Secciones

Medicina y Salud

Enfermedades

Anatomía

Biología

Nutrición

Ingeniería

Química

Física

Tecnología

Astronomía

Lógica y Matemática

Más Publicaciones

Publicar Artículos

Eventos

Enlaces

Las hormonas: ¿Que son y como actuan?


Enviado por Dr. M. A. Baret Daniel
Código ISPN de la Publicación: EpyyuFAEZlOfjPQDKz


Resumen: Existen razones de sobra para interesarnos en el estudio de las hormonas. Mas aun si tomamos en cuenta la estrecha relacion que existe entre el mal funcionamiento de ellas y la mayoria de achaques, a menudo, referidos por los medicos como hipocondria.


   

  

Existen razones de sobra para interesarnos en el estudio de las hormonas. Más aún si tomamos en cuenta la estrecha relación que existe entre el mal funcionamiento de ellas y la mayoría de achaques, a menudo, referidos por los médicos como hipocondría. Tan sólo dos décadas atrás, si Ud. padecía de dolores corporales que no guardaban correspondencia con los resultados de los laboratorios, podía considerarse un candidato excelente para ser diagnosticado hipocondríaco.

De ese modo, muchos pacientes eran transferidos desde la oficina de su médico a la del psiquiatra en vista de la impotencia, e incapacidad del facultativo, para encontrar una explicación científica a esos "extraños" síntomas que, al parecer, podían tener su origen en complejas e intrincadas alteraciones de la psiquis.

¡Y no era para menos..!

Por un lado, hasta hace poco, comparativamente, la ciencia médica no contaba con recursos interpretativos suficientemente bien fundados como para hacer frente a la gama de síntomas indeseables que, con los años, se han ido agravando en la doliente humanidad. Razón por la que muchos problemas de salud quedaban sin ser correctamente diagnosticados. Existían sólo a nivel sub-clínico, es decir, que no eran detectados en las pruebas de laboratorio, aunque el paciente aseguraba sentirse enfermo. Por el otro, muchas sintomatologías modernas no encajan dentro del esquema de un síndrome conocido. Esto constituye, en sí mismo, un problema para el médico convencional cuyos conocimientos sobre fisiología humana, así como de las causas y efectos de las enfermedades, es muy limitado aún. Esa situación obliga al facultativo a considerar la posibilidad de algún tipo de condición psicosomática, por lo que el psicólogo o el psiquiatra se convierte para él en la mejor de las opciones.

Hoy día el panorama ha dado un giro interesante. Gracias a los esfuerzos de un destacado número de médicos consagrados, sabemos que los trastornos hormonales subyacen como el fundamento de más de un 80% de los achaques y malestares que otrora fueran considerados inexplicables. Las hormonas: ¿Qué son y cómo actúan? Es indudable que estamos viviendo en la "era de la comunicación.".Sin embargo, la comunicación no es exclusiva de los seres del macro-mundo. Nuestro organismo cuenta con el sistema más complejo y sofisticado de comunicación que jamás haya existido sobre la tierra, y que opera a nivel microscópico con una precisión y exactitud asombrosas. Las más de tres billones de células que nos integran viven en constante comunicación.

Cuando esa comunicación se da, tan sólo, entre un grupo de células de un mismo tejido, bien puede denominarse Comunicación a Corta Distancia (CCD). Pero cuando la comunicación se extiende a otros órganos con sus células, fuera del espectro local, puede ser llamada Comunicación a Larga Distancia (CLD). Es en la CLD donde las hormonas intervienen. En su labor de mensajeras químicas las hormonas juegan un papel intransferible de suma importancia a favor del organismo.

Producidas en órganos especializados que reciben el nombre de glándulas, las hormonas traajan estrechamente asociadas al Sistema Nervioso Central (SNC). Tanto el SNC como el Sistema Endocrino (SE) u hormonal, tienen en común al "control maestro" del organismo, el hipotálamo. Éste se encuentra alojado en el cerebro y, desde allí, comanda todos los sistemas y órganos, usando al SNC y al SE según se requiera. Las hormonas son las verdaderas responsables de nuestra vitalidad, de la longevidad, del vigor sexual, de la inteligencia, y son además las encargadas de regir el reino de las emociones humanas.Ellas intervienen también en todas y cada una de las actividades vitales del cuerpo, como son la reproducción, la absorción y asimilación de los nutrientes, el sueño, y la regulación cronobiológica de los períodos de reposo y actividad del organismo.

Profesores de fármaco-biología de la Universidad de Madrid han conducido una significativa cantidad de estudios sobre las hormonas, su atención ha sido especialmente dirigida hacia las hormonas DHEA, GH y la endorfina. La primera es precursora de los estrógenos y la testosterona -hormonas sexuales- que misteriosamente se relacionan con las emociones de la mujer y la virilidad masculina, respectivamente. La GH, u hormona del crecimiento, ha demostrado tener efectos innegables sobre la inteligencia humana, y sobre la capacidad de concentración de la mente. Aunque su actividad no es del todo entendida por los científicos, por lo que hasta ahora se conoce sobre ellas puede asegurarse que las hormonas nos afectan muy íntimamente.

Existen otras hormonas que son de igual importancia para la salud, pero consideremos lo siguiente por unos instantes...  Si uno de estos cuadros le resulta familiar, ¡Ojo!

DON JORGE se había dado a conocer como un hombre de honor y de palabra. Y, haciendo gala de ello, celebró una de las fiestas más sonadas del este de Pueblas, México, conforme a la promesa que, un año antes, le había hecho al alguacil de la región, en celebración del día de San Miguel.Como excelente anfitrión que era, no dejó nada al azar, se aseguró que ninguno de los invitados se sintiera fuera de lugar. Así que comió y bebió de todo, aquí y acullá, según compartía con cada grupo de familias o amigos. Cuatro meses después de la fiesta don Jorge comenzó a experimentar fuertes dolores de cabeza, y días más tarde descubrió que padecía de un tumor maligno en el cerebro. Los análisis revelaron una cantidad desproporcionada de testosterona -hormona sexual masculina-, sin embargo lo más interesante fue la forma, magistral, como su médico vinculó el problema a las imprudencias alimenticias cometidas aquellos únicos tres días de fiesta.

MARÍA JIMÉNEZ había perdido casi toda esperanza de recuperación de su cólon desde la última colonoscopía que le reveló las malas nuevas de divertículos gangrenados. Con 36 años de edad y una familia corta, pero hermosa, María no conocía la amargura que generalmente está presente en muchos hogares modernos. Y con la ayuda de Dios, y de su amante esposo, decidió que no se dejaría amedrentar por semejante infortunio. Así que poco después nos conocimos en mi consultorio, de donde salió para seguir un programa completo de reajuste del estilo de vida, así como un plan dietético-nutricional que debía de seguir durante tres meses. Al cabo de éstos los resultados ya habían hablado por sí solos: ¡los pólipos habían desaparecido! No obstante haber salido victoriosa de su situación de salud, María nunca olvidó las causas que casi la colocan siete pies bajo tierra: niveles muy altos de estrógeno defectuoso, una deficiencia muy pronunciada de aldosterona y niveles bajos de cortisona.

¿Pueden prevenirse estas condiciones hormono-inducidas?

Los transtornos hormonales bien pueden ser los responsables directos de muchas de las fatigas, depresiones, pérdida de memoria, impotencia sexual, envejecimiento prematuro, y trastornos cardiovasculares que aparecen en nuestra sociedad a la orden del día. Existe muy poca educación sobre cómo nuestros falsos estilos de vida puede alterar el ciclo de producción de las hormonas, desprogramándolas para nuestro propio perjuicio.

No ha existido otra generación en que los excesos de hábitos antinaturales y los placeres intemperantes hayan causado más mal que todas las bombas lanzadas en las dos guerras mundiales. Pero hay esperanza: las hormonas pueden ser reprogramadas y revitalizadas. ¡He ahí el misterio de la regeneración biológica..!

Se requiere de un vehemente y sobrepujante deseo de vivir correctamente para dar cambios que lleven a una forma de vida de la cual podamos sacar el mejor provecho. Pero, sí esos pasos son dados con integridad y no se rehuye el deber de armonizar nuestra vida con las Leyes Naturales, dispuestas para nosotros por nuestro Creador, no sólo veremos restaurarse nuestro vigor original perdido en el altar de la intemperancia, pero seremos testigos vivenciales de una renovación especial de los verdaderos valores de la vida. La salud será nuestra costumbre, y seremos recompensados grandemente con satisfacciones más allá de nuestra finita compresión.

Indiscutiblemente nuestras hormonas constituyen la clave que puede abrir los secretos de nuestro organismo, liberando las más increíbles sensaciones por muchos años aprisionadas por los "grillos" de una vida contraria al sano vivir. En mi práctica personal he comprobado que muchos problemas hormonales han cedido en materia de dos o tres meses después de cambiar muchos hábitos nocivos de vida. ¿Quieres?

por Dr. M. A. Baret Daniel
Fuente: Menssana - Un Espacio en el Web dedicado al Naturismo
El autor es médico Naturópata Higienista y Nutricionista Biomolecular. Actualmente
preside el INSTITUTO GANZHEIT DE HIGIENISMO Y NUTRICIÓN  BIOLÓGICA,
 y dirige la revista semanal Vidaverde por Internet


Enviado por Dr. M. A. Baret Daniel
Contactar http://www.salud.4t.com


Código ISPN de la Publicación: EpyyuFAEZlOfjPQDKz
Publicado Friday 17 de October de 2003