite acceder a una vía endovenosa por  punción,  colocando en la misma, a través de la luz de una aguja, un catéter de silastic. En Cuba fue introducida esta técnica en el año 1995 en los hospitales pediátricos. Se demostró fehacientemente el beneficio de este procedimiento y se le incorporaron además normas utilizadas en estos hospitales que contribuyeron al mejor funcionamiento del catéter venoso.

Desde su introducción por Shaw, la técnica de cateterización venosa central percutánea con catéter de silicona se ha mostrado como un procedimiento eficaz y seguro que evita sufrimientos innecesarios, ya que suprime las múltiples punciones e inmovilizaciones y es un procedimiento de enfermería útil, eficaz y de fácil aprendizaje.

Indicaciones

-Tratamiento parenteral prolongado.

-Nutrición parenteral. (Lípidos, Aminoácidos, etc.)

-Soluciones hiperosmolares.

-Infusión de drogas vasoactivas.

-Drogas que requieren infusión contínua.

 -Pacientes que requieren cirugía cardiovascular.

-Patologías con ayuno prolongado. (Enterocolitis necrotizante.)

-Otras patologías quirúrgicas (ayuno, post-operatorio, atresia esofágica o duodenal, etc.)  

Condiciones del Paciente 

-Dentro de un rango térmico neutro. (Usar fuente de calor si es necesario)

-Hemodinámicamente estable. (Normotenso y con valores de hematocrito normales.) 

-Valorar las alteraciones metabólicas.

Posición del Paciente 

Debe ser una posición adecuada para poder realizar el procedimiento cómodamente (decúbito dorsal) si fuera necesario, realizar inmovilizaciones con vendas, sábanas, etc.

Posición del Catéter

Posición del Catéter

Idealmente debe estar colocado en vena cava superior, a la entrada de la aurícula derecha, pero no dentro de ella.

 Sitios de Inserción 

1.- Basílica: Fácil de llegar a posición central, menor riesgo  de  complicación en la inserción.

2.- Cefálica: Igual acceso que la basílica, excepto por la dificultad para llegar a posición central, por presentarse estrechez al llegar a la subclavia.

3.- Axilar: Medial y anterior a la arteria axilar. Riesgo de canalización de arteria. Potencial riesgo de neumotórax.

4.- Auricular: Posterior, temporal superficial. Difícil el trayecto para llegar a posición central.

5.- Yugular externa: Mayor posibilidad de sangrado, mayor dificultad en la posición del paciente, mayor posibilidad de sangramiento.

Tipo de Catéter 

En el mercado existe el set de percutánea, armado para su inserción, con un sistema seguro de unión entre el catéter y el sitio de  colocación de la guía del suero.

Materiales Necesarios  

Campo  estéril. (Mesa con paño estéril)

Dos batas, gorro y tapabocas.

Guantes (dos pares) de número idóneo al operador.

Solución Antiséptica. (Iodopuvidona 10%)

Solución jabonosa (Clorhexidina, Ibitane)

Gasas.

Compresas fenestradas (Paño hendido)

Solución fisiológica.

Jeringuilla de 1ml y 2,5 ml.

Material según catéter. (Equipo de set percutáneo)

Solución a administrar.

Cinta adhesiva hipoalérgica.

Apósito plástico estéril.

Recipiente para desecho. (2)

Material para sujetar al niño.

Mantenimiento y cuidados

-Registrar: fecha, hora, sitio de canalización, y si es posible, los cm. introducidos.

-Complicaciones surgidas y medidas tomadas.

-Cura del punto de inserción.

-Cambio del apósito cada 48 horas, y/o siempre que sea necesario.

-Cambio de llave de tres pasos y sistemas cada 24 horas, observando correcta posición y posibles desconexiones.

-El catéter debe tener siempre infusión contínua. No se recomienda el uso de forma intermitente.

-Evitar la aparición o introducción de burbujas de aire mediante el purgado correcto del sistema.

-Verificar por turno  el volumen de perfusión, que debe coincidir con la indicada, flujo, límites de alarmas de presión en las bombas y permeabilidad.

-Observar presencia o no de flebitis y si clínica de sepsis, tomar hemocultivo de sangre periférica, cultivar conexiones y punta del catéter si ésta se retirara.

-Cada vez que se acceda al catéter debe hacerse de forma estéril y cubrir las conexiones de la parenteral con gasa estéril seca.

-Los catéteres producen menos complicaciones tromboembólicas si se usa heparina a razón de 1 ud / ml de infusión.

Procedimiento

Elegido el sitio de punción, se procederá a la higiene y antisepsia de la zona. Se recomienda lavar primero con clorhexidina, para asegurarnos de descolonizar la piel. Luego se realiza antisepsia con iodopuvidona al 10 %, teniendo la precaución de dejar actuar por contacto 60 seg. y enjuagarlo con agua destilada en prematuros pequeños.

Mientras el operador se viste y prepara el catéter, el ayudante mide desde el sitio de inserción a la posición central, entre el segundo y tercer espacio intercostal, vena cava superior a la entrada de la aurícula derecha, así sabremos la longitud del catéter que debe ser introducida.

Una vez vestido el operador, coloca la compresa lisa con el catéter purgado, con solución fisiológica cargada en la jeringuilla de 2,5 ml, la pinza y la aguja cerca del paciente. Luego coloca sobre el sitio de punción la compresa fenestrada, realizando la segunda antisepsia con iodopuvidona, siempre desde el centro a la periferia.

Comprobar la permeabilidad del catéter, infundiendo el mismo con solución fisiológica, y verificando que no se pierdan ninguna de las conexiones.

Efectuar la punción del vaso seleccionado con la aguja g-14. Una vez obtenido el retorno venoso, introducir el catéter, primero de forma normal, y luego ayudado con la pinza, siempre en la línea de la aguja introducida y hasta la medida que se tomó previamente para llegar a la posición central.

Retirar con sumo cuidado la aguja sin tirar del catéter. Tener especial precaución con la extremidad proximal del catéter y su conexión con el prolongador.

Lavar el catéter para verificar permeabilidad. (Utilizar jeringuillas de volumen pequeño de 1ml o 2,5ml)

Fijar el catéter con un bucle sin ejercer tracción. Proteger el sitio de punción con un trocito de gasa estéril y usar un apósito transparente estéril.

Antes de proceder a la infusión contínua se controlará la correcta posición del catéter, mediante radiografía.

Si es necesario extraer algún cm. del catéter tras control radiográfico, hacerlo siempre de forma estéril.

 Ventajas

-No se liga ningún vaso.

-Una vez retirado el catéter, la circulación no se altera.

-No requiere herida quirúrgica.

-Disminuye el riesgo de infección en el sitio de inserción y no deja cicatriz.

-Es un procedimiento rápido y fácil de realizar.

Desventajas

-Tener que realizar la punción con una aguja calibre 19, con posibilidad de sangrado, sobre todo en prematuros.

-El catéter no está fijado, por lo que se corre el riesgo de que se deslice al curarlo o manipularlo.

Consideraciones Generales

-Estricta técnica estéril.

-Correcta inmovilización del paciente.

-Control del paciente durante el  procedimiento, evaluación de los niveles de oxígeno y tolerancia al procedimiento.

-Medir correctamente la longitud del catéter a introducir, para no tener que movilizarlo una vez colocado.

-Control radiológico posterior.

-No realizar extracciones de sangre.

-No doblar el catéter en la fijación.

Conclusiones

Esta técnica sencilla en su colocación, es de suma importancia para la sobrevida de los pacientes, especialmente para los prematuros pequeños. Es muy importante poder disminuir la morbilidad asociada a las canalizaciones como la infección, circulación colateral y los trombos.

La clave para tener buenos resultados en el desarrollo de ésta técnica es realizarla de forma precoz y programada, cuando el paciente tiene sus accesos venosos intactos.

El cuidado posterior que se brinde a esa vía permitirá que no se infecte, ni tener accidentes como: oclusión, desconexión o infiltración.

La utilización de heparina disminuirá el riesgo de trombos y la posición correcta el de perforaciones que pueden conducir a hidroneumotorax o hidropericardio.

 

Bibliografía

 1.- Sola a. Rogido M. Cuidados especiales del feto y el recién nacido. Vol.  

     II. Ed. Interamericana, 2001. Pp. 1655.

2.-Duharte N. H. Material Impreso. Accesos Venosos. Taller. Buenos

    Aires.Ed. Garrahan. 1995.

3.-López A. Pasantía. Hosp.. Gregório Marañon. Madrid. 1998.

4.-Castro, L. F.: Beneficios del cateter Epicutáneo en el recien nacido. Rev.

    Cub. Enfermeria. 2004; 20(2)

5.- Shaw JLC. Parenteral nutrition in the management of sick low birth

    weight infants. Pediatr Clin North Am 1973;20:333-58.

6.-Neubaver AP. Percuneous central iv in the neonate: experience with 535

    silastic catheter in newborns. J Parenter Nutrit1995;19:151-5.

7.-Rodríguez Quiroga E. Utilización de catéteres percutáneos en        

    neonatología: inserción de los catéteres. Bol Med Hosp Infant Mex             

    1993;50:162-6.

Autores:

Dr. Carlos Veleda Fernández.

Especialista 1er Grado en Neonatología. Hospital Materno “Tamara Bunke”.Profesor Instructor. ISCM. Santiago de Cuba.

Lic. Isabel Olmo Palma. Enfermera J’ Servicio de Neonatóloga. Hospital Materno “Tamara Bunke”. Licenciada en Psicología.


Enviado por Dr. Carlos Veleda Fernández y Lic. Isabel Olmo Palma
Contactar mailto:drt@cubatel.cu


Código ISPN de la Publicación: EEFEyVuEEABMYGjvGe
Publicado Thursday 10 de November de 2005