Cómo dejar de fumar gracias al cigarrillo electrónico

Cómo dejar de fumar gracias al cigarrillo electrónico

El cigarrillo electrónico es un objeto diseñado con la finalidad de simular el consumo de tabaco. Este dispositivo funciona con baterías y cobró gran auge gracias a los rumores que existen sobre los beneficios que se le adjudican, sobre todo el hecho de que es utilizado como terapia para dejar de fumar.

¿Cómo surgió el cigarrillo electrónico?

El cigarrillo electrónico surgió por la invención de Hon Lik, un farmacéutico de origen chino, el cual comercializó el primer cigarrillo electrónico Ruyan, en el mes de Mayo del año 2004.

La popularidad de este cigarrillo fue tanta, que en el año 2013 la tabaquera Imperial Tobacco, adquirió la patente de dicho dispositivo.

En la actualidad son miles las tiendas que se dedican a la venta del cigarrillo electrónico.

Uso del cigarrillo electrónico para dejar de fumar

Actualmente son muchas las personas que están utilizando el cigarrillo electrónico para conseguir la disminución del consumo de tabaco o cigarros tradicionales; y posteriormente lograr la erradicación de la adicción a la nicotina.

A pesar de que la Organización Mundial de la Salud ha hecho diversos estudios en cuanto a la efectividad que posee el cigarrillo electrónico frente a la disminución de los casos de adicción de nicotina, sus resultados han sido muy bajos. Sin embargo, hay muchas personas y especialistas que afirman que realmente utilizar el cigarrillo electrónico como alternativa a los cigarrillos tradicionales, puede ayudar con el tiempo a suprimir los deseos de fumar, lo que erradica así la adicción.

Además, se debe tener consideración que es más saludable el consumo de cigarrillos electrónicos, no obstante, esto no significa que no afecte las vías respiratorias, pero claramente, no al mismo nivel que lo hacen los cigarrillos tradicionales.

Algunas ventajas de vaporizar, como comúnmente es llamado el acto de consumir cigarrillos electrónicos, frente a los cigarros tradicionales, son:

  • Vaporizar es más sano para los pulmones: Por el método de funcionamiento que poseen al no producirse combustión, resulta poco agresivo para los pulmones. Cabe destacar que no significa que no hace daño, simplemente el daño es mucho menor.

  • Posee menos efectos secundarios: Según diversos estudios, los usuarios se sintieron mucho mejor después de vaporizar con un cigarrillo electrónico, frente a fumar directamente con un cigarrillo tradicional. Además, los efectos secundarios como manchas en los dedos, por ejemplo, no tendrán presencia con este método de consumo.

En general el cigarrillo electrónico es una excelente opción para aquellas personas que poseen una adicción al cigarro tradicional. Se recomienda que si se buscar dejar el cigarrillo, se opte por comenzar con los cigarrillos electrónicos, e ir dejándolos paulatinamente, hasta disminuir las ansias y posteriormente la adicción.

Rate this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *