Secciones

Medicina y Salud

Enfermedades

Anatomía

Biología

Nutrición

Ingeniería

Química

Física

Tecnología

Astronomía

Lógica y Matemática

Más Publicaciones

Publicar Artículos

Eventos

Enlaces

Sindrome de Intestino Corto, presentacion de un caso


Enviado por Yennier Peillón Gamboa
Código ISPN de la Publicación: EEZFlAEllybXseFdVs


Resumen: El intestino corto esta asociado a perdida o disfuncion del intestino delgado por reseccion del mismo, que causa diarreas, transito intestinal acelerado, malabsorcion intestinal, y eventualmente la perdida de peso y el desgaste muscular.


   

  

Índice
Resumen
Introducción
Objetivos
Presentación del Caso 
Desarrollo
Definición del Síndrome de Intestino Corto
Procesos que pueden ser causa de un Síndrome de Intestino Corto
Consideraciones fisiológicas del intestino
Adaptación
Valoración Clínica
Estrategias del tratamiento nutricional
Alimentación
Conclusiones
Recomendaciones
Bibliografía

Resumen
El intestino corto está asociado a pérdida o disfunción del intestino delgado por resección del mismo, que causa diarreas, tránsito intestinal acelerado, malabsorción intestinal, y eventualmente la pérdida de peso y el desgaste muscular. El objetivo de este trabajo fue actualizar el conocimiento acerca de este síndrome. Se realiza una revisión del tema de intestino corto donde se refiere a su definición, causas fundamentales frecuentes e infrecuentes, cómo se adapta el intestino a la resección de diferentes extensiones y a sus consecuencias fisiopatológicas. Se hacen una valoración clínica, con el interrogatorio médico, revisión minuciosa de la historia clínica para cuantificar la capacidad de absorción. Se habla de los síntomas y signos de deficiencia nutricional. Se explican las estrategias del tratamiento, que tienen 3 etapas de evolución clínica. Se concluye que se indica la dietoterapia adecuada según el estado nutricional del paciente y la resección intestinal realizada, evitando las complicaciones para lograr una calidad máxima de vida. 

Palabras clave: Intestino corto, malabsorción, deficiencia nutricional, dietoterapia.

Introducción
La necesidad de integrar en un documento los aspectos clínicos necesarios del Síndrome de Intestino Corto para el mejor conocimiento y aplicación práctica en el diagnóstico de las principales complicaciones debidas a resección masiva de intestino, constituyó una intensa motivación, obligada además al conocer la gran frecuencia de alteraciones locales y generales por dicha situación y la dispersión en la enseñanza-aprendizaje de los diferentes aspectos básicos y clínicos.

De esta manera realizamos una investigación bibliográfica que exponemos a su consideración.

Objetivos
Objetivo General:
· Describir conducta a seguir ante un paciente con Síndrome de Intestino Corto.

Objetivos Específicos:
· Definir el concepto del Síndrome de Intestino Corto
· Mostrar el cuadro clínico y conducta médico- quirúrgica de la paciente del estudio
· Identificar las causas del Síndrome de Intestino Corto
· Describir: 
    - Factores de riesgo
    - Consideraciones fisiológicas del intestino
    - Efecto de la resección 
    - Consecuencias fisiopatológicas
· Definir la nutrición postoperatoria

Presentación del Caso
Luego de egresar viva una paciente que presentó un síndrome de intestino corto y teniendo en cuenta la alta mortalidad que presenta , lo difícil que se hace su manejo, por el cortejo de complicaciones que aparecen, nos dimos a la tarea de realizar una revisión exhaustiva y actualizada, para mejorar el diagnóstico y tratamiento del mismo .

Le presentamos sus antecedentes, cuadro clínico, examen físico, la conducta quirúrgica y el tratamiento postoperatorio, así como la dieta empleada sin incluir hiperalimentación parenteral porque al ser dada de alta de la sala de terapia intensiva no fue utilizada en sala abierta. 

Fecha de ingreso: 30 de febrero del 2006.
Fecha de egreso: 10 de abril del 2006.

Paciente femenina de 68 años , procedencia rural, con antecedentes de HTA hace mas menos 20 años, tratada con Hidroclorotiazida, Captopril y Clorodiazepóxido, trastornos de la circulación hace mas o menos 9 años para lo cual llevaba tratamiento con Rutascorbín y Venatón, de dolores articulares tratados con Naproxeno y Piroxicam, y de haber sido operada de Apendicitis Aguda hacía más o menos 4 días, antes de su complicación .

Al ingresar presentaba, dolor intenso en FID que inició en epigastrio, mantenido, que luego se trasladó a fosa ilíaca derecha haciéndose constante sin irradiación, que no se aliviaba con analgésicos, se le diagnostica una Apendicitis Aguda y se opera de urgencia. Pasados 2 días de operada comenzó con diarreas semilíquidas oscuras con flema el primer día, después con sangre (cantidad desconocida), fiebre de 39 grados, toma del estado general y de la conciencia, dolor abdominal mantenido acompañado de vómitos numerosos. 

APP: Menarquia 14 años
       Menopausia 48 años
       No fuma, bebe café a veces

APF: Madre con Artritis Reumatoide

Alergia a Medicamentos: N/R

Examen Físico

Mucosas: Hipocoloreadas y secas.

Piel: Fría con gradiente térmico

Aparato Respiratorio: No estertores, polipnea marcada, FR 40lat/min. 

Aparato Cardiovascular: Ruidos cardíacos arrítmicos, soplo mitral grado 3/6, taquicardia sinusal 100lat/min, TA 100/70 mmHg. 

Abdomen: Distendido, poco depresible muy doloroso a la palpación superficial y profunda, con reacción peritoneal de forma difusa (Gueneau de Musy), Holtman positivo, RHA ausentes, herida quirúrgica sin alteración.

Por el examen físico y los antecedentes de la paciente, o sea; su toma del estado general, polipnea, taquicardia, estado de Shock Mixto decidimos realizar laparotomía de urgencia, donde se evidencia una Trombosis arterial y venosa de la mesentérica superior por lo que se le practica una resección masiva de intestino delgado quedando como remanente 20-25cm de yeyuno e íleon y todo el intestino grueso, se conserva la válvula ileocecal.

Fue trasladada a una sala de terapia intensiva por su estado grave, y el riesgo de complicaciones postoperatorias, por sus antecedentes y la intervención quirúrgica realizada (resección masiva del intestino delgado).

Durante la fase postoperatoria inmediata se mantiene ingresada en la sala de terapia intensiva , luego de rebasar el Shock mixto ,y mejorar su estado grave, se abre la vía oral y se traslada a sala de cirugía , donde mediante un balance hidroelectrolítico adecuado, y administración de tratamiento vitamínico y de dieta enteral ,comenzamos a estabilizar la paciente .Rebasa la primera fase sin complicaciones , pero ya en la segunda fase , la de adaptación inicial por no haberse realizado nutrición parenteral, comienza con el cuadro clínico típico del Síndrome de intestino corto o sea desnutrición proteico energética, asociado a cuadro diarreico mantenido que agravaba aún más su situación, la mantenemos en sala abierta ,y comenzamos a corregir los desequilibrios del medio interno ,con realización de un balance de ingresos y egresos de agua y electrolitos , dosificación de los mismos y cálculo de las necesidades de estos elementos en sangre ,administración de glóbulos y aporte de vitaminas que no podían ser absorbidas por su antecedente de resección de más del 95 % del intestino delgado . Como la nutrición enteral es un pilar importante en su recuperación decidimos, retirar de la dieta los alimentos ricos en grasa animal o vegetal, azúcares y lactosa, y administrar una dieta rica en hidratos de carbono, se le da por vía oral puré de plátano o malanga, yogurt, dulce de guayaba y agua a demanda, logrando disminuir el cuadro diarreico hasta lograr que la paciente defecara en una sola ocasión aunque siempre de mala calidad. Luego de lograr una adaptación no completa del intestino remanente, pero si parcial, es dada de alta de nuestro servicio.

Desarrollo
Revisión Bibliográfica de la Patología
Definición del Síndrome del Intestino Corto.
El Síndrome de intestino corto (SIC) se ha definido como la longitud funcional del intestino delgado distal al ángulo de Treitz inferior al 50% del largo total normal debido a la resección masiva del mismo, lo que trae consigo diarrea, tránsito intestinal acelerado, malabsorción, pérdida de peso y desgaste muscular.(1)

Para llevar una vida razonable debe quedar un remanente entre 90 y 120cm, adquiriendo gran importancia conservar la válvula ileocecal por sus consecuencia metabólicas derivadas y afectarán: a) a la frecuencia y composición cualitativa de las deposiciones. b) a la secreción intestinal. c) a la secreción gástrica. d) a la secreción biliopancreática y e) a los procesos absortivos de estos órganos. 

Hace 25 años el pronóstico vital después de una resección intestinal amplia era bastante pobre, pero con el desarrollo de la nutrición parenteral (NP) y enteral (NE) la evolución ha cambiado favorablemente.

Procesos que pueden ser causa de un Síndrome de Intestino Corto 
Dentro de las causas de este Síndrome tenemos:
- Operaciones de Cortocircuito Intestinal: Por obesidad morbosa y/o hipercolesterinemia, gastroileostomía inadvertida y fístulas internas. 
- Afecciones extensas del Intestino Delgado: Enfermedad de Crohn, carcinomatosis, atresias intestinales múltiples.
- Resección Masiva del Intestino Delgado: Oclusión vascular mesentérica, vólvulos, enfermedad de Crohn, neoplasias, traumatismos, hernias internas.

Además de ser la causa más frecuente, las resecciones extensas se realizan más a menudo por lesiones vasculares del intestino delgado, los factores de riesgo para la afección vascular son : la edad avanzada, insuficiencia cardiaca congestiva, aterosclerosis, cardiopatía vascular, abscesos locales, uso a largo plazo de diuréticos, estados de hipercoagulación, usos de anticonceptivos orales ,las menos frecuentes son: la enteritis regional, traumatismo abdominal, carcinoma primario o metastásico y enteropatía por radiación.(2)

Consideraciones fisiológicas del intestino
La vía gastrointestinal normal tiene una capacidad de absorción considerable. Por lo general entran a la parte alta del intestino delgado más de 8 L al día de la dieta y de las secreciones de las glándulas salivales, estómago, árbol biliar, páncreas y secreciones intestinales. La mayor parte de este líquido se absorbe en el intestino delgado por arrastre de solventes, mientras que de 1 a 1,5 L entran en el colon. 

El ión Na se absorbe activamente en el yeyuno, otros electrolitos se absorben de forma pasiva por gradiente de concentración. La mayor parte de los macronutrientes se absorben en el primer tercio del intestino delgado. 

Las funciones del íleon terminal son: receptor especializado para la absorción de Vit B12, de sales biliares, la presencia de lípidos y proteínas en el íleon terminal incrementa la absorción de nutrimentos en la parte alta del intestino al lentificar el vaciamiento gástrico y el transito intestinal (llamado freno ileal); y la porción terminal del íleon y la válvula ileocecal impiden la hiperproliferación bacteriana al limitar el reflujo de bacterias colónicas al intestino delgado. (2)

El colon después de la resección intestinal masiva puede aumentar la absorción del intestino delgado al normalizar el vaciamiento gástrico inicial de líquidos; el colon compensa la malabsorción del intestino delgado absorbiendo normalmente cada día un litro del afluente del intestino delgado, pero puede absorber hasta 5 litros al día; además puede aportar 500 Kcal. /día de hidratos de carbono no absorbidos, por medio de la fermentación bacteriana de carbohidratos convertidos en ácidos grasos de cadena corta. 

Las funciones en cuanto a absorción y secreción de los distintos segmentos del tubo digestivo son importantes de tomar en cuenta en la evolución del SIC (tabla 1).

Tabla 1. Función y absorción en los distintos segmentos del tubo digestivo 


La cirugía de intestino delgado y colon, provocará, a largo plazo:
• Malabsorción proteica y grasa
• Malabsorción de sales biliares (extirpaciones ileales amplias)
• Diarrea: Pérdidas excesivas de agua y electrolitos
Deficiencias vitamínicas y minerales: Vit D y B12, minerales como Hierro y Calcio.

Así por ejemplo la resección del íleon tiene peor pronóstico en esta enfermedad. Este segmento actúa como reserva funcional para la absorción de sustancias normalmente absorbidas en yeyuno. Tiene sitios especializados en absorber sustancias específicas: sales biliares, vitamina B12. Estas deficiencias no corregidas llevan a malabsorción severa de grasas, anemia macrocítica, neuropatía. Otras complicaciones pueden ser una diarrea secretoria severa por la presencia de sales biliares en el colon. La mitad de la superficie de la mucosa intestinal se encuentra en la cuarta parte proximal del intestino delgado. 

Mientras que la resección de segmentos de pequeña longitud es bien tolerada y no se producen consecuencias detectables, en los casos de resecciones amplias se observan alteraciones específicas que pueden poner en peligro la vida del paciente de no proporcionársele algún método adicional para mantener un estado nutritivo adecuado.

Adaptación 
La adaptación intestinal masiva causa cambios adaptativos morfológicos y funcionales en el intestino delgado residual. El intestino se dilata y ocurre hiperplasia de las vellosidades y de las criptas, por lo que aumenta la absorción por unidad de longitud del intestino, aun cuando no se modifica la capacidad de absorción de los enterocitos aislados. La adaptación puede continuar por varios años. (3,4) 

Los mecanismos de la estimulación de la adaptación del intestino delgado son la exposición a nutrimentos luminales, la estimulación por secreciones gastrointestinales endógenas, efectos tróficos de hormonas intestinales (factor de crecimiento epidérmico o la gastrina), estimulación por poliaminas, factores neurales y cambios en el riego sanguíneo al intestino residual.

La capacidad de adaptación depende de varios factores, tales como extensión y sitio de la resección, intestino remanente, etc. Se ha visto que hay una adaptación morfológica y funcional (aumento del número de células por unidad de vellosidad, mayor absorción de glucosa y mayor hidrólisis de sacarosa por vellosidad). Para que halla una adaptación adecuada es primordial que el apoyo nutricional sea adecuado (parenteral y enteral), de lo contrario se produce una atrofia de la mucosa y fracaso del tratamiento. La adaptación va a estar estimulada por diferentes factores: aporte nutricional adecuado, efecto de la alimentación parenteral, secreciones pancreático biliar, colecistoquinina y secretina. 

Las consecuencias fisiopatológicas de la resección dependerán de: 
1. Longitud de la resección
2. Sitio de la resección
3. Integridad y adaptación del intestino remanente
4. Efectos secundarios de la resección en otros órganos

1. Longitud de la resección
        Se demostró hace algunos años en estudios que se realizaron en Animales que la resección del:
            - 25% del Intestino Delgado: reviste poca importancia
          - 50% del Intestino Delgado: provoca malabsorción moderada
          - 75% del Intestino Delgado: provoca malabsorción severa, con considerables problemas nutricionales

2. Sitio de la resección
a) Yeyuno: Prevalece una malabsorción de lactosa.
b) Ileon :La pérdida del ileon es metabólicamente más importante que la del yeyuno ,y desafortunadamente mucho más común pues el mismo tiene :
    · Mayor capacidad de adaptación que el yeyuno
        · Tránsito intestinal más lento
        · Su resección implica tiempo de tránsito intestinal acelerado, con tiempo de contacto entre nutrientes, secreciones digestivas, superficie de absorción 
        · Lugar selectivo para la absorción activa de vitamina B12 y para la reabsorción de sales biliares.

Si el íleon sufre una resección:
- mayor a 50 cm: malabsorción de vitamina B12
- mayor a 25 cm: malabsorción de sales biliares: diarrea colerética 
- mayor a 100 cm :depleción de sales biliares :esteatorrea

c) Válvula ileocecal:
- Disminución del tránsito intestinal
- Colonización bacteriana retrógrada: desconjugación de sales biliares y descomposición del complejo vitamina B12, factor intrínseco.

d) Colon
- Aumento de pérdidas de sodio y agua.
- Tiempo de tránsito disminuido.
- Vaciado gástrico rápido de líquidos.

3. Factores involucrados en la adaptación intestinal:
- La nutrición luminal es esencial.
- La glutamina es la principal fuente energética para los enterocitos 
- Los ácidos grasos de cadena corta son producidos en el colon por la fermentación bacteriana de los hidratos de carbono no absorbidos, y pueden facilitar la adaptación del intestino delgado. 

Por eso la preservación del colon puede conducir a una mejor adaptación del Intestino Delgado. Esto concuerda con la impresión clínica de que pacientes con S.I.C y colon intacto muestran mejor absorción con el tiempo, no así los pacientes que tienen yeyunostomía proximal.

- Los estímulos para la hiperplasia mucosa pueden ser:
    · Secreción pancreático-biliar
    · Factores hormonales(el enteroglucagón en particular)

- Los cambios intestinales pueden ser:
    * Morfológicos: 
        · Aumento de la profundidad de las criptas 
        · Aumento de la altura de las vellosidades.
        · Dilatación y elongación del intestino remanente 

    * Funcionales:
        · Prolongación del tiempo de tránsito 
        · Aumento de la absorción de nutrientes 

El tiempo requerido para la máxima adaptación se desconoce: quizás dos años, aunque los cambios principales tienen lugar durante los primeros meses.

4. Efectos secundarios de la resección, sobre otros órganos: 
    · Hipersecreción gástrica: es transitoria, a pesar de los niveles persistentes y elevados de gastrina en plasma.
    · Cálculos biliares.

Valoración clínica 
Se realiza interrogatorio médico minucioso y la revisión de la historia clínica, informes quirúrgicos y los exámenes radiológicos para la valoración de la extensión, sitio de la resección, determinar enfermedades que afectan la absorción de nutrimentos, por tanto la cantidad de intestino delgado remanente y el sitio de la resección intestinal ayuda a cuantificar la capacidad de absorción. 

En general la resección de yeyuno se tolera mejor que la resección ileal. 

EL íleon sufre intensa hiperplasia de la mucosa y puede asumir la mayor parte de las funciones de absorción del yeyuno, el yeyuno no puede asumir funciones especializadas del íleon (absorción de sales biliares y Vit B12), los sujetos con resección yeyunal suelen mantener un estado nutricional normal con dieta regular. La resección hasta un 50 % del intestino delgado causa malabsorción leve de nutrimentos, cuando al menos se deja intacto 150 cm de íleon terminal y de colon. 

La resección ileal de menos de 50 cm suele ser bien tolerada; en pacientes que tienen la mayor parte del colon indemne puede haber diarrea inducida por sales biliares (diarrea colérica), dada la mayor liberación de ácidos biliares no absorbidos en el colon. 

Las sales biliares bloquean la absorción colónica de agua y electrolitos y estimulan la motilidad del colon. 

La resección ileal más de 100 cm con colon intacto causa malabsorción de grasa y esteatorrea. En esta situación la tasa de pérdida de sales biliares sobrepasa la capacidad hepática para la síntesis dando como resultado depleción de sales biliares e insuficiencia intraluminal de sales biliares para la formación de miscelas. (6)

La pérdida del freno ileal puede alterar la absorción debido a un periodo de tránsito más rápido. 

La resección ileal mayor de 200 cm, con colon intacto hay malabsorción grave. La longitud del yeyuno es un determinante importante de la absorción de sodio y agua; por lo general los sujetos con menos de 100 cm de intestino delgado tienen balances negativos. 

La resección con intestino residual menos de 60 cm y colon intacto pueden necesitar infusiones regularmente programadas de líquidos y electrólitos, aunque a menudo se pueden tratar sin nutrición parenteral total a largo plazo. 

Se debe valorar las pérdidas de líquidos: por diarrea, gasto por la ostomía, volumen por la fístula para cuantificar el requerimiento de líquido. 

El conocimiento de la pérdida de líquidos es útil para calcular las pérdidas intestinales de minerales; al multiplicar las pérdidas de volumen por las concentraciones medidas o calculadas En la tabla 2 se presentan las concentraciones de electrolitos en líquidos gastrointestinales. 

Tabla 2. Concentraciones de electrolitos en líquido intestinales.

Adaptado de Keins; nutritional assesment and nutrient, 1999.

La intervención médica está determinada por la gravedad de las anomalías hemodinámicas y nutricionales. 

Es importante realizar una historia clínica – nutricional minuciosa para valorar los síntomas y signos de deshidratación y las deficiencias de nutrimentos específicos, incluyendo una evaluación del estado nutricional del paciente. 

Los síntomas de deshidratación son: sed, boca seca, orina escasa, náuseas y vómitos, confusión mental y debilidad y los signos son: hipotensión sistólica, taquicardia con cambios posturales, disminución de la turgencia de la piel, ojos hundidos, xerosis de la mucosa y lengua tumefacta se presentan en la tabla 3. 

Tabla 3.Síntomas y Signos de deficiencia nutricional 


Los antecedentes dietéticos o registro de alimentos es importante para cuantificar los requerimientos de nutrimentos y para identificar las insuficiencias dietéticas en pacientes con deficiencias nutricionales y los estudios de laboratorio para buscar complicaciones por deficiencias de nutrimentos específicos de electrolitos en el líquido intestinal. (7)

El síntoma principal es la diarrea, que inicialmente es muy importante y debida:
a) Los hidratos de carbono por la acción bacteriana del colon pueden convertirse en ácidos grasos de cadena corta provocando así diarrea, como resultado de la elevada osmolaridad y el bajo pH del contenido intestinal
b) El paso de ácidos biliares en sus formas deshidroxiladas altera la absorción de éste y puede desencadenar diarrea
c) El crecimiento excesivo de bacterias como resultado de la pérdida de la válvula ileocecal, también puede provocar diarrea de ácidos biliares y esteatorrea.
d) La hipersecreción ácida puede agravar el cuadro.

Es decir la diarrea puede alcanzar 10 L / día, los mecanismos más conocidos son: Pérdida de superficie absortiva, presencia de sales biliares no absorbidas que irritan la mucosa colónica, acción irritante en el colon de algunos nutrimentos no absorbidos (glúcidos, ácidos grasos) y la hipersecreción de ácido gástrico. (8)

Estrategias del tratamiento nutricional 
La evolución clínica de un paciente con resección masiva de intestino atraviesa 3 etapas. 
1. Fase postoperatoria inmediata (dura algunas semanas). 
Puede haber pérdidas considerables de líquidos y electrolitos en particular calcio y cloro que se debe aportar por vía parenteral, puede aparecer sepsis, íleo, déficit de fósforo, calcio y magnesio e hipoprotrombinemia. 
2. Fase de adaptación inicial (duración hasta 6 meses).
Se inicia la ingesta oral de modo gradual.Puede existir diarrea rebelde por aumento de la producción de ácido, por aumento de la producción de las secreciones intestinales, diarrea rebelde (biliar ácida) y esteatorrea. 
3. Fase de adaptación crónica (6 meses a 2 años). 

Nutrición postoperatoria 
Durante la primera fase el único medio de alimentación posible es la nutrición parenteral total (NPT) 

Las medidas básicas de tratamiento en estos pacientes incluyen la repleción de fluidos y electrolitos y la instauración de un soporte nutricional especializado con el fin de prevenir la malnutrición. Otras medidas, como el control de la hipersecreción gástrica y la prevención y el tratamiento de la diarrea son también de primera línea (9,10)

Los objetivos a largo plazo del tratamiento son el control de la diarrea, el mantenimiento de la homeostasis de líquidos, electrólitos y nutrimentos, el tratamiento y la prevención de complicaciones médicas y una calidad máxima de vida. La modalidad terapéutica depende de: la función del tubo gastrointestinal; déficit de los macronutrientes, electrolitos y líquidos; la identificación de factores de riesgo para futuras complicaciones médicas y enfermedades coexistentes 

En el tratamiento de las diarreas son limitación de las secreciones, la lentitud de la motilidad por opiáceos, y mejoría de la absorción de solutos. 

Se deben eliminar los fármacos que contengan magnesio: carbonato de magnesio, leche de magnesia, líquidos que contenga sorbitol, teofilina en soluciones o metoclopramida en gotas. (11)

Alimentación 
En cuanto a la mejoría de la absorción de solutos hay que evitar alimentos y medicamentos que causan diarreas. Los alimentos que hay que eliminar son aquellos que contengan lactosa (por reducción de lactasa), evitar alimentos con efectos laxantes (bebidas con cafeína, productos dietéticos con edulcorantes y aquellos osmóticamente activos: sorbitol, manitol). La dieta debe ser fraccionada en 6 a 7 comidas, se deben masticar bien los alimentos, debe ser con escasa grasa, los ácidos grasos de cadena larga pueden causar esteatorrea, secreción colónica de agua, gasto fecal más elevado, mayor pérdida de iones divalentes e hiperoxaluria.

Pueden consumir ácidos grasos de cadena media, consumir hidratos de carbono complejos: plátanos (fibra dietética soluble), suplemento de vitaminas y minerales (14-21)

Tabla 4. Suplementos de vitaminas y minerales

Conclusiones
Con esta revisión se espera contribuir a que los médicos puedan indicar el tratamiento adecuado a estos pacientes según su estado nutricional y la resección intestinal realizada. 

Recomendaciones
• Los pacientes con síndrome de intestino corto presentan riesgo de sufrir malnutrición, por lo que deben recibir soporte nutricional especializado.
• Los pacientes que presenten integridad del colon deberían recibir dietas enterales ricas en hidratos de carbono complejos y bajas en grasa. 
• Los pacientes con una resección de ileon terminal mayor de 100 cm. requieren administración de vitamina B12. 
• La nutrición parenteral está indicada en los pacientes con síndrome de intestino corto en los que el aporte oral o enteral de nutrientes no cubra los requerimientos nutricionales.

Bibliografía 
1. Thompson JS. Comparison of massive vs. repeated resection leading to short bowel syndrome. J Gastrointest Surg 2002; 4:101-4. 
2. Borgstrom B, Dahisqist A, Lundh G. Studies of intestinal digestion and absorption in the human J Clin Invest 2000; 36:1521
3. Schulzke JD, Schmitz H, Fromm M, Bentzel CJ, Riecken EO. Clinical models of intestinal adaptation. Ann N Y Acad Sci 2002; 859: 127-138 
4. Welters CF, Dejong CH, Deutz NE, Heineman E. Intestinal function and metabolism in the early adaptive phase after massive small bowel resection in the rat. J Pediatr Surg 2002;36:1746-1751 
5. Buts JP, Morin CL, Ling V: Influence of dietary components on intestinal adaptation after small bowel resection in rats. Clin Invest Med 2002; 2:59-6. 
6. Healton EB, Savage DG, Brust JC. Prevalence of cobalamyn deficiency. Medicne1999:70:229-45. 
7. Fischer JE. Inflammatory bowel diseases. En Fischer JE,ed.Total Parenteral Nutrition. 2 nd ed. Boston:Little Brown;2003.p.356-63. 
8. Nigtingale J. Colonic preservation reduces need for parenteral therapy, increases of renal stones, but not changes high prevalence of gail stones in patients with short- bowel. Gut 2001; 33:1473. 
9. Dudrick SJ,Maharaj AR, Mckelvey AA.Artificial nutritional support in patients with gastrointestinal fistulas. World J Surg 2003; 23:570-76. 
10. Meguid MM, Campos ACL. Nutritional management of patients with gastrointestinal fistullas. Surg Clin North Am 1996; 76:1035-80. 
11. Platell CF, Coster J, McCauley RD, Hall JC. The management of patients with the short bowel syndrome. World J Gastroenterol 2004; 8: 13-20 
12. Gouttebel MC, Saint-Aubert B, Astre C. Total parenteral nutrition needs in different types of short bowel syndrome. Dig Dis Sci 1986; 31:718. 
13. Dorta G. Role of octreotide and somatostatin in the treatment of intestinal fistulae. Digestion 2005; 60 (Suppl) 2:53-6. 
14. Green JH, Heatley RV. Nutritional management of patients with short-bowel syndrome Nutrition 2003; 8:186-90. 
15. Purdum PP III, Kirby Dr. Short- bowel syndrome: a review of the role of nutritional support JPEN J Parenter Enteral Nutr 1991; 15:93-101. 
16. Tsujikawa T, Satoh J, Uda K, Ihara T, Okamoto T, Araki Y, et al. Clinical importance of n- 3 fatty acid-rich diet and nutritional education for the maintenance of remission in Crohn's disease. J Gastroenterology 2004; 35(2):99-104. 
17. Rombeau J, Rolandelli R. Clinical Nutrition: Enteral and Tube- Feeding ed. Philadelphia:WS Saunders;1997. 
18. Li-Ling L, Irving M. The effectiveness of growth hormone, glutamine and a low-fat diet containing high-carbohydrate on the enhancement of the function of remnant intestine among patients with short bowel syndrome: a review of published trials. Fukuchi S, Bankhead R, Rolandelli R: Parenteral nutrition in short bowel syndrome. Clin Nutr 2004; 20: 199-204.
19. En: Rombeau JL, Rolandelli RH (eds.): Clinical nutrition: Parenteral nutrition, 3d edition. Philadelphia. WB Saunders, 2004, pp. 282-303
20. Wilmore DW, Byrne TA, Persinger RL: Short bowel syndrome: new therapeutic approaches. Curr Probl Surg 2000, 34:389-444
21. Levy E, Frileux P, Sandrucci S y cols. Continuous enteral nutrition during the early adaptative stage of the short bowel syndrome. Br J Surg 1998, 75:549-553.

Policlínico Universitario
“René Vallejo Ortiz”
Hospital Provincial Clínico Quirúrgico Docente
“Celia Sánchez Manduley” 
Manzanillo. Granma

Autor: 
Yennier Peillón Gamboa.
Estudiante de Tercer Año de Medicina 
Alumno Ayudante en Cirugía General 

Tutor(a): Dra. Damayanty Márquez Pérez.
Especialista de Primer Grado en Cirugía General 

“Año 49 del triunfo de la Revolución”
2007

V


Enviado por Yennier Peillón Gamboa
Contactar mailto:peillon@golfo.grm.sld.cu


Código ISPN de la Publicación: EEZFlAEllybXseFdVs
Publicado Wednesday 14 de March de 2007