¿Qué es la Contaminación Acústica? Tipos y Consecuencias

Contaminación Acústica

Uno de los tipos de contaminación que provoca mayores niveles de estrés, es la contaminación acústica la cual es producida por el exceso de ruido en un ambiente en particular.

¿Qué es la contaminación acústica o auditiva?

La contaminación acústica o contaminación auditiva es la alteración de las condiciones normales de un ambiente, producto del exceso de ruido o sonidos molestos y desagradables. En determinados países este fenómeno también se denomina contaminación sonora o contaminación sónica.

La contaminación sonora puede afectar a personas y también a otros seres vivos como los animales.

Los animales se ven muchas veces sometidos a la contaminación acústica por culpa del ser humano ya que las obras o la maquinaria industrial suelen aumentar los decibelios en diferentes ecosistemas.

A diferencia de otros tipos de contaminación, el causante de la contaminación acústica (ruido) no se acumula, moviliza o mantiene, es por ello, que se considera un tipo de contaminación instantánea.

El ruido causante de la contaminación acústica, procede principalmente de actividades públicas masivas, transportes, construcciones, entre otros.

Efectos contaminación acústica

Cabe destacar, que las consecuencias de la contaminación acústica no son solo a nivel físico, como la disminución y alteración de la capacidad auditiva, sino también, a nivel psicológico.

La exposición constante o prolongada a la contaminación auditiva puede generar ansiedad, paranoia y cansancio; así como también, alteraciones del sueño, la memoria, atención y conducta.

El ruido genera perturbaciones a nivel mental y psicológico provocando también alteraciones de conducta como trastornos de personalidad, cambios de humor, dolores de cabeza nocturnos, etc.

Características de la contaminación o polución acústica

La contaminación sonora o auditiva tiene una serie de características que la diferencian de otros tipos de contaminación:

  • Es un tipo de contaminación difícil de medir y muy fácil de producir
  • El ruido no deja residuos cuantificables por lo que no aparecen efectos en el medio aunque si en los seres vivos.
  • La contaminación auditiva se percibe únicamente por el oído lo que la diferencia de otras poluciones medioambientales como la contaminación del agua que se percibe por la vista, el olfato o el gusto.
  • El radio de acción es más reducido que las demás contaminaciones pero sigue teniendo efectos devastadores en ecosistemas muy localizados.
  • La contaminación auditiva se suele infravalorar por la sociedad a pesar de tener consecuencias muy negativas para los seres humanos y los animales.

Tipos de contaminación acústica

La contaminación auditiva se puede clasificar de acuerdo con varios factores, entre ellos, la intensidad del sonido, las fuentes causantes o los efectos que provoca. Entre los tipos de contaminación acústica más comunes, se encuentran los siguientes:

Intensidad del sonido

Cuando se habla de la intensidad del sonido o potencia del sonido, se refiere a la magnitud o nivel medidos en decibelios o decibeles (db), que puede tener un sonido.

De acuerdo con el grado de decibelios que tenga un sonido, podrá ser percibido con mayor o menor facilidad por el oído humano y animal. Por su parte, la contaminación sónica o auditiva se puede clasificar en 3 tipos de acuerdo con la intensidad del sonido:

  • De 50 a 90 db: en este rango de decibeles, los ruidos pueden causar una molestia moderada en el oído humano. Ejemplo de este nivel de contaminación acústica, son conversaciones en tonos altos, así como, el ruido de restaurantes y clubes nocturnos.
  • De 91 a 130 db: cuando la contaminación acústica se encuentra en este nivel, puede producir daños permanentes tanto a nivel fisiológico, como psicológico. En este rango de ruido, se encuentran los conciertos masivos.
  • Más de 131 db: cuando los niveles de ruido superan los 131 db, el dolor causado en los órganos auditivos producirá un daño irreparable, como la pérdida total o parcial de la capacidad de audición. Ejemplo de este nivel, son los aeropuertos.

Fuentes de contaminación acústica

Existen múltiples fuentes causantes de la contaminación acústica, sin embargo, esta se puede clasificar en dos grandes grupos de acuerdo con el origen del ruido. Dichos grupos son los siguientes:

  • Fuentes naturales: los sonidos de la naturaleza pueden ser tan potentes como para producir contaminación acústica; por ejemplo, las tormentas, erupciones volcánicas, huracanes, sonido de los animales, entre otros.
  • Fuentes artificiales: los sonidos provenientes de fuentes artificiales son las principales causas de contaminación acústica; entre ellos se encuentran: el tráfico de las ciudades, construcciones, grandes concentraciones de personas y el tránsito aéreo.

Efectos y consecuencias de la contaminación acústica

La contaminación acústica es uno de los tipos de contaminación más estresantes que existen, causando daños en distintos niveles del organismo.

En este sentido, la contaminación acústica puede ser dividida con base en los diferentes efectos que causa. Los efectos son los siguientes:

Efectos físicos

Los principales efectos a nivel fisiológico es la pérdida progresiva de la audición; sin embargo, la contaminación acústica puede generar otros problemas en el organismo, tales como, aumento de la presión arterial, alteración de los niveles de glicemia, triglicéridos y colesterol.

Efectos psicológicos

La contaminación acústica puede generar ansiedad, pérdida de la libido, déficit de atención e insomnio. Además, la contaminación acústica tiene consecuencias psicológicas como la depresión y el estrés.

Efectos conductuales

La contaminación acústica puede causar alteraciones en la conducta, este efecto, puede aparecer tanto en humanos como en animales. Cabe destacar, que los efectos conductuales de la contaminación acústica, pueden ser pasajeros; no obstante, si la exposición es constante los daños pueden ser prolongados.

Ejemplos de contaminación acústica

Teniendo en cuenta toda la información mencionada anteriormente, se pueden dar los siguientes ejemplos de la contaminación acústica:

Tráfico de vehículos

La contaminación acústica causada por el ruido que producen los automóviles, es uno de los ejemplos más comunes en todas las ciudades del mundo, esto a raíz del ruido que produce el motor y las bocinas que suenan incesablemente en el tráfico.

Coches emitiendo ruido

Al mismo tiempo, los vehículos son causantes de otro tipo de contaminación, como la atmosférica, debido a la emisión de gases tóxicos que afectan el aire.

Actividades de construcción

El uso de grúas, taladros y diversas máquinas en las obras de construcción, también son ejemplo de contaminación acústica en las ciudades.

Con el objetivo de minimizar los efectos de la contaminación acústica, algunos complejos residenciales establecen reglamentos en donde se determinan los horarios en los cuales se pueden realizar trabajos de construcción.

Lugares de entretenimiento

Otro ejemplo de contaminación acústica son lugares de entretenimiento como por ejemplo: clubes, restaurantes, bares, cafeterías, entre otros. Habitualmente estos lugares atraen a muchas personas y suelen tener un volumen muy elevado.

Por otro lado, los conciertos al aire libre o en lugares cerrados, también son ejemplo de contaminación acústica; cabe destacar, que los decibelios registrados de media en un concierto superan los 100 db.

Por último, también se puede mencionar como ejemplo de contaminación acústica, las reuniones y fiestas privadas en donde por lo general, hay música y gritos.

¿Cómo evitar la contaminación acústica o ruido?

Evitar la contaminación acústica suele depender del tipo de fuente que esté provocando el ruido, ya que hay algunas soluciones puntuales que no nos servirán para evitar los ruidos en todas las ocasiones.

Los métodos o soluciones más habituales para evitar la contaminación acústica son los siguientes:

Tapones en los oídos

Los tapones son una solución eficaz que nos ayudan a aislarnos del ruido exterior. Son muy habituales para dormir o conciliar el sueño y existen diferentes tipos: silicona, gomaespuma o tapones personalizados.

Aislamientos acústicos en viviendas

Los cerramientos en la actualidad suelen incorporar materiales de calidad que evitan que el ruido penetre en la vivienda, logrando así luchar de forma eficiente contra la contaminación auditiva. Estos aislamientos no nos van a eliminar completamente el ruido, pero sí notaremos una gran diferencia cuando cerremos las puertas o ventanas.

Barreras acústicas o pantallas antiruido

Cuando los ruidos son muy frecuentes y están provocados por autopistas o autovías se suelen instalar barreras acústicas o pantallas antiruido. Las también llamadas paredes sónicas son estructuras exteriores que se instalan en la propia carretera para reducir el sonido que genera el tráfico de vehículos.

5 (100%) 1 vote

Artículos similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *