Las reservas de oro se agotan por el coronavirus

La crisis del coronavirus ha provocado muchos problemas económicos en todos los países afectados. El impacto en la economía es más que reseñable y son muchas las personas que buscan un refugio en sus ahorros y en otros activos que, a priori, se mantienen estables durante mucho tiempo como es el oro.

El oro es el metal más estable y su valor siempre suele ser el mismo, salvo en tiempos de crisis donde se revaloriza. Según la web preciooro.net, el precio del oro ha aumentado considerablemente desde el inicio del estado de alarma (mediados de marzo) y esto se debe a una gran demanda por parte de los inversores.

La falta de confianza en el sistema económico tal y como lo conocemos está provocando que muchas personas busquen alternativas para sus ahorros, bien sacando el dinero de sus cuentas bancarias o bien comprando oro.

La fiebre del oro

El pánico del inversor y el confinamiento provocan que la venta de oro online se haya multiplicado por seis durante el último mes. El miedo a un hundimiento aún mayor de los mercados desata una falta de seguridad por parte de los inversores, que buscan en el oro un alivio económico y un refugio frente a posibles problemas mayores.

Los números que barajan las entidades de venta online de oro son sorprendentes. Si comparamos con el año pasado, vemos como las ventas durante el mes de de marzo se multiplican por seis en algunos portales online de venta de ese activo.

Muchas plataformas de venta de oro no tienen todavía datos concretos de las ventas derivadas por esta pandemia, pero si advierten de un claro aumento y una falta de stock en sus productos.

La fiebre del oro es tan fuerte que muchas joyerías están aprovechando para dar salida a productos que normalmente no tienen tanta salida. Para ello, se organizan algunas subastas con lotes de monedas o lingotes sin certificado añejo que, siguen vendiéndose sin problema gracias al gran interés por este metal precioso.

Confinamiento y pandemia

Más allá de la pandemia derivada de los contagios del Covid-19, el confinamiento es otra de las grandes causas de que la demanda de oro se haya disparado. Al haber pocos establecimientos abiertos y las refinerías hayan parado su actividad, el oro y los demás metales son ahora mismo limitados ya que no se extraen ni producen más.

El comercio del oro ha quedado parado y únicamente las empresas de venta de oro online son las que ahora mismo distribuyen alguno de estos productos. Muchas personas interesadas se han visto en la tesitura de tener que comprar lingotes de mayor tamaño ante la escasez de las piezas mas habituales en la compra de oro.

Las noticias de hoy apuntan a un período de confinamiento mucho más largo, lo que provocaría un aumento paulatino del precio del oro sobre todo si los principales países exportadores dejan su producción paralizada.

El nuevo panorama económico deja al oro en un lugar privilegiado debido al miedo y a la incertidumbre de los mercados financieros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *