Secciones

Medicina y Salud

Enfermedades

Anatomía

Biología

Nutrición

Ingeniería

Química

Física

Tecnología

Astronomía

Lógica y Matemática

Más Publicaciones

Publicar Artículos

Eventos

Enlaces

Sindrome de Atrapamiento del Tendon del Supraespinoso-Tecnica Quirurgica


Enviado por Dr. Reinaldo R. Torres Artiles y Otros Autores
Código ISPN de la Publicación: EEukkAVEFpxSjQsVdg


Resumen: El Sindrome de atrapamiento del manguito musculo tendinoso rotador del hombro, especificamente del tendon del supraespinoso, es una de las causas mas frecuentes de hombro doloroso, apareciendo con mayor frecuencia a partir de la cuarta decada de la vida y en el sexo femenino. El aumento de la frecuencia de consultas por esta causa en los ultimos anos ha motivado nuestro interes en profundizar en el estudio de la solucion del problema.


   

  

INDICE
1. Resumen 
2. Introducción 
3. Información previa 
4. Objetivos
5. Material y método 
6. Resultados 
7. Análisis y discusión 
8. Conclusiones 
9. Recomendaciones 
10. Referencias bibliográficas 
11. Anexos 

RESUMEN
El Síndrome de atrapamiento del manguito músculo tendinoso rotador del hombro, específicamente del tendón del supraespinoso, es una de las causas más frecuentes de hombro doloroso, apareciendo con mayor frecuencia a partir de la cuarta década de la vida y en el sexo femenino. El aumento de la frecuencia de consultas por esta causa en los últimos años ha motivado nuestro interés en profundizar en el estudio de la solución del problema. Nuestro trabajo está encaminado a evaluar los resultados obtenidos mediante la técnica quirúrgica que nos ocupa, que consiste en la resección del ligamento coracoacromial y-o acromio plastia total o parcial, acompañada de manipulaciones bajo anestesia. La muestra del trabajo estuvo constituida por 50 pacientes atendidos y operados en el Servicio de Cirugía del Miembro Superior del Hospital Carlos J. Finlay en el período correspondiente a los años 2004-2005, en los cuales se obtuvo un 92% de buenos y excelentes resultados, con seis complicaciones que requirieron tratamiento. 

INTRODUCCIÓN
El síndrome del hombro doloroso es una afección frecuente como motivo de consulta en un Servicio de Traumatología. Su presencia tiene una directa relación con la edad y con el estilo de vida(1,2).

Nuestro país, cada día tiene un porcentaje creciente de población mayor, lo que es determinante en el aumento de la frecuencia de esta afección.

La principal causa de dolor en el hombro esta relacionada con el síndrome de pinzamiento del manguito rotador, específicamente con el del tendón del supraespinoso. En general la lesión se relaciona a un proceso degenerativo que puede conducir a una ruptura del manguito rotador e incluso a una artrosis glenohumeral(1-3).

El dolor del hombro que sufren los pacientes frecuentemente se asocia a una disminución del rango de movilidad articular. Por tratarse de un problema crónico este afecta el rendimiento de los que trabajan, llegando a afectar su estado general fisico y psicoemocional.

El enigma del hombro rígido doloroso ha sido fuente de grandes especulaciones por parte de los investigadores interesados. Duplay en 1986 dirigió la investigación hacia los tejidos extraarticulares de la articulación escápulo humeral como una posible fuente de dolor y de limitación de los movimientos, fue el primero que habló de periartritis escápulo humeral cuyo común denominador consistía en dolor y rigidez de la articulación.

Posteriormente se identificó este síndrome como debido a los depósitos calcáreos del manguito rotador, principalmente del tendón del supraespinoso. Codman en 1934 habló de la ruptura del tendón del supraespinoso. Meyer en 1921 fue el primero que señaló la lesión de la porción larga del bíceps como una posible causa de desórdenes en la articulación del hombro y atribuyó estas lesiones a las siguientes causas:
· Contacto del tendón con la rugosidad tuberositaria
· Asperezas e irregularidades de la corredera bicipital
· Contacto del tendón con las márgenes cartilaginosas de la cabeza humeral

Estos autores coinciden en que estas lesiones se pueden confundir con una bursitis, esguince o artritis escapulo humeral. Pateur en 1983 relacionó esta tenosinovitis de la porción larga del bíceps con el hombro rígido(1,4).

Estas lesiones del tendón del supraespinoso se producen por irritación mecánica al pasar éste entre el húmero y el acromion, o entre el húmero y el ligamento coraco-acromial. Se ha demostrado que la calcificación del tendón del supraespinoso produce una pérdida de elasticidad de todas las estructuras del hombro y como consecuencia el ligamento coraco-acromial se transforma en una banda fibrosa, dura e inelástica, lo cual limita el movimiento del hombro y además erosiona y comprime el tendón del supraespinoso, pudiendo llegar a producir su ruptura total(5-8). 
Neer, en 1982 describe tres estados en la lesión del manguito rotador:
Ø Estadio I (el tendón tiene edema y hemorragia, en menores de 25 años)
Ø Estadio II (fibrosis y tendinitis, entre los 25 y 40 años)
Ø Estadio III (osteofitos y ruptura del tendón en mayores de 40 años)

Respecto a la etiología, la relaciona en un 95 % con el pinzamiento del manguito, es decir, en un problema de continente-contenido. Como método de diagnóstico describe el test y el signo del pinzamiento que son útiles hasta el día de hoy. Igual que como pensamos actualmente, relaciona la tendinitis del bíceps con el síndrome del pinzamiento, por lo que el manejo de la misma también alivia este cuadro. 
En los últimos años se ha avanzado en el estudio fisiopatológico del hombro doloroso y sus distintas formas de tratarlo. El tratamiento siempre se inicia de forma conservadora. Lo primero es el reposo de actividades que producen dolor y el uso de antinflamatorios. Posteriormente agregamos Fisioterapia, que además nos ayuda a mejorar la movilidad. En casos rebeldes y muy dolorosos realizamos infiltraciones con corticoides(9-11).
Cuando lo anterior falla y ha transcurrido un tiempo generalmente mayor de 4 a 6 meses, indicamos la solución quirúrgica, en lo cual se basa el estudio de nuestro trabajo.
Muchas diferentes técnicas quirúrgicas han sido aplicadas a través de los años, todas con los mismos fines. Entre estas técnicas se encuentran la resección del ligamento coraco-acromial, acromioplastias parcial o total, liberación y/o transposición de la porción larga del bíceps, así como manipulación bajo anestesia (13-16). Estas pueden realizarse por artroscopia o a través de cirugía abierta, que es lo que realizamos en nuestro servicio. Es una técnica que prueba ser simple, segura y eficaz en ayudar a resolver las lesiones del hombro la cual puede ser aplicada en cualquier quirófano sin la necesidad de instrumental sofisticado.
La finalidad de nuestro trabajo es demostrar la eficiencia del método de tratamiento quirúrgico en los pacientes portadores de dicha afección, además, nos sienta las bases para poder comparar en el futuro sus resultados con respecto a nuevas técnicas.

INFORMACIÓN PREVIA
Anatomía del manguito rotador
El manguito rotador está formado por cuatro músculos:
· Supraespinoso
· Subescapular
· Redondo mayor
· Redondo menor

Estos músculos se unen en un tendón corto, plano y ancho que se fusiona íntimamente con la cápsula fibrosa. Esta fusión ocurre aproximadamente a 1,5 cm del punto de inserción del tendón en el húmero.
Músculo supraespinoso: Se origina en la fosa supraespinosa y su tendón se fusiona con las fibras capsulares y se inserta en la tuberosidad mayor detrás de la corredera bicipital.
Músculo subescapular: Es ancho y plano. Tiene su origen en la fosa subescapular. Sus fibras tendinosas se unen lateralmente con la cápsula fibrosa al reborde glenoideo, y formando parte ya del manguito rotador, van a insertarse en la tuberosidad menor.
Músculo infraespinoso: Se origina en la fosa infraespinosa en la parte posterior de la escápula, y su tendón, junto con la cápsula fibrosa, se inserta en la tuberosidad mayor. Este músculo se asocia estructural y funcionalmente con el redondo menor.
Músculo redondo menor: Es un músculo cilíndrico que tiene su origen en el borde axilar de la escápula. En su recorrido se relaciona y en ocasiones se fusiona al músculo supraespinoso. Su tendón se une con las fibras capsulares y se inserta en la faceta inferior de la tuberosidad mayor.
Cápsula fibrosa: Es una estructura redundante y libre que cubre la superficie de la cabeza humeral. En toda su extensión, menos en el borde inferior, la cápsula fibrosa se encuentra fortalecida por el tendón del manguito rotador. En el sitio donde la cápsula no está cubierta por el tendón del manguito rotador, ésta es más larga y constituye el punto débil por el que la cabeza del húmero se desplaza hacia abajo durante la elevación normal del brazo.
Ligamento coracohumeral: Es un ligamento que une la coracoides al húmero y está situado en el intervalo entre el supraespinoso y el subescapular. El supraespinoso y el infraespinoso se insertan como una unidad conjunta, mientras que el subescapular lo hace separado por el ligamento coraco-humeral.
Ligamento coracoacromial: Es un potente ligamento que une el proceso de la coracoides al acromion. Está íntimamente relacionado con las estructuras situadas debajo de él. Este ligamento, junto con la cabeza humeral, el manguito rotador y la bolsa subacromial forman lo que algunos denominan la articulación humeral superior(1,2,4).

El pinzamiento del tendón del supraespinoso puede presentarse de forma aislada o formando parte de una lesión del manguito musculotendinoso rotador del hombro en sus formas iniciales.
La etiología del pinzamiento tiene una visión mecánica que evoca factores como el aumento de volumen y el edema que derivan de la acción de procesos traumáticos y degenerativos y que conllevan a una desproporción contenido-continente(4,9). 

A la visión preferentemente mecánica del pinzamiento, sustentada por los autores antes mencionados, se contrapone la posición de los que atribuyen el origen de esta afección a factores intrínsecos del tendón, como es la irrigación. Las investigaciones en este aspecto hicieron llegar a diferentes autores a las conclusiones siguientes:
- En general el manguito rotador es una estructura bien vascularizada durante toda la vida
- La zona crítica donde ocurren las rupturas y donde se precipitan las sales de calcio, está representada por el área de anastomosis de los vasos musculares y óseos
- Estos hallazgos confirman el criterio de Selye referente a que el calcio es probablemente precipitado no solo en un área de isquemia, como se afirmaba anteriormente, sino en la fibra de colágeno expuesta, posiblemente como resultado de una sensibilización (12). 

Debido a los cambios degenerativos del tendón del supraespinoso y del manguito rotador, y por el hecho de producirse esta lesión en personas con edades comprendidas a partir de la cuarta década de la vida, el pronóstico en algunos casos no es bueno(13-16). No obstante, con la aplicación del método de tratamiento quirúrgico empleado en nuestro estudio, consistente en la resección del ligamento coracoacromial y/o acromioplastia parcial o total, en lugar de reparación del manguito, hemos obtenido resultados satisfactorios de manera mayoritaria.

OBJETIVOS
General:
Determinar la eficacia de este método de tratamiento quirúrgico en los pacientes portadores de un síndrome de atrapamiento del tendón del supraespinoso

Específicos:
1. Identificar la muestra de los pacientes estudiados según edad, sexo, raza, localización de la lesión y etiología
2. Determinar la incidencia de complicaciones en los pacientes estudiados
3. Evaluar los resultados del tratamiento quirúrgico en los pacientes operados del síndrome de atrapamiento del tendón del supraespinoso
4. Determinar la relación entre la edad y los resultados 
5. Evaluar el uso de rehabilitación con respecto a los resultados obtenidos

MATERIAL Y MÉTODO
Para la concepción de este trabajo se realizó un estudio de tipo descriptivo prospectivo, de corte transversal, tomando como fuente para el trabajo todas las historias clínicas de los pacientes que ingresaron en el servicio de cirugía del miembro superior del Hospital Universitario Dr. “Carlos J. Finlay”, y que fueron tratados quirúrgicamente con el diagnóstico de síndrome de atrapamiento del tendón del supraespinoso, en el período correspondiente a los años 2004-2005.
Los datos se recopilaron directamente de la historia clínica, a través de una encuesta (anexo1) la cual se encuentra estructurada de la siguiente forma:
· Datos generales
· Localización de la afección
· Etiología
· Técnica quirúrgica 
· Estudios imagenológicos
· Complicaciones
· Uso de rehabilitación 
· Resultados

Operacionalización de las variables
Para analizar los datos de las variables anteriores se tomaron los siguientes elementos:
Edad: Años cumplidos en el momento de la investigación, los que posteriormente se agruparon en diferentes subgrupos:
-20 a 29 años
-30 a 39 años
-40 a 49 años
-50 a 59 años
-Mayor de 59 años

Raza: Color de la piel (blanca, negra o mestiza)

Sexo: Masculino y femenino

Etiología: 
- Traumática: Antecedente de trauma directo a nivel del hombro afectado
- Degenerativa: Paciente mayor de 40 años sin antecedente de trauma, con cambios osteoartríticos a nivel del hombro afectado demostrado imagenológicamente
- Calcificación del tendón del supraespinoso: Según hallazgo imagenológico
- Tendinitis de la porción larga del bíceps: Según examen físico e imagenológico

Localización:
Hombro predominante
Hombro no predominante
Bilateral

Complicaciones:
- Sepsis: Aquella que se demostró clínicamente o mediante estudio microbiológico el crecimiento de algún germen
- Lesiones vásculonerviosas: Se tomó en cuenta según clínicas que nos orientan sobre daño arterial o nervioso (sensitivo o motor)
- Ruptura parcial o total del tendón del supraespinoso: Se diagnosticó según elementos clínicos y ultrasonográficos
- Retardo en la recuperación del arco de movimiento: Se consideran aquellos pacientes en los que después de transcurrido un periodo de tiempo mayor de 90 a 120 días no han recuperado el arco de movimiento normal mas allá de 45 grados
- Hombro congelado: Se consideró en los pacientes que clínicamente no recuperaron la movilidad del hombro afectado

Para dar salida al objetivo 2, se calculó la incidencia de complicaciones de los casos operados, tomando como base la siguiente fórmula
Incidencia = Total de casos estudiados: Total de complicaciones x 100

Resultados:
Excelente:
- Desaparece el dolor
- Se recupera el arco de movimiento
- Tiempo de rehabilitación menor de 60 días

Bueno:
- Desaparece el dolor
- No se recupera totalmente el arco de movimiento del hombro
- Tiempo de rehabilitación entre 60 y 90 días

Regular:
- No desaparece del todo el dolor
- No se recupera totalmente el arco de movimiento del hombro
- Tiempo de rehabilitación entre 90 y 120 días

Malo: 
- No desaparece el dolor
- No se recupera el arco de movimiento del hombro
- Tiempo de rehabilitación mayor de 120 días

Medios de diagnóstico empleados en el estudio:
§ Clínico: Recursos obtenidos en el examen físico y la anamnesis que conducen a determinar el estado del dolor, el rango de movilidad y el trofismo muscular del cinturón escapular
§ Imagenológico:
§ Radiografía simple del hombro afectado (de pie), realizado con equipo convencional
- Proyección anteroposterior en rotación neutra. Nos permite medir el espacio subacromial (6-14 mm), y demostrar los hallazgos asociados a la patología del manguito como la existencia de esclerosis, irregularidad o formación de quistes subcondrales en la tuberosidad mayor
- Proyección axilar. De utilidad para demostrar la existencia del os acromiale.
- Proyección del desfiladero del supraespinoso (outlet view). Esta proyección es la de mayor utilidad. Permite evaluar la morfología del acromion anterior, el espacio subacromial, osteofitos subacromiales y la existencia de cambios degenerativos acromio claviculares (17).
- Ultrasonido: Es una técnica no invasiva, con costo relativamente bajo, que permite realizar estudios dinámicos y comparativos de forma sencilla. En la actualidad tiene una alta fiabilidad en el diagnóstico de todo el espectro de lesiones que ocurren en los tendones del manguito. En nuestro estudio se realizó con equipo Philips P-600 (18).
- Tomografía Axial Computarizada (TAC): Muestra una sensibilidad y especificidad elevadas en el diagnóstico de las roturas completas y parciales de la vertiente articular del manguito. En nuestro estudio se realizó con equipo Somaton Balance Syngo VA 40
- Resonancia Magnética Nuclear (RMN). Además de ser la técnica más sensible y especifica en la valoración de los tendones del manguito rotador, puede ser útil en la demostración de engrosamiento del ligamento coraco- acromial, como responsable del síndrome compresivo subacromial (19).

En nuestro estudio nos hemos basado fundamentalmente en los hallazgos clínicos, apoyados en el ultrasonido y la radiografía simple. La TAC, la RMN y la artroscopia solo la hemos usado en aquellos pacientes con indicación específica de estos estudios. 

Criterios de inclusión:
· Dolor a la abducción del miembro superior más de 60 grados de meses de evolución con fallo del tratamiento conservador y deterioro del estilo de vida
· Maniobras para la inestabilidad del hombro negativas
· Disminución del espacio acromio-humeral menor de 5-9 mm
· Examen ultrasónico que informa fibrosis o ruptura del manguito rotador
· Presencia de osteofitos acromiales o acromioclaviculares
· Atrofia de la cintura escapular
· Maniobras de Neer y Hawkins positivas 

Criterios de exclusión:
· Pacientes menores de 30 años
· Movilidad pasiva limitada
· Enfermedad por depósito de cristales o artritis reumatoide
· Marcados cambios degenerativos radiográficos de la articulación

Criterios de salida
· Pacientes que no asisten a consulta
· Paciente cuyas historias clínicas no recogen los datos necesarios para el estudio
· Muerte intercurrente

Técnica quirúrgica:
A todos los pacientes se les realizó la misma vía de abordaje, la cual consiste en una incisión antero externa 2 cm por debajo de la proyección del acromion de aproximadamente 6 cm. Se secciona el músculo deltoides transversalmente dejando un centímetro de su inserción proximal para poder suturarlo al final. Se identifica el ligamento coraco-acromial hacia delante y por debajo del acromion, electrofulguramos dicho ligamento con un electro bipolar ya que en un gran número de casos existe una importante rama vascular que transcurre paralela al ligamento, realizándose a continuación la sección del ligamento en toda su profundidad. En los casos en que exista maniobra de choque grado II- III, severa lesión del supraespinoso y rigidez marcada del hombro, la técnica quirúrgica va encaminada no solo a la resección del ligamento coraco-acromial, sino también a la acromioplastia total o parcial. En presencia de tendinitis de la porción larga del bíceps como causa de choque subacromial, se realiza tenolisis de la misma.
En tal sentido hubo un entrenamiento previo en el diagnóstico del síndrome de atrapamiento del tendón del supraespinoso y en los objetivos de la investigación.
Como control de la calidad de las encuestas realizadas, una de cada dos se valoró conjuntamente con el asesor de la tesis.
Los resultados se expresan en tablas y gráficos estadísticos (Anexos) 

RESULTADOS

TABLA No. 1
DISTRIBUCIÓN DE LOS PACIENTES OPERADOS SEGÚN SEXO

 Sexo

 Número

 %

Femenino

38

76

Masculino

12

24

TOTAL

50

100

 

    

  

 





Fuente: Modelo de recogida de datos Hospital Dr. “Carlos J. Finlay”

TABLA No. 2
DISTRIBUCIÓN DE LOS PACIENTES OPERADOS SEGÚN EDAD Y SEXO

 Grupo

de

edades

SEXO

 

TOTAL

MASCULINO

FEMENINO

Número

%

Número

%

Número

%

20- 29

 

 

 

 

 

 

30 – 39

1

8,3

3

7,8

4

8

40 – 49

3

25

18

47,4

21

42

50 – 59

7

58,4

15

39,5

22

44

60 y más

1

8,3

2

5,3

3

6

TOTAL

12

     100

      38

100

50

100

Fuente: Modelo de recogida de datos Hospital Dr. “Carlos J. Finlay”

TABLA No. 3
DISTRIBUCIÓN DE LOS PACIENTES SEGÚN EDAD Y LOCALIZACIÓN DE LA AFECCIÓN

Grupo

de edades

Hombro afectado

Bilateral

%

Total

%

Predomin.

%

No predom.

%

20- 29

-

-

-

-

-

-

-

 

30 – 39

4

15,4

-

-

-

-

4

8

40 – 49

11

42,3

10

66,6

-

-

21

42

50 – 59

10

38,5

5

33,4

7

77,8

22

44

60 y más

1

3,8

-

-

2

22,2

3

6

TOTAL

26

100

15

100

9

100

50

100



















Fuente: Modelo de recogida de datos Hospital Dr. “Carlos J. Finlay”

TABLA No. 4
DISTRIBUCIÓN DE LOS PACIENTES SEGÚN RAZA

 RAZA 

NÚMERO

 %

Blanco

36

72

Negro

9

18

Mestiza

5

10

Total

50

100

Fuente: Modelo de recogida de datos Hospital Dr. “Carlos J. Finlay”

TABLA No. 5
EVALUACIÓN DE LOS RESULTADOS DE LOS PACIENTES OPERADOS

 Resultados 

Número

 %

Excelente

21

42

Bueno

25

50

Regular

3

6

Malo

1

2

Total

50

100

Fuente: Modelo de recogida de datos Hospital Dr. “Carlos J. Finlay”

TABLA No. 6
DISTRIBUCIÓN DE LOS PACIENTES OPERADOS SEGÚN ETIOLOGÍA MÁS FRECUENTES

Etiología

Número

 

%

Traumática

12

24

Degenerativa

36

72

Otras

2

4

Total

50

100

Fuente: Modelo de recogida de datos Hospital Dr. “Carlos J. Finlay”

TABLA No. 7
COMPLICACIONES MÁS FRECUENTES DE LOS PACIENTES OPERADOS

COMPLICACIONES

NÚMERO

 

%

Sepsis

2

33,3

Lesiones vasculares

-

-

Lesiones nerviosas

-

-

Retardo en la recuperación del arco de movimientos del hombro

3

50

Ruptura parcial o total del tendón del supraespinoso

1

16,7

Total

6

100






















Fuente: Modelo de recogida de datos Hospital Dr. “Carlos J. Finlay”

TABLA No. 8
DISTRIBUCIÓN DE LOS RESULTADOS OBTENIDOS SEGÚN LA EDAD

 Grupos de Edades

 RESUTADOS 

E

R

M

Total

No.

%

No.

%

No.

%

No.

%

No.

%

20-29

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

30-39

 

 

3

12

1

33,3

 

 

4

8

40-49

11

57,1

9

36

1

33,3

 

 

21

42

50-59

9

42,7

13

52

 

 

 

 

22

44

Más de 59

1

 0,2

 

 

1

33,3

1

33,3

3

6

Fuente: Modelo de recogida de datos Hospital Dr. “Carlos J. Finlay”

TABLA No. 9
RELACIÓN DE LOS RESULTADOS OBTENIDOS SEGÚN APLICACIÓN DE REHABILITACIÓN

  Aplicación de Rehabilitación

 RESULTADOS

 

E  

B

R

M

Total

No.

%

No.

%

No.

%

No.

%

No.

%

 

 

 

21

 

42

 

25

 

44

 

0

 

0

 

0

 

0

 

46

 

92

 

No 

 

0

 

0

 

0

 

0

 

3

 

6

 

1

 

2

 

4

 

8

Fuente: Modelo de recogida de datos Hospital Dr. “Carlos J. Finlay”

ANÁLISIS Y DISCUSIÓN 
El total de los pacientes operados en el periodo de octubre del 2004 a julio del 2005 con el diagnóstico de síndrome de atrapamiento del tendón del supraespinoso fue de 50 pacientes. Lo anterior permite plantear que es una afección relativamente frecuente si se tiene en cuenta que no todos los casos tienen indicación quirúrgica(19-23). 
De la muestra estudiada, 38 pacientes (76%) corresponden al sexo femenino y 12 pacientes (24%) al sexo masculino, lo cual coincide con la literatura revisada. (Tabla No.1)
En la distribución según los grupos de edades y sexo se observó un predominio de los pacientes entre 50 y 59 años y entre 40 y 49 años, con un total de 22 casos, para un 44% y 21 casos, para un 42%, seguido del grupo 30 a 39 años, 4 pacientes, para un 8% y el grupo de 50 y más años, 3 casos, para un 6%, no encontrándose en la muestra pacientes del grupo de 20 a 29 años, corroborándose con lo anteriormente mencionado, que el sexo femenino fue el más afectado en todos los grupos de edades. (Tabla No. 2)

La Tabla No. 3 muestra la distribución de pacientes según edad y localización de la afección, observándose de forma más frecuente en el hombro predominante, con 26 casos, para un 52%. La localización en el hombro no predominante correspondió a un total de 15 pacientes, para un 30%, siendo la localización bilateral la menos frecuente, con 9 casos, para un 18%. Lo anterior coincide con lo planteado en la literatura revisada, en cuanto a la mayor posibilidad de incidencia de la afección en el hombro predominante, lo cual constituye un importante factor predisponente por el hecho de estar sometido a una mayor sobrecarga física y por tanto a traumas y a cambios degenerativos(8-9). 
La distribución de los pacientes según la raza se describe en la tabla No. 4, existiendo un predominio de la raza blanca, para un total de 36 pacientes (72 %) se encontraron 9 casos de la raza negra (18%) y 5 casos de la raza mestiza (10%).
No existe elemento de juicio importante en la literatura para relacionar esta característica individual como factor predisponente para el padecimiento de esta afección, además, en nuestro medio, sería casi imposible determinar dicha relación dado el alto grado de mestizaje de la población.
La tabla No.5 refleja los resultados obtenidos con el método de tratamiento quirúrgico aplicado a los pacientes estudiados. La mayoría corresponde con buenos y excelentes resultados (25 y 21 casos) para un 50% y 42%, correspondiendo con la literatura revisada(24-28). Lo anterior está condicionado por el hecho de que la técnica quirúrgica empleada prueba ser simple, segura y útil en la solución de la afección estudiada. Se encontró un total de 3 casos con resultados regulares, para un 6% y un caso con resultados malos, para un 2%.

Las causas degenerativas constituyen la etiología más frecuente de las afecciones del tendón del supraespinoso(29). En la tabla No. 6 se presentaron un total de 36 casos con esta causa para un 76%, seguido de la traumática con 12 casos, para un 24%. Entre otras causas, encontramos la tendinitis de la porción larga del bíceps y la calcificación del tendón del supraespinoso, con 2 pacientes, para un 4%. En las series revisadas sobre otros autores, también se señala la causa degenerativa como un factor predominante en la patología del pinzamiento del tendón del supraespinoso, con mayor frecuencia que el resto de las causas.
La tabla No. 7 nos muestra la incidencia de las complicaciones más frecuentemente presentadas con la aplicación del método de tratamiento quirúrgico empleado en nuestra serie. Se presentaron un total de 6 complicaciones, 3 correspondieron a retardo en la recuperación del arco de movimiento, para un 50%, 2 casos con sepsis, para un 33,3%. Se encontró un solo caso con ruptura del tendón del supraespinoso, para un 16,7%, no encontrándose ninguna complicación vascular ni nerviosa en nuestro estudio. Lo anterior corresponde con las revisiones realizadas sobre dicho tema(30-32).
Los mejores resultados se obtuvieron en el grupo de edades de 40 a 49 años, 20 casos, para un 40% y de 50 a 59 años, 22 casos, para un 44%. Esto se debe a que la mayor cantidad de pacientes que se trataron quirúrgicamente se encontraban en estos dos grupos (Tabla No.8), no obstante lo anterior, en las series revisadas a propósito de nuestro estudio, los mejores resultados se obtuvieron en los grupos de 30 a 39 años y de 40 a 49 años ya que en estos casos no existen aún manifestaciones degenerativas y dadas las características psicoemocionales de estas edades, se cuenta con una mejor cooperación y utilización de la terapia rehabilitadora.
La relación entre los resultados y el uso de la rehabilitación se describe en la Tabla No. 9. Del total de 50 pacientes, 46 pacientes utilizaron la rehabilitación como método complementario de la cirugía. Los mismos obtuvieron resultados entre excelentes y buenos, para un 92%. Hubo 4 pacientes que no utilizaron este método de tratamiento, los cuales obtuvieron resultados entre regulares y malos, para un 8%, coincidiendo lo anterior con lo aportado por la literatura revisada(29,32). 

CONCLUSIONES
1. El síndrome de atrapamiento del tendón del supraespinoso es más frecuente en mujeres y en el grupo de edades comprendido entre 50 y 59 años 
2. La localización más frecuente es el hombro predominante, siendo la raza blanca la más afectada, lo que no influye directamente en los resultados
3. El método de tratamiento quirúrgico aplicado en nuestro estudio ofrece, mayoritariamente, buenos y excelentes resultados
4. La etiología mas frecuente en las afecciones del tendón del supraespinoso es la degenerativa 
5. La complicación que más frecuentemente se presenta es el retardo en la recuperación del arco de movimiento, seguida por la sepsis
6. Los mejores resultados se obtienen en el grupo de edades entre 40 y 49 años
7. Los pacientes que utilizan la rehabilitación como complemento de la cirugía obtienen mejores resultados

RECOMENDACIONES
1. Profundizar en el estudio de esta afección a fin de garantizar un diagnostico adecuado, así como mejores resultados en su tratamiento
2. Generalizar el uso del método quirúrgico planteado en nuestro estudio debido a su factibilidad y eficacia

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1. Canale ST. Campbell: cirugía ortopédica. 9 ed. Madrid: Harcourt Brace; 1998. T.2:1301-27.

2. Alvarez Cambras R. Cirugía ortopédica y traumatológica. La Habana: Editorial Pueblo y Educación; 1986.

3. Snyder S. Rotator cuff lesions, acute and chronics clinics in sport medicine 1991;10(3):595-626.

4. Sammarco V. Os acromial: anatomy and clinical implications. J Bone Joint Surg 2000;82A(3):394-400.

5. Gil Garay E. Hombro doloroso: cervicobraquialgias. México DF: Editorial Interamericana; 1996.p.219-23.

6. Bigliani LU, Lerine WN. Subacromial impingement syndrome. J Bone Joint Surg 1997;79A(12):1854-68.

7. Jobe CM. Superior glenoid impingement. Orthop Clin NA 1997;28:137-4

8. Umthoff MK, Loehr JW. Calcific tendinopathy of the rotator cuff: patogenesis, diagnosis and management. JAAOS 1997;5:183-91.

9. Coudane H, Goutallier D. Pathologie de la coiffe des rotateurs. En : Encyclopedie Medical Chirurgie : appareil locomoteur. Paris : Elsevier ; 1997. p.1-12.

10. Snyder SS, Banas MP, Kalzel RP. An analysis of 140 injuries to the superior glenoid labrum. J Shoulder Elbow Surg 1995;4:243-8.

11. Warner JJ, Higgins L, Parsons Im, Dozudy P. Diagnosis and treatment of anterosuperior rotator cuff tears. J shoulder Elbow Surg 2004.10:334-9.

12. Andary JL, Petersen SA. The Vasculary anatomy of the glenohumeral capsule and ligaments: an anatomic study. J Bone Joint Surg 2002;84A (12): 2258-64.

13. Coleman SH, Fealy S, Ehtashami JR. Chronic rotator cuff injury and repair model in sheep. J Bone Joint Surg 2003; 84A(12):2391-09.

14. Miller M. Biomechanics of the coracoacromial arch and the rotator cuff. J Bone Joint Surg 1998;80A(6):832-40.

15. Andary JL, Arnoczky SP. Thermal modification of connective tissue: the basic science considerations. In: De Lee D, Miller MD, Editors. De Lee and Drez’s orthopaedic sports medicine: priciples and practice. 2 ed. Philadelphia: WB Saunders; 2004.

16. Skoff OH. Conservative open acromioplasty. J Bone Joint Surg 1995;77B(2):933-6.

17. Rockwood CM. Shoulder impingment syndrome : diagnosis, radiographie evaluation and treatment with a modified neer acromioplasty. J Bone Joint Surg 1993,75A(2):409-24.

18. Wallnyua S. Evaluation of choise tears of the rotator cuff by ultrasound. J Bone Joint Surg 1999;81(4):475-8.

19. Karsel R. Magnetic-resonance arthography of the shoulder. Clinics Sport Med 1993;12:123-36.

20. Infante CC. Cirugía del manguito rotador: una técnica sencilla para un problema complejo. Rev Chilena Ortop Traumatol 2002;43(3):7-19.

21. Garstman G. Arthroscopic repair of full tears of the rotator cuff. J Bone Joint Surg 1998;80A(6):832-40.

22. Mckneem N. The Effect of surgery to rotator cuff disease but general health status. J Bone Joint Surg 2000;82A(7):970-9.

23. Snyoer S. Evaluation and treatment of the rotator cuff. Orthop Clin NA 1998;24:173-92.

24. Beltran J, Rosenberg ZS, Chandnani VP, Cuomo F, Beltran S, Rokito A. Glenuhumeral inestability evaluation with MR arthrography. Radiographics 1997;17:657-73.

25. Warner J. Frozen shoulder: diagnosis and management. JAAOS 1997;5:130-40.

26. Tirman PF. Palmer WE, Feller JF. Mr arthrography of the shoulder. Magn Reson Imag Clin NA 1997;5:811-39.

27. Warner J. Management of massive irreparable rotator cuff: the rol of tendon transfer. J Bone Joint Surg 2000;82A(6):878-87.

28. Neviaser R. Evaluation and management of rotator cuff repair. OCNA 1997;28:215-54.

29. Bomsell S. The Relationship of age, gender and degerostion changes: observed and radiographs of the shoulder in myntomatic individual. J Bone Joint Surg 2000;82B(1):35-42:

30. Iannotti J, Naranja J. Complication related to rotator cuff surgery: current concepts and complex. AAOS 1998;14:95-109.

31. Post M. Complications of rotator cuff surgery. Clin Orthop 1990;(254):97-104.

32. Yamaguchik TA. Complications of the rotator cuff repair: techniques in orthopedics 1997;12:33-41.

33. Mincasi A, Doway PA, Williits KR, Vellet AD. Magnetic resonance imaging evolution of the rotator cuff tendons in the asymptomatic shoulder. Am J Sports Med 1995;23:142-5.

34. Hawkin RJ, Karaz SG. Artroscopic stabilization plus thermal capsulorrhaphy for anterior instability with and without Bankart lesions: the role of rehabilitation and inmovilization. Instr. Course Lect. 2001; 71: 844-9.

35. Cabrera Viltres N, Salles Betancourt G, Bernal González M, Álvarez Placeres L, Marrero Riverón LO, Espinosa Tejeda N. Tratamiento de descompresión subacromial en el síndrome de pinzamiento anterior del hombro. Rev Cubana Ortop Traumatol 2004;18(1). Disponible en: http://bvs.sld.cu/ revistas/ort/vol18_1_04/ort01104.htm.

36. Williams G. Painfull shoulder after surgery for rotator cuff diseases. JAAOS 1997;5:97-108.

37. Sher JS, Uribe JW, Posada A, Murphy BI, Zlatkin MB. Abnormal findings on magnetic resonance images of asymptomatic shoulder. J Bone Joint Surg 1995;77A(1):10-5.

38. Novack CM, Mackinnon S. Thoracia outlet syndromes. Orthop Clin NA 1996;27:747-62.

39. Gross ML, Distecano MC. Anterior release test: a new test for shoulder inestability. Clin Orthop 1997;(339):105-8.

40. Boutin RD, Weissman BN. MR imaging of arthritis affecting the shoulder. Magn Reson Imaging Clin NA 1997;5:861-79.

41. Miniaci A, Salonen D. Rotator cuff evaluation imaging and diagnosis. Orthop Clin NA 1997;28:43-58.
42. Farin PU. Sonography of the biceps tendon of the shoulder: normal and pathologic findings. I Clin Ultrasound 1996;24:309-16.

43. Elbow Surg 2001;10:340-52.

44. Fritz RC, Stoller DW. MR imaging of the rotator cuff. Magn Reson Imaging Clin NA 1997;5:735-54.

45. Stoller DW. MR arthrography of the glenohumeral joint. Radiol Clin NA 1997;35:97-116.

46. Rowe CR. Recurrent transient anterior subluxation of the shoulder: the dead arm syndrome. Clin Orthop 1987;(223):11-9.

47. Barbolt TA, Oden M, Leger S, Mvaugan L, Hoitse J, Lin SH. Biocompatibility evolution of dura mater substitutes in an animal model. Neural Res 2001;23:813-20.

48. Deutsch A, Barber JE, Dauy DT, Victoroff BN. Anterior- Inferior capsular shift of the shoulder: a biomechanical comparison of glenoid-based versus humeral-based shift strategies. J shoulder

49. Itoi E, Watanabe W, Yamada S, Shimizu T, Wakabayashi I. Range of motion after Bankart repair: vertical compared with horizontal capsulotomy. AM J Sport Med 2001;29:441-5.

50. Levine WN, Arroyo JS, Pollock RG, Flatow EL, Bigliani LU. Open revision stabilization surgery for recurrent anterior glenohumeral instability. AM Sport Med 2000; 28: 156-60.

51. Giffin JR, Annunciata CC, Bradley JP. Thermal capsulorrhaphy for inestability of the shoulder: Multidirectional and posterior inestabilities. Instr Course Lect. 2001;50: 23-8.

52. Lewitz CL, Dugas J Andrews JR. The Use of artroscopic thermal capsulorraphy to treat internal impirgement in baseball players. Artroscopy 2001;17: 573-7.

53. Levy O, Wilson M, Williams H, Bruguera JA, Doderhoff R, Sforza G, et al. Thermal capsular shrinkage for shoulder instability. Mid- term longitudinal outcome study. J Bone Joint Surg 200;83B: 640-5.

54. Rath E, Richmond JC. Capsular disruption as a complication of thermal alteration of the glenohumeral capsule. Artroscopy 2001; 17: E 10.

55. Hartzog CM. Arthroscopies acromion and arthroscopic distal clavicle resection, mini-open, rotator cuff repair: indication, techniques and onetonee. AAOS 1998;14:25-57. 

ANEXOS

ANEXO 1. Modelo de recogida de datos

NOMBRE Y APELLIDOS: _____________________________________

H.C:______________ EDAD:________ SEXO:__________

RAZA:____________

DIRECCIÓN PARTICULAR:___________________________________

Localización de la afección:
a) Hombro predominante______
b) Hombro no predominante_______
c) Bilateral______

Causas de la afección:
a) Traumática_______
b) Degenerativa______
c) Otras______

Técnica quirúrgica
a) Sección del ligamento coracoacromial_________
b) Acromioplastia: Parcial______ Total_________
c) Transposición y tenolisis de la porción larga del bíceps______
d) Manipulación bajo anestesia________
e) Artroscopía______

Estudios imagenológicos:

a) Radiografía simple del hombro afecto______
b) Ultrasonido de partes blandas del hombro afecto______
c) Resonancia magnética nuclear_____
d) Tomografía axial computarizada_____

Complicaciones

a) Sepsis____
b) Lesiones vasculares____
c) Lesiones nerviosas___
d) Retardo en la recuperación del arco de movimiento____
e) Ruptura parcial o total del tendón del supraespinoso___
f) Otras_____

Resultados:
a) Excelentes___
b) Buenos___
c) Regulares___
d) Malos___

HOSPITAL UNIVERSITARIO
DR. CARLOS J. FINLAY

AUTORES
DR. OMAR GONZALEZ REYNALDO
Especialista 1er.Grado Ortopedia y Traumatología.

DR. REINALDO R. TORRES ARTILES
Especialista 1er. Grado Ortopedia Traumatología.
Profesor Asistente Universidad Médica de la Habana

DR. FERNANDO NUNEZ CHIRINO
Especialista 1er. Grado Ortopedia y Traumatología.

DR. PEDRO FERNANDEZ FERNANDEZ 
Especialista 1er. Grado Ortopedia Traumatología.
Profesor Instructor Universidad Medica de la Habana

CIUDAD DE LA HABANA
2006


Enviado por Dr. Reinaldo R. Torres Artiles y Otros Autores
Contactar mailto:artiles64@yahoo.es


Código ISPN de la Publicación: EEukkAVEFpxSjQsVdg
Publicado Monday 13 de March de 2006