Secciones

Medicina y Salud

Enfermedades

Anatomía

Biología

Nutrición

Ingeniería

Química

Física

Tecnología

Astronomía

Lógica y Matemática

Más Publicaciones

Publicar Artículos

Eventos

Enlaces

El anciano y la familia. Un reto ineluctable


Enviado por Dr. Guillermo Hernandez y Otros Autores
Código ISPN de la Publicación: EEuFZyAlplWgMObXcC


Resumen: El mundo globalizado de hoy impone nuevos retos a la sociedad en su conjunto, especialmente a la salud publica con relacion a la atencion de la familia con ancianos. En el presente trabajo se describe el abordaje terapeutico de dos familias con persona ancianas afectados por patologias de pronostico fatal, con un enfoque esencialmente psicologico y gerocultural, por un equipo de especialistas del Complejo Gerontologico, del Hospital Dr. Salvador Allende, ubicado en Ciudad de La Habana, Cuba.


   

  

Resumen
El mundo globalizado de hoy impone nuevos retos a la sociedad en su conjunto, especialmente a la salud pública con relación a la atención de la familia con ancianos. En el presente trabajo se describe el abordaje terapéutico de dos familias con persona ancianas afectados por patologías de pronostico fatal, con un enfoque esencialmente psicológico y gerocultural, por un equipo de especialistas del Complejo Gerontológico, del Hospital Dr. Salvador Allende, ubicado en Ciudad de La Habana, Cuba. 

Introducción
La familia simboliza la puerta de entrada a través de la cual penetramos en la sociedad. Desde tiempos inmemoriales representa el grupo social de mayor resistencia y el nicho donde se preservan, perpetúan y enriquecen los valores ancestrales de la cultura humana, cuyos conservadores y trasmisores fundamentales, en el seno del grupo familiar, son los ancianos. 
El mundo globalizado de hoy sufre transformaciones económicas, filosóficas, éticas, morales, políticas, demográficas y sociales que siembran incertidumbre en el hombre post moderno acerca de la supervivencia de la familia como institución social y sobre la necesidad de proteger las bibliotecas vivas, que constituyen los gerontes.
En Cuba se vive la ancianidad en familia, por tres razones fundamentales: tradición, sentimientos y dificultades de vivienda. Lo que garantiza al geronte la protección familiar, pero, también representa para el grupo familiar exigencias elevadas. 
El Municipio Cerro, de La Ciudad de La Habana, es uno de los más envejecidos del país, no solo porque el 14% de la población sobrepasa los 60 años de vida, también lo es por acumular un fondo habitacional antiguo, que sufrió los rigores del periodo especial, durante el cual se detuvo el programa de construcción y reparación de viviendas, pero no indispuso a los cubanos para concebir nueva descendencia, la que vino a engrosar los núcleos familiares, que continuaron ocupando los mismos espacios. 
Opinamos que no asistimos a los estertores agónicos de una institución social próxima a desaparecer, sino al proceso de reajuste y renovación de la familia, en un contexto social cambiante. El reto radica en estar preparados como personal de la salud para atender con excelencia al trío anciano – cuidador – familia.
A continuación sometemos a la cala y cata del lector la intervención, con perspectiva psicológica y gerocultural, de dos familias crenches, que acudieron al Complejo gerontológico, del Hospital Dr. Salvador Allende, entre los meses de enero y febrero del año 2006, en busca de ayuda especializada para sus ancianos, los que presentaban patologías con pronósticos fatales.

Desarrollo
Familia No 1
1. Familia Mediana: integrada por 5 personas, un matrimonio de ancianos, una pareja de jóvenes con un hijo, ocupando un espacio habitacional reducido.

2. Familia trigeneracional: tres generaciones coexistiendo, con sus puntos de encuentro y desencuentro. 

3. Familia Ampliada: entre sus miembros esta la esposa del hijo. 
FAMILIOGRAMA

4. Familia Funcional: en sus interrelaciones como grupo humano se favorecía el desarrollo y el crecimiento personal de cada uno de los miembros. Algo previamente demostrado mediante la observación, la entrevista individual y grupal y la aplicación del Test de Percepción del Anciano de sus Relaciones Familiares en el que las variables funcionales, estructurales y evolutivas eran satisfactorias. 

5. Esta familia se encontraba en el momento de la intervención terapéutica en La Etapa de Contracción del Ciclo Vital, realizando esfuerzos adaptativos por contrariedades derivadas de la jubilación de los miembros de la pareja. El anciano se jubiló de manera forzosa por diagnóstico inesperado de enfermedad terminal y ella por el deseo y la necesidad de vivir a plenitud junto a su esposo los últimos años de la vida de este. 

6. Crisis no relacionada con el ciclo vital de la familia por desorganización: a causa del diagnóstico de cáncer de próstata del anciano, considerado el “Orcón” de este grupo familiar y que requirió en primer lugar la aceptación de la diagnosis, por el resto de los miembros, y en segundo término un proceso de redistribución de los roles que desempeñaba el anciano. 

7. Crisis de desvalimiento del anciano, al que inicialmente se le oculto el diagnostico fatal, comenzó a sufrir las primeras consecuencias de la enfermedad, las que achacó erróneamente a la vejez, percatándose que no podía cuidar de sí mismo, necesitando de la esposa y los hijos para estos menesteres, comenzó a provocar fricciones de envergadura, creándose problemas en la comunicación familiar. Esta dificultad se resolvió cuando al paciente se le comunicó el diagnóstico y comprendió su situación, lo que le permitió una adecuada reorganización cognitiva, facilitando un nuevo estilo de enfrentamiento y de relación con sus familiares.

8. Surgió entonces la necesidad de determinar el Cuidador Crucial idóneo para la atención del enfermo, algo que en este grupo familiar era posible hacer, pues se apreciaba responsabilidad filial en los adultos jóvenes para enfrentar el cuidado de los ancianos de su familia, es decir, tanto el hijo como la esposa tenían capacidad de dar pruebas de cuidar a sus padres y brindarles la ayuda necesaria para que mantuvieran la mayor calidad de vida posible, de acuerdo a sus problemas de salud. 

En el análisis se valoró que :
a. La esposa era una mujer entrada en años, con problemas nerviosos y de mucho menos peso corporal que el hombre, quien llegado el momento demandaría esfuerzos físicos y emocionales significativos. 
b. El hijo era un hombre joven, pero sin habilidades domesticas, pues los padres nunca lo prepararon para este tipo de actividad.
c. La nuera era una mujer joven, con gran compromiso afectivo hacia su suegro y buena salud, pero con un cargo de dirección, además con dos hijos menores de edad.

Se llegó al acuerdo familiar que la señora se ocuparía del cuidado del esposo de lunes a viernes y los fines de semana el hijo y la nuera asumirían esa responsabilidad, hasta que la evolución de la enfermedad determinara otra conducta. El niño, esos días, iría para casa de la abuela materna que tenia gran disposición por cooperar.
La determinación del Cuidador Crucial más adecuado nos permitía reducir el riesgo de dos consecuencias negativas muy importantes:
· El de las llamadas Crisis de claudicación emocional definidas como la incapacidad de la familia para ofrecer una respuesta adecuada a las múltiples demandas y necesidades del paciente anciano. 
· El Maltrato al anciano conceptualizado por Elías Arzola como: una conducta que está dirigida a una persona mayor, ocurre en el contexto de una relación que denota confianza y reviste intensidad y/o frecuencia como para producir efectos nocivos (físicos, sociales, psicológicos, financieros, lesión, dolor, perdida de calidad de vida de la persona mayor)

9. Técnicas de trabajo psicológico empleadas con esta familia:
· Entrevista: individual, por parejas y grupal.
· Apoyo y orientación: consuelo, relajación, tranquilización, elevación de esperanzas y consejos.
· Comprensión de la enfermedad y la muerte.
· Ventilación.
· Reflexión.
· Manejo de la tristeza y los sentimientos de culpa.
· Elaboración de la pérdida.

10. Documentación elaborada:
· Historia social familiar.
· Expediente de seguimiento familiar.

11. Técnicas de gerocultura aplicadas a los ancianos del grupo familiar con la participación de los jóvenes:
· Conferencias.
· Discusión en grupo.
· Lluvia de ideas.
· Intercambios.

12. Aspectos a educar y estimular:
· Memoria atención.
· Imaginación.
· Procesos lógicos del pensamiento
· Procesos afectivos.
· Reacción de duelo.
· Comunicación.
· Autoestima.
· Autocontrol.

Familia No 2
1. Familia Nuclear: integrada por 3 personas, un matrimonio de ancianos, con un hijo de cincuenta y seis años, experimentando, el mismo, los cambios propios de la tercera edad, además soltero y sin hijos.

2. Familia Biparental: compuesta por ambos padres con su hijo. 

3. Familia Bigeneracional: dos generaciones ocupando el mismo espacio habitacional.
FAMILIOGRAMA


4. Problemática por la que acuden a consulta: la familia asiste a la consulta de Deterioro Cognitivo del Complejo Gerontológico del Hospital Dr. Salvador Allende por perdida significativa de la memoria en el anciano y disturbios de la conducta, específicamente hipererotismo, anorexia e inversión del horario de sueño. La esposa del paciente presentaba un síndrome del cuidador, ocasionado por las largas horas de vela insomne al lado del esposo, los dolores severos causados por la osteoporosis y el enorme esfuerzo físico que debía realizar, pues el señor era un hombre de fuerte complexión. Por su parte el hijo sentía que la realidad lo desbordaba y no se percibía a sí mismo con las capacidades suficientes para enfrentar la situación de sus padres, generando ansiedad. El evadía la situación alargando su estadía en el centro de trabajo, con cualquier justificación, y cuando estaba en casa evitaba los contactos íntimos con los padres, lo que más tarde despertaba en él sentimientos de culpa y autoreproche, factores emotivos que descompensaban su tensión arterial.

5. Familia Disfuncional: en sus interrelaciones, al momento de ser atendidos en consulta, este grupo familiar no beneficiaba el desarrollo y el crecimiento personal de sus miembros, ya que la dinámica familiar se encontraba alterada desde hacia más de un año por la enfermedad de Alzheimer del padre. Al aplicar el Test de Funcionamiento Familiar, al hijo de los ancianos, la puntuación obtenida fue de 17 puntos lo que clasifica a la familia como severamente disfuncional, siendo los ítems más afectados los de: Comunicación, Roles, Afectividad y Adaptabilidad. 

6. Crisis no relacionada con el ciclo vital de la familia por desorganización: determinada por los siguientes factores:
· Enfermedad de Alzheimer del Jefe del núcleo familiar, quien siempre asumió el protagonismo sin darles participación a los demás.
· Falta de energía de la esposa para asumir los roles y funciones del marido, que en el momento en que acudieron por ayuda especializada recaían sobre ella, se unía el estrés generado por el cuidado del enfermo sin límites y sin autocuidado, así como la osteoporosis que le producía serios dolores y limitaba su capacidad física.
· La autopercepción de incapacidad del hijo para enfrentar los nuevos retos que la vida le ponía por delante y que manejaba de manera inadecuada, es decir evadiendo el problema, lo que a la larga complicaba su situación, que más tarde o temprano tendría que asumir de una forma u otra. 

7. Un factor determinante en la solución de la Crisis No Transitoria por Desorganización lo constituyó la concreción del diagnóstico de Demencia de Tipo Degenerativa por Enfermedad de Alzheimer Probable, ya que le permitió a los familiares conocer el problema de salud que afectaba al paciente, su pronostico real, entender la causa de los cambios conductuales, descubrir que no eran el único caso con esta dificultad y emprender el aprendizaje de su manejo tanto a nivel individual como grupal. Las amenazas más serias que divisábamos eran:
a. Crisis de claudicación emocional en forma de episodios pasajeros o definitivos, manifiestos en la intención, varias veces expresada, de institucionalizar al paciente, alejándolo del medio familiar. 
· Los indicadores apreciados eran:
-- Cognitivos: hacían exclamaciones del tipo: “No aguanto más”, “No podré resistirlo“, “Estamos a full”. 
-- Comportamentales: observamos llanto, evasión, lucha y huida, etc. 
· Los factores desencadenantes presentes eran:
-- Enfermedad de Alzheimer Probable.
-- Ausencia de de una red informal de apoyo.
-- Por desconocimiento, ausencia de una red de apoyo formal.
-- Sobre carga de tareas al cuidador crucial.
· Los factores que intervenían eran:
-- La presencia de una familia nuclear.
-- Trayectoria impredecible de la enfermedad de Alzheimer.
-- Ausencia de experiencias anteriores, referidas al cuidado de personas demenciadas.
-- Existencia de problemas no resueltos.
-- La disfunción de la comunicación entre los familiares.
b. Maltrato dirigido al anciano, por: 
-- Negligencia: no atender las necesidades del anciano.
-- Maltrato activo, de forma consciente o no.
· Las causas del maltrato podían ser: 
-- Excesiva demanda del paciente al cuidador.
-- Conflictos no resueltos que pueden desembocar en maltratos.
-- Imposibilidad de responder a las demandas del anciano por problemas del cuidador.
--. Las medidas adoptadas por equipo terapéutico para prevenir estas amenazas y mejorar el clima y la dinámica familiar fueron:
a. Para el diagnóstico y orientación del tratamiento:
-- Ingreso, por 15 días, del paciente en el Complejo Gerontológico para aliviar la carga familiar, entrenarlos en el manejo del estrés e impartirles los primeros conocimientos a cerca del manejo adecuado de la persona demenciada.
- Observación.
- Escucha atenta.
- Juego de roles.
- Información clara y honesta.
- Relación de ayuda eficaz.
- Seguridad y continuidad de cuidados.
- Participar en la planificación y evaluación de los cuidados.
- Apoyo psicoemocional.
- Entrevista (individual y grupal)
b. Relación:
- Apoyo y orientación (consuelo, relajación, tranquilización y elevación de esperanzas, consejos).
- Comprensión.
- Ventilación.
- Reflexión.
- Juegos de roles.
- Integración a grupo de autoayuda.
c. Documentación de la familia:
- Historia social familiar.
- Expediente de seguimiento familiar.

9. Técnicas de gerocultura aplicadas a los ancianos del grupo familiar con la participación de los jóvenes:
· Conferencias.
· Discusión en grupo.
· Lluvia de ideas.
· Intercambios.

10. Aspectos a educar y estimular:
· Memoria atención.
· Imaginación.
· Procesos lógicos del pensamiento
· Procesos afectivos.
· Comunicación.
· Autoestima.
· Autocontrol.

A modo de conclusiones:
Es de suma importancia al trabajar con grupos familiares asumir como principios de intervención las siguientes propuestas: 
1. Ayudar a los miembros a resolver sus dificultades, potenciar sus recursos, superar las crisis y a mejorar las relaciones entre todos sus miembros. 
2. Partir de una visión multidimensional (simbólica, afectiva, relacional y conductual). Los cambios se van generando a partir de interdependencia de las diferentes dimensiones. Tomando en cuenta las propiedades sistémicas de la familia. Un cambio en una dimensión instala cambios en las otras.
3. Trabajar con la familia supone la posibilidad de desplegar gran variedad de roles y diferentes niveles de acción social.
4. Tener una visión precisa del alcance real de los cambios que ha venido experimentando la familia para entender su situación y su problemática en las condiciones actuales de vida de la llamada sociedad compleja y poder da respuesta a las demandas que plantean. 

BIBLIOGARFÍA
1. Martínez Gómez, C.: Salud Familiar. Ed. Científico – Técnica, C. Habana, 2001. 
2. Arés Muzio, P.: Psicología de Familia. Una aproximación a su estudio. Ed. Félix Varela. La Habana 2000. 
3. Satir, V.: Psicoterapia Familiar Conjunta. Ed. Prensa Médica Mexicana, 2 ed. México, 1989.
4. Rodríguez Carrajo, M.: La soledad de las personas mayores. Revista de Ciencias de Orientación Familiar. Universidad Pontificia de Salamanca. No 21 Mayo 2000 
5. Pszemiarower. R.: Calidad de vida y desarrollo en la vejez. Barcelona 1992
6. UNESCO. Encuesta sobre educación de adultos. Revista Tercera Edad, 1997 - 1998.
7. Orosa Fraíz, T.: La tercera edad y la familia. Una mirada desde el adulto mayor. Ed. Félix Varela. C. Habana, 2003
8. Palacios: Familia y desarrollo humano. Madrid, 2003.
9. Cheril A.: Mediación en conflictos interpersonales y de pequeños grupos. Publicaciones Acuario. Centro Félix Varela. La Habana 2000 
10. OMS.: Informe sobre Gerontología y Geriatría 1997.

Autores: 
Lic. Carlos Gómez Suárez, 
Dra. Mayra R. Carrasco García y 
Dr. Guillermo Hernández Mojena


Enviado por Dr. Guillermo Hernandez y Otros Autores
Contactar mailto:ghmojena@infomed.sld.cu


Código ISPN de la Publicación: EEuFZyAlplWgMObXcC
Publicado Thursday 30 de March de 2006