Secciones

Medicina y Salud

Enfermedades

Anatomía

Biología

Nutrición

Ingeniería

Química

Física

Tecnología

Astronomía

Lógica y Matemática

Más Publicaciones

Publicar Artículos

Eventos

Enlaces

El Hijo de Madre Adolescente


Enviado por Dra. Ileana Rodríguez Medina
Código ISPN de la Publicación: EEuAyFVyuABuxpvSYC


Resumen: El Embarazo en la Adolescencia no es un hecho casual y menos aun conscientemente buscado. Obedece en general a una serie de causas y/o factores de riesgos psicologicos, sociales y culturales con un patron propio que mas menos se repite a lo largo de las diferentes poblaciones en que se ha estudiado. El fruto de esa concepcion puede verse afectado desde su embriogenesis, durante el momento del parto y hasta su adolescencia por toda una serie de noxas de indole socio-psico-bio.


   

  

Introducción
El Embarazo en la Adolescencia no es un hecho casual y menos aún conscientemente buscado. Obedece en general a una serie de causas y/o factores de riesgos psicológicos, sociales y culturales con un patrón propio que más menos se repite a lo largo de las diferentes poblaciones en que se ha estudiado. El fruto de esa concepción puede verse afectado desde su embriogénesis, durante el momento del parto y hasta su adolescencia por toda una serie de noxas de índole socio-psico-bio.

Objetivos
Caracterizar al hijo de madre adolescente.

Método
Cuantitativo en un estudio descriptivo retrospectivo mediante la revisión documental del tarjetón de embarazada de todas las paridas menores de 20 años, ocurridas en el policlínico Pulido Humaran de la Lisa durante el año 2002 y la revisión de la historia clínica ambulatoria pediátrica hasta el cuarto mes de vida.

Resultados
Los partos en menores de 20 años representaron el 14.5 % del total de partos. El hecho de haber terminado la secundaria básica (74 %), dedicarse a las labores del hogar (57 %) y mantener unión consensual (54 %) son factores de riesgo para que la adolescente se embarace. Sólo hubo un RNBP (3 %). Uno de cada tres niños presentó alguna morbilidad no grave. Baja prevalencia de lactancia materna (26 %) al cuarto mes de vida.

Conclusiones
El embarazo de estas adolescentes transcurrió sin grandes problemas médicos, cortejado con desvelo por el consultorio y la familia, obteniendo un fruto sano. 
Este binomio Madre- Hijo ha de seguirse por el pediatra.

INTRODUCCIÓN
La adolescencia es una etapa de la vida donde hay un crecimiento del individuo en aspectos sociales, sicológicos y biológicos que además se caracteriza por el florecer del amor y hace sentir a los jóvenes optimistas, creativos, pero a la vez es necesario sustentarlo con la responsabilidad, y esperanza de una nueva ética donde impere el concepto de la salud sexual y reproductiva, como un derecho de todos a una sexualidad responsable, equitativa exenta de riesgo para la salud y que permita hacer del nacimiento un acto deseado y protegido (1) .

Entre lo más significativo de esas transformaciones esta la aparición de la capacidad reproductiva, pero la maduración completa del organismo de la mujer no se limita a las posibilidades de que se produzca un embarazo, mas lentamente evolucionan las mamas, la talla y el peso, y el tamaño de los huesos de la pelvis (2) .

La evolución de la madurez biológica, psicológica y social se ha ido separando progresivamente con el paso de los años.

Mientras ha estado ocurriendo una aceleración en la maduración sexual de los adolescentes, la maduración psicosocial se ha ido haciendo más compleja y tardía, hasta lograr que sean autovalentes en ambos sentidos (3) . 

Inmersa en este proceso de crecimiento sociopsicobio se encuentra la realidad irreversible del inicio precoz de las relaciones sexuales. De hecho se estima que solamente uno en cinco niños no tendrá sexo en su adolescencia. Y las que no utilizan anticonceptivos en las relaciones sexuales durante la adolescencia, corre el 90% de riesgo de salir embarazada en el plazo de un año (4) . Trayendo a escena el embarazo no deseado, con poco controles prenatales, poca ganancia de peso y enfermedades tales como, anemia y enfermedad hipertensiva de la gestación mas frecuentes en estas edades; el parto prematuro y/o por vía alta con un fruto bajo peso y de mayor incidencia de malformaciones congénitas. La gestación puede decidirse interrumpir y el aborto aun en medio hospitalario y en manos expertas no esta exento de riesgos inmediatos y tardíos (2,5,6,7,8,9) . 

Un hijo de madre adolescente puede verse afectado, desde el mismo momento del parto y hasta su adolescencia, por toda una serie de problemas de distinta índole tanto durante el parto, post parto, como durante su infancia y adolescencia.

Parto y Posparto: Dada las características de estos embarazos, existe en estos niños una mayor incidencia de problemas orgánicos tales como prematuridad, bajo peso para su edad gestacional, y mayor mortalidad en los días próximos al parto y durante su primer año de vida. También son mayores las posibilidades de sufrir problemas neurológicos, epilepsia, parálisis cerebral, sordera y ceguera.

Un hijo de mamá adolescente tiene entre 2 y 3 veces más posibilidades de morir durante su primer año ,que un hijo de madre no adolescente. Esta cifra se dispara en madres menores de 15 años.

Infancia:
Dadas las escasas habilidades parentales, las erróneas expectativas sobre el desarrollo del hijo, la pobre motivación, el elevado nivel de estrés y ansiedad, y el reducido apoyo social y económico de los que suele disponer la madre, y en su caso, el padre, y dado el bajo estatus socioeconómico al que suelen pertenecer, es muy frecuente que estos niños reciban peores y mas escasas atenciones tanto físicas como psicológicas, lo que tendrá importantes consecuencias no solo durante su infancia, sino también durante la adolescencia.

Existen tres patrones característicos de interacción Madre-Hijo:
En ocasiones se ha observado falta de sensibilidad y respuesta ante las necesidades físicas y afectivas del niño, y disgusto ante el hecho de tener que realizar actividades como cuidarlo, vestirlo, alimentarlo, o sacarlo a pasear. En este caso, es frecuente que el niño reaccione con pasividad y apatía, viéndose afectados su desarrollo afectivo y motor.

Otras madres, por el contrario, exhiben un comportamiento caracterizado por una “sobre preocupación ansiosa” lo que hace que el niño presente intranquilidad, tensión y ansiedad.

Finalmente, un tercer grupo pasan alternativamente del rechazo y privación a la sobreprotección. Esto hace que el niño muestra una inestabilidad que puede desembocar en un sentimiento general de incertidumbre, especialmente referida a si es,o no es amado.

Algunos autores han hecho especial mención de este tema, al afirmar que los hijos de madres adolescentes tienen mayores posibilidades de sufrir negligencias y malos tratos. 

En EEUU, tras analizar 4851 casos de maltrato infantil, se descubrió que el 62% de ellos habían nacido cuando sus madres eran adolescentes.
Varios trabajos han llamado la atención sobre la existencia de mayores problemas de conducta, agresión .Así como problemas escolares manifestándose no solo en un menor rendimiento escolar y repetición de cursos, sino también en una mayor frecuencia de conductas que suelen motivar castigos y expulsiones. No obstante, en algunos trabajos no se encontraron diferencias entre los rendimientos académicos de hijos de madres adolescentes y madres jóvenes. Entre otros problemas destacan déficit en el desarrollo cognitivo temprano, mayor riesgo de problemas de salud y menor competencia psicológica.

Adolescencia:
Es más probable que exhiban comportamientos antisociales y que, por consiguiente, tengan problemas con la ley.

Su primera relación coital suele ocurrir a una edad más temprana y tanto las chicas como los chicos tienen mayor riesgo de verse envueltos en un embarazo imprevisto, repitiendo así el ciclo del embarazo adolescente (2,6,7,8,9,10) .

Aunque a nivel nacional hay una disminución de los partos en las adolescentes, y de igual forma las tasas de aborto disminuyen en estas edades ,se continúa aunando esfuerzos, acciones y programas para minimizar los factores de riesgo y lograr una atención integral a la salud del adolescente (11) .

Siendo claro entonces que el embarazo en esta etapa de la vida aumenta los riesgos para las madres como para sus hijos, nos propusimos interiorizarnos en este tema y esclarecer las características que tiene en nuestra área el embarazo en esta edad tan particular y observar la repercusión sobre sus hijos, y de esta manera tener una base para poder implementar en el futuro alternativas para la atención y seguimiento diferenciado de la gestante, madre adolescente y su hijo y modelos de intervención en los adolescentes. 

OBJETIVOS
General: Caracterizar el Hijo de Madre Adolescente.

Específicos: 
· Determinar la frecuencia de los partos en menores de 20 años.
· Identificar las características de la embarazada adolescente desde lo socio-económico-psicológico y biológico.
· Identificar las características del momento del nacimiento en cuanto a vía, edad gestacional, peso del niño y Apgar.
· Conocer la morbilidad neonatal y postnatal hasta el cuarto mes presentada por los niños.
· Conocer la prevalencia de la lactancia materna y valoración nutricional al cuarto mes de vida.
· Esclarecer los factores de riesgo entre la adolescente embarazada y su hijo.

MÉTODO 
Cuantitativo en un estudio descriptivo retrospectivo de todas las paridas menores de 20 años del policlínico Dr.: Antonio Pulido Humaran de la Lisa durante el año 2002, mediante la revisión documental del tarjetón obstétrico y las historias clínicas ambulatorias pediátricas hasta el cuarto mes de vida de cada hijo de esas madres adolescentes.

Los datos fueron recogidos en una panilla que incluía diferentes variables relacionadas a la gestación, el parto y el niño. Se adjunta.

Para comparar las variables según los distintos grupos se emplearon los test de la probabilidad exacta de Fisher y de c2 para muestras independientes. Con el objetivo de valorar el comportamiento de las variables dentro de un mismo grupo se utilizaron los test de probabilidad binomial y de c2 de una muestra. El análisis estadístico se llevó a cabo con un nivel de significación a = 0.05. 

Las variables se correlacionaron según objetivos y los resultados se ofrecen en tablas.

Encuesta madre adolescente
Pol. Pulido Humaran Año 2002
Nombre: ___________________________________ edad:_____
Dirección:________________________________C M _______
Estado Civil: soltera_____ casada______ acompañada_________
Edad Pareja:_____ Color de Piel: B:______ N B: ______
Escolaridad:
Primaria terminada_______ Politécnico en curso_____
Secundaria en curso_______ Politécnico terminado____
Secundaria terminada______ Preuniversitario en curso_____
Preuniversitario terminado____ 
Ocupación: Ama de casa: _____
Estudia: ____
Trabaja: ____
Vivienda: Paredes: _____ Piso: ____ Techo: ___ Baño: ____
No. Habitaciones: ____ Personas por dormitorios: ____ 
Hábitos tóxico: Cigarros: __ Bebidas alcohólicas: ____
Religión: ____
Valoración Psicológica: ___ Embarazo deseado: ___
Planificado: _____
Apoyo Familiar: ____ 
APP: ____
Peso: ____ Talla: ____ V N: a la captación: ____
Incremento de peso en Kg.____ 
Historia Obstétrica G: ____ P: ____ A: ____
Captación precoz: ____ Intermedia: ____ Tardía: ____
Morbilidad: Anemia:____
Amenaza de Aborto:____
Amenaza de parto prematuro: ____
Infección urinaria: _____
CIUR: ___
Hipertensión arterial: ____ Otra: ________

Ingreso Hogar Materno: causa E G estadía: ____________________

Ingreso hospitalario: causa E G estadía:______________
Parto: Vía: Cesaría: _____ Presentación: Cefálica: ___
Transpelviano____ Pelviana: ____ 
Transversa:____
EG :< 37s____ Peso :< 2500g:______
37-42 s___ 2500-2999g:______
> 42s ____ 3000-3999g: ______
>4000g: _____
Apgar: 7 a 9: _____ Sexo: Fem.: ___
4 a 6: ______ Masc: _____ 
<3: _______

Morbilidad neonatal (hasta 28 días)
Hospitalaria (causa, estadía, edad)________________________________
Ambulatoria: ___________________________
Morbilidad post natal (de 29 días hasta 4 meses)
Hospitalaria (causa, estadía, edad)_______________________________
Ambulatoria: ____________________________
Lactancia al cuarto mes 
Pecho: _____
Mixta: _____
Artificial: ____
Valoración nutricional al 4 mes 
<3: ____
3-10: ___
10- 90: ___
90- 97: ___
>97: ____ 

RESULTADOS
En el año estudiado, el Policlínico Doctor: Antonio Pulido Humarán tenia una población adolescente de 2554 que presentaba el 15% de la población total, con una distribución por sexo de 1238 muchachas (48%) y 1316 muchachos (52 %).

En este periodo se reportaron 288 partos y de ellos 42 fueron en mujeres menores de 20 años que significa el 14,5 %. Entre esos partos hubo 4 gestaciones de gemelares por lo que nacieron 292 niños. Entre las muchachas adolescentes no hubo multiparidad por lo que sus nacimientos representan el 14.3 %. (12).

Por situaciones sociales de tener nuestra dirección pero no residir físicamente, la muestra quedo reducida a 35.

T1 Color de piel por edades
Clasificamos a las muchachas en blancas y no blancas para evitar controversias, pero aún así, esta valoración ya estaba hecha en el tarjetón con un innegable componente subjetivo muy personal de los numerosos evaluadores, además de desconocer las características de la población local en este aspecto.
Por las edades de las gestantes las dividimos en dos grupos de 15 a 17 años que representan el 46% y de 18 a 19 que representan el 54%.

T2 Nupcialidad según color de piel
Las muchachas no blancas tienen mayores porcientos entre las solteras (25 vs. 22), y las acompañadas (67 vs. 48). Y menor porciento en la condición de casada (8 vs. 30) que las clasificadas como blancas.

T3 Edad de la pareja según edad de la gestante
Para los dos grupos de edades de las gestantes, los mayores porcientos se encuentran en las edades de 20-25 años (50 vs 63 ) seguido del grupo etáreo 26-30 años (25- vs 21 ), después los muchachos adolescentes 18-19 años ( 19-vs 10,5 ) y por ultimo los de 31- 35 años (6-vs 5 ). 
Solo 5 parejas 14% son entre adolescentes. 
La edad promedio de las muchachas fue de 17.4 ± 1.4 y la de sus parejas 23.5 ± 3.6.

T4 Nupcialidad por edades 
En el momento de la captación solo el 23% tenía una unión legalizada por el casamiento. En el 77% restante se encuentran 23% de solteras y 54% de acompañadas, nueva modalidad de unión.
De las solteras, el 75% está entre las de menor edad, situación inversa se observa en las casadas con igual porciento entre las de 18-19 años. Las muchachas acompañadas de 18 19 años presentan el mayor porciento con 58.

T5 Escolaridad por edades
Dadas las edades de nuestras muchachas paridas, la escolaridad se espera alrededor de la secundaria terminada. Y así tenemos que 26 muchachas ( 74%) tenían concluido este nivel y 6 de ellas cursaban el nivel medio superior y lo interrumpieron . Cinco muchachas 14% habían concluido un politécnico o el PRE universitario y cuatro muchachas (11%) solo habían concluido el nivel primario.

T6 Ocupación por edades
Aún la gran mayoría, 31 de 35 ya alcanzaron el 9no grado (89%), y de éstas, 11 chicas estaban estudiando (31%),más de la mitad el 57% se encuentran en sus casas. Esta condición predomina en ambos grupos de edades.
Entre las estudiantes, el mayor porciento (64) lo exhiben las de menor edad; las únicas trabajadoras se encuentran en el grupo de 18 y 19 años.
Para adentrarnos aun más, correlacionamos ahora ocupación contra nupcialidad y escolaridad.

T7 Ocupación según nupcialidad
La condición de ama de casa que predominaba en ambos grupos etáreos se reparte principalmente entre las muchachas acompañadas (65%) y las solteras (20%).
El hecho de estar estudiando no limita ninguna variante de relación con el muchacho responsable de la gestación, pues la distribución es casi igual.
Las adolescentes que trabajaban, el 75% estaban en unión consensual. 

T8 Ocupación según escolaridad
De las 20 muchachas dedicadas a las labores del hogar, 17 el 85% tenían vencido la secundaria básica.
Las jóvenes que estudiaban en el momento de la captación se encuentran repartidas desde la secundaria en curso ( Primaria terminada) con dos para un 18%, secundaria terminada con 8 para un 73% que incluye a cinco muchachas que cursaban el nivel medio superior y una adolescente que había terminado el PRE (9 % ).
Las cuatro adolescentes trabajadoras, dos el 50% tenían vencido un politécnico, una 25% la secundaria básica y otra 25% tan sólo vencido el nivel primario.

T9 Condiciones de la vivienda según edad
Ciertamente la edad no tiene que ver con las condiciones de la vivienda, de todos modos esta tabla demuestra que casi todas las muchachas conviven sin hacinamiento (88,5%) y en buena casa. (91%).

T10 per. cápita según edad
Del total de adolescentes embarazadas sólo 6 para un 17%, sus familias cuentan con una entrada promedio menor a $50 pesos al mes, dos de estas muchachas son trabajadoras. Ambos grupos igual afectación.
Entre $ 50 y 100 pesos reciben los núcleos de 16 gestantes que representan el 46%, habiendo un mayor porciento (56%) en las edades de 15-17 años y 44% en las edades de 18 y 19 años.
Treces muchachas embarazadas conviven con familias que poseen más de $ 100 pesos per cápita, más beneficiadas en este caso las muchachas de mayor edad con 69% donde hay dos trabajadoras, que las muchachas de menor edad con 31%.

T11 Valoración Psicológica según edad.
En sentido general los embarazos fueron deseados en un 83%, aunque no planificado en un 60%. Los mayores porcientos de embarazos no deseados 31%, y no planificados 69% se encuentran en las gestantes de menor edad.
Excepto una adolescente todas tuvieron el apoyo de la familia 97%.

T12 Valoración Psicológicas según nupcialidad
Siendo el embarazo deseado lo más frecuente, al compararlo con las formas de presencia del padre, vemos que las muchachas acompañadas tienen los mayores porcientos (62), seguidas de las casadas (28), pero que resultan ser el total de las casadas, por tanto 100%.
Mientras, el embarazo no fue deseado en las solteras con un 83%. Y en estas muchachas con pareja ausente ningún embarazo fue planificado.
En las gestantes con parejas sin unión legal, en un análisis horizontal, no hay evidentes diferencias. Una de estas muchachas no contó con el apoyo familiar.
Ya habíamos destacado que todos los embarazos de las ya casadas fueron deseados y planificados en 63%.

T13 Valoración Psicológica según per. Cápita
En esta tabla que condiciona el deseo de un hijo y su planificación de acuerdo a la economía de la familia y considerando el per cápita bajo inferior o igual a los $ 100 pesos. Hacen llamar la atención los porcientos de los embarazos no deseados y no planificados de las economías pobres con los mayores porcientos 83 vs 17 y 71 vs. 29 respectivamente.

El 94 % de las captaciones de embarazos fueron precoces con solo 2 intermedios.

T14 Número de gestaciones, abortos y partos previos según edad
Predominan las muchachas primigestas con un 74 %, con igual proporción en los dos grupos de edades. Siendo la segunda gestación, el motivo de este estudio, presenta 6 muchachas para un 17 %; que según edades, las mas jóvenes no tienen parto previo y sí un legrado anterior cada una (19 %). Mientras que las de mayor edad, tienen el único parto previo del estudio (3%) y un legrado cada una (11 %). 

Las adolescentes que tienen historia de 3 ó 4 gestaciones, donde no hay partos previos por lo que terminaron en abortos con un promedio de más de 2 por cada una y totalizan 8 para un 42 %.

Las adolescentes de 15 – 17 años se embarazaron 19 veces (39 %) llegando a 16 nacimientos (84 %) y se realizaron 3 interrupciones (16 %). Mientras que las adolescentes de 18 – 19 años se embarazaron 30 veces (61 %) terminando en 20 nacimientos (66.6 %) y 10 fueron abortos provocados (33.3 %) y se promedia 2 legrados.

T15 Numero de gestaciones, abortos y partos previos según nupcialidad 
Todas las embarazadas solteras son primigestas. 
Las muchachas acompañadas tienen mayor porciento (63) con una gestación, 31 % con 2 gestaciones, aquí con un parto previo (6 %) y solo una muchacha con 4 gestaciones (6 %); dando como resultado el mayor numero de legrados con un 62 %.
Es también esperado que las embarazadas casadas tengan mayor porciento en las primigestas (75 %), le siguen una muchacha con 3 gestaciones y otra con 4 gestaciones dando un total de 5 abortos que representan el 38 %.
Las muchachas acompañadas presentan 28 gestaciones (57 %), terminando en 20 partos (71 %) y se realizan 8 legrados (29 %) que promedia 1.1. Incluye a la mamá anterior. 

T16 Número de gestaciones, abortos y partos previos según escolaridad 
Tomo como rasante la Secundaria terminada por el simple hecho de acumular mayor número de muchachas (74 %) y ser el nivel mínimo exigido en nuestro país, inicio el análisis por aquí. Teniendo el 85 % de primigestas y el porciento restante 4 muchachas con 2 gestaciones, donde una de ellas tiene un hijo anterior (5 %) y las otras un aborto cada una (10 %).
Por debajo de la Secundaria terminada solo hay 4 gestantes (12 %) con una y dos gestaciones 50 % respectivamente que se han realizado 2 abortos (15 %). Mientras que con nivel superior hay 5 embarazadas (14 %) con una (40 %) hasta 4 gestaciones (60 %) y se han realizado 8 legrados (62 %). Las muchachas con el 9º grado vencido tienen mayor números de gestaciones con 30 (61 %) que 27 terminan en parto 90 % y 3 en abortos (10 %) uno por muchacha.

T17 Numero de gestaciones, Abortos y Partos Previos según ocupación
Sabiendo ya, que predominan las muchachas amas de casa, vemos que al analizar el número de gestaciones y los abortos también llevan las mayores frecuencias menos en las primigestas, y así tenemos: con una gestación 70 %, con dos gestaciones 20 %, donde encontramos la única adolescente que ya era mamá. Con 3 gestaciones una muchacha y con 4 gestaciones otra muchacha (10 %). Lo que da una sumatoria de 8 legrados para un 61 %.
Mientras las estudiantes exhiben el 73 % con una gestación, 18 % con 2 gestaciones y una muchacha con 4 gestaciones 9% totalizando 5 legrados para un 39 %. Las trabajadoras tienen una gestación (15 %) y nada más.
Las muchachas amas de casa tienen el mayor número de gestaciones (29) para un 59 %, culminando en 21 partos (72 %) y en 8 abortos (28 %), promediando 1.6 legrados. Contienen a la mamá anterior.

T18 Valoración Nutricional e Incremento de peso según edad
b) PA-PE. 
Hubo 12 muchachas (34 %) clasificadas como bajo peso con poca diferencia en cuanto a distribución por edades. Sin embargo, cuando analizamos el incremento de peso, si hay un comportamiento distinto en relación a la edad. Así vemos que en las muchachas más jóvenes, el 80 % no alcanzo los 10 Kg., y en las muchachas de mayor edad el 86 % supero esta cifra en su incremento de peso. Se ingresaron en el Hogar Materno 3 embarazadas (25 %), 2 en las de 15 a 17 años con incremento insuficiente, y una de 18 a 19 años con incremento adecuado.

Las 23 muchachas restantes (66 %) tenían una valoración nutricional de peso adecuado o elevado, también con poca diferencia en la distribución por edades; pero, al puntualizar el incremento de peso, en ambos grupos, entre 82 % y 83 % sobre pasan los 10 Kg. de peso.

T19 Morbilidad de la Gestación según edad
La sepsis vaginal fue la de mayor incidencia con un 51 %, afectando en 72 % a las muchachas de 18 a 19 años. Le sigue en orden la anemia con un 46 % y similar afectación en ambos grupos. Después aparece la enfermedad hipertensiva de la gestación con un 23 %, más vista en las muchachas mayores con un 75 %. Esta patología motivo 3 ingresos hospitalarios (38 %), 2 de ellos en las muchachas más jóvenes (100 %). Le continúa la infección urinaria con 20 % con semejante afectación en los dos grupos de muchachas. Aquí hubo un ingreso justo en las gestantes más jóvenes (33.3 %). La próxima morbilidad esta representada por la amenaza de aborto y/o parto prematuro con un 17 % afectando las 2/3 partes a las gestantes de 18 a 19 años. Esta situación fue la que motivo más ingresos, uno de 2 en las gestantes jóvenes y 3 de las 4 gestantes de mayor edad. Finalizan la Diabetes Mellitas y el CIUR con una gestante cada una del grupo de 18 a 19 años. Esa diabética tuvo un ingreso.

Hubo solo 2 gestantes (5.7 %) sin morbilidad..

Momento del nacimiento.
Los nacimientos se sucedieron por vía natural en 24 muchachas para un 69 % y por vía cesárea en 11 adolescentes para un 31 %, con igual participación de ambos grupos etáreos. Los motivos de la cesaría fueron inducción fallida, crisis hipertensiva, sufrimiento fetal agudo, desproporción céfalo pélvica y presentación pelviana.
Solo un parto fue instrumentado con espátula para un 3 %.

El 94 % de los nacimientos fueron atérmino, no hubo ninguno pasadas las 42 semanas, y sí, 2 recién nacidos pretérminos (6 %). Uno de ellos bajo peso (3%). 
Todos los niños tuvieron buena evaluación de APGAR inclusive el RNBP pretermino.

T20 Peso en gramos del RN según edad materna
Ya habíamos dicho de la presencia de un solo RNBP (3 %) y ocurrió en madre de 18 a 19 años.
Los pesos más frecuentes están entre 3000-3999 g con un 63 %. Los pesos riesgos lo presentan el 23 % y hubo hasta macrofetos en un 6 %.

T21 Morbilidad neonatal hospitalaria y ambulatoria según edad materna
Decimos hospitalaria a lo que se detectó en la maternidad y ambulatoria la morbilidad no reportada por el hospital que se detecto o debuto en la casa.
Consideramos que hubo poca morbilidad pues solo 12 neonatos (34 %) tuvieron alguna “enfermedad” tales como: Íctero fisiológico con 20 %, Trauma Obstétrico 14 %, dado por 2 cefalohematoma y 3 fracturas de clavícula. Le sigue con igual numero (3) y porciento (8 %) el Síndrome de Distrees Respiratorio, VDRL débil reactiva, y crisis genital: En 2 niños (6 %) la cicatrización umbilical hizo granuloma. Entre otros encontramos malformaciones menores dadas por apéndice preauricular y politelia y uno con miliaria (3 %).

Desde que analizamos la tabla anterior sabemos que hubo un bajo peso (3%). 

En el Municipio hubo 30 interrupciones de embarazo por genética correspondiendo 6 a adolescentes para un 20 % y de ellas 2 fueron de nuestra área lo que representa el 33.3 %.(13).

T22 Morbilidad Postnatal según edad materna
Al analizar las enfermedades padecidas por los hijos de madres adolescentes hasta el 4º mes de vida, también consideramos que es escasa, pues 24 niños el 69 % no se enfermaron. Aunque reconocemos corto el periodo analizado.

Aún pocas y no graves, en primer lugar tenemos a las EDA y la desnutrición con 3 niños cada una para un 8 % . es necesario señalar que las 3 diarreas motivaron ingresos. La desnutrición esta vinculada con diarrea y fallo de la lactancia materna. Este déficit nutricional no tiene nada que ver con el RNBP que se recuperó en período neonatal aunque con lactancia mixta. 

Le continúa las IRA con 2 pacientes (6 %), uno de esos niños motivó ingreso.
Quedan patologías con afectación de un niño (3 %) y ninguno motivó ingreso. Entre estas están reflujo gastroesofágico, anemia, miliaria e infección urinaria en una niña. 

T23 Tipo de lactancia al 4º mes según edad materna
Casi justo la mitad 51 % comparten el pecho con la leche de vaca. Sólo el 26 % da pecho exclusivo. En estas dos modalidades ambos grupos de edades tienen igual comportamiento 44 % en 15 a 17 años y 56 % en 18 a 19 años.

Ofrecen leche de vaca el 23 % dividido a la mitad la participación de ambos grupos etáreos.

T24 Valoración nutricional del hijo al 4º mes según edad materna
Según tabla 22 reportamos 3 desnutridos (< 3P), pero 2 de ellos al 4º mes de vida ya habían empezado a recuperarse y se encontraban entonces como delgado (3-10 P).
La mayor frecuencia 80 % se encuentra en los percentiles de eutróficos. Habían 2 niños sobre peso (5.5 %) y 2 niños obesos (5.5 %). 

T25 Morbilidad postnatal según tipo de lactancia
Por los números no puedo demostrar que los alimentados al pecho enferman menos, pero si nos fijamos en la calidad de la morbilidad vemos que el reflujo gastroesofágico y la miliaria no tienen nada que ver con las características nutricionales ni de protección contra enfermedades de la leche de pecho. Sin embargo, la desnutrición sí, y este nene para el cuarto mes de vida ya se estaba recuperando pasando al percentil de delgado. Otra cosa importante, estos niños no ingresaron.

Los niños que tenían lactancia mixta presentaron 2 catarros (11 %) y una diarrea (5.5 %) con 2 ingresos, uno en cada patología.
Los chiquitines que tomaban solo leche de vaca presentaron 2 diarreas (25 %), coincidiendo uno con desnutrición. Esas diarreas fueron hospitalizadas. El otro niño desnutrido no tenía historia de diarrea. También se encontró anemia en un niño (12.5 %) y una niña con infección urinaria (12.5 %).

T26 Valoración nutricional del niño según tipo de lactancia
El único niño (3 %) que al cuarto mes de vida estaba por debajo del tercer percentil tenia lactancia artificial con leche de vaca. Hubo dos niños delgados (6 %), uno tomaba pecho y otro leche de vaca.

La mayoría de los niños 79 % tienen valoración de eutróficos y de ellos, el 61% tenían lactancia mixta, el 25% pecho exclusivo y el 14% lactancia artificial.
Los 2 niños sobre pesos (6%) estaban con leche de vaca.

Destaca uno de los 2 obesos (6%) con pecho a libre demanda.

DISCUSIÓN
Antes de adentrarnos en la discusión quiero señalar que reconozco mi muestra pequeña, lo que limita el análisis estadístico y la generalización de los resultados. Además, siendo el centro del trabajo el hijo de madre adolescente tuve necesidad de ver primero como se comporto el embarazo en esas madres para no comparar sobre referentes empíricos.

La representación de nuestra población adolescente de 15% comparada con la de Cuba reportada en el PNAISA-2000. (11) de 13.7% evidencia que tenemos una población ligeramente mayor que la nación. Semejante comportamiento en el número de nacimientos provenientes de madres adolescentes que nuestra área, tuvo en 14.3% se reporta por González Galbán (14), 13.8% en Cuba. Mientras la OMS en 1997 informa un 20% en Latinoamérica (6).

Como no hubo nacimientos en menores de 15 años, distribuimos las edades al igual que González Galbán (15) en su análisis sociodemográfico del embarazo adolescente en Cuba y adoptamos su clasificación de blancas y no blancas. Nuestra área presentó mayor número de partos en las de mayor edad al igual que otros autores (15,16). En Bayamo (17) hubo un trabajo que reporta igual número de chicas en los dos grupos de datos.

Según los datos del último censo de 1991 (15), se dice que las no blancas representan poco más de un tercio de las adolescentes y aunque no conocemos las características locales, ni los datos del censo del 2002, esta muestra tiene un comportamiento similar.

No encontramos referencias en cuanto a nupcialidad por color de piel pues Gonzalez Galbán (15) comenta en relación al número de gestación, dando dominio de las embarazadas en las no blancas y no es el comportamiento de las nuestras.

La edad promedio de la muchacha en nuestro estudio fue de 17.4 ± 1.4 años similar a las paridas en el Hospital de la Ciudad de Corrientes (6) y en HEODRA (18) y al compararla con la edad promedio de la pareja de 23.5 ± 3.6 años vemos que las muchachas se relacionan más con jóvenes y adultos y no con adolescentes, por lo que hay más madres adolescentes que padres adolescentes (7.16). En la Argentina hay un estudio de seguimiento del binomio madre-hijo que reporta edades de los padres entre 15 y 21 años en un 66% (19).

Se tomo el dato en el momento de la captación, desconocemos si las solteras se unieron o si las unidas se separaron. Aunque predominan las muchachas en unión consensual, modalidad presente en nuestro país, viéndose ahora en incremento (20), reportamos mayores porcientos de casadas y menores porcientos de solteras que en estudios dentro del páis (González, H; 1991(15), Córdova Vargas; 1997(20)). El Materno de Guanabacoa (21) reporta un 20.5% de madres solteras, semejante al nuestro y la Universidad Católica de Chile informa un 33% (22).

Consideramos adecuado el nivel de instrucción de las muchachas y el porciento reportado con el nivel primario vencido es similar con el estudio de la Maternidad de Guanabacoa (21) y no encontramos una relación inversa entre la aparición de un embarazo y el nivel de instrucción como González Galbán (15).

Lo que llama la atención es que aunque tiene el nivel mínimo alcanzado, sólo la tercera parte estaba estudiando cuando el momento de la captación y esos estudios fueron interrumpidos.

En un estudio reciente de los EEUU se reporta un 64% de madres adolescentes que terminan la Secundaria dentro de los dos años posteriores al parto (23). Aunque no tengo esos elementos de comparación en estos momentos.

En nuestra investigación la principal actividad fueron las labores del hogar, y después los estudios al igual que en investigación del Materno de Guanabacoa (21). Sin embargo, en estudio nacional de Febrero del 2000 (15) reporta 54% de estudiantes y 36% de amas de casa.

Es esperado que las estudiantes predominen entre las más jóvenes y las trabajadoras entre las de mayor edad.

Las adolescentes que se encuentran en su casa en convivencia estable con su pareja tienen condiciones propicias para tener un hijo en una forma de satisfacer sus necesidades de realización personal. Estas dos circunstancias son consideradas como factores de riesgo de embarazo en estas edades por la Dra Mérida López (16) y el Dr en Ciencias Sociales Humberto González (15).

Es de preocupar, y actuar, que las muchachas con un nivel de instrucción adecuado decidan quedarse en sus casas.
Aunque en nuestro país la situación de la vivienda es un problema social y las nuevas parejas de cualquier edad no disponen de una casa para ellos solos, en estas parejas fueron acogidos por la familia de la muchacha donde casi la totalidad de las casas disponían de buenas condiciones estructurales, sin hacinamiento. Esto sucede gracias a nuestro régimen político social en contraposición a otros países donde la pobreza es un factor de riesgo para el embarazo (7,18, 19, 24, 25, 26).

Reconociendo que la madurez psicosocial es cada vez más demorada (3,5) y que el embarazo en la adolescencia muy pocas veces es casual y menos aún conscientemente buscado (24) me llama la atención el alto porciento de embarazos deseados, aún considerando los diversos comportamientos en cuanto a edad, nupcialidad y percápita.

En nuestras muchachas también predominan las primigestas al igual que se reporta en la literatura (5, 9, 15) y en trabajos (21) pero no tienen el mismo comportamiento descrito por González Galbán (15) en su estudio, pues expresamos mayores porcientos al analizar las gestaciones por grupos de edades; tampoco las muchachas de 15 a 17 años tienen mayor proporción de partos que legrados y la situación inversa no se ve en las muchachas de 18 y 19 años. Él reporta mayor número de gestaciones en las solteras con las dos terceras partes y en este estudio predominan las acompañadas. Coincidimos que los embarazos adolescentes se concentran en el nivel medio y discrepamos en la actividad realizada donde él reporta estudiar y yo labores del hogar.

Aunque en nuestro país la tendencia del embarazo adolescente es disminuir, se encuentra con tasas superiores a las madres jóvenes (14), constituye un problema a nivel mundial, aún en países industrializados pues el índice de embarazo adolescente en EEUU duplica el de Inglaterra, Canadá, y es nueve veces más alto que los de los Países Bajos o Japón (4).

Muchos autores (7, 10, 19, 26, 27) señalan inicio tardío de los controles prenatales, en este estudio, y pienso que en todo nuestro país, la situación es otra, gracias a la cobertura de la asistencia medica y al régimen social imperante. La existencia y calidad de la atención medica disponible minimizan las complicaciones obstétricas y perinatales (5) que unido al apoyo familiar complementan el bienestar de la embarazada adolescente.

Consideramos alto el porciento de muchachas desnutridas, ya que infiere una de cada tres y lo mencionan como una condición muy común (5, 25), pero además que es menos probable que las adolescentes aumenten lo que es debido durante el embarazo (7,23) y lo relacionan con el riesgo de tener un RNBP. Relación que en este estudio no se presenta.

Hay una investigación (28) que demuestra una posible competencia de nutrientes entre la madre adolescente aún en proceso de crecimiento y el producto de la concepción y justamente las muchachas de menor edad en nuestra muestra aumentaron menos de peso, pero no tuvieron RNBP. Por su puesto estaría por demostrarse.

Casi la totalidad de nuestras embarazadas tuvieron alguna morbilidad, la misma descrita en la numerosa bibliografía al respecto (2, 5, 7, 8, 9) lo que con un orden de frecuencia distinto. Se ratifica la decisión de la OMS de considerarlos todos de alto riesgo (10).

Según se ha dicho es esperado una incidencia elevada de partos distósicos tanto por cesárea como instrumentados y pretérminos. Ciertamente el índice de cesárea de nuestras muchachas es alto, pero cada una está bien argumentada. En la Ciudad de Corrientes (6) exponen un 23.9%, alto también, pero no tanto como nosotros.

En cuanto a los partos instrumentados y pretérminos nuestros porcientos están bajos en relación a otros estudios (6, 17, 21).

Todos nuestros niños nacieron con una buena evaluación de APGAR inclusive los dos pretérminos donde uno de ellos es el único RNBP. Sin embargo en estudio de la Maternidad de Guanabacoa (21) reporta un 5.1% y en un Hospital de Nicaragua (18) reporta 7.6% de asfixia.

Si bien en la bibliografia (2, 5, 7, 8, 9, 10) se informa que el hijo de madre adolescente tiene mayor probabilidad de nacer con bajo peso nuestra población no es un ejemplo de ello. En otros estudios (6, 17, 18, 21) encontramos una incidencia de RNBP que va desde 10.3 hasta 14%.

En sentido general la morbilidad del hijo de nuestra adolescente es escasa y no grave. En el periodo neonatal, de lo mucho predecido para estos niños (2, 5, 7, 8, 9, 10), nosotros reportamos trauma obstétrico, SDR, malformaciones menores y bajo peso en frecuencia mucho menor a lo revisado (6, 17, 18, 21, 23). El resto de la morbilidad neonatal encontrada no tiene relación directa con la edad de la madre. Dígase íctero fisiológico, VDRL-DR, crisis genital, granuloma umbilical y miliaria.

En el periodo postnatal que se pesquiso, se hallo diarrea vinculada con desnutrición e IRA que no teniendo alta incidencia, sí fueron motivos de ingreso y relacionados con fallo de la lactancia materna. Entidades estas, principales causas de ingresos en el estudio del Policlínico René Vallejo Ortiz de la Ciudad de Bayamo (17).

El tiempo de duración de la lactancia materna depende por un lado de las culturas a las que pertenece la adolescente, del apoyo familiar, de las actitudes personales, y por otro lado, de la preparación que haya hecho el equipo de salud durante el seguimiento del embarazo (8). Nuestra prevalencia es baja, estará por averiguar por qué y trabajar en ello. Sin embargo en Cuba, en la Ciudad de Bayamo, capital de provincia del interior (17) exponen un 62.7% y en la Argentina en un Hospital Materno Infantil (19) con una consulta de seguimiento del hijo y su madre adolescente al sexto mes informa un 41%. Esto demuestra que si se trabaja a favor de la lactancia materna exclusiva se logran mejores resultados.

Aunque aproximadamente tres de cuatro niños ya no disponían de forma exclusiva de la leche de peso, su valoración nutricional no se vio afectada pues la gran mayoría se encontraban eutróficos al cuarto mes de vida. En estudio de Bayamo (17) también predomina los eutróficos pero en porciento menor a un grupo control. En el seguimiento del Hospital de Argentina (19) hasta el año de vida reportan porcientos mayores de 85 de niños bien nutridos.

Puedo decir que las adolescentes embarazadas de mi área, en ese período, sus características psicosociales se ajustan a las del país, presentando casi todas alguna morbilidad propia de esta edad, paren a sus hijos con buenos parámetros y llegan al cuarto mes eutróficos a pesar del fallo de la lactancia materna. 

Esta por definir el comportamiento de esos niños a partir del seguimiento de puericultura en sus consultorios médicos y por el pediatra hasta la adolescencia. 

Tabla 1. Color de la piel por edad.

Edad (años)

Blanca

No Blanca

Total

No

%

No

%

No

%

15- 17

10

28.5

6

17.1

16

46

18- 19

13

37.2

6

17.1

16

54

Total

23

65.7

12

34.2

35

100

Tabla 2. Nupcialidad según color de la piel.

Nupcial

Color piel

Soltera

Acompañada

Casada

Total

No

%

No

%

No

%

No

%

Blanca

5

22

11

48

7

30

23

66

No Blanca

3

25

8

67

1

8

12

34

Total

8

23

19

54

8

23

35

100

Test de probabilidad binominal α<0.05

Tabla 3. Edad de la pareja según edad de la gestante.

Padre

Madre

18- 19 a

20- 25 a

26- 30 a

31- 35 a

Total

No

%

No

%

No

%

No

%

No

%

15- 17 a

3

19

8

50

4

25

1

6

16

46

18- 19 a

2

10.5

12

63

4

21

1

5

19

54

Total

5

14

20

57

8

23

2

6

35

100

Tabla 4. Nupcialidad por edades.

Edad (años)

Soltera

Acompañada

Casada

Total

No

%

No

%

No

%

No

%

15- 17

6

75

8

42

2

25

16

46

18- 19

2

25

11

58

6

75

19

54

Total

8

23

19

54

8

23

35

100

Test probabilidad Fisher α>0.05

Tabla 5. Escolaridad por edades.

Edad (años)

Primaria

Secundaria

Pre- Univ

Total

No

%

No

%

No

%

No

%

15- 17

2

12.5

14

87.5

-

-

16

46

18- 19

2

10.5

12

63

5

26

19

54

Total

4

11

26

74

5

14

35

100

Test probabilidad Fisher α>0.05

Tabla 6. Ocupación por edades.

Edad (años)

Ama de casa

Estudiante

Trabajadora

Total

No

%

No

%

No

%

No

%

15- 17

9

45

7

64

-

-

16

46

18- 19

11

55

4

36

4

21

19

54

Total

20

57

11

31.5

4

11.5

35

100

X2   α>0.05

Tabla 7. Ocupación según nupcialidad.

Nupcialidad

Ocupación

Soltera

Acompañada

Casada

Total

No

%

No

%

No

%

No

%

Ama de casa

4

20

13

65

3

15

20

57

Estudiante

4

36

3

28

4

36

11

31.5

Trabajadora

-

-

3

75

1

25

4

11.5

Total

8

23

19

54

8

23

35

100

Tabla 8. Ocupación según escolaridad.

Escolaridad

Ocupación

Primaria

Secundaria

Pre- Univ

Total

No

%

No

%

No

%

No

%

Ama de casa

1

5

17

85

2

10

20

57

Estudiante

2

18

8

73

1

9

11

31.5

Trabajadora

1

25

1

25

2

50

4

11.5

Total

4

11

26

74

5

14

35

100

X2   α>0.05

Tabla 9. Condiciones de la vivienda según edad.

Edad (años)

Buena

Mala

Hacinamiento

Total

SI

NO

No

%

No

%

No

%

No

%

No

%

15- 17

15

94

1

6

2

12.5

14

87.5

16

46

18- 19

17

89

2

10.5

2

10.5

17

89

19

54

Total

32

91

3

8.5

4

11

31

88.5

35

100

Tabla 10. Percápita según edad.

Edad (años)

< 50

50- 100

> 50

Total

No

%

No

%

No

%

No

%

15- 17

3

50

9

56

4

31

16

46

18- 19

3*

50

7

44

9*

69

19

54

Total

6

17

16

46

13

37

35

100

* 2 trabajadoras

X 2 α>0.05

Tabla 11. Valoración psicológica según edad.

Edad (años)

 

Deseado

Planificado

Apoyo filial

SI

NO

SI

NO

No

%

No

%

No

%

No

%

No

%

15- 17

11

69

5

31

5

31

11

69

15*

43

18- 19

18

95

1

5

9

47

10

53

19

54

Total

29

83

6

17

14

40

21

60

34

97

   * 1 NO  3%

Test Fisher α>0.05    Binominal α<0.05

Tabla 12. Valoración psicológica según nupcialidad.

Psicol. Nupcial

 

Deseado

Planificado

Apoyo filial

SI

NO

SI

NO

No

%

No

%

No

%

No

%

No

%

Soltera

3

10

5

83

-

-

8

38

8

23.5

Acompañada

18

62

1

17

9

64

10

47

18*

53

Casada

8

28

-

-

5

36

3

15

8

23.5

Total

29

83

6

17

14

40

21

60

34

97

* 1 NO  3%

Test Fisher α>0.05

Tabla 13. Valoración psicológica según percápita.

Psicol.. Percápita

 

Deseado

Planificado

Apoyo filial

SI

NO

SI

NO

No

%

No

%

No

%

No

%

No

%

< 100

17

58

5

83

7

50

15

71

21*

60

> 100

12

42

1

17

7

50

6

29

13

37

Total

29

83

6

17

14

40

21

60

34

97

* 1 No apoyo filial    3%

Tabla 14. Número de gestaciones, abortos y partos previos según edad.

Edad (años)

1ra Gestación

2da Gestación

3- 4 Gestaciones

Abortos

Partos Previos

Total

No

%

No

%

No

%

No

%

No

%

No

%

15- 17

13

81

3

19

0

0

3

23

0

0

16

46

18- 19

13

68

3*

16

3

16

10

77

1

5

19

54

Total

26

74

6

17

3

9

13

37

1

3

35

100

* Parto

X2 α<0.05

Tabla 15. Número de gestaciones y abortos según nupcialidad.

Gestación

 

Nupcial.

1ra Gestación

2da Gestación

3- 4 Gestaciones

Abortos

Total

No

%

No

%

No

%

No

%

No

%

Soltera

8

100

0

0

0

0

0

0

8

23

Acompañada

12

63

6*

31

1

6

8

62

19

54

Casada

6

75

0

0

2

25

5

38

8

23

Total

26

74

6

17

3

9

13

37

35

100

* Parto

X2 α>0.05

Tabla 16. Número de gestaciones y abortos según escolaridad.

Gestación

 

Escolaridad

1ra Gestación

2da Gestación

3- 4 Gestaciones

Abortos

Total

No

%

No

%

No

%

No

%

No

%

Primaria

2

50

2

50

0

0

2

15

4

11

Secundaria

22

85

4*

15

0

0

3

23

26

75

Pre- Univ.

2

40

0

0

3

60

8

62

5

14

Total

26

75

6

17

3

8

13

37

35

100

* Parto

Tabla 17. Número de gestaciones y abortos según ocupación.

Gestación

 

Ocupación

1ra Gestación

2da Gestación

3- 4 Gestaciones

Abortos

Total

No

%

No

%

No

%

No

%

No

%

Ama de casa

14

70

4*

18

2

10

8

61

20

57

Estudiante

8

73

2

20

1

9

5

39

11

31.5

Trabajadora

4

100

0

0

0

0

0

0

4

11.5

Total

26

75

6

17

3

8

13

37

35

100

* Parto

X2 α>0.05

Tabla 18. Valoración nutricional e incremento de peso.

Tabla 18 a. Bajo peso.

Edad (años)

BP

< 10

≥ 10

Total

No

%

No

%

No

%

No

%

15- 17

5*

42

4*

80

1

20

16

46

18- 19

7**

58

1

14

6**

86

19

54

Total

12

34

5

42

7

58

35

100

* 2 I- HM     ** 1 I- HM

Test Fisher α>0.05

Tabla 18 b. Peso adecuado y elevado.

Edad (años)

PA- PE

< 10

≥ 10

Total

No

%

No

%

No

%

No

%

15- 17

11

48

2

18

9

82

16

46

18- 19

12

52

2

17

10

83

19

54

Total

23

66

4

17

19

81

35

100

Test Fisher α>0.05

Tabla 19. Morbilidad de la gestación según edad.

Edad (años)

Vaginosis

Anemia

HTA

Infección Urinaria

Aborto

P.Premat.

D.M.

CIUR

No

%

No

%

No

%

No

%

No

%

No

%

No

%

15- 17

5

28

7

44

2

25

3

43

2

33.3

0

0

0

0

18- 19

13

72

9

56

6

75

4

57

4

66.6

1

100

1

100

Total

18

51

16

46

8

51

7

20

6

17

1

3

1

3

Tabla 20. Morbilidad neonatal hospitalaria y ambulatoria según edad madre.

Edad (años)

< 2500

2500- 2999

3000- 3999

> 4000

Total

No

%

No

%

No

%

No

%

No

%

15- 17

0

0

3

37

12

50

1

50

16

46

18- 19

1

100

5

63

12

50

1

50

19

54

Total

1

3

8

23

24

68

2

6

35

100


CONCLUSIONES
1- Los partos en < 20 años representaron el 14,5% del total de partos.
2- La edad promedio de las madres fué de 17,4 ± 1,4 años y de los padres de 23,5± 3,6 años.
3- Sólo 5 parejas, el 14%, es entre adolescentes.
4- Alrededor de la mitad de las embarazadas se encuentran en unión consensual (54%); la otra parte se distribuye por igual entre las solteras y casadas.
5- Las muchachas alcanzaron el 9no grado en el 74%.
6- La ocupación que predominó fue la de ama de casa en 57%, principalmente en muchachas acompañadas y solteras (85%) que habían vencido el 9no grado.
7- Las adolescentes embarazadas conviven con sus padres, que le ofrecieron apoyo, en viviendas de buenas condiciones, aunque el 63% de las familias tienen per cápita bajo.
8- Los embarazos fueron deseados en un 83%; en todas las casadas y en el 95% de todas las acompañadas.
9- El embarazo no fue deseado en las muchachas de 15-17 años, ni en las solteras y tampoco en las familias con bajo ingreso en el 83% respectivamente.
10- El embarazo no se planificó en un 60%; en todas las solteras y en 71% de familias con ingresos bajos.
11- Casi la totalidad (94%) de las captaciones de las embarazadas fueron precoces.
12- El ser muchacha de 18-19 años, estar acompañada, haber terminado el 9no grado, pero no realizar ninguna actividad, son condiciones a favor del embarazo, tanto culmine en parto como en aborto.
13- El 94% de las embarazadas adolescentes tuvieron alguna patología, la morbilidad presentada fue: la vaginosis 51%, la anemia 46%, la enfermedad hipertensiva de la gestación 23%, la infección urinaria 20% y la amenaza de aborto y/o parto prematuro 17%.
14- Hubo un 34% de adolescentes clasificadas como bajo peso. En las edades de 15 y 17 años presentan ganancia insuficiente de peso el 80%.
15- Los partos fueron a térmico 94%, distócico por cesáreas 31% e instrumentado 6%.
16- Ningún niño nació asfíxico.
17- Sólo un RNBP- termino 3%.
18- En el período neonatal el 34% de RN presentó alguna morbilidad, entre las que se encuentran: ìctero fisiológico 20%, trauma obstétrico 14%, SDR 8%, granuloma umbilical y malformaciones menores 6% respectivamente.
19- Como lactantes, hasta el 4to mes, se enfermò el 31% con las siguientes entidades: diarrea 8%, desnutrición 8%, IRA 6%, anemia 3% e infección urinaria 3%.
20- Falla de la lactancia materna con una prevalencia del 26% al 4to mes de vida.
21- La valoración nutricional de los lactantes al 4to mes fué de eutròfico en el 80%.

BIBLIOGRAFÍA
1- Colectivo de autores: “La Salud Reproductiva en el Adolescente”. Centro Nacional de Educación para la Salud. La Habana, Cuba. 1998.
2- Álvarez Lajonchere, C: “El Embarazo en la Adolescencia”. Edit. Científico-Técnica. Ciudad de la Habana 2001.
3- Rico de Alonso, A: “Madres Solteras Adolescentes”. Edit.Colombia.Ltda.Bogotà 1986.
4- Adolescentes Hoy:”Hablándole a tu Hijo sobre la realidad del sexo”.http: “Adolescentes Hoy .com c 2000-01.
5- Peláez Mendoza, J: “Adolescente embarazada: Características y Riesgos”. Rev. Cub. O-G 1997; 23(1) : 13-17.
6- Serra, F, Q y colbs: “Riesgo Reproductivo del Adolescente en Corrientes”. Rev. Cátedra de Medicina Mayo 2002; No 115: 24-25.
7- “Cuidado de los Padres Adolescentes y sus Niños”. Pediatrics. Vol. 107, Number 2. Febrero 2001: 429-434.
8- Colectivo de Autores: “Manual de Prácticas Clínicas para la Atención Integral a la Salud del Adolescente”.
9- Monroy de Velazco, A : Salud, Sexualidad y Adolescencia. CORA. Edit. Pax Mexico. 1985: 173-177.
10- Carpintero,D. E: “Embarazo en Adolescentes.” ASEXORATE.No 33: 1-13.
11- Colectivo de Autores:”Programa Nacional de Atención Integral a la Salud de Adolescentes.MINSAP. Cuba.2000.
12- Departamento de Estadística Pol. Dr: Antonio Pulido Humarán. Lisa. 2002.
13- Departamento Estadística Dirección Municipal de Salud. Lisa.2002.
14- Glez Galbàn, H: “ El Embarazo Adolescente. Un fenómeno de gran magnitud en Cuba. Rev. Sexología y Sociedad. CENESEX. Agosto 2000; 15: 22-26.
15- Glez Galbàn, H: “El Embarazo Adolescente en Cuba. Aspectos Sociodemográficos.”Rev. Sexología y Sociedad CENESEX Diciembre del 2000; 16: 13-18.
16- López Nodarse, M y colbs: “ Embarazo en la Adolescencia. Resultado de DOS “.Rev. Sexología y Sociedad CENESEX.Agosto 1996; 5: 10-13.
17- Vázquez Márquez, A y colbs: “Embarazo en la Adolescencia: repercusión biosocial durante el primer año de vida”. Rev. Cub.Ped. 1997; 69(2): 62-66. 
18- Vásquez Díaz, F: “Identificar las características generales y sociales de las madres adolescentes y la condición clínica de sus RN”. HEODRA Nicaragua, Oct-Dic 1999: 1-2.
19- Pomata, J y colbs: “Programa Asistencial de la Madre Adolescente y su Hijo “. Hospital Materno infantil Ramón Sardá. Argentina 1988; 155-157.
20- Colectivo de autores: “Manual de Prácticas Clínicas para la Atención Integral a la Salud del Adolescente “. MINSAP, Cuba 1999: 24-35.
21- González Hernández, A y colbs: “Estudio de gestantes Adolescentes y su repercusión en el RN, en un Área de Salud”. Hospital G-O de Guanabacoa. 1997.
22- Romero Sepúlveda, Ma I: “La Salud del Adolescente y Joven”. Boletín Esc. De Medicina, P.Universidad Católica de Chile 1994; 23: 15-17.
23- March Of Dimes. 1-888 MODIMES: “El Embarazo en las Adolescentes “.
24- Juventud Viva: Maternidad y Paternidad en Adolescentes. http: // www. juventud viva.gov. co. ©. 2001-2003.
25- De la Lastra, M: “Embarazo y Adolescencia. Familia. Santiago de Chile, 1992; 23: 18-21. 
26- Vega C, M: “Red de Protección de la madre Adolescente y su Hijo”. Hospital Nacional Sergio Bernales. 2001-2002.
27- March of Dimes. 1-888 MODIMES: “Cuando los Adolescentes tienen Hijos”. 
28- Reina, J C y colbs: “Adolescentes y Embarazo: Salud y Nutrición”. Cali Colombia, 1995.

Diplomado de Ginecología Infanto- Juvenil y Salud Reproductiva del Adolescente
Escuela Nacional de Salud Pública
Enero-Junio 2003

Autora: 
Ileana Rodríguez Medina
Esp. en Pediatría de 1er grado
Miembro Consulta Municipal de Ginecología I-J

Tutor: Laura Alvaré Alvaré
Esp. en Pediatría de 1er grado

Trabajo de terminación de Diplomado


Enviado por Dra. Ileana Rodríguez Medina
Contactar mailto:medinar@infomed.sld.cu


Código ISPN de la Publicación: EEuAyFVyuABuxpvSYC
Publicado Tuesday 6 de June de 2006