Secciones

Medicina y Salud

Enfermedades

Anatomía

Biología

Nutrición

Ingeniería

Química

Física

Tecnología

Astronomía

Lógica y Matemática

Más Publicaciones

Publicar Artículos

Eventos

Enlaces

Aspectos anatomofisiologicos y psicologicos de la sexualidad en la tercera edad


Enviado por Dra Náyadet Mederos Ramos y Otros Autores
Código ISPN de la Publicación: EEuFyyEkkuJgpiNtCo


Resumen: Hoy en dia los hombres y las mujeres gozan de una vida mas larga y con mejor salud. Como resultado de esto muchas parejas continuan disfrutando de la intimidad y de su vida sexual de forma satisfactoria. A mucha gente se les hace dificil pensar que los hombres y mujeres de la tercera edad tengan todavia sentimientos, necesidades y relaciones de tipo sexual, y esto viene dado por los estereotipos sexuales existentes.


   

  

Departamento de Ciencias Morfológicas.
Facultad de Ciencias Médicas
Dr “Salvador Allende”

Índice
· Resumen
· Introducción
· Objetivos
· Desarrollo
· Conclusiones
· Bibliografía

Resumen
Hoy en día los hombres y las mujeres gozan de una vida más larga y con mejor salud. Como resultado de esto muchas parejas continúan disfrutando de la intimidad y de su vida sexual de forma satisfactoria. A mucha gente se les hace difícil pensar que los hombres y mujeres de la tercera edad tengan todavía sentimientos, necesidades y relaciones de tipo sexual, y esto viene dado por los estereotipos sexuales existentes. Estamos muy conscientes de la importancia que tiene la salud sexual, tanto en lo mental como en lo físico, para nuestra sensación de bienestar y nuestra capacidad de participar en los dos aspectos más importantes y significativos de la vida humana: capaz de trabajar y de amar. Dentro de los factores implicados en las modificaciones del patrón sexual y en el cese de la actividad sexual es indudable que el proceso de envejecimiento juega un papel importante. El deleite sexual está en relación con la duración y la calidad de vida. De la vida sexual de los ancianos sabemos muy poca cosa. Pero hoy podemos decir que "no hay un límite cronológico después del cual la vida sexual desaparece" y por esto nos proponemos reflexionar sobre los aspectos anatomofisiológicos y psicológicos de la sexualidad en la tercera edad.

Introducción
La vejez, muchas veces llega por sorpresa, aun más cuando no se está suficientemente preparado para asumirla. Vivir toda la vida y llegar a la ancianidad exige un adecuado aprendizaje. Esta es otra etapa como la niñez, la juventud y la adultez; la vejez ocupa casi un tercio de la línea vital de cualquier persona, y el grupo de personas de 60 años y mas es el que con mayor rapidez está creciendo en el mundo. En los inicios del siglo XXI, más del 30 % de la población total en un gran número de países está integrada por ancianas y ancianos. (1) 
Hoy en día los hombres y las mujeres gozan de una vida más larga y con mejor salud. Como resultado de esta mejora en la salud de la llamada “tercera edad” muchas parejas continúan disfrutando de la intimidad y de su vida sexual de forma satisfactoria. (2) 
El problema del envejecimiento es uno de los más agudos en cuanto a la estructura de la población a nivel mundial, fundamentalmente en los países subdesarrollados y también en Cuba, donde se han alcanzado logros notables en la atención al anciano con la implantación de un programa nacional destinado a mejorar la calidad de vida del adulto mayor. (3) A mucha gente se les hace difícil pensar que los hombres y mujeres de la tercera edad tengan todavía sentimientos, necesidades y relaciones de tipo sexual, y esto viene dado por los estereotipos sexuales existentes.
En muchos casos o circunstancias, tales como trastornos de la salud, pérdida del cónyuge, etc, se crea una base física y social real que justifica la inexistencia de actividad sexual, pero no quiere decir que en estas personas no continúe la existencia del interés sexual. (4) 
El anciano necesita convencerse que tener deseos sexuales no es anormal, inusual o inmoral. Tienen que llegar a comprender los cambios psicológicos y físicos que se producen en esta edad evolutiva, que no significa la renuncia al placer. Es por esto que en nuestro trabajo tomamos como objetivo:

Reflexionar sobre los aspectos anatomofisiológicos y psicológicos que influyen en la sexualidad en la tercera edad.

Desarrollo
Estamos muy conscientes de la importancia que tiene la salud sexual, tanto en lo mental como en lo físico, para nuestra sensación de bienestar y nuestra capacidad de participar en los dos aspectos más importantes y significativos de la vida humana: capaz de trabajar y de amar. (5) 
El término sexualidad significa muchas cosas para distintas personas y diferentes etapas del ciclo vital. 
Usualmente asumimos un concepto reducido de la sexualidad. Creemos que solo es la práctica vigorosa del coito y olvidamos que la sexualidad es mucho más que el acto sexual. Es todo lo que somos como hombre o mujer, es nuestra forma de proyectarnos como seres sexuados a través de nuestro cuerpo, nuestros sentimientos, pensamientos, costumbres y fantasías. Es la forma particular de generar y sentir placer. (6)
En el tratamiento de la sexualidad en la tercera edad persisten actitudes retrógradas que son muy similares a las que existían en siglos anteriores y que tienden a rechazar, burlarse, o en el mejor de los casos, ignorar la existencia de actividad sexual en las personas mayores. Esta actitud parece tener dos explicaciones: en primer lugar, la incorrecta asociación que se ha establecido entre sexualidad y reproducción, mediante la cual se considera que solo es normal el sexo durante la edad reproductiva, y por tanto, los ancianos no tienen por qué practicarlo, y en segundo lugar por la existencia del prejuicio viejo = enfermo.
La palabra sexualidad no designa solamente las actividades y el placer dependientes del aparato genital, sino toda una serie de excitaciones y actividades existentes desde la infancia, que producen un placer que no puede reducirse a la satisfacción de una necesidad fisiológica fundamental y que se encuentra también a título de componentes en la forma llamada normal del amor sexual.(7) La capacidad sexual no desaparece con la edad y la disponibilidad de un copartícipe atractivo y complaciente es el factor más importante para lograr mantener una vida sexual satisfactoria.
Dentro de los factores implicados en las modificaciones del patrón sexual y en el cese de la actividad sexual es indudable que el proceso de envejecimiento juega un papel importante. Con el envejecimiento fisiológico se producen una serie de cambios anatómicos en los órganos sexuales de los ancianos, que se acompañan de modificaciones funcionales en las distintas fases del ciclo sexual. (5)

Dentro de los principales cambios anatómicos en el varón se encuentran:
_ Aumento del ángulo peneano-abdominal 
_ Disminución del tamaño testicular 
_ Disminución del ascenso testicular con la erección 
_ Aumento del tamaño prostático 
En la Mujer:
_ Disminución del tamaño de ovario, trompa y útero 
_ Disminución de la longitud de la vagina 
_ Atrofia de los labios mayores y de la mucosa del endometrio, cuello y vagina
Como principales cambios funcionales en el varón se describen:
_ Erección más lenta y menos completa 
_ Descenso rápido de la erección tras la eyaculación 
_ Frecuencia eyaculación retrógrada (no se eyacula en todos los coitos)
_ Orgasmo de duración corta 
_ Período refractario prolongado tras la eyaculación (puede durar días)
_ Deseo sexual (va disminuyendo con el transcurso de los años)
En la mujer:
_ Disminución de las hormonas sexuales circulantes 
_ Lubricación vaginal (tiende a demorarse y ser escasa)
_ Elasticidad vaginal (se pierde algo)
_ Orgasmo de duración corta (pueden disminuir)
_ Deseo sexual (puede haber disminución)

Se reconocen cuatro fases en el ciclo sexual humano: excitación, meseta, orgasmo y resolución. Analicemos entonces los factores biológicos en el hombre anciano: 
La duración e intensidad de su ciclo sexual cambia incluso en ausencia de factores patológicos. 
Fase de excitación: el anciano necesita más minutos que el joven para lograr la erección y esta es menos firme además, se reduce la respuesta visual y táctil respecto a los jóvenes. 
Fase de plateau o meseta: es más larga por disminución de la fuerza del músculo cremaster con disminución de la elevación testicular. 
Fase de orgasmo: es más corta y con un menor volumen de líquido seminal. 
Fase de resolución: la pérdida del volumen peneano es más rápida y el período refractario está alargado.
Dentro de los factores biológicos en la mujer anciana se plantea que todas las fases del ciclo se mantienen pero con una intensidad menor. 
Fase de excitación: la fase de expansión y lubricación de la vagina está más alargada. 
Fase de plateau: la elevación del útero está disminuida; la duración y la intensidad a la estimulación sexual para lograr un orgasmo está aumentada. 
Fase de orgasmo: las contracciones musculares para el orgasmo existen pero disminuidas en número e intensidad, pudiendo haber contracciones dolorosas. 
Fase de resolución: está más alargada que en las jóvenes y presentan una reducción de la capacidad de multi orgasmo 
Dentro de los factores hormonales la testosterona juega un papel secundario en la reducción de la capacidad sexual, siendo mucho más importante las vías monoaminérgicas del sistema nervioso central las que al estar alteradas en el envejecimiento serán menos sensibilizadas por los andrógenos. 
Estos cambios deben ser bien conocidos tanto por el personal sanitario como por los propios ancianos, evitándose así una interpretación errónea de los mismos que pueda repercutir negativamente sobre la actividad sexual de este grupo etáreo. 
A los cambios derivados del envejecimiento fisiológico se pueden sumar la repercusión de otras patologías orgánicas crónicas y el consumo de fármacos. Estos pueden modificar el comportamiento sexual del anciano ya sea por alteración del sistema hormonal, o por las secuelas físicas y/o psico-sociales de las enfermedades crónicas que pueden originar algún grado de discapacidad.
El apetito sexual de los ancianos está directamente relacionado con la intensidad de su apetito en la juventud. Los hombres en los cuales la aparición del deseo sexual fue temprana e intensa en la juventud, mantuvieron el máximo deseo y la potencia mayor en la ancianidad.
En la sociedad contemporánea el anciano, por el hecho de serlo, presenta más indefensión, y en el plano estricto de la sexualidad, la sociedad también le es hostil. El proceso de envejecimiento da lugar a una mayor fragilidad orgánica, a un aumento de la vulnerabilidad frente a las enfermedades y en general a cualquier tipo de agresión. Además, el proceso de envejecer se caracteriza por ser la única edad que no introduce a otro ciclo de la vida y por ser el momento más dramático de la existencia: la etapa de "las pérdidas" y de "los temores". Pérdidas de todo tipo que se producen en esta etapa de la vida: del papel productivo, de la capacidad laboral, posibilidad de perder la pareja, los amigos, los hijos, disminución de eficiencia física y de la independencia psicológica, etc y temores: temor a la soledad, al aislamiento, a la incomprensión, a la falta de recursos económicos, a la discapacidad, a la fragilidad, a la dependencia. (5)

Conclusiones
La sociedad no está preparada para compartir y aceptar la sexualidad del anciano, así lo corrobora términos tales como ”viejo verde” “Vieja indigna” o la falta de respeto o la invasión de la privacidad de los abuelos cuando habitan junto a hijos y nietos. Desgraciadamente los ancianos consienten estos actos, asumen los estereotipos que niegan su derecho al placer sexual. No solo evitan disfrutar de su sexualidad, sino que también se avergüenzan cuando lo hacen.
Lo cierto es que el deleite sexual está en relación con la duración y la calidad de vida. Evidentemente serán mayores las posibilidades cuando nuestro estado de salud sea mejor. La dieta sana, los ejercicios físicos, la eliminación de hábitos tóxicos como el tabaquismo y el alcohol, la consulta regular al médico, son algunos modos de conservar nuestra salud y disfrutar de la sexualidad en la llamada tercera edad. 
La revisión en la literatura de todos los estudios epidemiológicos confirma que la actividad sexual existe en los ancianos y muchas veces es la norma más que la excepción. Por lo tanto es incorrecto seguir considerando al anciano como poco interesado en la sexualidad o con escasa actividad sexual. De la vida sexual de los ancianos sabemos muy poca cosa. Pero hoy podemos decir que "no hay un límite cronológico después del cual la vida sexual desaparece". 
Por lo tanto, el primer paso para una consideración ética sobre el papel de la sexualidad en la vejez pasa ineludiblemente por reconsiderar estas actitudes que, ocultando la existencia del problema, dificultan enormemente su remedio.

Revisiones bibliográficas:
1.- Rodríguez, R: La sexualidad en el atardecer de la vida. Ed. Stgo de C, 2003.
2.- Asociación española para la salud sexual.
3.- Regueira, J: Sexualidad en la tercera edad. Rev. Cub. Med. Gen. Integral, 2002; (5)
4.- González, I: Sexualidad en la tercera edad. Rev. Cub. Med. Gen. Integral, 2002, (3)
5.- Herrera, A: Sexualidad en la vejez: ¿mito o realidad? Rev. Chil. Obstet. Ginecol. 2003; 68 (2): 150-162. 
6.- Rodríguez, M: Pregunte sin pena. Sexo sentido. Diario Juventud Rebelde, sábado, 28-2-2004.
7.- Muñoz, R: Tipo, frecuencia y calidad de las relaciones sexuales en la tercera edad. Rev. Est. Med. Human. 2003; 8 (8)

Bibliografía consultada:
_ Master WH, Jonson VE: Sexualidad humana. Grimaldo, 1995.
_ Sitio Web: Salud para la vida. Mitos de la ancianidad. 23-sep-2005.
_ Sitio Web: Salud para la vida. Nueva imagen de la vejez. 25-nov-2005
_ Sitio Web: Salud para la vida. Apuntes para la soledad que se avecina. 16-dic-2005.

Autores: 
Dra Náyadet Mederos Ramos.
Dra Liliam Barrios Herrero
Dra Lidia Yamilé Mederos Ramos
Lic Odalys Vazquez Naranjo
Dr Oscar Fundora Martínez

Marzo, 2006

Aprender a envejecer es el trabajo maestro de la sabiduría y es uno de los capítulos más difíciles en el arte de vivir.


Enviado por Dra Náyadet Mederos Ramos y Otros Autores
Contactar mailto:nayadet.mederos@infomed.sld.cu


Código ISPN de la Publicación: EEuFyyEkkuJgpiNtCo
Publicado Wednesday 29 de March de 2006