Secciones

Medicina y Salud

Enfermedades

Anatomía

Biología

Nutrición

Ingeniería

Química

Física

Tecnología

Astronomía

Lógica y Matemática

Más Publicaciones

Publicar Artículos

Eventos

Enlaces

Manejo de las infecciones respiratorias agudas


Enviado por Dra. Farah Maria Kindelán Merceròn y Dra. Olga Líen León Quindemil
Código ISPN de la Publicación: EEZuuFuuulotzcSRrQ


Resumen: Las infecciones respiratorias agudas (IRA) son padecimientos infecciosos de las vias respiratorias con evolucion menor de 15 dias, y en ocasiones se complican con neumonia. Las IRA constituyen un importante problema de salud publica. En la mayoria de las ocasiones se trata de procesos banales que se resuelven de forma ambulatoria, pero que en algunas ocasiones pueden llevar a complicaciones mas graves: absceso periamigdalar, osteomielitis temporal, epiglotitis.


   

  

INTRODUCCION 
Las infecciones respiratorias agudas (IRA) son padecimientos infecciosos de las vías respiratorias con evolución menor de 15 días, y en ocasiones se complican con neumonía. Las IRA constituyen un importante problema de salud pública. (1)

En la mayoría de las ocasiones se trata de procesos banales que se resuelven de forma ambulatoria, pero que en algunas ocasiones pueden llevar a complicaciones más graves: absceso periamigdalar, osteomielitis temporal, epiglotitis. (2)

Las vías respiratorias altas o extratorácicas abarcan la bucofaringe y la esfera otorrinolaringológica. Sus funciones son: la deglución, la fonación y la conducción y calentamiento del aire antes de su llegada a los pulmones.

Las infecciones respiratorias agudas (IRA) son la principal causa de consulta Pediátrica en atención primaria y servicios de urgencia, constituyendo el 60% de todas las consultas anuales en promedio, representando uno de los principales problemas de salud pública debido a su alta morbilidad y repercusión socioeconómica, ya que son causa de un gran ausentismo laboral y consumo inadecuado de medicamentos. Pueden ser causadas por una diversidad de agentes infecciosos, siendo los más importantes los virus y, en segundo lugar, las bacterias. De ellas, aproximadamente 50% son IRA altas y 50% IRA bajas. En las Infecciones Respiratorias Agudas Bajas (IRAB), hace una década, en 1994, la neumonía era la primera causa de mortalidad infantil tardía, dando cuenta del 24% de las defunciones en este grupo etario; un 60% de ellos ocurrían en domicilio. Así, el Ministerio de Salud da inicio a una estrategia dirigida al nivel de Atención Primaria de Salud, con un Programa Unificado de Infecciones Respiratorias Agudas, formulando normas que priorizan la toma de decisiones terapéuticas en base a parámetros preferentemente clínicos, y al apoyo radiológico o de Laboratorio (2).

En la actualidad, ante la baja mortalidad por neumonía, los esfuerzos deben Enfocarse a mejorar la calidad de vida de nuestros niños, en especial si se considera el creciente aumento de pacientes portadores de enfermedades respiratorias crónicas (3).

La Reforma Sanitaria recoge el impacto de este programa, el cual ha contribuido en forma muy importante a la reducción de los actuales índices de mortalidad infantil, de 7,8/1000 NV (2002) comparado con 16/1000 NV (1990).

Los factores predisponentes más importantes se relacionan con exposición ambiental como Contaminación ambiental dentro o fuera del hogar, Tabaquismo pasivo, Deficiente ventilación de la vivienda, Cambios bruscos de temperatura, Asistencia a lugares de concentración como teatros, cines, estancias infantiles, Contacto con personas enfermas de IRA, Datos individuales y Sociales como : Edad. La frecuencia y gravedad son mayores en menores de un año, y especialmente en los menores de dos meses de edad, bajo peso al nacimiento, Ausencia de lactancia materna, Desnutrición, Infecciones previas, Esquema incompleto de vacunación, carencia de vitamina A, Sociales : Hacinamiento ,Piso de tierra en la vivienda ,Madre con escasa escolaridad

Las infecciones respiratorias agudas (IRA) figuran entre las principales causas de morbilidad y mortalidad infantiles en América Latina. En Guatemala, la neumonía es la primera causa de muerte en niños pequeños y ocasiona aproximadamente una tercera parte de las consultas ambulatorias a servicios pediátricos. Una buena proporción de estas muertes se deben a un manejo deficiente, atribuible a la falta de reconocimiento de los primeros signos de neumonía, a la presencia de barreras que impiden una búsqueda inmediata de atención, a la consulta a proveedores inapropiados o a recomendaciones terapéuticas inadecuadas. (3)

Algunos estudios longitudinales realizados por el Instituto de Nutrición de Centro América y Panamá (INCAP) (4, 5) han demostrado que los niños guatemaltecos en edad preescolar sufren alrededor de siete episodios de IRA al año con una duración mediana de 11 días. De estos episodios, 65% son resfriados comunes y solo 5% son IRA graves, aunque quizá estas cifras obedezcan a que los niños estudiados han tenido acceso a la clínica de los proyectos de investigación realizados por el INCAP, donde han recibido atención médica y medicamentos gratuitos. En niños hospitalizados se ha observado que los que corren un mayor riesgo de morir de neumonía tienen menos del peso adecuado para su edad o son amamantados con menos frecuencia (6). 

Hay pocas medidas eficaces para prevenir las IRA. Las inmunizaciones sirven para prevenir las que se asocian con el sarampión, la tos ferina y la difteria. No obstante, se puede reducir la incidencia de neumonía en el largo plazo si se combaten sus factores de riesgo más importantes: desnutrición, bajo peso al nacer, lactancia artificial, contaminación del aire dentro del hogar, hacinamiento y condiciones de vida precarias. Sin embargo, gran parte de la mortalidad por neumonía se puede prevenir mediante el uso de antibióticos apropiados y la adopción de medidas que generen una búsqueda oportuna de servicios de salud y un mayor acceso a estos servicios. 

Según la OMS, el manejo adecuado de los casos es la mejor manera de reducir la mortalidad por IRA, pero debe basarse en un conocimiento profundo de las características sociales, culturales y económicas de la población y de las nociones que tienen los habitantes en torno a las IRA. Como cualquier intervención de salud pública dirigida a conseguir un cambio de comportamiento, todo esfuerzo por modificar el manejo de casos de IRA exige comprender el sistema de atención de salud en el ámbito local. Con el tiempo, cualquier cambio que se logre en la comunidad se asimilará a este sistema y el éxito dependerá, en gran medida, del grado de integración de los sistemas tradicional y nuevo. 

El objetivo de esta breve investigación cualitativa fue estudiar el manejo popular de las IRA en Zacapa, Guatemala, y averiguar cómo son clasificadas por las madres de esas localidades, qué síntomas propician la búsqueda inmediata de atención médica, qué recursos de salud se usan y qué factores determinan el uso de los mismos. 

MATERIAL Y MÉTODOS
En Zacapa, poblado de aproximadamente 209088 habitantes a 80 Km. de la capital de Guatemala, 95% de la población es Ladina. La mayoría de las mujeres se dedican a las actividades del hogar y los hombres a la actividad agrícola. El poblado cuenta con un centro de salud, un hospital, médicos privados, cinco farmacias y numerosos curanderos y comadronas. 

La recolección de datos 
La recolección de datos se llevó a cabo en octubre y noviembre del 2006, principalmente por medio de entrevistas abiertas en español en su totalidad. Las preguntas incluidas en el instrumento de encuesta, que fue elaborado por la autora, estaban orientadas a captar la historia natural de las IRA desde el punto de vista de la familia.

Se hicieron preguntas sobre la percepción de síntomas, la utilización de tratamientos caseros, la búsqueda de atención y, particularmente, el manejo del episodio de enfermedad. El estudio se compuso de dos fases. En las primeras 2 semanas (fase inicial) se entrevistó en su domicilio a siete madres entre las edades de 23 y 53 años que tenían experiencia en el manejo de las IRA. Estas madres, que habían sido identificadas por medio de contactos iniciales en la comunidad y por referencia mutua, fueron sometidas a una entrevista más rigurosa, mediante una guía más amplia y menos estructurada, por tratarse de "informantes clave". Durante la tercera semana del estudio se trabajó en la sede del INCAP, donde se hicieron análisis cualitativos iniciales de los datos obtenidos en el campo, y se planificó el trabajo de campo de la segunda fase, que duró 3 semanas y en la cual se entrevistó a los cinco proveedores de salud más consultados de la localidad y a 25 madres con niños menores de 36 meses que habían tenido IRA. Todas las madres accedieron a ser entrevistadas. De ellas, 18 vivían en Cruz de Mayo y las demás en aldeas de las cercanías. Las madres de Cruz de Mayo fueron identificadas por el centro de salud y otras madres de la comunidad. También se entrevistó a cuatro madres de la aldea de El Terrero, a 6 Km. de Cruz de Mayo, con el fin de obtener una muestra de la población rural. Durante cada entrevista se obtuvo una descripción detallada del episodio de IRA más reciente (7-9) y de los síntomas y signos observados, que se agruparon según la percepción de su gravedad. Por último, se visitó el hospital departamental de Zacapa, donde se entrevistó a cuatro madres, procedentes de Unión y de tres aldeas de Zacapa, cuyos niños estaban hospitalizados por neumonía. 

RESULTADOS 
Las causas de IRA 
En general, las madres que habitan en las localidades estudiadas atribuyeron las IRA principalmente a descuido materno, en particular a permitir que a los niños les diera aire, a haberlos sacado al frío después de dormir o de bañarse, o a no haberlos alimentado bien. Esto refleja la noción subyacente de que los contrastes de frío y de calor (10, 11), y el abandono del habitus o de la "costumbre" (12), son perjudiciales. Otra creencia local expresada fue que una madre que ha sufrido exposición al frío no debe amamantar a su hijo porque la leche está "resfriada". Algunos casos de IRA también se atribuyeron al "mal de ojo" (13-15). 

La clasificación popular 
Las madres de Comalapa agruparon las IRA en cuatro categorías: catarro, tos, mal de ojo, bronkitis y pulmonía. El Catarro se manifiesta por estornudos, secreción nasal acuosa, fiebre y ocasionalmente dolor de cabeza. La palabra Tos se refiere a la tos en general, que puede ser irritativa, "reseca" o productiva "madura”. La bronkitis se caracteriza por tos reseca, ruidos pulmonares, fiebre alta y dificultad respiratoria. La pulmonía, que es menos conocida, se considera similar a la bronkitis pero con "dolor de espalda". Las afecciones que se consideran más graves son la bronkitis y la pulmonía, seguidas del "mal de ojo". Existe la creencia de que estas afecciones pueden empeorar si se descuidan. Primero se presenta el Catarro, después la Tos ' y, si estos problemas no se manejan adecuadamente, se presenta una bronkitis o una pulmonía. 

La interpretación de síntomas y signos 
Los síntomas y signos de IRA más reconocidos fueron "mucho calor", o fiebre alta, febrícula, le cuesta jalar el aire", fatiga, ruido al respirar, "despacio jala el aire", tos reseca, tos "madura", "hervor de pecho", "llora, llora mucho". Estos síntomas y signos se describen a continuación. 

La respiración alterada. Los cambios en la respiración del niño enfermo suelen ser observados cuidadosamente por las madres. La respiración rápida o fatiga es un síntoma de gravedad que las madres dijeron reconocer fácilmente y que atribuyeron a la presencia de flemas en la garganta. Este síntoma se acompaña del temor de que los niños se asfixien. La respiración lenta se considera signo de mayor gravedad y de peligro de muerte. Las madres podían reconocer la presencia de ruidos respiratorios, a los que describían como un "jor jor jor" en la garganta por obstrucción con flemas. Este signo, que es diferente del "hervor de pecho" (ruido producido por flemas en los pulmones), no guarda ninguna relación con los conceptos médicos de estertor o sibilancia. Pese, sin embargo, a que las madres reconocían que la respiración rápida o lenta se asociaba con enfermedad mortal, no siempre solicitaban atención médica con la prontitud debida. 

La fiebre. La temperatura corporal, que las madres determinaban palpando la frente, el cuello y el vientre del niño, se interpretaba como un signo del estado de salud.

En el modelo etnomédico o popular la fiebre es un concepto central relacionado no solo con la función respiratoria, sino también con la función cardíaca. Se encontró que el término Fiebre se refiere fundamentalmente a un cuerpo caliente, pero también a respiración rápida, dificultad al respirar, llanto persistente y movimientos poco coordinados. Las madres dicen que la "calentura" puede "entrar en el cuerpo". Esta "calentura interna" se manifiesta únicamente en el vientre y, según la creencia, se localiza en el estómago. Es causa de preocupación porque la temperatura que "entra" y no "sale" se considera más "delicada" que la "calentura externa", que se detecta con más facilidad. El exceso de "calentura interna" puede hacer que "el corazón se tape" y causar la muerte. Una manifestación frecuente de "calentura interna" es la respiración rápida o fatiga. 

La tos. Según las madres, al principio la tos suele ser irritativa o seca y posteriormente, por acción de los remedios y medicamentos, se convierte en tos productiva o "madura”. La primera se considera más grave, porque se piensa que si el niño no puede expectorar, las flemas "trabadas" producen "granitos" en los pulmones o tapan la garganta, y por lo tanto pueden causar asfixia. La tos reseca es un síntoma de alarma que mueve a las madres a buscar atención. La tos madura, en cambio, se interpreta como un indicador de que la enfermedad está por terminar, ya que se piensa que la expectoración se produce porque la enfermedad ha "madurado

El tiraje respiratorio. Algunas madres (6%) describieron los síntomas” le brinca el estómago" y "se le mueve el hoyito de la garganta", probables alusiones al tiraje respiratorio. Este signo raras veces se observa porque las madres evitan destapar el tórax del niño enfermo por temor a que se enfríe. 
Otros síntomas de gravedad. Las madres mencionaron como síntomas de gravedad adicionales: dejar de comer o mamar, ponerse "moradito", estar irritable ("no estar dulce") y estar inquieto ("loquito"). 

El tratamiento en el hogar 
Más de la mitad de las entrevistadas (57%) trataron a sus hijos enfermos en la casa antes de consultar a un proveedor de atención de salud. Los remedios caseros más comunes fueron las infusiones a base de manzanilla, hoja de higo, canela, apazote y hierbabuena; las frotaciones con ungüentos comerciales, y los baños de vapor. Los medicamentos no prescritos, que fueron comprados por un tercio de las entrevistadas, se limitaron a fórmulas antigripales y aspirinas. Solo una de las madres había administrado antibióticos (amoxicilina) a su hijo. Aproximadamente un tercio de las entrevistadas usaron antipiréticos no solo para bajar la fiebre sino para tratar la taquipnea, a la que consideraban consecuencia de la fiebre. De las madres entrevistadas, que fueron Zacapanecas sin excepción, 20% declararon que utilizaban plantas medicinales. 

La aplicación de tratamientos en el hogar varió según la edad del niño. A los niños menores de 4 meses raramente se les dieron remedios en su casa. De los 13 niños en ese grupo de edad, ocho (62%) no recibieron ningún tratamiento en el hogar y solo tres madres dieron remedios antigripales en la casa a sus niños menores de 2 meses. 

Percepción de gravedad y de evolución 
Para las madres, los síntomas más graves fueron fatiga y fiebre alta, seguidos, en orden de gravedad, por tos seca, "hervor de pecho", dificultad para respirar, respiración ruidosa y respiración lenta. Las madres eran conscientes de que los síntomas que apuntaban a enfermedad moderadamente grave podían avanzar y convertirse en síntomas de mayor gravedad. 

La utilización de los recursos de salud 
Los servicios más consultados fueron el centro de salud (44%) y los médicos privados (36%). Fueron menos frecuentes las consultas a curanderos (20%), al hospital comunitario (16%), a los promotores de salud (12%) y a enfermeras particulares (12%). Todas las madres entrevistadas buscaron algún proveedor y casi la mitad consultó a dos o más. Una sola madre consultó al dependiente de la farmacia local, que también era enfermero auxiliar. Seis madres acudieron a un curandero porque pensaban que sus hijos tenían molestias estomacales relacionadas con la "mollera caída", el "estómago caído" o el "mal de ojo" (11, 13-18), pero finalmente todas consultaron a un proveedor del sistema médico también. La utilización de recursos varió según la procedencia de la madre: ninguna de las ocho que vivían en aldeas consultó a una enfermera, a un médico privado o a un curandero, sino más bien a un puesto de salud rural, al hospital de Zacapa y a los promotores de salud. 

Cuando las madres acudían al centro de salud, esperaban ser tratadas con amabilidad y recibir medicamentos gratuitos para la tos y la fiebre. No obstante, la lentitud de la atención llevó a varias madres, sobre todo en las aldeas, a decir que preferían consultar a la farmacia porque la atención era más rápida que en el centro de salud, donde raras veces les daban medicamentos. 

La mayoría de las madres opinaron que el centro de salud prestaba un servicio deficiente y únicamente las que no podían pagar una consulta privada utilizaban sus servicios. Muchas madres se quejaron de la frecuente ausencia del médico, del trato poco afable de las enfermeras y de las largas horas de espera. Les parecía, en cambio, que los médicos Cubanos que se encontraban laborando en dicho Centro de Salud atendían y curaban a los niños "con la sonrisa", que es meritorio reconocer su esfuerzo y dedicación. 

Síntomas de alarma que incitan a la búsqueda de atención 
Varios síntomas se consideraban graves y hasta potencialmente mortales: fiebre o "calentura", tos seca, hervor de pecho, ruido en la garganta, fatiga, aspecto cianótico o "amoratado", dificultad para mamar, irritabilidad ("ponerse loquito") y pérdida del conocimiento ("estar privado"). Sin embargo, el síntoma que más incitaba a las madres a buscar atención era la tos, responsable de 56% de las consultas. Otros síntomas que también propiciaban la búsqueda de atención eran fatiga (19%), fiebre (16%), hervor de pecho (13%) y respiración ruidosa (13%). En general, las madres tardaban de 2 a 3 días en buscar ayuda. Solo 20% de aquellas cuyos hijos tenían respiración rápida o fatiga buscaron atención el mismo día, 24% lo hicieron al día siguiente y algunas esperaron hasta 9 días. Esta demora respondió, en parte, a una subestimación de la gravedad de los síntomas, a la poca disponibilidad de recursos (transporte, medicinas y consultorios privados), y a la esperanza, no siempre mal fundada, de que el niño tenía una afección autolimitante que se podía tratar en el hogar. 

DISCUSIÓN 
Reconocimiento de los síntomas de neumonía 
El algoritmo propuesto por la OPS/OMS para el manejo de la neumonía se basa en el reconocimiento de dos signos fundamentales: la taquipnea o respiración rápida y el tiraje respiratorio. Ambos deben traducirse en una búsqueda inmediata de atención. En Zacapa, la mayoría de las madres reconocían la respiración rápida y su carácter alarmante, pero esta por sí sola raramente las incitaba a buscar atención porque la consideraban consecuencia de la fiebre o "calentura". En cambio, las madres pocas veces reconocían la presencia de tiraje intercostal. Los síntomas de neumonía que más las preocupaban y movían a buscar atención eran la tos y la fiebre alta y este último signo en particular ocupa un lugar central en el modelo etnomédico. Las madres también reconocían otros signos de enfermedad grave, pero no necesariamente de neumonía: falta de apetito, irritabilidad extrema, cianosis o aspecto amoratado, convulsiones, dificultad para mamar, letargo. El niño anormalmente soñoliento se considera gravemente enfermo, pero esta percepción varía según la edad del niño. Se encontró que en lactantes pequeños (menores de 2 meses) este signo es difícil de interpretar, ya que se considera normal que un niño de esa edad duerma la mayor parte del tiempo. 

El tratamiento en el hogar 
La utilización de plantas medicinales entre los mayas hasta época reciente está bien documentada (15, 17) y no sabemos por qué en este estudio se notificó un uso tan bajo. Es posible, por un lado, que las madres hayan preferido ocultar este tipo de práctica porque consideraban que iban a despertar desaprobación. Por otro, se sabe que el uso de plantas medicinales ha disminuido recientemente y que existe una mayor tendencia a utilizar fármacos comerciales (18), quizá debido a la pérdida de muchos de los conocimientos tradicionales sobre plantas con propiedades benéficas. En ese caso, es necesario recomendar a las madres tratamientos herbolarios específicos para la tos y la febrícula. 

La búsqueda de atención y la función de los servicios 
Aunque el recurso de salud más consultado fue el centro de salud, muchas madres señalaron que solicitaban atención en él únicamente porque no tenían con qué pagar un médico privado. Las principales quejas fueron la mala calidad de la atención y la difícil comunicación verbal entre las madres y los trabajadores de salud. Si estos problemas, difícilmente modificables en el corto plazo, llegaran a resolverse, el servicio prestado en las clínicas públicas mejoraría notablemente. La tendencia actual a la descentralización de los servicios podría, a la larga, ayudar a solucionar estas dificultades. 

Ciertos aspectos del servicio ofrecido por las clínicas públicas se podrían modificar en el corto plazo. Por ejemplo, una crítica sumamente frecuente fue que las clínicas estatales no siempre observaban el horario regular diurno y que el personal no acudía a sus puestos de trabajo a las horas debidas. Las madres que vivían en las aldeas no tenían ninguna forma de saber si la clínica estaba abierta sin ir a pie desde su domicilio. Aunque la distancia no se señaló como obstáculo a la obtención de atención médica, algunas madres se quejaron de haber encontrado cerrada la clínica y dijeron que prefieren, por lo tanto, consultar a la farmacia, que tiene horas más flexibles. 

El horario que observan actualmente los centros de atención no permite recomendar a las madres que regresen si el niño presenta taquipnea u otros signos alarmantes. Para poder hacer este tipo de recomendación es necesario ofrecer servicios de atención de emergencias en horas en que la clínica está cerrada. 

Otro problema frecuente y más difícil de resolver fue la escasez de medicamentos en las clínicas públicas. Por lo general, las madres buscan atención médica cuando el tratamiento casero no ha causado mejoría y esperan que se les proporcione o recete un fármaco eficaz. Las más pobres muchas veces se abstienen de ir a los puestos de salud, o esperan hasta el último momento, porque sospechan que van a recibir "un papel solamente" y no tienen el dinero necesario para comprar el medicamento prescrito. Esta situación exige que se establezcan lineamientos claros para que el personal de los centros de salud sepa usar racionalmente los pocos medicamentos disponibles. 

Pese a las numerosas dificultades que enfrentan, las madres no dejan de solicitar atención, pero no lo hacen con la prontitud debida porque piensan que los síntomas son autolimitantes y porque tienden a subestimar su gravedad. No obstante, esta conducta podría modificarse mediante intervenciones educativas y medidas orientadas a mejorar la comunicación entre el personal de salud y las usuarias de los servicios. 

Recomendaciones básicas de la OPS/OMS 
Las recomendaciones básicas de la OPS/OMS (19), que representan la conducta "ideal", cubren dos áreas generales: el tratamiento en el hogar y la solicitud de atención. Algunas se presentan en el cuadro 1. La comparación de lo ideal con lo real ayuda a determinar la factibilidad de distintas medidas en las áreas de educación y comunicación (20-22). 
0417c1.gif (43504 bytes)
Las recomendaciones de la OPS/ OMS tienen la finalidad de aumentar la búsqueda de servicios y por lo tanto es necesario, antes de llevarlas a la práctica, cerciorarse de que los servicios sean capaces de satisfacer la nueva demanda. 

El tratamiento en el hogar.
Es importante explicar a las madres que la taquipnea o respiración rápida obedece a una infección pulmonar que no se alivia con antipiréticos o tratamientos caseros y que es preciso buscar atención el mismo día que se presentan estos síntomas. La ingestión de líquidos en abundancia bajará la temperatura corporal del niño y le hará sentirse más fresco. Dada la común creencia en la noción de "calentura interna", puede ser que esta recomendación tenga aceptabilidad, aunque las madres se resistirán a administrar líquidos fríos y preferirán dar a sus hijos brebajes tibios preparados en casa. Las madres temen que la congestión nasal obstruya la respiración y la mayoría desconoce la aplicación de solución salina con hisopos para limpiar las vías nasales. Conviene explicar, por consiguiente, que estas maniobras facilitan la respiración de los niños. 

Las madres también se sienten alarmadas por la tos reseca y administran medicamentos esperando aliviar su frecuencia y gravedad, hasta lograr que la tos "madure" y se vuelva productiva. No conviene recomendarles que se limiten a dar agua para aliviar la tos; es mejor recomendarles un remedio casero, a base de plantas medicinales de eficacia comprobada. También hay que explicarles, como se ha hecho en relación con la terapia de rehidratación oral, que estos remedios caseros no suprimen la tos, sino que alivian el dolor de garganta y ayudan al niño a "toser mejor". 

Solicitud de atención en el momento oportuno. La búsqueda tardía de atención obedece, en parte, a que las madres no siempre reconocen los signos de alarma (taquipnea y tiraje respiratorio), a que tienden a subestimar su gravedad y a que tratan de aliviarlos con maniobras aplicadas en casa. Para que las madres puedan buscar atención a su debido tiempo, deben ser capaces de reconocer los signos de alarma y su gravedad. Muchas veces buscan atención cuando ya hay signos de enfermedad extremadamente grave y es necesario conseguir que soliciten atención antes de que aparezcan estos signos. Para ayudarlas a reconocerlos, hay que poner énfasis en el concepto de taquipnea y en su estrecha relación con la dificultad respiratoria, que suele acompañar a la primera y que se considera de mayor gravedad. No es aconsejable insistir en que se observe si hay tiraje intercostal, ya que pocas madres destapan el tórax del niño enfermo. Los educadores en el campo de la salud podrían, no obstante, explicar que el tiraje también se puede observar en la parte anterior del cuello, en la hendidura entre el cartílago cricoides y la horquilla del esternón. A diferencia del tórax, el cuello siempre está descubierto y tiene relevancia en el contexto cultural, ya que las madres lo palpan, junto con otras partes del cuerpo, para determinar la temperatura corporal de sus hijos. 

Las madres reconocen los signos de enfermedad sistémica grave, pero raras veces reconocen el letargo en niños menores de 3 meses. Es importante explicarles que el recién nacido sufre cambios de actividad observables antes de caer en el estado letárgico. Estos cambios pueden ser, entre otros, succión débil o difícil, palidez, fluctuaciones de la temperatura corporal e inactividad. Pocas madres son conscientes de la rapidez con que puede morir un niño con neumonía. Es necesario explicar que la búsqueda de atención debe ser rápida precisamente para evitar la muerte, sobre todo si el niño es muy pequeño. En general, las muertes súbitas tienden a interpretarse como el resultado del "mal de ojo" o de algún "malhecho". 

Hay que explicar a las madres que aunque la fiebre puede aumentar la frecuencia respiratoria, los niños con fatiga por lo general tienen infección en los pulmones. En esta situación, los tratamientos administrados en casa (antipiréticos, fricciones y baños) no son suficientes para bajarles la fiebre. También es necesario resaltar que un niño con fatiga puede morir en 3 días, y por lo tanto no se debe "entretener" la enfermedad en casa, sino más bien buscar atención médica inmediata. 

Cabe recordar, por último, que en la creencia popular las infecciones respiratorias no existen como entidad independiente, sino asociadas con otras enfermedades, principalmente la diarrea, "la mollera caída" y el "mal de ojo". Si bien las agencias internacionales y los programas nacionales de salud colocan las enfermedades en programas separados para fines operativos, no hay que olvidar que tales divisiones son, en última instancia, artificiales y que reflejan una realidad burocrática muy distante para las personas de la comunidad. 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS
1. Monto A. Acute respiratory infections in children of developing countries: challenges of the 1900s. Rev Infect Dis 1989; 11:498-505. 
2. Astudillo, P. M., Becerra C, Boza L, Díaz A, González R, Herrera O, Jerez E, & Vejar L .1994, Normas de Tratamiento de Infecciones Respiratorias Agudas en el Niño, Ministerio de Salud, Santiago. Ref ID: 2.
3. World Health Organization. Case management of acute respiratory infections in children. Geneva: WHO; 1988. 
4. Arias SJ, Benguigui Y, Bossio JC. Infecciones respiratorias agudas en las Américas: magnitud, tendencia y avances en el control. Washington, DC: OPS; 1992. (Serie PALTEX No. 25). 
5. Mata L. The children of Santa Maria Cauqué. Berkeley: University of California Press; 1978. 
6. Cruz JR, Pareja G, de Fernández A, Peralta F, Cáceres P, Cano F. Epidemiology of acute respiratory tract infections among Guatemalan ambulatory preschool children. Rev Infect Dis 1990; 12(suppl 8):1029-1034. 
7. Chew F, Gadomski A, Marroquín D. Nutritional status and feeding patterns are risk factors for death among infants with pneumonia. Trabajo presentado ante la Federal American Society of Experimental Biology, Atlanta, Georgia, 1994. 
8. Chrisman N. The health-seeking process: an approach to the natural history of illness. Cult Med Psychiatry 1977; 1:351-377. 
[ Medline ]
9. Kleinman A. Patients and healers in the context of culture. Berkeley: University of California Press; 1980. 
10. Kroeger A. Anthropological and socio-medical health care research in developing countries. Soc Sci Med 1983; 17:147-161. 
11. Foster G. El legado hipocrático latinoamericano: caliente/frío en la medicina popular contemporánea. Med Trad 1979; 2:5-19. 
12. López Austin A. Cuerpo humano e ideología. México, DF: Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Antropológicas; 1980. 
13. Bourdiou P. Outline of a theory of practice. Cambridge, England: Cambridge University Press; 1977. 
14. Adams R. Un análisis de las creencias y prácticas médicas en un pueblo indígena de Guatemala. Guatemala: Editorial del Ministerio de Educación Pública; 1952. 
15. Aguirre Beltrán G. La medicina indígena. Amer Indigena 1947; 7:107-127. 
16. Orellana S. Indian medicine in highland Guatemala. Alburquerque: University of New México Press; 1989. 
17. Hurtado JJ. La mollera caída. Antropol Amer 1979; 41:139-148. 
18. Rodríguez Rouanet F. Aspectos de la medicina popular en el área rural de Guatemala. Guatemala Ind 1971; 6:1-330. 
19. Hinojosa S. Prescriptions for tradition: healing in a highland Maya community. [Tesis de maestría]. University of California, Los Ángeles; 1993. 
20. Organización Panamericana de la Salud. Atención del niño con infección respiratoria aguda. Washington, DC: OPS; 1992. (Serie PALTEX No. 21). 
21. Rasmuson M, Seidel R, Smith WA, Booth EM. Communication for child survival. Washington, DC: HealthCom Project, United Nations Agency for International Development; 1988. 
22. Booth E. Selecting and prioritizing target behaviors in public health programs. Trabajo preparado para la WHO Informal Consultation, Improving Water-Related Hygiene Behaviors, 1992. 
23. Graeff J, Elder JP, Booth EM. Communication for health and behavior change: a developing country perspective. San Francisco: Academy for Educational Development, Jossey-Bass Publishers; 1993. 
24. Girardi G, Astudillo P, & Zúñiga F 2001, "El programa IRA en Chile: hitos e historia", Rev.chil.pediatr., vol. 72, no. 4. Ref ID: 18


BRIGADA MÉDICA CUBANA EN GUATEMALA.
DEPARTAMENTO DE ZACAPA.

MAESTRIA: ATENCION NTEGRAL AL NIÑO.
CURSO #12 ENFERMEDADES DEL APARATO RESPIRATORIO
TRABAJO FINAL DEL CURSO.

AÑO 2007

Autoras: 
- Dra. Farah Maria Kindelán Merceron.
Especialista de 1er Grado en Medicina General Integral
Profesor Instructor.
Brigada Medica Cubana en Guatemala 
Correo: farahmaria70@yahoo.com.

- Dra. Olga Líen León Quindemil.
Especialista de 1er Grado en Medicina General Integral
Profesor Instructor.
Brigada Medica Cubana en Guatemala 
Correo: olgalien67@yahoo.es.


Enviado por Dra. Farah Maria Kindelán Merceròn y Dra. Olga Líen León Quindemil
Contactar mailto:farahmaria70@yahoo.com


Código ISPN de la Publicación: EEZuuFuuulotzcSRrQ
Publicado Tuesday 20 de March de 2007