Secciones

Medicina y Salud

Enfermedades

Anatomía

Biología

Nutrición

Ingeniería

Química

Física

Tecnología

Astronomía

Lógica y Matemática

Más Publicaciones

Publicar Artículos

Eventos

Enlaces

Accidentes químicos e intoxicaciones masivas


Enviado por José Ángel Morales León; Elizabet Arias Castro; Alejandro Alarcón Zayas; María Godefoy Almaguer
Código ISPN de la Publicación: EkluVyAVVyurZXgVAM


Resumen: Los accidentes químicos constituyen una de las principales fuentes generadoras de intoxicaciones masivas. En los últimos decenios se ha observado un incremento de esta clase de eventos, con un saldo elevado de victimas, pérdidas considerables desde el punto de vista económico e impactos social y psicológico muy negativos...


   

  

Resumen.
Los accidentes químicos constituyen una de las principales fuentes generadoras de intoxicaciones masivas. En los últimos decenios se ha observado un incremento de esta clase de eventos, con un saldo elevado de victimas, pérdidas considerables desde el punto de vista económico e impactos social y psicológico muy negativos. Por tanto, es de gran importancia el conocimiento de las causas de los accidentes químicos, las características de las sustancias cuyo manejo inadecuado puede provocar un accidente, los efectos que ocasionan en la salud y el medio ambiente, entre otros elementos, para ayudar a evitar situaciones de este tipo o, para contribuir a atenuar sus consecuencias.

Introducción.
En la industria y en la sociedad en general, se emplean cientos de miles de productos químicos diferentes que van cada día en ascenso, de los cuales muchos son tóxicos para el hombre, animales y plantas, y una parte considerable de ellos, con toxicidad elevada, son dañinos a baja concentración. En muchas ocasiones se han observado ejemplos dramáticos de esta toxicidad, están los casos de Bhopal, India, el 3 de diciembre de 1984 que dejó un saldo de 10 000 muertos y 200 000 intoxicados.



Intoxicaciones masivas como la ocurrida en Perú, que dejó un saldo 24 niños fallecidos debido al consumo del desayuno escolar elaborado con un sustituto lácteo.



Es preocupante el problema del incremento en el número y variedad de sustancias químicas. Según CAS en 2006 habían 28 169 511 sustancias químicas orgánicas e inorgánicas y en el 2008 más de 125 000 con características tóxicas son de uso común en diferentes tipos de productos: medicamentos, bebidas, herbicidas, insecticidas, estupefacientes, cosméticos y otros.



La Organización Mundial de la Salud (OMS) utiliza los términos accidente químico/biológico y emergencia química/biológica, para hacer referencia a un acontecimiento o situación peligrosa que resulta de la liberación de una sustancia o sustancias, que representan un riesgo para la salud humana y/o el medio ambiente, a corto, mediano o largo plazo. Estos acontecimientos o situaciones incluyen incendios, explosiones, fugas o liberaciones de sustancias tóxicas (químicas, radiactivas o biológicas) que pueden provocar enfermedad, lesión, invalidez o muerte, a menudo de una gran cantidad de seres humanos. Estos accidentes o emergencias pueden llegar a convertirse en desastres en función de la magnitud, impacto y de la capacidad y forma de respuesta a los mismos.

Áreas de impacto de los accidentes químicos y de otras clases.
Además de los efectos para la salud humana, los accidentes o atentados químicos/biológicos/radiológicos/nucleares u otros, pueden resultar en un daño considerable a largo plazo para el medio ambiente, con cuantiosos costos humanos y económicos (IPCS/OECD/PNUMA/ OMS, 1994). La vulnerabilidad a los accidentes químicos incluye diferentes áreas de impacto.



Accidente químico.
A partir de estos aspectos, se puede conceptualizar el término accidente químico como una situación extrema de carácter local, ocasionada por la aparición de contaminación química en el aire, el agua o el terreno con el consiguiente peligro para la salud y la vida de las personas, animales o daños a los cultivos, el resto de la flora y los ecosistemas expuestos.

Los accidentes químicos pueden generar intoxicaciones masivas. Este factor depende de las características locales del incidente, de las propiedades de las sustancias involucradas en el mismo y de las condiciones medioambientales del lugar donde ocurre. Aunque la contaminación del agua, aire o cadena alimentaria, que resulta de un accidente o atentado químico, biológico o radiológico, puede afectar a poblaciones dispersas, a menudo la población expuesta está dentro o muy próxima a la zona afectada. En un área urbana la población expuesta puede estar, por ejemplo, en las cercanías de un vehículo accidentado que transportaba sustancias peligrosas, estación de ferrocarril, metro, plaza, etcétera. Con menos frecuencia, la población expuesta está a cierta distancia del sitio, o incluso los efectos abarcan a varios países como en caso del accidente radiológico de la Central Termonuclear de Chernobil.

Las causas de los desastres químicos pueden ser:
- Empleo de armas químicas en situaciones de guerra.
- Empleo de agentes contaminantes químicos contra fuentes de agua y alimentos como parte de acciones agresivas, tanto en tiempo de paz, como de guerra.
- Accidentes en objetivos con peligro químico o en transportes de productos tóxicos industriales que ocasionen el escape gaseoso o el derrame de estas sustancias.
- Acciones de sabotaje o golpes de la aviación contra objetivos químicos, transportes, etcétera, creando focos secundarios de contaminación.
- Errores en el manejo de sustancias químicas peligrosas.

Respuesta a accidentes químicos.
A nivel internacional existen centros toxicológicos y de Respuesta Química. En el área de Las Américas se pueden consultar informaciones de unos 100 centros de Toxicología y 11 de Respuesta Química. Algunos de los más notables se muestran a continuación:



En Cuba existe una red de esta clase de centros que abarcan los niveles nacionales regionales, provinciales y municipales. En la siguiente imagen se muestra la ubicación geográfica de algunos de los más importantes.



En las gráficas siguientes se ilustran los incrementos observados en los casos de accidentes químicos atendidos por CETESB de Brasil desde 1978 hasta 2007 y el comportamiento en la cantidad de los casos intoxicados en Cuba durante el período 1997-2007.



En ambos casos se observa una tendencia sostenida al crecimiento en la etapa de 1998 a 2002, y desde el año 2003 decrecimientos variables. No obstante, la tasa bruta de incidentes desde este año se considera elevada.

Conceptos importantes
El estudio general de las sustancias químicas que son susceptibles de afectar al ser humano es propio de la Toxicología y para abordar algunos de sus detalles es necesario precisar algunos conceptos de gran utilidad para el nivel local.

Agentes químicos: Son sustancias químicas que se presentan en cualquiera de sus estados (sólidos, líquidos o gaseosos), y que presenta efectos tóxicos directos o indirectos sobre los seres humanos, los animales y las plantas.

Agentes biológicos: Son organismos vivos o material infeccioso derivado de aquellos, que poseen la propiedad de provocar enfermedades o la muerte de personas, animales o plantas, y su efecto se fundamenta en la capacidad de multiplicarse en los entes vivos que afecta.

Sustancia peligrosa: Agente peligroso que tiene la capacidad de causar daño en un organismo expuesto. Ejemplo: Estricnina o virus de la viruela.

Riesgo: Es la probabilidad de que aparezca un efecto nocivo debido a la exposición.

Toxicidad: Se refiere a la capacidad de causar daño. Las condiciones de exposición y la dosis son factores que determinan los efectos tóxicos (Ottoboni, 1991).

Dosis: Cantidad de sustancia, puede estar en el ambiente, en la superficie corporal, absorverse/adsorverse, ingresar al organismo y llegar al sitio blanco. "La dosis establece la diferencia entre un tóxico y un medicamento" (Paracelso). Hasta el agua es tóxica si ingresa por vía nasal, o si inoculamos bacterias no muy patogenas en la sangre.

Exposición: Contacto de la sustancia con el organismo.

Efectos nocivos: Pueden ser: daño a los tejidos y otras modificaciones patológicas, lesiones bioquímicas, efectos teratogénicos, efectos en la reproducción, mutagenicidad, teratogenicidad, efectos irritantes, inflamatorios, infecciosos, reacciones alérgicas, quemaduras, cáncer. Todos los sistemas pueden ser afectados de forma variable.

Clasificación de los agentes químicos tóxicos.
A menudo se utiliza una clasificación que considera al grupo de agentes químicos desarrollados con el fin de dañar seriamente o incapacitar al ser humano y que toma en consideración el mecanismo fisiopatológico de la acción. Estos agentes químicos presentan las siguientes características:

- Composición química muy variable de unos a otros, desde el simple cloro a la molécula más compleja del neurotóxico VX.
- Grado de toxicidad variable, medida habitualmente por el concepto DL50 (dosis letal media). Los hay más letales, menos letales.
- Vía de penetración diversa: Respiratoria, cutánea, digestiva.
- Estado físico y propiedades físico-químicas diversas: Estado de agregación, punto de ebullición, solubilidad.
- Acción fisiopatológica variable: vesicantes, neurotóxicos, lacrimógenos, etcétera.

El estudio de estos grupos de agentes, de su composición, dispersión, resistencia en el ambiente, neutralización, protección individual y colectiva, asistencia sanitaria colectiva, asistencia médica individual, etcétera proporciona un conocimiento general polivalente (al ser amplio el abanico de características) que puede ser aplicado directamente en el caso de los agentes contemplados y que puede aplicarse también como modelo asistencial en cualquier otra situación de accidente o catástrofe química ante agentes menos o nada conocidos, siempre que se hagan las oportunas adaptaciones.

Como se declaró anteriormente, los agentes químicos pueden ser clasificados según el tipo de actividad biológica de carácter tóxica que tienen, así los más importantes son:

Agentes nerviosos o neurotóxicos
Son compuestos organofosforados, que en general atacan al sistema nervioso central y periférico, impidiendo la transmisión de los impulsos eléctricos de las terminales nerviosas a los músculos. Por su acción, los músculos se paralizan. Podemos agrupar a dichos agentes en:

* Agentes tipo G:
- Tabún (GA)
- Sarín (GB)
- Somán (GD)

* Agentes tipo V:
- El más conocido es el agente VX.
- También encontramos a los agentes VD, VA, VR, etcétera.

Cuadro comparativo de toxicidad No. 1.


Agentes vesicantes
Tienen la particularidad de originar heridas semejantes a una quemadura. A través de su contacto, se forman sobre la piel grandes ampollas. La utilización de máscaras frente a este agente no proporciona una protección adecuada. Entre tales agentes, los más importantes son:

- Gas Mostaza o Yperita: Se utilizó por primera vez en la Primera Guerra Mundial, y su efecto produjo 100.000 muertos y 1.200.000 afectados. Es de fácil fabricación y de efecto retardado. Los primeros síntomas tardan más de tres horas en aparecer.

- Gas Mostaza Nitrogenado: Se comenzó a producir en la década de 1930. Posee características similares al gas anterior, aunque su efecto es más persistente.

- Lewisita: Surgió hacia fines de la Primera Guerra Mundial; para su fabricación se usaron los efectos tóxicos del arsénico inorgánico. Sus efectos son inmediatos.

Cuadro comparativo de toxicidad No. 2.


Estos agentes son bien conocidos, ya que se trata de los lacrimógenos, vomitivos, hilarantes, etcétera, utilizados especialmente por las fuerzas policiales para dispersión de tumultos, persuasión, etc.

Agentes herbicidas
Son agentes empleados para destrucción o defoliación de la naturaleza vegetal. La mayoría de estas sustancias son cancerígenas y teratogénicas (producen malformaciones en los descendientes del hombre). Se utilizaron en gran cantidad, en la Guerra de Vietnam. Estos agentes recibieron el nombre según el color de la bomba que los contenía: agente naranja, púrpura, azul, blanco. En general, la mezcla en distintos porcentajes de las sustancias químicas siguientes dieron origen a los agentes mencionados: ácido cacodílico, piclorán, ácido 2,4-diclorofenoxiacético, ácido 2,4,6-triclorofenoxiacético.

Clasificación del evento.
Desde la perspectiva de la salud, existen varias maneras de clasificar el evento, de las cuales ninguna es completa o mutuamente excluyente. Por ejemplo, la clasificación podría basarse en las sustancias involucradas, la cantidad, la forma física, dónde y cómo ocurrió la fuga/atentado/liberación, las fuentes de liberación, la extensión del área contaminada, el número de personas expuestas, las vías de exposición y las consecuencias en la salud relacionadas con la exposición.

Algunas consideraciones son necesarias para aclarar esta clasificación, y se presentan a continuación:
- Las sustancias involucradas: Tomar en cuenta número de CAS, tipo, pH, sensibilidad, etc.

- Fuentes de liberación: Las liberaciones pueden originarse por la actividad humana o tener origen natural. Entre las antropogénicas se incluyen: manufactura, almacenamiento, manipulación, transporte (ferrocarril, carretera, agua y tuberías), uso y eliminación, terrorista, uso como arma no convencional. Entre las fuentes de origen natural se incluyen la actividad volcánica, incendios, toxinas de origen animal, vegetal o microbiano; bacterias/virus o parásitos en ambiente transmitidos por vector.

- Extensión del área contaminada: El evento puede clasificarse de acuerdo a si es delimitado a un área y no afecta a nadie en el exterior; si afecta únicamente la vecindad inmediata del sitio del evento; si afecta una zona extensa alrededor del sitio del evento; si hay dispersión de las sustancias o si es de impacto municipal, provincial, nacional o internacional.

- Personas expuestas: Podrán clasificarse por el número de personas afectadas, calculado en términos de muertos, lesionados y/o evacuados. Sin embargo, la gravedad de un evento no puede determinarse únicamente sobre esta base y así se deberán tomar en cuenta todas las circunstancias y consecuencias conocidas, inclusive efectos a largo plazo, cancerígenos y no cancerígenos.

- Vías de exposición: Desde la perspectiva de la salud, las vías de exposición podrían ser un medio para clasificar el evento. Existen cuatro vías principales: inhalación, exposición ocular, contacto con la piel e ingestión. Ninguna de estas vías es mutuamente excluyente.

- Consecuencias para la salud: El evento puede ser clasificado también según las consecuencias médicas o para la salud, o en función del sistema u órgano afectado. Ejemplos de esto serían infecciones, efectos carcinogénicos, teratogénicos, dermatológicos, inmunológicos, hepáticos, neurológicos, pulmonares u otros (OPS/OMS, 1998).

Factores de riesgo.
Una definición de riesgo más general comprende la posible pérdida esperada a causa de un peligro determinado durante un período específico en el futuro. Según se defina el elemento expuesto al riesgo puede medirse como el número de vidas perdidas, el número de personas lesionadas, intoxicadas, enfermadas, las pérdidas económicas esperadas o la extensión de las pérdidas físicas.

Los factores de riesgo de accidentes químicos están vinculados, fundamentalmente, al embalaje, manejo, transporte y almacenamiento de sustancias químicas peligrosas. Aunque es importante señalar el impacto de eventos naturales de toda clase que pudieran provocar el escape de sustancias de almacenes, industrias y otros tipos de centros. Los factores de riesgos de accidentes químicos están determinados en última instancia por los riesgos asociados al manejo de las sustancias químicas peligrosas, que pueden ser diferenciados a través de varias clases, según Naciones Unidas.

Clases de Riesgo. (Según ONU, 2005).
- Clase 1: Explosivos
- Clase 2: Gases
- Clase 3: Líquidos inflamables
- Clase 4: Sólidos inflammables, combustión espontánea, peligroso cuando está mojado
- Clase 5: Oxidantes y peróxidos orgánicos
- Clase 6: Tóxicos e infectantes
- Clase 7: Radiactivos
- Clase 8: Corrosivos
- Clase 9: Sustancias peligrosas diversas

Conclusiones.
Existe un elevado número de sustancias cuyo manejo inadecuado puede provocar accidentes químicos de lamentables consecuencias en diferentes áreas de impacto.

A nivel internacional, regional y nacional se han concretado acciones para evitar los accidentes químicos y atenuar sus efectos, a través de los centros de respuesta.

Los factores de riesgo de accidentes químicos están vinculados, fundamentalmente, al embalaje, manejo, transporte y almacenamiento de sustancias químicas peligrosas. Aunque es importante señalar el impacto de eventos naturales de toda clase que pudieran provocar el escape de sustancias de almacenes, industrias y otros tipos de centros. Estos elementos también se cumplen para los accidentes radiactivos y biológicos.

Referencias bibliográficas.
1. National Association of County and City Health Officials: “Elements of Effective Bioterrorism Preparedness”. http://www.naccho.org/files/documents/Final_Effective_Bioterrism.pdf (2009)
2. Biological warfare, bioterrorism, biodefence and the biological and toxin weapons Convention. Schttp://www.ejbiotechnology.info/content/vol2/issue3/ (2009)
3. Center for the Study of Bioterrorism
http://www.bioterrorism.slu.edu/ (2009)
4. Villalonga Martínez, L. M. Accidentes químicos, biológicos y nucleares. Estudio general de los agentes vulnerantes de origen químico, biológico y nuclear. Eu. J. 2007; 31:152–7. (Medline)
5. Gómez Pizza, A. E. Atención de urgencias en situaciones de desastre. Atención a pacientes en shock. Clínica La Paz. Madrid. Facultad de Medicina. Universidad de Antioquia. 2005.
6. Cattarozzi, R. A. Los Agentes Químicos Biológicos. http://www.ahrq.gov/news/ulp/under45/ulpdistn.htm (2008)
7. Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. Manual para situaciones de emergencia. ACNUR: Madrid, 1984.
8. Centro de Investigaciones y Estudios de la Salud (CIES). Curso de epidemiología aplicada. CDC: Nicaragua, 2003.
9. Latin America Workshop on Threats to Bioterrorism and other Threats to Public Health, September 29 October 3, 2003. Cuernavaca, México.
http://www.onr.navy.mil/onr/conferences/bio_terror/
10. Centro de Investigaciones y Estudios de la Salud. Curso de posgrado "Asistencia sanitaria de emergencia para situaciones de desastre". CIES: Nicaragua, 2001.
11. Bioterrorism and Health System Preparedness: Series of Audio conferences for State, Local and Health Systems Policymakers, 2003. Agency for Healthcare Research and Quality. http://www.ahrq.gov/news/ulp/ulpdistn.htm
12. Center for Disease Control and Prevention. The Public Heath Consequences of Disasters. US Department of Health and Human Services. Public Health Service. Atlanta, Georgia, sept., 2007.
13. Comité Interinstitucional para Desastres. Manual de organización local para situaciones de emergencia. CID: San Salvador, El Salvador. 2006.
14. Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED). Revista "Prevención". Número 14. CENAPRED: México, mayo, 1996.
15. Cruz Roja Colombiana. Sistema de preparativos para desastres. Serie 3000, Cruz Roja Colombiana, 1992.
16. National Association of County and City Health Officials: “Elements of Effective Bioterrorism Preparedness” http://www.naccho.org/files/documents/Final_Effective_Bioterrism.pdf
17. Disaster Management Center, University of Wisconsin, Objetivos y alcances del manejo de desastres. DMC: Madison. USA, 2007.
18. Espinoza, José R. y colaboradores. Salud comunitaria. Editorial Acción Médica Cristiana: marzo, 2000.


Enviado por José Ángel Morales León; Elizabet Arias Castro; Alejandro Alarcón Zayas; María Godefoy Almaguer
Contactar mailto:jmorales@udg.co.cu


Código ISPN de la Publicación: EkluVyAVVyurZXgVAM
Publicado Wednesday 15 de September de 2010