Secciones

Medicina y Salud

Enfermedades

Anatomía

Biología

Nutrición

Ingeniería

Química

Física

Tecnología

Astronomía

Lógica y Matemática

Más Publicaciones

Publicar Artículos

Eventos

Enlaces

Arte, ciencia y cultura del Siglo XX La era espacial


Enviado por ilustrados
Código ISPN de la Publicación: EpylkyVAklLPRlcEKF


Resumen: Satélites y naves espaciales. Vida y trabajo en el espacio. Sexto aniversario del telescopio espacial Hubble. Buscando vida en Marte. Descubierto el posible origen del meteorito que cayó en Alaska en 1984.(V)


   

  

Satélites y naves espaciales:

Hace poco más de ochenta años, un ruso llamado Tsiolkovskii, encontró la clave para la realización de viajes espaciales, propuso la fabricación de una máquina, partiendo de un cohete normal. Un cohete de feria está formado por un tubo hueco lleno de pólvora. Cuando la pólvora arde, sale gas caliente por el tubo, que hace que se mueva el cohete. El cohete no necesita aire a su alrededor (unos cuantos kms. por encima de la superficie terrestre, hay muy poco aire).

En 1926 Robert Goddard, un ingeniero americano, construyó y probó el primer cohete que tenía combustible líquido en vez de pólvora. Durante la segunda guerra mundial los alemanes construyeron potentes cohetes de combustible líquido que transportaban explosivos. Cuando acabó la guerra, los americanos empezaron a crear sus propios cohetes, no para llevar explosivos, sino para lanzar satélites artificiales.

En 1957 los rusos, que también habían hecho experimentos con cohetes, tuvieron éxito en el lanzamiento del primer satélite artificial, el Sputnik I. Su tamaño era aproximadamente como el de un balón de fútbol y llevaba sólo poco más que un transmisor de radio, pero esto fue el comienzo de la Era Espacial. Se usó un cohete para elevarlo y ponerlo en órbita alrededor de la Tierra. Allí siguió moviéndose, al igual que la Luna. Realmente, no estaba totalmente por encima de la capa de aire, que lo fue frenando lentamente, hasta que cayó y se quemó en la atmósfera interior, en enero de 1958.

En 1958 también, se lanzó el primer satélite americano, y en 1961 tuvo lugar el primer vuelo espacial que estaba tripulado. El ruso Yuri Gagarin fue el primero, y desde entonces se han hecho muchos más vuelos tripulados y se han lanzado miles de satélites. Las primeras estaciones espaciales se crearon en los años setenta. La estación americana Skylab tuvo tres tripulaciones seguidas. En 1982 los rusos Anatoly Berezevoy y Valentin Lebedev, hicieron un récord al estar a bordo de la estación espacial Salyut 7 durante 211 días seguidos.

Dentro de una nave en órbita alrededor de la Tierra no hay sensación de peso, por eso, si se suelta algo en el aire no cae. Esto es la gravedad cero. No parece que sea peligroso, pero resulta extraño.

Vida y trabajo en el espacio:

La ausencia de peso es algo extraño, no se pueden verter líquidos, y los objetos que no estén fijos, se pondrán a flotar por la cabina. Pero a pesar de esto, la gravedad cero no es perjudicial, aunque se esté bajo sus efectos durante varios meses, como se ha demostrado con los experimentos de los rusos. Pero sin embargo, no está tan claro que no sea perjudicial estar bajo sus efectos durante mucho tiempo, como por ejemplo en un viaje a Venus o a Marte.

Hasta ahora, no parece que la radiación cósmica sea peligrosa, y no ha habido problemas con cuerpos sólidos como los meteoritos.

Desde 1966, la Tierra está rodeada de satélites artificiales, que son muy útiles. Por ejemplo, pueden hacer que sepamos con tiempo las tormentas y huracanes que se forman en alta mar y así, se han salvado muchas vidas, ya que los habitantes de zonas que estaban amenazadas por estos fenómenos, han tenido tiempo para escapar del peligro. También sirven para estaciones de radio y televisión. Otro ejemplo es que sin satélites artificiales, sería difícil ver en Europa un programa de televisión retransmitido desde América.

Un sistema de satélites llamado "Landsat", ha hecho posible recoger información de la Tierra que no se hubiera conseguido de otra forma. Se ha hecho utilizando un proceso llamado captación remota para examinar el planeta buscando centros de radiación. Los centros de ordenadores que están en Tierra, "traducen" la información que reciben en imágenes con colores, que en realidad no existen. Los colores estos indican variaciones de la radiación. Esto hace que los científicos sepan donde están las zonas ricas en petróleo, o los deterioros en bosques tropicales. También con los satélites es más fácil buscar dónde está la contaminación en las aguas, y dónde las manchas de aceite en alta mar.

El ambiente del espacio es muy bueno para un observatorio astronómico. En 1985 se utilizó una lanzadera espacial para poner un telescopio espacial y también reflector de 2,4 metros, y de doce toneladas de peso. Al no haber atmósfera que "estropee" en cierta medida la imagen, el telescopio puede detectar objetos que antes eran invisibles desde la Tierra.

 

Se puede considerar la lanzadera espacial como un camión gigantesco. Aunque sale muy caro, se puede utilizar una y otra vez, y está previsto realizar muchos vuelos en esta década. También está previsto que la investigación del espacio continúe y que se instalen en él laboratorios completos.

Los astronautas que han pasado un largo tiempo en el espacio, dicen que las condiciones se soportan normalmente, y sin embargo, el principal problema es volver a adaptarse a las condiciones de gravedad de la Tierra. Después de todo esto, parece que no hay tantos riesgos como se pensaba antes de que fuera el primer vuelo de Yuri Gagarin en abril de 1961.

Sexto aniversario del telescopio espacial Hubble:

El 24 de abril de 1990 comenzó una nueva era para la exploración del espacio con la puesta en órbita del Telescopio Espacial Hubble (HST).

En los seis años que lleva dándonos información ha revolucionado la Astronomía como ningún otro instrumento había hecho desde que se inventó el telescopio, hace unos 400 años. Con la clara visión que proporciona, libre de los efectos distorsionadores de la atmósfera (puesto que se mueve fuera de ella), ha mostrado cosas desconocidas hasta ahora de planetas, estrellas y galaxias.

Ha ayudado a confirmar algunas teorías astronómicas, ha revolucionado otras y, en muchas ocasiones, ha sorprendido a los astrólogos con imágenes que todavía esperan una teoría que las explique.

Algunos descubrimientos del Hubble han hecho Historia:

•Los agujeros negros son reales, y puede ser que se encuentren en el núcleo de muchas galaxias.

•Muchas estrellas muestran indicios de formación de planetas.

•La mancha oscura de la atmósfera de Neptuno se mueve: desaparece de un hemisferio y aparece en el contrario.

•Europa, la luna helada de Júpiter, tiene una débil atmósfera con oxígeno. •Centenares de millones de cometas rodean el sistema solar.

Buscando vida en Marte:

Los científicos estadounidenses, están buscando respuesta a si alguna vez ha existido vida en Marte, y lo están haciendo mediante un esperanzador proyecto de diez años, en el que entra la utilización de naves espaciales que se quedarán en su órbita, y de vehículos automáticos para explorar su atmósfera y su superficie de roca.

La Administración Nacional para la Aeronáutica y el Espacio (NASA), tiene previsto lanzar diez naves a Marte (dos cada 26 meses) en los próximos diez años. Las naves Global Surveyor y Pathfinder despegaron hacia Marte el siete de noviembre y el cuatro de diciembre de 1996. El programa acabará en el 2005 aproximadamente, cuando se recogerán muestras de trozos de roca de Marte, y se traerán a nuestro planeta.

A pesar de pruebas en pasados años que parecían negar la existencia de vida en Marte, el interés sobre este planeta ha subido desde que se dio a conocer públicamente en agosto la noticia de que un meteorito marciano podría tener muestras de vida primitiva en el "planeta rojo".

Según unas investigaciones que han realizado un grupo de científicos de la NASA y varias universidades, un meteorito con el tamaño de una patata aproximadamente, que fue descubierto en la Antártida en 1984, tiene formas de bacterias fosilizadas que pueden tener su origen en Marte. Se está estudiando la posibilidad de que el meteorito "viajase" por el espacio unos quince millones de años antes de que llegara a la Tierra (al polo Sur) hace unos 13.000 años.

Está previsto que el Surveyor llegue a Marte en septiembre de 1997, y que inicie una misión alrededor del planeta que durará un año marciano (687 días).

La nave tiene seis instrumentos, entre ellos una cámara de alta resolución. Los instrumentos controlarán la atmósfera marciana, trazarán un mapa de composición y topografía de la superficie, y estudiarán el campo magnético del planeta.

Además, un instrumento que mide los sitios donde hay emisiones de calor (espectómetro de emisiones térmicas), será utilizado para buscar minerales que puedan venir de posibles fuentes hidrotermales (depósitos de agua con minerales disueltos a altas temperaturas y gran cantidad de sales), como las que se encuentran en la Tierra. Los científicos piensan que la vida en la Tierra pudo comenzar en sitios donde hubiera agua hirviendo. Los organismos de estos ambientes no necesitan luz solar ni oxígeno.

El otro satélite lanzado a finales de 1996 destinado también a la exploración de Marte, el Pathfinder, transporta el primer vehículo hecho para explorar la superficie de Marte. Este instrumento, denominado Sojourner, tiene seis ruedas y funciona con energía solar.

Sólo pesa 11,500 kilos y mide 45 centímetros de altura. Dirigido con control remoto desde el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA, situado en Pasadena (California), el explorador va a poder recorrer la superficie de Marte utilizando láser, cámaras para detectar rocas y un espectómetro de rayos x, para examinar loa composición química de las rocas y del suelo. Las imágenes a color y otro tipo de información que este "explorador" enviará a la Tierra, se podrá ver diariamente en Internet.

Según dicen los científicos, aunque los instrumentos que utilizará el Sojourner no pueden mostrar la estructura molecular de los objetos (cosa que es necesaria para descubrir si alguna vez ha existido vida en Marte), ayudarán a los científicos a averiguar qué clase de muestras se deberán traer en el futuro a nuestro planeta.

Descubierto el posible origen del meteorito que cayó en Alaska en 1984:

El meteorito de 1.9 kg del que hace poco tiempo han dicho los científicos que es una posible prueba de existencia de vida en Marte se formó hace unos 4500 millones de años y salió de este planeta por el impacto de otro meteorito, hace unos 16 millones de años.

La Dra. Nadine Barlow, de la Universidad de Florida Central ha identificado dos cráteres que podrían ser el lugar de origen de ALH84001 (el meteorito).

Ha analizado una base de datos de la superficie marciana con 42.238 cráteres, para eliminar los que no cumplen las condiciones siguientes:

•La edad de formación del meteorito hace ver a los científicos que proviene de las regiones más antiguas de Marte.

•El crater de procedencia todavía debe tener aspecto reciente.

•Las grietas indican que cerca del lugar de origen se ha de encontrar al menos un cráter antiguo de gran tamaño.

•La presencia de carbonatos sugiere que había agua.

•Los meteoritos marcianos sólo se pueden producir por impactos verticales muy fuertes, con cráteres circulares de unos 100 km de diámetro, o elípticos y más pequeños si la trayectoria de impacto fuese oblícua.

Sólo quedan dos candidatos, ambos del tipo elíptico, localizados en las regiones altas del hemisferio sur, densamente pobladas de cráteres:

•Uno de ellos se encuentra superpuesto a un cráter antiguo de 50 km de diámetro, al sur de la cuenca de impacto Shiaparelli, en la región Sinus Sabaeus. Tiene 23 km de largo y 14,5 de ancho, márgenes nítidos y un área bien definida cubierta con cascotes expulsados por el choque. Cerca se encuentra Evros Vallis y un sistema de canales.

•El otro, de aspecto similar, se encuentra al este de la región Hesperia Planitia, tiene 11 km de largo y 9 km de ancho. A menos de 10 km de distancia hay un cráter viejo de 25 km de diámetro, en un lugar que presenta posibles indicios de erosión fluvial.

Estas dos zonas podrían ser visitadas por las naves automáticas que la NASA proyecta enviar a Marte.


Enviado por ilustrados
Contactar


Código ISPN de la Publicación: EpylkyVAklLPRlcEKF
Publicado Friday 7 de November de 2003