Secciones

Medicina y Salud

Enfermedades

Anatomía

Biología

Nutrición

Ingeniería

Química

Física

Tecnología

Astronomía

Lógica y Matemática

Más Publicaciones

Publicar Artículos

Eventos

Enlaces

Actitud de enfermeria en centros de atencion a personas con VIH/Sida. Ciudad Habana


Enviado por MSc. Luís G. Orbea Espinosa y MSc. Jorge Alberto Martínez Isaac
Código ISPN de la Publicación: EEyklVZFVkBuOTdykc


Resumen: Realizamos un estudio descriptivo valorativo y retrospectivo de la Neurotoxoplasmosis en el curso del SIDA, donde se reviso la totalidad de las historias clinicas, de los casos ingresados con dicha infeccion en la Sala de Observacion del Sanatorio Santiago de las Vegas durante el periodo comprendido del ano 1992 al 2000, con el objetivo de avaluar el trabajo de enfermeria en los pacientes con Neurotoxoplasmosis y mostrar la eficiencia del PAE.


   

  


RESUMEN
Se realiza un estudio de carácter cuanti-cualitativo acerca de la actitud del personal de Enfermería ante la atención de los Pacientes Viviendo con VIH-SIDA (PVVIH-SIDA), de los tres sanatorios de Ciudad de la Habana y dos policlínicos de Santiago de las Vegas, en el primer semestre del año 2005. La muestra estuvo representada por 105 enfermeros, a los cuales se aplicó un instrumento, diseñado por veintitrés preguntas que comprendían varias esferas emocionales determinadas por: conducta, actitud y estrategias demostradas por nuestros enfermeros en la práctica con las PVVIH/SIDA, obteniendo como resultados criterios que se mueven desde el desconocimiento, el miedo, el temor, la angustia y la inseguridad, siendo esto desfavorable a este paciente, por las situaciones, reacciones y respuestas a que son enfrentados con frecuencia, resultando maltratados, aislados y despreciados por algunos profesionales de la salud. Se propone como recomendación la capacitación del personal que labora en la atención primaria de salud sobre el manejo, tratamiento y seguimiento de las PVVIH/SIDA como estrategias de las instituciones de salud. 

Palabras Clave:
Actitud
Conducta
Personal de Enfermería
VIH-SIDA

OBJETIVOS
1. Detectar rasgos propios de la enfermedad e infección, que condicionan la actuación y actitud de los profesionales de la enfermería.
2. Mostrar estrategias institucionales en la práctica de Enfermería con estos pacientes.
3. Analizar influencias y comportamientos de los pacientes con VIH-SIDA y familiares sobre la labor de los profesionales.

4. Identificar problemas potenciales en la actitud y práctica profesional, que aparecen en la interacción con estos pacientes.

METODICA
Se realizó un estudio de carácter cuanti-cualitativo a cerca de la actitud del profesional de la Enfermería ante la atención que se brinda a las PVVIH-SIDA, en los tres sanatorios de la Ciudad de la Habana y dos policlínicos de Santiago de las Vegas, en el primer semestre del año 2005. Teniendo en cuenta la conducta en el quehacer, sentir y pensar, valorando imagen y comportamiento en su actuación para comprender la realidad que surge de la interacción social.

La muestra estuvo representada por 105 enfermeros a los cuales se le aplicó un instrumento diseñado con veinte y tres preguntas. De las mismas se determinó emplear variables tales como: Conductas, actitudes y estrategias.

Se analizaron los resultados mediante técnicas estadísticas, utilizando calculadoras, computadora Pentium 98, impresora y recursos humanos.

INTRODUCCION
El Síndrome se Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) no ha provocado una, sino tres epidemias mundiales interrelacionadas entre sí, la infección por VIH-SIDA propiamente dicho y las reacciones y las respuestas sociales, económicas, políticas y culturales, unidas a las anteriores epidemias. La primera epidemia (la relacionada con la infección por el VIH), ya en el 1988 se calculaba que existían entre cinco y diez millones de personas infestadas por el virus en todo el mundo, siendo inevitable la ulterior propagación por el virus.

La segunda epidemia es la enfermedad del SIDA, aunque identificada por primera vez en los Estados Unidos de América en el 1981, el SIDA se había manifestado ya en varias partes del mundo a fines de los años setenta. El 1ro. de Julio de 1985, había oficialmente un total de 100.410 casos de SIDA notificados en África, Las Américas, Asia, Europa y Oceanía, Sin embargo por diversas razones en particular porque no se diagnostican o declaran todos los casos existentes. 

Hoy en día se declaran los casos nuevos de reciente infección con un promedio de 3 a 5 años e incluso antes, se estima que por cada caso de SIDA puede haber entre 25 y 100 personas infestadas por el VIH, proporción que desciende cada vez más en el transcursos de los años (1,2,5).

En los principios básicos de una buena práctica de Enfermería, son aplicables a la atención de las personas infestadas el apoyo espiritual por parte de los familiares y amigos, siendo esta aplicación respaldada y promovida por una dirección eficaz del personal. Los pacientes infestados por el VIH, plantean a los enfermeros numerosos problemas tales como: el SIDA es una enfermedad de la que se dice que no tiene cura, El diagnostico de la infección por el VIH, suele ejercer un impacto devastador en el individuo, la familia, amigos, provocando también estrés emocional a los propios enfermeros, miedo al contagio a la estigmatización que con frecuencia se asocian al SIDA. Los enfermeros se encuentran en una posición social para ofrecer una asistencia que respete la dignidad del individuo y dar ejemplo de actitud neutra y adecuada a los demás agentes de la salud y miembros de la comunidad, en el código para enfermeros del Concilio Internacional para Enfermeros(CIE) sobre el SIDA donde se estipula que la enfermera es responsable de satisfacer la exigencias sanitarias y sociales de la colectividad y el ejercicio de la profesión y crea un medio ambiente en el cual, los valores, costumbres y creencias del individuo son respetadas, y se mantendrá reserva sobre la información personal que reciba y utilizará la mayor discreción para compartirla con alguien cuando sea necesario (3,4,7).

Enfermos de SIDA y por consiguiente al que da asistencia a gran número de personas condenadas a morir, y a sus familiares a padecer el duelo. Uno de los factores más importantes que influye en la relación entre el enfermero y la persona aconsejada es la confiabilidad y la probabilidad que el individuo siga los consejos, en la medida que dicho personal quiere y puede hacer frente a ese problema, debiendo tener un profundo impacto en la evolución futura de la epidemia por el VIH.

De otra parte, a los enfermos infestados por el VIH/SIDA hay que protegerlos en el lugar de trabajo de toda estigmatización o discriminación derivada de compañeros, en los sindicatos a que puedan pertenecer etc., La confianza mutua es indiscutible para lograr esa protección y el cambio de actitudes positivas del personal de enfermería ante el paciente VIH/SIDA. 

DESARROLLO:
Los rasgos propios de la enfermedad del SIDA, exigen que la enfermera ha de poseer una gran variedad de aptitudes profesionales, incluso pedagógicas y de asesoramiento para proporcionar una asistencia optima donde quiera que sea necesario, habrá que hacer más investigaciones para determinar los entornos asistenciales más apropiados, La enfermería debe estar familiarizada con los problemas propios de personas con SIDA, cuya asistencia no difiere de la que requieren los pacientes con otros signos y síntomas similares. No es posible esbozar un modelo único de enfermería o un entorno asistencial ideal, entre los factores que se incluyen en el sistema de atención sanitaria, la disponibilidad del personal capacitado, el apoyo técnico disponible y el número de pacientes (1,6,7).

La enfermera que se ocupa de la atención de personas infestadas por el VIH y sus amigos ante la perspectiva de la muerte inminente, debe tener en cuenta que al enfermo hay que respaldarlo todo el tiempo que sea posible en sus decisiones y en lo referente a su propia asistencia debiendo respetar las creencias espirituales y facilitar si se les pide el cumplimiento de los ritos tradicionales, en relación a la etapa terminal.

Importa así mismo dar apoyo al personal de enfermería enfrentado a su propio pesar, particularmente cuando se dedica a cuidar e se han podido evidenciar a través de los últimos años, dados por las respuestas y reacciones sociales, políticas, económicas y culturales, que influyen en la actitud y comportamiento del profesional de Enfermería (7,8). La incidencia de la enfermedad en la población ha ido cambiando, añadiéndose nuevos perfiles a los que tradicionalmente existían en nuestro país, determinado sólo por los homosexuales, viéndose acompañado en un cambio de la realidad donde no incide el aumento de la misma en estos, sino también los heterosexuales y bisexuales.

La nueva terapia antiviral ha aumentado la supervivencia de los seropositivos al VIH, y a consecuencias de ellos aparecen nuevos problemas en relación a los adolescentes infestados. La larga evolución de la enfermedad y el deterioro progresivo de los pacientes que la padecen, su connotación social hacen que tengan necesidades de todo tipo, por lo tanto esto exige que el personal de enfermería tenga un alto nivel de información sobre la enfermedad, tratamiento, y seguimiento a través de la educación continuada para responder a las demandas de estos pacientes (3).

La muerte de enfermos con SIDA hace incorporar algunas sensaciones y sentimientos que provocan en los enfermeros que trabajan con ellos una serie de modificaciones en la actitud, haciéndolos vulnerables al cambio, que van desde la impotencia hasta la angustia compartida con el enfermo y la familia.

Algunos profesionales sienten que no se está suficientemente preparados para abordar el tema de la muerte (4), en la actualidad existen problemas para mantener la confidencialidad en los centros de salud situados en el entorno donde viven los pacientes, lo que provoca que estos acudan con miedo a ellos, con la repercusión que tiene el SIDA a nivel social. Sólo una actitud de confianza por parte de los profesionales le pueden disminuir esta angustia (3).

En algunas ocasiones la calidad asistencial se ve afectada por desmotivación del personal, la gestión institucional de los recursos humanos no siempre se adecuan a las necesidades de los departamentos y la dotación del personal no se ajusta a las necesidades (1,3)

Los recursos materiales con los que se cuenta por parte de la institución influyen de manera decisiva en el trabajo a desarrollar y la calidad de los cuidados que se ofrecen al usuario, no son los mejores. El lugar donde se presta la asistencia a los enfermos hospitalizados o atendidos en centros de salud repercute en el bienestar de los mismos y en el profesional que los atiende. 

Las estrategias institucionales y la asistencia sanitaria está influida por la esfera psíquica, física y social del paciente, La elección del personal sanitario que atiende a un determinado tipo de enfermo, optimiza la asistencia en la institución monográfica para el tratamiento integral de las personas infestadas por el VIH, siendo bien recibido por el personal (1,5)

El personal que trabaja en unidades sanatoriales demanda de forma insistente una normativa clara y concreta para enfrentar a los pacientes con trastornos de la personalidad, psicópatas, sociópatas y toxicómanos activos. Se trata de poner normativas fijas de actuación que permitan al personal sanitario, saber como actuar para no sentir angustia, de no sentirse respaldado por la institución, favoreciendo una buena relación: terapéutica-profesional-paciente.

Los defensores de las unidades monográficas aducen como argumento la prevención de accidentes laborales poniendo más cuidado en la calidad de las prestaciones al contar con más recursos. Otros están convencidos que las unidades monográficas aumentan o fomentan el miedo de los demás profesionales que no los atienden habitualmente.

Entre las condicionales de la actividad profesional de la enfermería, que atiende a estos enfermos de SIDA, hay que hacer referencia a conductas y actitudes en general de los enfermos, familiares y los estilos de vida.
Hay profesionales que consideran que la enfermedad no sería tan estigmatizante en el ámbito sanitario, sino fuera por el comportamiento y actitudes asociadas al enfermo SIDA (1,7)

Los dilemas éticos son pruebas muy duras que se presentan habitualmente en la práctica del personal de enfermería sobre todo en aquellos que atienden a personas con SIDA. La familia ejerce un papel importante en la relación del paciente con el personal de enfermería, además aparece una actitud de ayuda con la persona afectada, ya sean en el caso de madres e hijos o de las parejas en caso de pacientes homosexuales. 
El aislamiento de estos pacientes es otro de los retos a los que se enfrentan los profesionales de Enfermería, muchos pacientes se encuentran solos, nadie los visita durante su ingreso hospitalario.

El profesional de enfermería siente parte de sus cuidados, la necesidad de acompañamiento por lo que intenta buscar tiempo para proporcionárselo. Los problemas potenciales de la práctica del personal de Enfermería pasan por todo tipo de pruebas psicológicas cuando tiene que cuidar pacientes con SIDA, como son angustia, impotencia, enfado, sensación de pérdida de paciencia, frustración, y estrés entre otras (9). 

La carga de trabajo aumenta más por el bagaje psicológico que conlleva la enfermedad del SIDA, siendo más devastadora en los profesionales de la enfermería, resultando imposible no sentirse implicado en el sufrimiento del paciente y sus familiares. La transferencia de sentimientos de dolor del paciente y la familia a los profesionales de la salud se recibe directamente en el que hacer diario, viéndose implicados juntos en este sentimiento (9,11,12).

El desconocimiento de la enfermedad propicia miedo, contagio y desconfianza, estando presente al inicio de la enfermedad en el personal de enfermería, en éstos momentos hay más confianza y menos temor ante las diversas formas de actuación con el apoyo y conocimiento de las medidas de bioseguridad (6,12,13,14).
Así el virus del SIDA ha ido penetrando en la biografía de quiénes la viven y en la historia reciente de nuestra sociedad, es decir la biografía de todos, sin excepciones siendo una metáfora de éstos tiempos y sólo podremos levantarla si disponemos de suficiente lucidez.

ACTITUDES Y LIMITACIONES DEL PERSONAL DE ENFERMERÍA ANTE LAS PERSONAS INFESTADAS POR EL SIDA. Ciudad de la Habana, 1er.semestre del 2005.
Negación 
Inseguridad
Experiencias limitadas
Desconocimiento
Adiestramiento inadecuado
Supervisiones deficientes
Recursos humanos y materiales insuficientes
Temor al riesgo 
Molestias y rechazos
Desagradables situaciones con el paciente al ingreso
Negativas inconscientes de atender al enfermo
Involucrarse en sentimientos de dolor
Sentimiento de soledad al riesgo en los procederes

ACTITUDES. CLASIFICACION SEGÚN ENFOQUE PERSONAL. Ciudad de la Habana, 1er. Semestre del 2005
Actitud de aceptación
-Procura atención de calidad
-Muestra interés por el paciente
-Busca superación profesional

Actitud profesional 
-Promueve la capacitación continua e incidental
-Supervisión constante y optima
-Se siente realizado profesionalmente

Actitud emocional
-Forma grupos de apoyo donde expresa inquietudes y temores
-Fomenta la comunicación con el equipo de salud
-Realiza rotación por servicios de menores riesgos
-Realiza importantes funciones dentro del equipo multidisciplinario 

ESTRATEGIAS INSTITUCIONALES QUE FAVORECEN EL TRABAJO DE ENFERMERIA. Ciudad de la Habana, 1er. Semestre del 2005
-Realizar principios humanistas
-Aumentar el carácter solidario
-Disminuir la ansiedad en los profesionales
-Disminuir la exposición a las situaciones estresantes
-Incrementar el salario en las unidades monográficas
-Disponer de recursos humanos y materiales necesario 
-Identificar precozmente el síndrome de desgaste emociona l(Burnot)

COMPORTAMIENTOS Y CONDUCTAS REFERIDAS POR PACIENTES Y FAMILIARES SOBRE LOS PROFESIONALES DE LA SALUD. Ciudad de la Habana. 1er. Semestre del 2005-
PROFESIONALES:
1- Brindar funciones integradoras en los cuidados de Enfermería
2- Busca indirecta de su ego
3- Brinda atención individualizada
4- Respeta los derechos e intimidad del paciente
5- Valora sus cualidades y virtudes
6- Proporciona apoyo al equilibrio psicológico del paciente y familiares

PACIENTES Y FAMILIARES: 
1- Busca expresiones de seguridad y estima
2- Muestra capacidad de adaptarse al régimen sanatorial
3- Lucha por disminuir el estrés asociado con el curso y evolución de la enfermedad
4- Busca sentido de la vida y aumenta su autoestima
5- No se estigmatiza por la enfermedad
6- Transfiere sus sentimientos de dolor a los profesionales

PROBLEMAS POTENCIALES QUE SE GENERAN DE LA ACTITUD Y PRACTICA DE LOS PROFESIONALES. Ciudad de la Habana, 1er. Semestre del 2005
Estrés Crónico
Depresión
Ansiedad
Desconocimiento de la enfermedad
Temor al riesgo profesional
Experiencia laboral limitada
Inadecuado adiestramiento en el puesto de trabajo
Inseguridad
Negación
Supervisión deficiente
Recursos humanos y materiales insuficientes

CONCLUSIONES
1- Los rasgos propios de los pacientes están dados por las reacciones y respuestas políticas, económicas, sociales y culturales, que influyen en la actitud del personal de enfermería

2- Las estrategias institucionales establecidas estan dirigidas al respaldo del profesional de enfermería ante el servicio prestado

3- El comportamiento de las conductas de pacientes y familiares está influenciado por la interacción de los mismos y el nivel de preparación del profesional de enfermería

4- Los problemas potenciales en la práctica de enfermería están dados por el desconocimiento de la enfermedad.

RECOMENDACIONES
1- Brindar atención psicológica al personal de enfermería para evitar el síndrome de desgaste emocional (Burnot)

2- Insistir en la formación de valores del personal de enfermería que atiende a estos pacientes

3- Fomentar el conocimiento científico dotándolo de herramientas para el trabajo

BIBLIOGRAFIA:
1- Serie O.M.S. sobre el SIDA 3.Directrices para la asistencia de enfermería a las personas infectadas por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).Ginebra: OMS, 1988. Pp. 44
2- Serie O.M.S. sobre el SIDA 5. Directrices para la asistencia de los trabajadores de la salud a las personas infestadas por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).Ginebra: OMS, 1989, 3,12,16.
3- Barrios, M. Guía práctica para los cuidados enfermería en pacientes con VIH/SIDA. 1994. Pp. 19,20,21.
4- Conasida. Guía para los enfermeros en la atención del paciente con VIH/SIDA.
5- Directrices sobre SIDA y los primeros auxilios en el lugar de trabajo.Pp.11,12.
6- Del Rio,C., Galindo, R., Uribe, P. Preguntas y respuestas sobre SIDA. Concasida. 4ta. Edición. Pp. 20,21,37,42,44.
7- Metas de Enfermería. Vol. V. Revista 45. Mayo del 2002.
8- Nivam,CA., Knos,NC., Asoung, MC. Medidas de estrés asociadas con el cuidado asistencial con pacientes VIH/SIDA.1999.
9- Valdi, FA. El secreto profesional entre los derechos humanos. Medicina Clínica. Vol.42, número 14. Valencia 1999. 
10- MINSAP. Programa Nacional de Control y Prevención del VIH-SIDA. 
Cuba.1997
11- Feliú ,B. Et. Al : Modelo de Atención de Enfermería Comunitaria. 
1ª. Edición.Cuba.1997
12- Manual de Atención Enfermería a 
personas seropositivas al VIH .SSV.Cuba. 1995.
13- Revista POZ en Español. Edición Especial. New York - 2001.

MINISTERIO DE SALUD PÚBLICA
CENTRO NACIONAL DE REFERENCIA DE LA ATENCIÓN INTEGRAL A PERSONAS CON VIH/SIDA
Ciudad de la Habana

Autores
MSc. Luís G. Orbea Espinosa
Licenciado en Enfermería
Master en Ciencias de la Enfermería.
Profesor Instructor del Departamento de Licenciatura en Enfermería
Facultad de Ciencias Médicas Dr. Miguel Enríquez 
Vice-Director de Enfermería del CNRAI/PVIH-SIDA 

MSc. Jorge Alberto Martínez Isaac
Licenciado en Enfermería
Profesor Auxiliar
Jefe del Departamento de Licenciatura en Enfermería de la Facultad de Ciencias Médica 10 de Octubre.
Master en Salud Pública

Ciudad de la Habana
2005


Enviado por MSc. Luís G. Orbea Espinosa y MSc. Jorge Alberto Martínez Isaac
Contactar mailto:luiso@infomed.sld.cu


Código ISPN de la Publicación: EEyklVZFVkBuOTdykc
Publicado Monday 6 de November de 2006