Fertilizante orgánico, una pieza clave para el cultivo

Fertilizante orgánico, una pieza clave para el cultivo

La importancia del fertilizante orgánico ha quedado patente gracias a su aplicación en cultivos durante los últimos años. Los cultivos que utilizan fertilizante orgánico han conseguido aumentar la producción y mejorar la calidad de producto, haciendo de este elemento algo imprescindible para cualquier cultivo profesional y doméstico.

Los fertilizantes orgánicos permiten aumentar la concentración de nutrientes para mejorar el cultivo de forma sostenible.

El origen animal o vegetal de estos fertilizantes hace que su incidencia en el medio ambiente sea totalmente inocua y podamos aumentar la producción y la salud de nuestro cultivo sin tener que dañar el medio ambiente.

Hay varios tipos de fertilizantes orgánicos, aunque todos tienen origen animal o vegetal. Los fertilizantes pueden provenir de paja de maíz, estiércol bovino, humus de lombriz, etc.

Los fertilizantes químicos o agroquímicos, por el contrario, tienen grandes perjuicios contra el medio ambiente siendo uno de los materiales más peligrosos para la tierra. Ha quedado demostrado como estos fertilizantes dañan el agua subterránea de los cultivos y no son sostenibles con el medio ecológico.

Los acuíferos son contaminados por este tipo de fertilizantes dañando el agua y provocando, a su vez, que partículas como el amoniaco perjudiquen a la atmósfera.

Como representantes y líderes de los fertilizantes ecológicos tenemos el Grupo Iñesta, una de las empresas más innovadoras y que mejor reflejan el concepto de sostenibilidad.

Gracias a su laboratorio de investigación han conseguido desarrollar varias marcas de fertilizantes orgánicos que cumplen con los estándares que la ecología marca para proteger al medio ambiente al mismo tiempo que aumentamos la salud y la producción de nuestros cultivos.

Ventajas

Los fertilizantes orgánicos son una parte fundamental de todos los cultivos porque aumentan la concentración de nutrientes y les permiten crecer paulatinamente y con buena salud. Además, los productos generados por este tipo de cultivos estarán libres de agentes químicos siendo más beneficiosos para la salud de aquellos que los vayan a consumir.

Otra de las ventajas de los fertilizantes orgánicos es que aseguran que el suelo será más fértil conforme pasen los años. El uso de fertilizantes químicos resta fertilidad al suelo debido a los agentes químicos que lo contaminan pero con los fertilizantes orgánicos nos aseguramos que la salud de suelo y del cultivo no se resientan.

Dejar a un lado los fertilizantes químicos y pasarnos a las soluciones orgánicas nos permiten proteger al medio ambiente y su salud.

Lucha contra la contaminación

En la actualidad, la contaminación de los acuíferos y de los océanos hace que tanto el ser humano como otras especies estén en peligro por culpa de los agentes químicos de estos fertilizantes.

Es una misión de todos proteger los recursos que tenemos y mejorar los procesos de producción utilizando productos sostenibles que, por suerte, disponemos en casi todos los ámbitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *