Secciones

Medicina y Salud

Enfermedades

Anatomía

Biología

Nutrición

Ingeniería

Química

Física

Tecnología

Astronomía

Lógica y Matemática

Más Publicaciones

Publicar Artículos

Eventos

Enlaces

Intervencion de enfermeria en el bajo peso al nacer


Enviado por Carlos Manuel Corral Marzo
Código ISPN de la Publicación: EkpVZAZyFlQbkyJhLh


Resumen: Se realizo un estudio de intervencion y desarrollo a todas las pacientes cuyo producto al nacer fue un recien nacido de bajo peso, atendidas en el Hospital Ginecoobstetrico Tamara Bunke Bider en el periodo comprendido desde septiembre del 2005 hasta febrero del 2007.


   

  

RESUMEN
Se realizó un estudio de intervención y desarrollo a todas las pacientes cuyo producto al nacer fue un recién nacido de bajo peso, atendidas en el Hospital Ginecoobstétrico Tamara Bunke Bider en el período comprendido desde septiembre del 2005 hasta febrero del 2007. Fueron analizadas variables como: edad, talla materna, peso inicial al embarazo, ganancia de peso, antecedentes obstétricos, clasificación del riesgo obstétrico, edad gestacional, peso al nacer y principales complicaciones.

Todos estos aspectos fueron recogidos de las historias clínicas, los resultados se expusieron en tablas para su análisis y procesamiento. Hubo predominio de las madres menores de 20 años, los antecedentes obstétricos desfavorables y los antecedentes de enfermedad materna como factor desencadenante del parto pretérmino. En todos los casos se aplicó atención especializada de enfermería, lo cual permitió una disminución de las complicaciones en el período neonatal.

INTRODUCCIÓN
La OMS define como prematuros a los neonatos vivos que nacen antes de las 37 semanas a partir del primer día del último periodo menstrual. Históricamente la pre madurez ha sido definida como un peso en el nacimiento inferior a 2500 g, pero en la actualidad se considera que los niños que pesan 2500 g o menos al nacer son prematuros con un período de gestación acortado. Lo ideal es que la definición de bajo peso en el nacimiento se base en cada población especifica.(1, 2)

Durante 1991, 7,1% de los nacidos vivos en Estados Unidos pesaron menos de 2500 g. En los países en vía de desarrollo, 70 % de los niños de BPN tienen CIUR. (3)

Los lactantes de muy bajo peso al nacer son los que pesan menos de1500 g y casi todos son prematuros, estos representan más de 50 % de las muertes neonatales y 50 % de las minusvalías, la supervivencia de estos recién nacidos es directamente proporcional al peso del nacimiento. 4, 5
En comparación con los recién nacidos a término la incidencia de re hospitalización durante el primer año de vida por secuelas de la pre madurez, infección, secuelas neurológicas y trastornos psicosociales es mayor en estos lactantes. (6)

Resulta imposible separar los factores asociados con la pre madurez de los relacionados con el CIUR y las condiciones socioeconómicas. En las familias de bajo nivel socioeconómico, la incidencia de nutrición deficitaria, anemia y enfermedades maternas es mayor y lo mismo sucede con la insuficiencia de los cuidados prenatales, la drogadicción, las complicaciones obstétricas y la historia materna de ineficacia reproductiva. Otros factores como madres adolescentes, período intergenésico corto y madres con más de 4 hijos. También se han descrito diferencias sistemáticas del crecimiento fetal asociadas con el tamaño materno, el peso de hermanos, el consumo de tabaco por la madre y otros. (7-9)

En la actualidad, las probabilidades de supervivencia de un neonato con un peso en el nacimiento entre 1501 y 2500 g son de 95 % o más. Los cuidados intensivos han ampliado el período durante el cual es probable que un recién nacido muera a consecuencia de las complicaciones de enfermedades perinatales, por ejemplo displasia broncopulmonar, enterocolitis necrotizante o infección secundaria. (10-12)

La labor de enfermería es de vital importancia en estos recién nacidos el objetivo es prevenir con un programa de intervención mínima dirigido a minimizar las intervenciones estresantes. Sus cuidados deben comenzar en el nacimiento, durante su traslado y en la sala de cuidados especiales siempre recordando que las características neurológicas de estos están gobernadas por su edad gestacional, estos presentan un mecanismo termostatito pobre, con tendencia a la hipotermia, dificultad en la alimentación, por inmadurez del aparato digestivo y otros. (13)

Debido a todo lo antes expuesto nos motivamos a realizar el presente estudio con el objetivo de identificar los factores de riesgo que inciden en el bajo peso al nacer, así como exponer la labor desempeñada por el personal de enfermería en la prevención de complicaciones.

MÉTODOS
Se realizó un estudio de intervención y desarrollo a todas las pacientes cuyo producto al nacer fue un recién nacido de bajo peso, atendidas en el Hospital Ginecoobstétrico Tamara Bunke Bider en el período comprendido desde septiembre del 2006 hasta febrero del 2007. La muestra estuvo constituida por 71 madres con embarazo simple. El universo estuvo constituido por 80 pacientes, fueron excluidas aquellas con embarazos múltiples. Se confeccionó una planilla de recolección del dato primario, los cuales se extrajeron de las historias clínicas. Estos fueron cuantificados en forma manual y se utilizó el porcentaje como medida de resumen.

RESULTADOS
Llama la atención que no existe diferencia significativa entre el grupo de mujeres menores de 20 años con las madres que tuvieron niños de bajo peso.
En relación con la talla materna (tabla 1) vemos que 38,1 % de las mujeres con menos de 150 cm tuvo hijos con bajo peso y solo 24 % de este grupo tuvo hijos de más de 2 500g.

Tabla 1. Caso control según talla materna

Fuente: Historia clínica

En cuanto al estado nutricional de la gestante al inicio del embarazo (tabla 2) se encontró una incidencia elevada de bajo peso y desnutrición (55,0%) en las madres que tuvieron niños de bajo peso al nacer, lo cual demuestra el valor del estado nutricional.

Tabla 2. Caso control según valoración del peso al Inicio del embarazo

Fuente: Historia clínica

Si la ganancia de peso es inferior a 16 libras (7,2 kg) en el curso del embarazo existe 11,0 % de probabilidad de tener un pretérmino. En la tabla 3 puede verse mayor incidencia de bajo peso en las pacientes que tuvieron una ganancia de peso inferior a 5 kg (5,6%).

Tabla 3. Caso control según ganancia de peso

Fuente: Historia clínica
Al valorar los antecedentes obstétricos (tabla 4) pudimos comprobar que prevaleció el bajo peso en multíparas 27 (38,0%) y nulípara 31(43,7).

Tabla 4. Caso control según antecedentes obstétricos

Fuente: Historia clínica

Según la clasificación de riesgo obstétrico (tabla 5) la mayor incidencia estuvo en pacientes clasificadas de ARO 39 (55,0 %).

Tabla 5. Caso control según clasificación del riesgo obstétrico

Fuente: Historia clínica

Al aplicar el método de Capurro a los recién nacidos se comprobó que 44(61,9%) de ellos fue producto de un parto pretérmino. Se pudo apreciar además que entre las afecciones que más incidieron se encuentran las enfermedades maternas agudas o crónicas conjuntamente con la RPM 10 (14,1%) hecho que se diferenció poco del grupo control. Dentro de las complicaciones más frecuentes incidieron el síndrome de dificultad respiratoria, los trastornos metabólicas y en menor grado asfixia perinatal. Lama la atención que en 25 de ellos no hubo complicaciones, hecho este que demuestra la efectividad de la atención de enfermería en el cuidado de los recién nacidos de bajo peso, muy bajo peso y los extremadamente pequeños. (Ver anexo).

DISCUSIÓN
La causa del parto pretérmino constituye una gran preocupación para todos aquellos que se interesan por la lucha contra la mortalidad perinatal ya que este dependerá del conocimiento de los factores causales.(14)

Generalmente se acepta que puede encontrarse un factor causal en 40- 50 % de los partos pre términos, mientras que en el otro por ciento no está bien definida la causa. Muchas clasificaciones incluyen como causas conocidas las complicaciones del embarazo como pre eclampsia, hemorragias, RPM y se excluyen, en ocasiones, factores socioeconómicos, nutricionales o genéticos que actúan asociados.(15)

Varios autores han demostrado una relación marcada entre la edad materna, en la literatura revisada se encontró una mayor incidencia en mujeres con edad por debajo de 20 años, señalándose que este puede ser debido a un fallo del útero en el cambio de su forma esférica a elíptica lo cual lleva a trastornos en la circulación feto placentaria, esto se evidencia en nuestro estudio, donde el mayor porcentaje correspondió a mujeres menores de 20 años (16)

La baja talla influye en el peso del recién nacido, lo que pudiera estar determinado por la mala nutrición materna más que por su constitución genética.
Las mujeres bajo peso al comenzar el embarazo, así como aquellas con ganancia de peso insuficiente tienen un mayor porcentaje de parto pretérmino. (17)
Según Aguilar el peso subnormal en el momento de la concepción o durante el curso de la gestación, así como el sobrepeso de la gestante previo al embarazo parece predisponer al parto de niños de poco peso al nacer, así como las complicaciones maternas. (6-8)

Por otro lado están las enfermedades maternas asociadas. Se plantea que el parto pretérmino está asociado con una excesiva contractilidad uterina y reducida excreción de estrógenos. La enfermera contribuye de manera importante en el cuidado de estos niños, los cuales son susceptibles a hipotermia, hipoglucemia, trastornos respiratorios, infecciones entre otros, siendo esta la piedra angular en la prevención de complicaciones que podrían llevar al paciente a la muerte, en nuestro estudio se comprobó que gracias a la esmerada labor desempeñada por el personal de enfermería se pudo disminuir y se garantizó una mejor calidad de vida. (18)

La profilaxis del parto pretérmino no es fácil, dado el desconocimiento de muchos de los factores relacionados con ella, así como también de las causas que desencadenan el parto, esta constituye una necesidad no solo por la alta mortalidad encontrada en los pre términos, sino también por las secuelas a largo plazo.(19-20)

Con el objetivo de reducir la frecuencia del parto pretérmino deben agotarse los medios para detectar aquellas causas evidentes, con el fin prolongar el embarazo hasta que las posibilidades de supervivencia del niño hayan aumentado sin comprometer el bienestar de la madre.

La prevención debe comenzar por la elevación del status socioeconómico de la población, lo cual llevará a la disminución o erradicación de factores de riesgo de origen social, la educación sanitaria, el desarrollo adecuado del cuidado prenatal, la vigilancia obstétrica y las medidas adecuadas en la prevención o detección precoz y el tratamiento correcto de la enfermedades o anomalías que se presentan durante la gestación.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1. Rigor Ricardo O. Obstetricia y Ginecología. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 2000; t2: 164-70.
2. Díaz Tabares O, Soler Quintana M. Aspectos epidemiológicos del bajo peso al nacer. Rev Cubana Med Gen Integral 2000;
3. Fascina RH. Aumento de peso durante el embarazo. Bol of Sanit Panam 1999; 103(3):
4. González Cheda V. Factores de riesgo en el bajo peso al nacer. Rev Cubana Obst Ginecol 2005;
5. Barros FC. Bajo peso al nacer en el municipio de Pelotas. Brasil. Factores de riesgo. Bol Of Sanit Panam 1998; 102(6):23-9.
6. Cuba. Ministerio de Salud Pública. Programa para la Reducción del Bajo Peso al Nacer. La Habana: MINSAP, 2005:1.
7. Botella Llusiá I. Parto prematuro y CIUR. Tratado de ginecología. 12ed. Barcelona: Editorial Científico Técnica, 1980:229.
8. Dueñas Gómez E. Factores biológicos y sociales en el bajo peso al nacer. Rev Cubana Pediatr 1980; 56(6):34.
9. Rogido M, Sola A. Cuidados especiales del feto y el recién nacido: fisiopatología y terapéutica. Buenos Aires: Científico-Interamericana, 2001; t1: 1-1 210.
10. Cabezas E, Casagrandi D, Santiesteban S, Nora R. Acciones para un parto seguro. La Habana: MINSAP, 2004: 1-61.
11. Grupo Nacional de Ginecobstetricia. Manual de procedimientos, diagnóstico y tratamiento en obstetricia y perinatología. La Habana: Editorial Ciencias Médicas, 2006:1-527.
12. Davies JK, Gibbs RS. Obstetric factors associated with infections of the fetus and newborn infant. En: Remington JS, Klein JO. Infectious diseases of the fetus and newborn infant. 5 ed. Philadelphia: Saunders, 2001: 1345-70.
13. Edwards MS, Baker CJ. Group B streptococcal infections. En: Remington JS, Klein JO. Infectious diseases of the fetus and newborn infant. 5 ed. Philadelphia: Saunders, 2005: 1 091-156.
14. Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología, Sociedad Española de Neonatología y Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica. Documento de consenso: Recomendaciones para la prevención de la infección perinatal por estreptococo betahemolítico del grupo B. Progr Obstet Ginecol 2004; 315:216-9.
15. Papile LA. The Apgar store in the 21st century. New Engl J Med 2001; 344(7): 519-20.
16. Casey BM, Mc Intire DD, Levens KI. The continuing value of the Apgar score for the assessment of newborn Infants. New Engl J Med 2001; 344(7): 467-71.
17. Haddad B, Mercer BM, Livingston IC, Talati A, Sibai BM. Outcome alter succesful resuscitation of babies born with Apgar scores of 0 at both 1 and 5 minutes. Am Obstet Gynecol 2003; 182(5): 1210-4.
18. Pérez Caballero MD, Valdés Armenteros R, Tasis Hernández Manuel. Bajo peso al nacer y su relación con la hipertensión arterial en adolescentes y jóvenes. [artículo en línea]. Rev Cubana Med 2004];43(5-6).<http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-75232004000500002&lng=es&nrm=iso>.[consulta: fecha de acceso]
19. Ortiz EI. Estrategias para la prevención del bajo peso al nacer en una población de alto riesgo, según la medicina basada en la evidencia. [Biblioteca virtual en línea<http://colombiamedica.univalle.edu.co/VOL32NO4/bajopeso.htm> [Consulta: 3 de agosto de 2007].
20. Arias Macias G, Rosa Torres M, Pérez Valdés N. Factores prenatales relacionados con la prematuridad. Rev. Cubana Pediatría 2001; 73 (1):11-5.

AUTORAS

Lic. Mayelín Pérez Reyna 1
Lic. Iraima Savón Palacios 2
Lic. Dania Morando Flores 3

1. Licenciada en Enfermería. Especialista de 1er grado en Atención Materno infantil. .
2. Licenciada en Enfermería.
3. Licenciada en Enfermería.

Hospital Materno Norte “Tamara Bunke Bider”
Santiago de Cuba
2007
“Año 49 de la revolución”


Enviado por Carlos Manuel Corral Marzo
Contactar mailto:corral@medired.scu.sld.cu


Código ISPN de la Publicación: EkpVZAZyFlQbkyJhLh
Publicado Monday 17 de March de 2008