Sistema Nervioso Autónomo, Simpático y Parasimpático

Sistema Nervioso Simpático

Qué es el Sistema Nervioso Autónomo

El Sistema Nervioso Autónomo o SNA se encarga de regular los órganos internos de un individuo, interviniendo directamente en el estómago o el corazón de forma automática sin tener que realizar esfuerzos conscientes.

El Sistema nervioso Autónomo también controla algunos músculos pero sobre todo interviene en procesos internos como la presión sanguínea, la temperatura, proceso digestivo, metabolismo, respuesta sexual, defecación y micción, fluidos corporales, etc.

El SNS se compone a su vez del sistema nervioso simpático y el sistema nervioso parasimpático.

Sistema Nervioso Simpático

El sistema Nervioso Simpático es el encargado de controlar el organismo y prepararlo para situaciones de estrés que generar emociones de miedo, emoción o vergüenza. El organismo reacciona ante situaciones de estrés estimulando músculos como el corazón o dilatando los vasos sanguíneos.

Estructura del Sistema Nervioso Simpático

El SNS se compone de 23 ganglios que se ubican en la columna vertebral, regulando la actividad de los órganos internos que intervienen en las funciones de circulación sanguínea, respiración o secreciones.

Los ganglios de sistema nervioso simpático son masas de sustancia gris conectado con el ganglio anterior y siguiente de la cadena y emite prolongaciones para dirirgir las actividades de los órganos internos. Existen 12 ganglios dorsales, 4 ganglios lumbares y sacros y 3 ganglios cervicales.

Funciones del SNS o Sistema nervioso simpático

El Sistema Nervioso Simpático se estimula mediante la actividad física aumentando la frecuencia cardíaca y la dilatación de los vasos sanguíneos y pupulas.

Las situaciones estresantes o de alerta son controladas por el sistema nervioso simpático que se encarga de disponer al cuerpo ante posibles peligros, aumentando la concentración y el suministro sanguíneo por si tiene que efectuar acciones anómalas.

La segregación de la adrenalina o epinefrina y de noradrenalina provoca una estimulación de glucosa en el torrente sanguíneo, previendo un gasto energético superior. Además, el SNS también se encarga de reducir la actividad de otros órganos internos que tienen menos relevancia en situaciones de estrés como son la micción o los procesos digestivos.

Todos estos ejemplos pueden ser fácilmente trasladables a la vida cotidiana, dónde sufrimos situaciones que ponen a nuestro sistema nervioso simpático a trabajar.

Seguro que recordáis aquella situación de tensión dónde se te quitan las ganas de hacer pis (exámenes, ponencias, presentaciones) o aquellas situaciones en el trabajo dónde se te olvida que tienes que comer. Las situaciones de estrés afectan a nuestro cuerpo de esta forma y todo se origina en neuronas del tórax y de la médula espinal.

Sistema Nervioso Parasimpático

Por otro lado, el sistema Nervioso Parasimpático es el encargado de regular los procesos digestivos y de descanso. Este sistema produce enzimas digestivas reduciendo la presión arterial, la actividad cardíaca y la respiratoria favoreciendo el descanso y la relajación del organismo.

El SNP o Sistema Nervioso Parasimpático es el encargado de intervenir en las actividades de almacenamiento y ahorro de energía en el organismo. Esta focalizado en acciones a largo plazo como los procesos digestivos y el ahorro de la energía al contrario que el Sistema Nervioso Simpático que se focaliza en situaciones de emergencia que se deben abordar a corto plazo.

5 (100%) 2 votes

Artículos similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *