Secciones

Medicina y Salud

Enfermedades

Anatomía

Biología

Nutrición

Ingeniería

Química

Física

Tecnología

Astronomía

Lógica y Matemática

Más Publicaciones

Publicar Artículos

Eventos

Enlaces

Fractura mixta corono-radicular no complicada. Manejo convencional en la APS


Enviado por Dr. Rafael Solano Perez
Código ISPN de la Publicación: EElApFyAZuAMRqSbrK


Resumen: En el se expone las caracteristicas generales de la fractura corono-radicular no complicada en el organo dentario, valoracion de casos atendidas en los servicios de urgencia estomatologicos, en un Municipio de Ciudad Habana, prevalecia y manejo de la lesion.


   

  

RESUMEN
En el se expone las características generales de la fractura corono-radicular no complicada en el órgano dentario, valoración de casos atendidas en los servicios de urgencia estomatológicos, en un municipio de ciudad habana, prevalecía y manejo de la lesión.

Frases más frecuentes: Fractura Coronoradicular, Lesiones dentarias,
Trauma dentario.

Palabras claves: Fractura, Coronoradicular, Dentarias, Trauma.

INTRODUCCIÓN
La Cirugía Odontológica en Cuba tiene sus raíces alrededor del año 1859, cuando algunos españoles trabajaban como cirujanos dentales. Antes del año 1959, la educación médica superior se limitaba a una escuela de medicina en la Universidad de La Habana, los servicios estatales eran mínimos, su mayoría estaban en manos del sector privado. A partir de entonces los servicios estomatológicos (se cambia la terminología de odontología por estomatología) han ido incrementándose y cada año se han trazado objetivos y directrices para cumplir el propósito de mejorar la salud bucal a toda la población.

Durante mucho tiempo, el trabajo se ha encaminado a resolver los problemas de la caries dental; con el desarrollo cientificotécnico del país y la sistemática actualización de nuestros profesionales, los estomatólogos se preparan para atender a los pacientes desde el punto de vista integral, se crea la especialidad de estomatología integral (EGI) lo que incluye la atención de las lesiones traumáticas que pueden presentarse en el aparato estomatognático.
Es difícil conocer la cantidad exacta de pacientes que sufren de trauma en los dientes, pero la cantidad de casos que se observan y la frecuencia del número de lesiones, nos dicen que debe ser elevado.

Son numerosos los factores que pueden incidir para que se produzca una fractura coronoradicular en un paciente, tanto en la etapa infantil, adolescente o adulto.

Los pacientes que sufren estos traumas pueden ser motivados por numerosas causas y en situaciones diferentes, así como hay diferencias en la incidencia para cada diente.

Todo esto provoca que sea necesario por parte del profesional en cuestión y si es posible por parte del paciente también, obtener la información necesaria que le brinde un grado de conocimiento ajustado a su posición, sobre el manejo adecuado de esta lesión con vista a mejorar el desempeño en el tratamiento para la resolución del problema.

Es por eso que se plantean las características de dicha lesión en diferentes grupos de edades, estadísticas generales y conducta adecuada en el manejo de la lesión con vista a su tratamiento en la atención primaria de salud, con vista a una posible conservación del órgano dentario para beneplácito del paciente.

DESARROLLO
Hay en la literatura numerosos estudios sobre traumatismos de los dientes, tanto de los temporales como de los permanentes, donde se plantean, que de 4,270 niños de escuelas secundarias el 4.3 % presentaban dientes anteriores fracturados. Así como que un 30 % de lesiones ocurre en dientes temporales y un 22 % en los dientes permanentes.

Todos los investigadores del tema coinciden que los varones sufren al menos dos veces más lesiones en la dentición permanente que las hembras. En la mayoría de los pacientes solo se afectan uno o dos dientes, que con mayor frecuencia son los incisivos centrales superiores para ambas denticiones.

En la dentición temporal se plantea, un predominio de las lesiones que afectan las estructuras de sostén, por ejemplo las luxaciones y por el contrario, se dice que las fracturas de la corona son las que afectan en mayor proporción a la dentición permanente.

En cuanto a la edad, se sabe que las lesiones dentales son poco frecuentes en el primer año de vida. Esta frecuencia aumenta cuando el niño comienza a caminar y correr. Cuando el niño llega a la edad escolar, son comunes los accidentes en los juegos, casi siempre por caídas y lo más común, es que ocurran fracturas de la corona del diente. Aumentan con la edad las lesiones provocadas por accidentes de bicicleta, estos pacientes sufren fracturas de corona pero además lesiones del labio superior y del mentón. En la segunda década de la vida se incrementan los deportes y con ello las lesiones en estas actividades, las cuales se ha demostrado que se producen por el choque con el puño o con el codo y donde predominan las luxaciones y traumatismos alveolares.

Los accidentes de los niños con dentición temporal ocurren principalmente en la casa y los de los niños con dentición permanente en la escuela.,
las lesiones dentarias son aproximadamente dos veces más frecuentes entre los niños con protrusión de los incisivos, que entre los que presentan un resalte normal.

Al final de la segunda década de la vida aumentan las lesiones dentarias y faciales por accidentes del tránsito. Este grupo de traumatismos se caracteriza por lesiones del hueso de sostén, labio inferior y mentón. También pueden ocurrir lesiones dentarias y faciales producto de peleas, donde aparecen la luxación y la exarticulación. Las lesiones dentales aparecen con cierta frecuencia en retrasados mentales y epilépticos por la falta de coordinación motora y los ataques característicos. En algunos países se reporta como causa trágica el síndrome del niño golpeado, la violencia doméstica y manifestaciones sociales adversas.

Aunque la mayoría de las lesiones causadas por estos traumatismos no comprometen la vida de los pacientes, por el simple hecho de ser las más visibles del cuerpo son las que pueden causar deformidades y en gran número de ocasiones trastornos psicológicos de la personalidad.

Estos traumas que ocurren en edades tempranas dejan ver sus manifestaciones cuando el paciente es un adolescente preocupado por su estética, y en ocasiones es demasiado tarde para una solución del problema.

Sin lugar a dudas, las premisas fundamentales para el éxito en estos casos son la atención inmediata, el diagnóstico preciso y la terapéutica indicada, ya sea en los servicios primarios de salud cuando sea factible su tratamiento o en un servicio especializado cuando las lesiones sean complicadas.

Consideramos que es importante una terapéutica rápida y preventiva de lesiones graves, y coincidimos en que desde una infractura hay que alarmarse, controlar y evolucionar al paciente hasta 8 semanas, acompañado de un minucioso examen clínico y radiográfico.

Las lesiones traumáticas de los dientes se han clasificado de acuerdo a gran variedad de factores, como la etiología, anatomía, patología y terapéutica. Por esto aparecen en la literatura varias clasificaciones .para su mejor diagnostico y elección del tratamiento:
Nosotros trataremos sobre la fractura mixta de corona y raíz no complicada.

Es la fractura que a la vez involucra la corona y la raíz, la cual no presentar exposición pulpar, los tejidos afectados son el esmalte, la dentina y el cemento radicular.

La comunicación de la cavidad bucal al ligamento periodontal, causa en estas fracturas una inflamación severa.
El manejo del paciente por nuestra parte comienza desde que este llega a consulta, donde trataremos de realizar el diagnostico de la lesión , para lo cual nos vamos apoyar en un Interrogatorio tanto al paciente como familiares de ser menores estos, donde recogeremos una serie de datos como son:
· Edad del paciente.
· Tiempo transcurrido del accidente.
· Trauma anterior en la zona.
· Tipo de accidente. ¿Contra qué?
· ¿Dónde ocurrió la lesión?
· Dolor espontáneo o provocado por los cambios térmicos.
· Dolor a la masticación o al contacto con el antagonista.

Realizar una inspección ocular de la zona afectada, revisando minuciosamente el diente y el área donde se produjo la lesión.
Corroborando así si hay presencia de cuerpos extraños, y
determinando la profundidad de las heridas, si hubo afectación de tejidos blandos. Luego se continúa con el examen de los tejidos duros, para observar si existe;
· Dolor en la masticación
· Movilidad del fragmento coronarioradicular.
· O pueda presentar ligera extrusión

En este caso la prueba o test eléctrico esta contraindicada su realización en las primeras cuatro semanas de ocurrido el trauma por constituir un irritante pulpar y además la respuesta pudiera ser falsa de acuerdo al grado de afectación pulpar, por lo que no es fiable.

Tampoco deben realizarse la prueba térmica, por igual al test anterior y no ser confiable. A la percusión la sensibilidad debe estar aumentada. Y haciendo uso del auxilio de un medio de diagnostico como el Examen radiográfico, se podrá observar la línea de fracturas en la zona coronoradicular afectada.

Una vez establecido el diagnostico se pasa a la fase instaurar tratamiento. En este tipo de lesión todo lo que corresponde a la parte coronaria del diente se tratara de manera similar a las fracturas coronarias que estamos acostumbrados a realizar, de la siguiente manera.

Se administra anestesia local, aislando cuidadosamente el fragmento de corona fracturado, separándolo del tejido blando con bisturí de ser necesario.
Estas fracturas no complicadas se recubre la dentina con hidróxido de calcio y se coloca una restauración temporal con ionómero o resina.
La restauración se hará temporal con ionómero o resina debido al sangramiento y deberá estar colocada por encima del cuello del diente, o sea en la corona clínica, nunca extenderla debajo de la gingiva.

Todos los dientes traumatizados deben ser restaurados inmediatamente para proteger el complejo dentino-pulpar; este tratamiento con Bonded, Composite y relleno de la corona fracturada es lo recomendado Si no se realiza este tratamiento, posteriormente puede producirse muerte pulpar, por encontrase canalículos dentinarios expuestos al medio bucal. Los casos que no sean tratados adecuadamente de manera inmediata acuden al poco tiempo con patología pulpar irreversible.

· Laserterapia.
· Indicar medidas de higiene bucal.

En las fracturas de corona-raíz no complicada y superficial, la reinserción de nuevas fibras periodontales y la aposición de nuevo cemento sobre la dentina expuesta ocurre una vez retirado el fragmento coronario. Después de dos meses, se habrá formado una nueva adherencia epitelial.
Cuando estas fracturas son profundas y el diente esta intruido, se puede efectuar una gingivectomía y ostectomía para transformar el margen subgingival en supragingival.

En ocasiones en estos dientes se realiza una extrusión por medios ortodóncicos con el objetivo de facilitar la restauración.
La extrusión debe posponerse hasta el completo desarrollo de la raíz ya sea fisiológico o inducido.
Después de finalizado el Tratamiento se debe seguir el chequeo clínico y radiográfico cada tres meses hasta un año.
Se plantea que en circunstancias, en que el fragmento fracturado se extienda hasta la raíz, ocupando más de 1/3 de la misma en sentido vertical el tratamiento elegido es la extracción.

CONCLUSIONES
En este tipo de trauma coronoradicular, por lo antes expuesto tiene un pronostico favorable de forma general para el paciente, por tanto la promoción y prevención estaría encaminada entonces a evitar las complicaciones una vez que la lesión está instalada, y en este aspecto es necesario realizar un manejo adecuado del paciente, tanto recibiendo la mayor información de los mismos con respecto al hecho, así como realizar un examen minucioso y depurado del diente y área lesionada, para llegar a un diagnostico certero que nos permita efectuar las acciones adecuadas mediante el tratamiento, que nos garantice la conservación de dicho órgano dentario, no dando a si al traste con la conservación definitiva del mismo ya sea, a mediano o largo plazo.

Estaremos haciendo prevención del trauma dentario siempre que con nuestro proceder alentemos y desarrollemos conductas saludables que eviten las causas que lo originan.

BIBLIOGRAFÍA
1. Roberts JR, Hedges JR, eds. Clinical Procedures in Emergency Medicine. 4th Ed. Philadelphia, PA: Saunders; 2004.
2. Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, eds. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 5th Ed. St. Louis, MO: Mosby; 2002.
3. Auerbach PS. Wilderness Medicine. 4th Ed. St. Louis, MO: Mosby; 2001:562-571.
4. Roberts JR, Hedges JR, eds. Clinical Procedures in Emergency Medicine. 4th Ed. Philadelphia, PA: Saunders; 2004.
5. Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, eds. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 5th Ed. St. Louis, MO: Mosby; 2002.
6. Carolina Veleiro Rodríguez. RevistaLatinoamericana de Ortodoncia y odontopediatría. 2006.
7. Rev Cubana Estomatol v.34 n.2 Ciudad de La Habana jul.-dic. 1997
8. Rev Cubana Estomatol v.41 n.2 Ciudad de La Habana Mayo-ago. 2004

Sitios Web visitados ( 3/01/07)
1.- http://www.uv.cl/stdi/pages
2.- http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000058.htm
3. http://www.foroaps.org/hitalba-pagina-articulo.php?cod_producto=665
4.-http://www.fondo .uncu.edu.ar/contenidos.

AUTORES
Dr. Rafael Solano Pérez
Esp. 1ergrado en EGI
J´Dpto Atención Quirúrgico Estomatológico
Hosp. .R.G.G. de Ciudad Habana,

Ciudad Habana
2007


Enviado por Dr. Rafael Solano Perez
Contactar mailto:grasolper@yahoo.com


Código ISPN de la Publicación: EElApFyAZuAMRqSbrK
Publicado Wednesday 5 de September de 2007