Secciones

Medicina y Salud

Enfermedades

Anatomía

Biología

Nutrición

Ingeniería

Química

Física

Tecnología

Astronomía

Lógica y Matemática

Más Publicaciones

Publicar Artículos

Eventos

Enlaces

Influencia del ejercicio fisico aplicado al anciano en la comunidad


Enviado por Lic. Jorge Luis González Domínguez y Lic. Tomas F Marsal Matos
Código ISPN de la Publicación: EkkVulpyEZPxCGOQxY


Resumen: Para este proyecto nos trazamos un plan de ejercicios, aplicados a personas de la tercera edad, por la importancia que esto requiere para el mejoramiento de la salud.


   

  

Introducción

Para este proyecto nos trazamos un plan de ejercicios, aplicados a personas de la tercera edad, por la importancia que esto requiere para el mejoramiento de la salud. Se dice que una persona entra en la tercera edad cuando cumple 60 años y aunque la vejez no es una enfermedad, si es sabido que los ancianos están sometidos a menudo a síndromes invalidantes de los cuales hay que diferenciar entre los procesos que se favorecen de la ansiedad biológica de los que resultan de una ansiedad patológica, permitiéndose la presencia de enfermedades con mayor facilidad en el anciano y a su vez una recuperación más lenta como son:

· Disminución fisiológica de audición y vista.
· Perdida general de fuerza y disminución de potencia muscular.
· Disminución de la estabilidad.
· Lentificación de reacciones defensivas.
· Alteraciones articulares.
· Patologías como artritis, parálisis, vértigos, atrofias musculares.

Por lo que las actividades físicas y deportivas son las más eficaz de las armas contra el envejecimiento, pues no solo retraza los procesos biológicos sino que determina una relajación psíquica, distensión euforia y confianza en uno mismo.
Teniendo en cuenta lo anteriormente planteado es que nos perfilamos el siguiente objetivo.

Objetivo: Valorar como la aplicación del ejercicio físico al anciano, influye en el funcionamiento de la cadena cinemática y muscular y en los procesos biológicos producidos en el organismo, como el gasto energético durante su actividad física, cambios bioquímicos y fisiológicos de los diferentes sistemas y estados funcionales.

Desarrollo

El deporte controlado y el ejercicio físico en la tercera edad proporciona innumerables beneficios fisiológicos: Controla la atrofia muscular, favorece y mejora la movilidad articular, disminuye o frena la descalcificación ósea, hace mas efectiva la contracción cardiaca, favorece la eliminación de colesterol (disminuye el riesgo de arteioesclerosis e hipertensión, reduce el riesgo de formación de coágulos en vasos sanguíneos, disminuye el riesgo de trombosis y embolias), disminuye el riesgo de infarto del miocardio, aumenta la capacidad ventilatoria y la respiración en general, reduce / controla la obesidad, disminuye la formación de depósitos (cálculos) en riñones y conductos urinarios que le hace autosuficiente en los quehaceres de la vida diaria, amplia el circulo de relaciones sociales, da un sentido ludrico-recreativo a su tiempo ocio y un aspecto más dinámico en su vida general, mejora la resistencia, la fuerza y la flexibilidad y mejora la autoestima y la sensación de bienestar.

Por supuesto antes de comenzar a realizar cualquier ejercicio físico / deportivo continuado, se realizará una terapia ocupacional, avalado por un examen médico previo al anciano con el que se va a trabajar, que puede incluir fundamentalmente: La edad, sexo, años sin realizar actividad física, frecuencia cardiaca en reposo, capacidad vital, tensión arterial antecedentes de lesiones o enfermedades de interés( la diabetes) etc.

Para este trabajo se tomo a dos ancianos de la tercera edad con una edad de 62 y 63 años respectivamente, ambos del sexo masculino, los cuales hacían más de 15 años que no realizaban ejercicio físico. Ambos poseen artrosis en sus articulaciones y con algunos problemas de presión, falta de la respiración, movilidad de sus acciones es lenta y con una frecuencia cardiaca por minutos baja ( bradicardicos).

Los ejercicios aplicados son aerobios moderados y dentro de este grupo de ejercicios se le aplicará la caminata o marcha continua durante 10 minutos a un ritmo moderado.

Aquí participaran fundamentalmente las articulaciones y planos musculares del tren inferior y las articulaciones y musculatura del tren superior, principalmente las que siguen.

Principales articulaciones y planos musculares que participan.

-Participa la articulación del hombro ( escápulo-humeral ) mediante el braceo, donde intervienen la musculatura de los pectorales y el bíceps braquial (anteverción ), los tríceps braquial, redondo mayor y deltoides ( retroversión ) con rotación externa del músculo infraespinoso y deltoides y rotación interna del músculo dorsal ancho, redondo mayor y deltoides.
-Participa la articulación del codo ( humero cubital), donde intervienen el bíceps braquial ( en flexión con el brazo en supinación) y el tríceps braquial
en extensión cuando el brazo está en pronación.
-Participa la articulación de la cadera (coxo-femoral) donde interviene el recto anterior del cuadriceps, sartorio ( anteverción ), los músculos glúteos mayor, mediano y el semitendinoso, así como el bíceps femoral (retroversión) con rotación interna de los glúteos, el tensor de la facia lata y rotación externa de los glúteos y abductores sartorio.
- Participa la articulación de la rodilla ( femoro tibial –rotuliana), donde intervienen en flexión los bíceps femorales y músculos semimembranosos y en la extensión el cuadriceps femoral con rotación interna del músculo semintendinoso y recto interno y rotación externa del músculo bíceps femoral.
-Participa la articulación del tobillo ( tibio –peronea) donde intervienen en la flexión dorsal los músculos tibial anterior y extensor largo de los dedos y como flexión plantar los músculos gemelos, soleo, el lateral corto y flexor largo de los dedos, además en supinación el flexor largo de los dedos, con el tibial anterior y en pronación los músculos peroneo lateral largo y corto y el extensor largo de los dedos.

La importancia que tienen estos ejercicios para la musculatura y articulaciones es que permite una mayor oxigenación de las fibras y mío fibrillas musculares a través del flujo sanguíneo que llega con más facilidad al músculo, mejora el tono muscular fortaleciendo los diferentes planos musculares, que le facilitan mejor movilidad y mayor fortaleza del paciente que práctica, por ende mejora su autoestima, y salud en general y representan la superior participación del sistema nervioso en el control y equilibrio frente a tareas planteadas con la constante interacción con el medio, además mejora la armonía del movimiento indisolublemente ligados al desarrollo psíquico y físico del organismo del sujeto en cuanto a las articulaciones, permiten la posibilidad de acciones propias del tronco y además interactuar con las extremidades, además que las extremidades pueden actuar por separación, así se fortalecen las extremidades inferiores que cumplen la función de soporte y propulsión del cuerpo, así como las superiores, que garantizan la posición bípeda , logrando independencia funcional, sobre todo con la mano como órgano altamente diferenciado con grandes posibilidades de movimiento y la utilización de los dedos como medio de trabajo.
 

Función de ejercicio en el sistema cardiovascular y circulatorio:

En los ancianos el sistema del movimiento circulatorio de la sangre disminuye considerablemente, ya que tienden a tupirse muchas venas del sistema vascular, el ejercicio físico contribuye a aumentar la circulación sanguínea y el aumento del volumen sistólico de la sangre, contribuyendo con un aumento el transporte de oxigeno y nutrientes a todo el cuerpo, la expulsión de productos de desechos del organismo a los riñones, aumenta el transporte del dióxido de carbono a los pulmones y el transporte de hormonas y anticuerpos que permiten coordinar la actividad de todos los órganos, colaborando con una mayor defensa inmunitaria frente a los organismos, todo esto se produce por el aumento de la carga física en el individuo que provoca una mayor frecuencia cardiaca y mayor potencia de contracción del músculo cardiaco (sístole) y relajación del músculo (diástole), logrando un mayor impulso de la sangre a través de las arterias y por ende en el sujeto entrenado en reposo aumenta notablemente su frecuencia cardiaca , pues su corazón adquiere un volumen tal que en estas condiciones bombeando menos sangre es capaz de suplir sus necesidades fisiológicas, ya que la frecuencia cardiaca máxima disminuye ligeramente menos de un latido por minuto cada año a medida que envejecemos y el ejercicio físico aunque no evita que disminuya totalmente la frecuencia cardiaca, si contribuye a mejorar este, también suceden con el volumen sistólico máximo y el gasto cardiaco que del mismo modo parece disminuir con la edad, , pero este puede mantenerse bien en los practicantes mayores que continúan entrenándose o realizando ejercicio, el no obstante en ancianos entrenados esto se ve compensado por una mayor a-vo2 submáxima.
En los ancianos que tenemos de muestra se pudo notar que su frecuencia cardiaca después de tres semanas de ejercicios en reposo mejoro con respecto a la que tenían antes de comenzar las acciones de marcha, así como su movilidad, su proceso de respiración, incluso la rapidez de la acción de los propios ejercicios físicos.

Influencia del ejercicio sobre el sistema digestivo:

En el anciano este es un sistema muy importante que también trae consigo grandes trastornos digestivos provocados por irregularidades de los órganos que intervienen en este proceso de transformación química y mecánica de los nutrientes incorporados, la absorción de las sustancias digeridas y la excreción de los residuos alimenticios no digeridos. Tanto con la función de las glándulas salivares al tomar los alimentos y en su proceso de ingestión, hasta el hígado con la elaboración de la bilis que participa en el proceso de digestión y en el metabolismo de los carbohidratos, lípidos y proteínas, así como el páncreas cuyas células glandulares elaboran el jugo pancreático, por lo que en este sistema es importante el alimento durante la actividad física, primero para subsistir y segundo para reponer la energía y otros elementos que se pierden continuamente. Una alimentación correcta constituye la base para un buen rendimiento de la actividad física para aumentar la capacidad de rendimiento y disminuir el cansancio ya que incorpora proteínas, lípidos, carbohidratos, vitaminas, minerales y agua los que actúan como material plástico, energético y regulan el funcionamiento del organismo. Además a medida que aumenta la realización del ejercicio mejora considerablemente el apetito, producido por el gasto energético, por lo que las proteínas son esenciales para el entrenamiento de la fuerza ya que deposita aminoácidos y proteína estructurales en la musculatura y los huesos reemplazando el desgaste de los tejidos y jugando un papel esencial en la reconstrucción celular, así mismo los carbohidratos y los lípidos cumplen la función de fuente energético que son utilizados como combustibles a través del ejercicio muscular, También las vitaminas y los minerales constituyen un papel importante en la incorporación de fósforo, hierro, calcio ( que necesitan mucho los anciano para el fortalecimiento de los huesos) además del consumo de otros oligoelementos como el cobalto, cobre, fluor etc, que son necesarios en las actividades físicas.

Influencia del ejercicio sobre el sistema renal:

El ejercicio físico ayuda a eliminar los cálculos del riñón, además ocasiona cambios en la hemodinámica renal, causando una disminución tanto en el flujo plasmático renal, como en la filtración glomerular, durante el ejercicio, el filtrado glomerular está afectado en menor proporción del flujo sanguíneo renal, todos los cambios ocurridos en el filtrado glomerular se deben a que se ponen en marcha mecanismos compensadores de la hemodinámica renal, mediante los cuales se produce vasoconstricción de las arterias aferentes y eferentes.
Por lo que el ejercicio físico al anciano no debe realizarse bajo condiciones extremas de calor porque puede provocar disminución del filtrado glomerulal y del flujo sanguíneo renal y un aumento de la fracción de filtración, además que puede provocar deshidratación trayendo consigo perdida de agua a % elevados que producen perdidas considerables del peso corporal y originan mayores disminuciones del flujo sanguíneo renal y del filtrado glomerular.

El sistema endocrino: Es otro de los sistemas importantes dentro de la actividad física, ya que se encuentra en contacto con todas las células del cuerpo y controla el medio interno de este, observando todos los cambios que se producen y reaccionando rápidamente para procurar que la homeostasis no sufra un trastorno rápido, mediante las hormonas que libera , que regulan las funciones metabólicas relacionadas con la utilización de la energía durante la ejecución de la actividad física.

El sistema nervioso: Juegan un gran papel con la regulación y control de toda la actividad del cuerpo humano. En el deporte interviene en el proceso de excitación y la inhibición sobre todo los deportes cíclicos como la marcha la carrera o la notación, con la inhibición de la flexión realizada por el músculo la relajación.
La bioadaptación: Al aplicar un sistema de ejercicios a cualquier persona sobre todo personas de la tercera edad se interrumpe el equilibrio biológico (entre síntesis y degeneración) es decir la homeostasis, por lo tanto el organismo tratara de buscar nuevamente el equilibrio funcional. Cuando el agente estresante ( carga de ejercicio ) es desconocida por el organismo como el caso de nuestros dos ancianos, la interrupción de la homeostasis estará determinada por un aumento de los procesos catabólicos o degenerativos, los cuales se mantendrán hasta que dure la influencia de la carga del ejercicio, casi de forma inmediata el organismo responderá a la agresión con un aumento de los procesos constitutivos, generativos o anabólicos (lo que llamamos recuperación ) a fin de dar protección al organismo por las perdidas energéticas sufridas ante el esfuerzo realizado por la carga del ejercicio físico, esto sucede porque en un esfuerzo una persona en estado desentrenado solo será incapaz de liberar mas que un 70% de sus reservas energéticas preestablecidas y el entrenamiento nos permite entonces ampliar el ámbito de la energía disponible subiendo el umbral de movilización energética hasta un 95%.

También hay que tener en cuenta la ley de bioadactación como la ley básica del entrenamiento (o ley de Selye) el cual señaló que ante cualquier agente agresor al organismo se producen simultáneamente una serie de reacciones típicas y atípicas, una en función del estimulo agresor y la otra independientemente de la naturaleza de los estímulos como son:

1- Aumento de la actividad suprarrenal.
2- Atrofia del sistema metabólico de las grasas.
3- Ulceración del tubo digestivo y otros como perdida de peso, disminución de los cuerpos antiácidos en sangre etc, que producen la reacción del organismo, poniendo en marcha una serie de mecanismo que intervendrán en la recuperación del organismo del deporte sometido, sobrepasando el nivel de equilibrio de tal forma que si persistiera el estimulo inicial en su misma intensidad y naturaleza dejaría de provocar un desequilibrio.
Por eso los fenómenos de adaptación ante el ejercicio físico son cada vez menos perceptibles y estos influyen directamente sobre la respuesta y cambios del organismo sobre todo en estas edades que existe la tendencia a no practicar ejercicios y estos cambios del organismo los favorece en el mejoramiento de su salud y calidad de vida.

Sistemas energéticos que garantizan nuestra actividad.


Para determinar el sistema energético a utilizar en nuestro caso, se depende del tipo de actividad que se realiza, así como las necesidades de oxigeno para garantizar el esfuerzo del ejercicio físico prolongado al que esta sometidos ambos ancianos.
Por lo que durante un trabajo de resistencia aerobia las fibras que tienden a tener una mayor resistencia son las de tipo ST (fibras lentas), debido a que son muy eficientes en la producción de ATP a partir de la degradación completa de los glúcidos y las grasas, por tanto en nuestro trabajo estas son los que influyen grandemente en el requerimiento del ATP, que aseguran la energía necesaria para mantener el esfuerzo muscular durante el trabajo aerobio, donde el ATP al hidrolizarse en ADP y fosfato inorgánico y ácido fosfórico libera una importante cantidad de energía al trabajo muscular, convirtiendo al ATP en el único fosfato de alta energía que se forma de la ganancia energética de la célula a través de los procesos oxidativos (aerobios).

De esta forma teniendo en cuenta la intensidad del esfuerzo del trabajo sometidos a los ancianos, la cual no es intensa se facilita la incorporación del oxigeno a las mitocondrias permitiendo que se pueda producir ATP aeróbicamente por las células musculares no solo a partir de los glúcidos y de las grasas, sino también aunque en menor proporción de los aminoácidos provenientes de las proteínas, ya que estas son mas convenientes dejarlas para la renovación y reconstrucción de células y tejidos en particular los de naturaleza músculo-esquelético que pueden ser afectadas durante los esfuerzos musculares sostenidos.

Donde veremos que a través de los glúcidos se logra el gliceraldehído-3-p que mediante la glicólisis se convierte en piruvato desprendiendo CO2 y Acetil CoA pasando a través del ciclo de Krebs y desprendiendo la energía ATP con CO2 + H2O. Las grasas producen el glicerol y ácidos grasos donde el glicerol sufre el mismo proceso a través de la obtención de la gliceraldehido-3-p y los ácidos grasos por la B-oxidación del consumo de oxigeno producen el Acetil CoA el cual también a través del ciclo de Krebs logra la energía ATP con CO2 + H2O. Y los aminoácidos producen el piruvato desprendiendo CO2 y Acetil CoA pasan por el ciclo de Krebs y producen también la energía ATP.

Cambios bioquímicos que caracterizan nuestra actividad.

-Hay disminución marcada de la deuda de O2,
-Existe resíntesis aerobia del ATP, ya que aumentan los procesos de fosforilación oxidativa.
-Los procesos energéticos tienen lugar en condiciones de estado estable.
-Aumenta relativamente durante el propio trabajo las posibilidades de síntesis de las reservas energéticas: ATP, cr. P, glucógeno, etc.
-Aumenta de las reservas glucogénicas (en especial en el hígado).
-Disminuye relativamente las concentraciones de ácido láctico y pirúvico (debido a que existen mayores posibilidades de oxidar las sustancias completamente, es decir, son utilizados no solo los glúcidos como fuente energética, sino además, las grasas de reserva).
-Aparece la hipertrofia cardiaca (como consecuencia del entrenamiento sistemático para
asegurar el incremento del bombeo de la sangre hacia los tejidos, debido al aumento de la sístole ventricular).

Conclusiones:


Podemos concluir asegurando que el ejercicio físico es de vital importancia, en cualquiera de las etapas de la vida del ser humano, tanto desde los niños, hasta los ancianos, pero en estos últimos cobra mayor influencia por la tendencia de los mismos de ir perdiendo cada día signos vitales en el organismo que reducen su calidad de vida.
En nuestro caso se puede observar como estos ancianos, a pesar del poco tiempo de la aplicación de los ejercicios y con un buen control de su presión, frecuencia cardiaca, y de una aplicación de actividades físicas moderadas que en la medida que se fueron adaptando a la carga, teniendo en cuenta la fisonomía y capacidades físicas de los mismos, así como su fortaleza y resistencia para aceptar la carga orientada, han ido mejorando su armonía de movimiento y fortaleciendo sus extremidades inferiores según mejora su disposición, ritmo y cadencia sobre todo en la marcha, se noto cambios en la frecuencia cardiaca y pulsaciones por segundo, así como fueron notando que las dolencias de sus articulaciones fueron disminuyendo, logrando tener una sensación de bienestar y de disfrute de su tiempo ocio activo, también sienten mejoría con respecto a su salud general y con mayor voluntad para incorporarse a actividades laborales y de la sociedad, un mejor control de la acción estimulante sobre los procesos del sistema nervioso central, se le elevo sus posibilidades funcionales del sistema cardiovascular, respiratorio y sus procesos metabólicos, se mejoro además su coordinación, reflejos y su estrés, así como su fuerza, resistencia y capacidad de oxigenación.

Recomendaciones:

Se recomienda continuar intensificando el trabajo de conversación, persuasión y convencimiento referente a la importancia que tiene el ejercicio físico para el mejoramiento de la salud de las personas de la tercera edad, sobre todo en las comunidades rurales, hacia la incorporación de los mismos a estas actividades en todo el país, involucrando en esto al médico de la familia y el técnico de cultura física, como factores esenciales para el desarrollo de las mismas, con programas especiales según los distintos grupos de edades, en la que pueden incluirse los juegos como una amena forma de motivación, los ejercicios estrictamente reglamentados según las condiciones físicas de los sujetos, excursiones y paseos, tablas gimnásticas, caminatas, actividades con la naturaleza y afiliaciones a los círculos de abuelo.

Bibliografía:

1-Costill, D. L y J. H. Wilmore, “Fisiología del deporte y del Ejercicio”, Edit.
Paidotribo, Barcelona, 1999.

2-Fox, E."Fisiología del Deporte", Edit. Panamericana, 1978.

3-Grosser, Zinmerman. “Entrenamiento de la Fuerza”, Edit. Roca. S.A.,
Barcelona, España, 1990.

4-Grosser Starischka Zimmermann, "Principios del Entrenamiento
Deportivo", Edit. Roca, S.A., Barcelona, España, 1988.

5-Guyton A.C."Tratado de Fisiología Médica", Tomo II, 6ta Ed., Edit. Pueblo
y Educación, C. Habana. 1984.

6-Guyton, A.C."Fisiología Humana",6ta. Ed., Ed. Pueblo y Educación, C. de
la Habana, 1987.

7-Hernández Corvo, R. “Morfología Funcional Deportiva”, Edit. Científico-
Técnica, C. De la Habana, 1987.

8-Lamb, D. R. "Fisiología del Ejercicio Respuestas y Adaptaciones", A. Pila
Teleña, Madrid, 1985.

9-Lehninger, A. "Bioenergetic", 1ra. ed., Ed. Worth Publishers, N. York,
1971.

10-Lehninger, A. "Bioquímica", 2da ed., Edic. Pueblo y Educación, 1ra.
Reimpresión, C. de la Habana, 1981.

11-León, M. “Bioquímica Bases para la Actividad Física”, Editorial
“Deportes”, C. de la Habana, 2004.


Enviado por Lic. Jorge Luis González Domínguez y Lic. Tomas F Marsal Matos
Contactar mailto:tomas@hab.uci.cu


Código ISPN de la Publicación: EkkVulpyEZPxCGOQxY
Publicado Friday 31 de October de 2008